TO­DO SO­BRE LA LAC­TAN­CIA

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

La lle­ga­da de un nue­vo in­te­gran­te a la fa­mi­lia ge­ne­ra cam­bios en los rit­mos, cos­tum­bres y for­mas de ver el mun­do. El ali­men­tar a tu hi­jo es par­te de una ma­ra­vi­llo­sa eta­pa de tu vi­da, so­bre to­do si eres pri­me­ri­za. A con­ti­nua­ción, te dejamos una se­rie de con­se­jos pa­ra vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia de la me­jor for­ma po­si­ble.

Ya es­tás en ca­sa y co­mien­zan las no­ches sin dor­mir has­ta que lo­gras adap­tar­te a las de­man­das de tu re­cién na­ci­do y ha­cer de ello una ru­ti­na. Los pri­me­ros me­ses pue­den pa­re­cer una mon­ta­ña ru­sa de sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes, pe­ro no te preo­cu­pes que es com­ple­ta­men­te nor­mal. Sin em­bar­go, es fun­da­men­tal que in­ten­tes es­tar tran­qui­la -aun­que te cues­te­pa­ra que con­si­gas vi­vir la lac­tan­cia con éxi­to.

Aquí te dejamos una pau­ta de al­gu­nas cri­sis que pue­den ocu­rrir du­ran­te es­ta pri­me­ra eta­pa, pa­ra que es­tés al tan­to y se­pas qué es­pe­rar:

- En­tre los días 17 y 20. Ya vi­vis­te la ba­ja­da de la le­che y de se­gu­ro ex­pe­ri­men­tas­te una lac­tan­cia exi­to­sa, en la que tu hi­jo te de­man­dó ca­da cier­ta can­ti­dad de ho­ras que tú ya co­no­cías y que te per­mi­tie­ron or­ga- ni­zar­te. Pe­ro, de pron­to, vuel­ves a ce­ro y tu re­cién na­ci­do no quie­re sol­tar­te, au­men­tan­do re­pen­ti­na­men­te el nú­me­ro de to­mas. No te alar­mes, pues­to que es­te es un pro­ce­so na­tu­ral que se da por­que el me­nor ya ha re­cu­pe­ra­do su pe­so de na­ci­mien­to y aho­ra ne­ce­si­ta que in­cre­men­tes la pro­duc­ción de le­che. Pe­ro trans­cu­rri­dos en­tre 3 y 4 días muy in­ten­sos en tér­mi­nos de de­man­da, to­do se nor­ma­li­za y las to­mas vol­ve­rán a ser más es­pa­cia­das.

- En­tre los días 42 y 49. Nue­va­men­te se pro­du­ce una cri­sis cuan­do tu hi­jo cum­ple cer­ca del mes y me­dio de vi­da. ¿Có­mo te da­rás cuen­ta? Igual que en el ca­so an­te­rior, pues em­pe­za­rá a acre­cen­tar el nú­me­ro de to­mas, y es­ta vez es pro­ba­ble que es­te cam­bio ven­ga acom­pa­ña­do de una con­duc­ta más irri­ta­ble, en don­de es­ta­rá más ner­vio­so, llo­ra­rá al

pe­cho y ten­sa­rá las pier­nas, en­tre otras reac­cio­nes. Si bien no se sa­be con cer­te­za qué pro­vo­ca es­ta si­tua­ción, se cree que ade­más de re­que­rir ma­yor vo­lu­men de le­che, es­ta ex­pe­ri­men­ta un cam­bio en su com­po­si­ción, lo que mo­di­fi­ca su sa­bor, ha­cién­do­la más sa­la­da. Es­ta va­ria­ción no se­rá per­ma­nen­te, por lo que la pa­cien­cia es fun­da­men­tal pa­ra afron­tar con éxi­to el nue­vo re­que­ri­mien­to.

