PRE­MA­TU­ROS

Na­cer an­tes de tiem­po

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

Pa­ra que la ges­ta­ción de una gua­gua se com­ple­te y nazca en las me­jo­res con­di­cio­nes, se de­be es­pe­rar al­re­de­dor de 9 me­ses o 40 se­ma­nas den­tro del útero. Sin em­bar­go, hay ve­ces en que se ade­lan­ta el na­ci­mien­to in­vo­lun­ta­ria­men­te, com­pli­can­do un po­co su sa­lud.

Acor­de a los re­gis­tro­sH el 10% de los par­tos se an­ti­ci­pa de ma­ne­ra pre­coz. Den­tro de es­tos es­tán los pre­ma­tu­ros tar­díos (en­tre 34 y 37 se­ma­nas), que son con­si­de­ra­dos de ba­jo ries­go, y los pre­ma­tu­ros me­no­res de 32 se­ma­nas, en los cua­les el pe­li­gro es ma­yor. En es­tas si­tua­cio­nes, los cen­tros hos­pi­ta­la­rios es­tán acon­di­cio­na­dos pa­ra re­ci­bir­los y en­tre­gar­les to­dos los cui­da­dos ne­ce­sa­rios. Es­te ade­lan­to en el par­to pue­de ser cau­sa­do por va­rias pa­to­lo­gías, co­mo al­gu­nas in­fec­cio­nes o mal­for­ma­cio­nes, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces no hay una razón de­fi­ni­da.

Em­ba­ra­zo di­fí­cil

Si la ma­má pre­sen­ta al­gún con­tra­tiem­po du­ran­te la ges­ta­ción, en­tre las 24 y 34 se­ma­nas le re­ce­ta­rán cor­ti­coi­des pa­ra fre­nar los po­si­bles ries­gos de un par­to pre­ma­tu­ro y tam­bién pa­ra que ma­du­re el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio de la gua­gua y me­jo­ren sus po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­da.

Du­ran­te mu­cho tiem­po se in­ten­tó de­fi­nir la cau­sa de es­te pro­ble­ma, pe­ro fue im­po­si­ble de­ter­mi­nar­lo. Aun así, hay con­di­cio­nes que afec­tan el em­ba­ra­zo co­mo en­fer­me­da­des que ten­ga la ma­dre, sean es­tas re­na­les, car­dia­cas, res­pi­ra­to­rias, anemia o dia­be­tes. Sin em­bar­go, el úni­co an­te­ce­den­te que ca­li­fi­ca a una mu­jer co­mo cien­to por cien­to ries­go­sa de su­frir un par­to pre­ma­tu­ro, es que ha­ya te­ni­do pre­via­men­te una ges­ta­ción de pre­tér­mino, es de­cir, que se ha­ya pro­du­ci­do el par­to an­te­rior a las 34 se­ma­nas.

Lo acon­se­ja­ble es evi­tar lo más po­si­ble un par­to pre­ma­tu­ro. Es­to se pue­de lo­grar me­dian­te re­po­so y me­di­ca­ción útero in­hi­bi­do­ra en­do­ve­no­sa u oral, de­pen­dien­do de la gra­ve­dad. Si no se pue­de re­tra­sar, es im­por­tan­tí­si­mo que el lu­gar don­de se ten­ga a la gua­gua cuen­te con to­do lo ne­ce­sa­rio, o sea, doc­to­res y un equi­po ade­cua­do.

Ries­gos de ser pre­ma­tu­ro

Un re­cién na­ci­do que pe­sa me­nos de 1500 gra­mos tie­ne un ries­go de mo­rir en su pri­mer año de vi­da 180 ve­ces su­pe­rior al de un neo­na­to con un pe­so ma­yor a 2500 gra­mos. Ade­más, los pre­ma­tu­ros son 17 ve­ces más pro­pen­sos a en­fer­mar­se. En es­tos ca­sos, se de­be­rá hos­pi­ta­li­zar por­que el ni­ño no po­drá ali­men­tar­se del pe­cho de su ma­dre ni por ma­ma­de­ra y re­que­ri­rá de una in­cu­ba­do­ra que lo ayu­de a re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra y fun­ción res­pi­ra­to­ria.

Mien­tras me­nos edad ges­ta­cio­nal ten­ga, in­fe­rior se­rá su pe­so-se­gu­ra­men­te no más de 2,5 ki­los- y le cos­ta­rá más con­tro­lar y con­ser­var una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble, así co­mo suc­cio­nar y tra­gar, pues es­tos re­fle­jos apa­re­cen ge­ne­ral­men­te en­tre las 34 y 36 se­ma­nas. Ade­más, pre­sen­ta­rá pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar so­lo, pues sus pul­mo­nes no ha­brán evo­lu­cio­na­do del to­do, y re­que­ri­rá oxí­geno e, in­clu­so, ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca has­ta que es­tos ór­ga­nos sean ca­pa­ces de fun­cio­nar sin apo­yo. Cuan­do to­do es­té en or­den y su pe­so bor­dee o su­pere los 1800 gra­mos, ten­ga coor­di­na­ción de la suc­ción y ter­mo­rre­gu­la­ción, aun­que sea an­tes de cum­plir las 40 se­ma­nas, po­drá sa­lir de la in­cu­ba­do­ra.

