La im­por­tan­cia

Del jue­go al ai­re li­bre y la ex­pre­sión de las emo­cio­nes

Mamá y Bebé - - Kids - Por Varinia Signorelli Creus

So­mos ma­mí­fe­ros, mu­chas ve­ces se nos ol­vi­da nues­tra im­por­tan­te co­ne­xión con la naturaleza. Sin em­bar­go en primavera flo­re­ce­mos, re­cor­da­mos que ama­mos el sol y los pa­seos al ai­re li­bre.

Los ni­ños es­tán mu­cho más co­nec­ta­dos que los adultos con su esen­cia ma­mí­fe­ra, por lo tan­to, aman más que na­die ju­gar a la in­tem­pe­rie. Ade­más de ser una fór­mu­la ca­si má­gi­ca pa­ra en­tre­te­ner­los y fo­men­tar su área so­cial, el jue­go al ai­re li­bre les ha­ce bien pa­ra su desa­rro­llo en ge­ne­ral y, pun­tual­men­te, ce­re­bral.

¿POR QUÉ JU­GAR AL AI­RE LI­BRE LES HA­CE BIEN?

Por­que fo­men­ta el mo­vi­mien­to y es­te ayu­da al desa­rro­llo ce­re­bral infantil, fun­da­men­tal­men­te por­que se pone en jue­go el sis­te­ma ves­ti­bu­lar que se en­cuen­tra en el oí­do, acá se pone en jue­go el equi­li­brio y es­to tie­ne re­la­ción con la de­tec­ción del mo­vi­mien­to.

Gra­cias al mo­vi­mien­to, los ni­ños desa­rro­llan con­trol pos­tu­ral -ha­bi­li­dad de asu­mir pos­tu­ras fren­te a la gra­ve­dad- tono mus­cu­lar, coor­di­na­ción cor­po­ral y de vi­sión, ni­vel de aler­ta, desa­rro­llo del len­gua­je y se­gu­ri­dad al mo­ver­se, en­tre otras.

Ju­gar al ai­re li­bre, en mo­vi­mien­to, le permitirá a los me­no­res un be­ne­fi­cio in­creí­ble, por­que ade­más so­cia­bi­li­zan mu­cho más, en dis­tin­tas áreas y más in­de­pen­dien­te­men­te por­que ac­túan con ma­yor in­de­pen­den­cia. Cu­na­do un ni­ño tie­ne la sen­sa­ción de lo­grar­lo por sí so­lo, se sen­ti­rá más se­gu­ro y es­to le permitirá for­mar una ade­cua­da au­to­es­ti­ma.

¿POR QUÉ ES IM­POR­TAN­TE QUE LOS NI­ÑOS JUE­GUEN CON OTROS?

Cuan­do los me­no­res jue­gan al ai­re li­bre y en grupo, con más ni­ños, van desa­rro­llan­do po­co a po­co al­gu­nas ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les, que tie­nen que ver con com­pren­der lo que les pa­sa pa­ra ha­blar de aque­llo que sien­ten. De es­ta ma­ne­ra, van pro­mo­vien­do la em­pa­tía al ser capaces de po­ner­se en el lu­gar del otro y an­te­po­ner­se a sus emo­cio­nes.

No de­be­mos ol­vi­dar que es­to úl­ti­mo se ad­quie­re po­co a po­co, que ju­gar con otros pa­res les ha­ce bien y que es­te pro­ce­so se vin­cu­la con com­pren­der y acep­tar to­das las emo­cio­nes y ha­blar de es­tas. Ca­be des­ta­car la po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar­se de emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo la ra­bia o la pe­na y de dis­fru­tar aque­llas pla­cen­te­ras.

Re­cor­de­mos que es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud infantil que ha­blen de lo que les pa­sa, de lo bueno y lo ma­lo. No­so­tras co­mo ma­más te­ne­mos un pa­pel pre­pon­de­ran­te a la ho­ra de dar­les el ejem­plo, ma­ni­fes­tan­do nues­tras pro­pias emo­cio­nes de for­ma aser­ti­va y con­te­nién­do­los y es­cu­chán­do­los en sus con­flic­tos y emo­cio­nes po­si­ti­vas, me­dian­do cuan­do sea ne­ce­sa­rio pe­ro so­bre to­do, dan­do ca­bi­da a to­das ellas y a su co­rrec­ta ex­pre­sión.

Que la primavera nos ins­pi­re, nos lle­ne de co­lo­res y ga­nas de com­par­tir con nues­tros ni­ños y en­se­ñar­les es­te aba­ni­co de emo­cio­nes y mo­vi­mien­to.

Psi­có­lo­ga Clí­ni­ca @su­per­ma­dre­blog www.su­per­ma­dre.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.