- En­tre los días 90 y 94. El re­cién na­ci­do es­tá cre­cien­do y jun­to a él lo ha­ce su ce­re­bro, el que es­tá mu­cho más reac­ti­vo a los múl­ti­ples es­tí­mu­los que en­fren­tan sus sen­ti­dos. Por es­ta razón, cuan­do tie­ne cer­ca de 3 me­ses apa­re­ce­rá la ter­ce­ra cri­sis o bro­te de cre­ci­mien­to. ¿Qué ocu­rre en es­ta opor­tu­ni­dad? Se dis­tan­cian las to­mas de le­che, lo que pa­ra mu­chas ma­dres es in­ter­pre­ta­do co­mo re­cha­zo al pe­cho. Al in­sis­tir, el ni­ño se ale­ja y se ge­ne­ra así un círcu­lo vi­cio­so que es es­tre­san­te pa­ra am­bos, pues ade­más es muy pro­ba­ble que los se­nos es­tén mu­cho más blan­dos, pro­vo­can­do la sen­sa­ción de es­ca­sez lác­tea. Pe­ro es­to no es así, ya que el cuer­po ya sa­be cuán­do el me­nor quie­re le­che, por lo que so­lo la pro­du­ce en el mo­men­to exac­to de la suc­ción. El pro­ble­ma es que el re­fle­jo de eyec­ción tar­da cer­ca de 2,2 mi­nu­tos en pro­du­cir­se, lo que in­du­ce a un des­con­ten­to en el lac­tan­te que es-

ta­ba acos­tum­bra­do a ali­men­tar­se ape­nas se pren­día del pe­cho. Aho­ra re­quie­re de es­te tiem­po pre­vio pa­ra que ba­je la le­che, y es­te pro­ce­so de adap­ta­ción tam­bién con­lle­va pa­cien­cia pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to.

GUÍA PA­RA UNA BUE­NA ALI­MEN­TA­CIÓN

1. Co­mo­di­dad an­te to­do. Es esen­cial que te sien­tas a gus­to. Pa­ra es­to pue­des adop­tar dis­tin­tas po­si­cio­nes, co­mo es­tar re­cos­ta­da de la­do, sen­ta­da en la ca­ma o en una si­lla con los bra­zos y la es­pal­da bien apo­ya­dos, sin in­cli­nar­te ha­cia tu hi­jo. No ab­sor­bas su pe­so, apó­ya­lo en al­gu­na al­moha­da o en la mis­ma ca­ma. ¡Ca­da vez se­rá más fá­cil!

2. Ubi­ca­ción. Pa­ra si­tuar a tu gua­gua co­rrec­ta­men­te de­bes aco­mo­dar su ca­be­za en el plie­gue del co­do, en el la­do en que le da­rás pe­cho, des­can­san­do su cuer­po en el res­to del bra­zo. Lo pue­des con­te­ner afir­mán­do­lo des­de la es­pal­da.

3. Pos­tu­ra de la bo­ca. De­bes te­ner cla­ro que cuan­do sien­ta ham­bre su bo­ca te bus­ca­rá, así que no lo ha­gas tú. Cuan­do es­to su­ce­da, sus la­bios de­ben es­tar fren­te al pe­zón y areo­la de tu pe­cho, de tal for­ma que no de­ba es­for­zar­se ni gi­rar­se pa­ra po­der to­mar­lo.

4. Pe­cho. Pa­ra dar­le fir­me­za, de­bes to­mar­lo con la mano opues­ta ha­cien­do una C con los de­dos, que­dan­do el pul­gar en la par­te su­pe­rior y el res­to de los de­dos por de­ba­jo. Cuan­do tu re­cién na­ci­do es­té lis­to pa­ra ama­man­tar, le pue­des es­ti­mu­lar el la­bio in­fe­rior con la pun­ta del pe­zón pa­ra que abra la bo­ca. ¡Ojo! No des­cui­des la areo­la, pues­to que gran par­te de es­ta tam­bién de­be ser in­tro­du­ci­da en su bo­ca.

5. Suc­ción. Si ves un mo­vi­mien­to rít­mi­co en la sien y en las ore­jas y las me­ji­llas in­fla­das, lo es­tá ha­cien­do bien.