Otro de los in­con­ve­nien­tes que se pro­du­ce es que el víncu­lo tem­prano en­tre pa­dres e hi­jo no es tan fuer­te, por lo que es esen­cial que los adul­tos no se des­ani­men, lo acom­pa­ñen, le ha­blen y le ha­gan ca­ri­ño ca­da vez que se pue­da, que con­tri­bu­yan en su asis­ten­cia y ha­gan lo po­si­ble pa­ra es­tar pre­sen­tes. Hoy exis­ten

mé­to­dos pa­ra es­ti­mu­lar­lo sen­so­rial y mo­to­ra­men­te, lo que con­tri­bui­rán a que su sis­te­ma ner­vio­so ma­du­re de for­ma co­rrec­ta y a pre­ve­nir al­te­ra­cio­nes. En al­gu­nas clí­ni­cas prac­ti­can una téc­ni­ca de ape­go lla­ma­da ‘skin to skin’ (piel con piel), que po­ten­cia el con­tac­to con la ma­má, lo cual le ayu­da­rá a su­bir de pe­so, a dis­mi­nuir el pe­rio­do de hos­pi­ta­li­za­ción e, in­clu­si­ve, a es­ti­mu­lar la ba­ja­da de le­che.

A la ca­sa!

Al fin tu gua­gua es da­da de al­ta y aho­ra es cuan­do em­pie­za la aven­tu­ra. A di­fe­ren­cia de los re­cién na­ci­dos de tér­mino, los pre­ma­tu­ros siem­pre van a ne­ce­si­tar un po­co más de cui­da­do. Pa­ra que es­ta eta­pa no sea muy es­tre­san­te, aquí te dejamos al­gu­nos con­se­jos.

- Man­tén tu ho­gar más cá­li­do que lo nor­mal, a unos 22 gra­dos du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas que tu hi­jo es­té en ca­sa. El me­ca­nis­mo de re­gu­la­ción de la tem­pe­ra­tu­ra nor­mal­men­te fun­cio­na en los pre­ma­tu­ros pa­ra cuan­do los sa­can de la clí­ni­ca, pe­ro de­bi­do a su ta­ma­ño y ma­yor su­per­fi­cie de piel en re­la­ción con la gra­sa, po­drían pre­sen­tar di­fi­cul­ta­des pa­ra sen­tir­se có­mo­dos sin un po­qui­to de ayu­da. Ade­más, te­ner que gas­tar mu­chas ca­lo­rías pa­ra man­te­ner­se tem­pla­do po­dría in­ter­fe­rir con el au­men­to de pe­so. - Si usas ma­ma­de­ras, es­te­ri­lí­za­las hir­vién­do­las an­tes del pri­mer uso y la­ván­do­las con agua ca­lien­te des­pués de ca­da ali­men­ta­ción. Es­ta po­dría ser una pre­cau­ción in­ne­ce­sa­ria pa­ra un re­cién na­ci­do de tér­mino, pe­ro pa­ra los pre­ma­tu­ros que son más sus­cep­ti­bles a una in­fec­ción, es com­ple­ta­men­te opor­tu­na. Con­ti­núa con es­to du­ran­te al­gu­nos me­ses.

- Ali­men­ta a tu hi­jo con fre­cuen­cia, aun­que te pa­rez­ca que lo úni­co que ha­ces es ama­man­tar­lo o dar­le ma­ma­de­ra. Los pre­ma­tu­ros tie­nen es­tó­ma­gos muy pe­que­ños y po­drían ne­ce­si­tar lle­nar­los tan se­gui­do co­mo ca­da dos ho­ras. Tam­bién pa­sa que no son ca­pa­ces de suc­cio­nar efi­cien­te­men­te, por lo que po­drían de­mo­rar has­ta una ho­ra en to­mar lo que ne­ce­si­tan. No apre­su­res su ali­men­ta­ción.

- Pregúntale a tu pe­dia­tra si es ne­ce­sa­rio que to­me al­gún su­ple­men­to, pues­to que los pre­ma­tu­ros pue­den co­rrer un ma­yor ries­go de dé­fi­cit de vi­ta­mi­nas y po­drían re­que­rir una cuo­ta adi­cio­nal.

- No em­pie­ces a dar­le ali­men­tos só­li­dos has­ta que el doc­tor te au­to­ri­ce. Por lo ge­ne­ral, a una gua­gua pre­ma­tu­ra se le em­pie­za a dar de co­mer cuan­do al­can­za un pe­so cer­cano a los 6 ki­los, cuan­do to­ma más de 940 ml. de le­che al día du­ran­te por lo me­nos du­ran­te una se­ma­na, y/o cuan­do su edad co­rre­gi­da es de 6 me­ses.

- Re­lá­ja­te. Sin du­das, tu hi­jo ha pa­sa­do por mu­cho, al igual que tú. Pe­ro una vez que es­tá en ca­sa y que has to­ma­do to­das las pre­cau­cio­nes, tra­ta de de­jar es­ta ex­pe­rien­cia atrás. Aun­que sien­tas el im­pul­so de so­bre­pro­te­ger­lo, in­ten­ta tra­tar­lo co­mo el ni­ño nor­mal y sa­lu­da­ble que es aho­ra.

Qué es la edad co­rre­gi­da?

Es­ta es la edad se­gún la fe­cha pre­vis­ta del par­to. Los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud pue­den uti­li­zar es­to al eva­luar el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co y fí­si­co de la gua­gua. Por ejem­plo, si tie­ne 6 me­ses pe­ro na­ció 2 me­ses an­tes, su edad co­rre­gi­da es de 4 me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.