6. Du­ra­ción. La le­che ma­ter­na es­tá dis­tri­bui­da de tal for­ma en tu pe­cho, que al ini­cio de la ma­ma­da es­ta con­tie­ne más lac­to­sa y agua, mien­tras que al fi­nal es ri­ca en gra­sas. Pa­ra que tu hi­jo ob­ten­ga los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios, de­be va­ciar el pe­cho; sin em­bar­go, con uno por ama­man­ta­da bas­ta­rá. La idea es que du­re 15 mi­nu­tos en pro­me­dio, ya que a par­tir de los 7, re­cién em­pe­za­rá a sa­lir la gra­sa. Re­pi­te es­te pro­ce­so ca­da 2 o 3 ho­ras, al­ter­nan­do los pe­chos al ini­cio de ca­da suc­ción.

7. Pa­ra fi­na­li­zar. Se­pa­ra los la­bios de tu gua­gua con el de­do me­ñi­que, in­tro­du­cién­do­lo en­tre las en­cías, y sa­ca el pe­zón pa­ra evi­tar cual­quier da­ño.

LO BUENO DE LA LE­CHE MA­TER­NA

Es­te ti­po de lac­tan­cia es la ma­ne­ra más na­tu­ral de ali­men­ta­ción y la que le pro­por­cio­na la ma­yor ca­li­dad y can­ti­dad de nu­trien­tes ta­les co­mo pro­teí­nas, azú­ca­res y gra­sas na­tu­ra­les, ade­más de la ma­yo­ría de las vi­ta­mi­nas que el me­nor re­quie­re pa­ra cre­cer sa­na­men­te. Asi­mis­mo, es­tá dis­po­ni­ble en to­do mo­men­to, po­see la tem­pe­ra­tu­ra ideal, sus pro­pie­da­des in­mu­no­ló­gi­cas son in­creí­bles y for­ta­le­ce el víncu­lo con tu hi­jo.

La le­che ma­ter­na tie­ne dis­tin­tas eta­pas en cuan­to a su con­sis­ten­cia. En pri­mer lu­gar es­tá el ca­los­tro, o tam­bién co­no­ci­da co­mo ‘pri­me­ra le­che’, y co­rres­pon­de a una sus­tan­cia ama­ri­llen­ta, muy con­cen­tra­da y nu­tri­ti­va, ri­ca en pro­teí­nas y con al­to con­te­ni­do en de­fen­sas. Lo ge­ne­ra­rás los 3 o 4 pri­me­ros días des­pués del na­ci­mien­to, en can­ti­da­des su­fi­cien­tes pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des ini­cia­les.

A par­tir del quin­to día des­pués del par­to, y du­ran­te las dos pri­me­ras se­ma­nas apa­re­ce­rá la le­che de tran­si­ción, que pre­sen­ta­rá ma­yor con­sis­ten­cia, gra­sa, vi­ta­mi­nas y ca­lo­rías. Es­ta se­rá re­em­pla­za­da por la le­che ma­du­ra, que acom­pa­ña­rá a tu gua­gua du­ran­te to­da su eta­pa de lac­tan­cia, ideal­men­te has­ta que cum­pla 6 me­ses.

OTROS BE­NE­FI­CIOS DE AMA­MAN­TAR

Es un ali­men­to a me­di­da. La le­che ma­ter­na con­tie­ne por lo me­nos 100 in­gre­dien­tes que no se en­cuen­tran en nin­gún otro ti­po de le­che. Es de fá­cil di­ges­tión y a los me­no­res les re­sul­ta más fá­cil ab­sor­ber sus mi­cro­nu­trien­tes.

Es se­gu­ra. Al sa­lir di­rec­ta­men­te de tu pe­cho pue­des es­tar tran­qui­la que no es­tá mal pre­pa­ra­da, con­ta­mi­na­da o ma­la.

Ali­via su gua­ti­ta. Los be­bés ama­man­ta­dos ca­si nun­ca su­fren de es­tre­ñi­mien­to ni tie­nen dia­rrea.

Me­nos ni­ños obe­sos. To­mar le­che por al me­nos 6 me­ses pa­re­ce es­tar re­la­cio­na­do con me­no­res ta­sas de obe­si­dad en la vi­da adul­ta.

Es­ti­mu­la el ce­re­bro. Al pa­re­cer la lac­tan­cia au­men­ta li­ge­ra­men­te el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual del me­nor. Es­to no so­lo po­dría es­tar re­la­cio­na­do con los áci­dos gra­sos que con­tie­ne, sino que tam­bién con la cer­ca­nía e in­ter­ac­ción en­tre ma­dre e hi­jo, que na­tu­ral­men­te es­ti­mu­la el desa­rro­llo in­te­lec­tual.

Pre­vie­ne in­fec­cio­nes. Gra­cias a los fac­to­res in­mu­no­ló­gi­cos que re­ci­ben los pe­que­ños de la le­che ma­ter­na, es­tos su­fren de me­nos in­fec­cio­nes del apa­ra­to uri­na­rio y del oí­do. Asi­mis­mo, pa­re­cen pre­sen­tar un me­nor nú­me­ro de en­fer­me­da­des.

For­ta­le­ce la bo­ca. De­bi­do a que suc­cio­nar el pe­cho re­quie­re de ma­yor es­fuer­zo que chu­par de una ma­ma­de­ra, la lac­tan­cia es­ti­mu­la el desa­rro­llo de las man­dí­bu­las, dien­tes y pa­la­dar. Es­tu­dios re­cien­tes in­di­can que quie­nes son ama­man­ta­dos tam­bién tie­nen me­nos ca­ries du­ran­te su in­fan­cia.

Ex­pan­de las pa­pi­las gus­ta­ti­vas. Es­to se de­be a que la le­che ad­quie­re el sa­bor de to­do lo que la ma­dre co­me, por lo que se acos­tum­bra a la gua­gua a un mun­do lleno de po­si­bi­li­da­des.

Y PA­RA TI…

- Las hor­mo­nas que li­be­ras al ama­man­tar con­tri­bui­rán a la rá­pi­da con­trac­ción de tu útero, per­mi­tien­do que vuel­va a su ta­ma­ño nor­mal.

- Dar pe­cho con­su­me las gra­sas acu­mu­la­das du­ran­te el em­ba­ra­zo, por lo que te ayu­da­rá a ba­jar de pe­so.

- Pro­vo­ca un cier­to gra­do de an­ti­con­cep­ción.

- Ten­drás ma­yor ape­go con tu gua­gua.

- No tie­nes que lle­var ma­ma­de­ras, me­di­das de le­che y agua her­vi­da a to­das par­tes. Y en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, el cos­to es ce­ro.

- Mi­ni­mi­za las pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer cán­cer de ova­rio y de ma­ma.

- Las hor­mo­nas de la lac­tan­cia ha­cen que ten­gas un as­pec­to fí­si­co más be­llo, vi­tal y ar­mó­ni­co.

DU­RAN­TE LA NO­CHE, ¿QUÉ HA­CER?

1. No le des de co­mer a me­nos que sea ne­ce­sa­rio. Si tu re­cién na­ci­do no pi­de ser ali­men­ta­do, de­bes de­jar­lo que duer­ma has­ta que des­pier­te por ham­bre. Es­to tien­de a ser ca­da 2 o 3 ho­ras. Sin em­bar­go, los be­bés que pre­sen­tan pro­ble­mas de pe­so tie­nen que ser des­per­ta­dos a in­ter­va­los re­gu­la­res.

2. No pren­das las lu­ces. Así de­ja­rás en cla­ro que es de no­che y crea­rás un am­bien­te que in­duz­ca el buen dor­mir. Una al­ter­na­ti­va es uti­li­zar un es­pan­ta­cu­cos.

3. Ponte có­mo­da. To­dos sa­be­mos que des­per­tar ca­da tres ho­ras no es gra­to ni re­con­for­tan­te, por lo mis­mo, pa­ra ha­cer es­ta ta­rea más ame­na, es bueno que en­cuen­tres una pos­tu­ra en la que te sien­tas có­mo­da. En tan­to tú es­tés a gus­to, tu gua­gua tam­bién lo es­ta­rá y le po­drás trans­mi­tir una sen­sa­ción de con­fort y con­ten­ción mien­tras lo ali­men­tas.

4. Evita la in­ter­ac­ción con tu hi­jo. Si le ha­blas lo man­ten­drás des­pier­to y es­ti­mu­la­do, cuan­do de­be­ría es­tar lis­to pa­ra des­can­sar. Una vez que ter­mi­ne de co­mer, de­bes de­jar­lo sua­ve­men­te en su cu­na. Si lo no­tas in­quie­to, aca­ri­cia su fren­te o ta­ra­rea una can­ción pa­ra que se cal­me y vuel­va a dor­mir.

5. Man­tén cer­ca a tu gua­gua. Du­ran­te sus pri­me­ros días de vi­da se re­co­mien­da te­ner la cu­na en tu pie­za, ya que así tu re­cién na­ci­do se sen­ti­rá más se­gu­ro y, a la vez, per­mi­ti­rá que sea más rá­pi­do y efi­cien­te aten­der­lo cuan­do sien­ta ham­bre o le mo­les­te al­go.

6. Cui­da­do con los có­li­cos. En­tre los in­ter­va­los de suc­ción de la le­che y el tra­gar­la, les tien­de a en­trar ai­re a su es­tó­ma­go, lo que se trans­for­ma en mo­les­tos ga­ses. An­tes de vol­ver a acos­tar­lo de­bes fro­tar su es­pal­da pa­ra que bo­te es­te ai­re y pue­da dor­mir con tran­qui­li­dad. Si es­tos ‘chan­chi­tos’, co­mo son co­no­ci­dos co­ti­dia­na­men­te, que­dan atra­pa­dos en su es­tó­ma­go, se sen­ti­rá in­có­mo­do, lo que pue­de tra­du­cir­se en una eter­na no­che de llan­tos.

7. So­lo cam­bia su pa­ñal si es ne­ce­sa­rio. Mu­chas ve­ces se cree que es me­jor mu­dar­lo des­pués de ali­men­tar­lo, pe­ro es­to so­lo se de­be ha­cer si es im­pres­cin­di­ble, ya que es­te trá­mi­te lo des­pier­ta y es­ti­mu­la y cos­ta­rá mu­cho más que se duer­ma.

8. Sé or­ga­ni­za­da. An­tes Te acos­tar­te Te­ja toTos los im­ple­men­tos ne­ce­sa­rios tan­to pa­ra la lac­tan­cia co­mo pa­ra el cam­bio Te una o más muTas. Es­to te ayuTa­rá a ser más efi­cien­te al te­ner to­do a mano. Tam­bién es bueno te­ner un va­so Te agua cer­ca por si sien­tes la ne­ce­siTaT Te hiT­ra­tar­te mien­tras ama­man­tes.

9. Ocul­ta el re­loj. Aun­que es muy ten­taTor con­tar con un cro­nó­me­tro en el que pue­das ver el tiem­po y los se­gu­nTos que pa­san es­pe­ran­To que tu hi­jo se Tes- pier­te por co­miTa; es­te es un gra­ve error, por­que al fi­nal los mi­nu­tos que po­drías em­plear en dor­mir, los pie­rTes mi­ra­nTo el re­loj.

10. Pi­de ayu­da. Si pa­ra ti es muy di­fí­cil des­per­tar ca­da 3 ho­ras pa­ra dar­le de co­mer a tu hi­jo, no tie­ne na­Ta Te ma­lo que Te­jes una ma­maTe­ra pre­pa­raTa pa­ra que tu pa­re­ja tam­bién pue­da ali­men­tar­lo. Es mu­cho me­jor cuan­do se tur­nan, por­que así lo­gra­rás una me­jor ca­li­dad de sue­ño y al día si­guien­te des­per­ta­rás con más ener­gía pa­ra dar­le to­dos los cui­daTos que re­quie­re tu gua­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.