Di­fí­cil con­ver­sa­ción: la muer­te y los ni­ños

Mamá y Bebé - - Insta Baby - Por So­fía Hales Beseler Si­có­lo­ga clí­ni­ca in­fan­til so­fiaha­lesb@gmail.com

Ha­blar so­bre es­to no es al­go ha­bi­tual, sino to­do lo con­tra­rio. En nues­tra cul­tu­ra ten­de­mos a evi­tar es­te te­ma, pa­re­ce de­ma­sia­do tris­te y os­cu­ro co­mo pa­ra que sea al­go de lo que es­pon­tá­nea­men­te de­ci­da­mos con­ver­sar. Y si en­tre adul­tos lo evi­ta­mos, ha­cer­lo con los ni­ños pa­re­ce al­go aún más es­ca­lo­frian­te.

To­dos, en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das ex­pe­ri­men­ta­re­mos la pér­di­da de al­guien que ama­mos. Si bien nun­ca es­ta­re­mos lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos ni po­dre­mos evi­tar la tris­te­za ni el do­lor, sí es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar al­gu­nas ac­cio­nes ha­cia los más pe­que­ños que, al me­nos, si­túen a la muer­te co­mo un even­to na­tu­ral del que po­de­mos ha­blar y que no es­tá ve­ta­do.

En las ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas con me­no­res nos en­con­tra­mos con si­tua­cio­nes que pue­den dar pie pa­ra ha­blar de la muer­te. En las pe­lí­cu­las in­fan­ti­les, por ejem­plo, hay per­so­na­jes que mue­ren y nos mues­tran el fa­lle­ci­mien­to co­mo al­go irre­ver­si­ble. De es­ta ma­ne­ra, ha­blar so­bre la muer­te de un per­so­na­je pue­de ser un pri­mer pa­so.

Lo mis­mo su­ce­de con la muer­te de un ani­mal. Por ejem­plo, que una ma­ri­po­sa o un ca­ra­col de­jen de exis­tir pue­de ser­vir­nos pa­ra mos­trar­les a los ni­ños qué pa­sa cuan­do dejamos de vi­vir, po­de­mos en­se­ñar­les que ya no hay mo­vi­mien­to ni res­pi­ra­ción. Cuan­do per­de­mos una mas­co­ta con la que nues­tro hi­jo te­nía un la­zo afec­ti­vo es im­por­tan­te ex­pli­car­les qué su­ce­dió y ha­cer un ri­to si­mi­lar a un fu­ne­ral.

Es­tas pe­que­ñas ex­pe­rien­cias nos apro­xi­man a la si­tua­ción de pér­di­da, y aun cuan­do no es lo mis­mo que vi­vir el due­lo de al­guien sig­ni­fi­ca­ti­vo, sí nos abre puer­tas pa­ra dia­lo­gar y asu­mir la muer­te co­mo un he­cho de la vi­da. Así, nos va­mos pre­pa­ran­do-ni­ños y adul­tos- pa­ra ha­blar de nues­tras emo­cio­nes, es­pe­cial­men­te de aque­llas que ca­ta­lo­ga­mos co­mo di­fí­ci­les: la ra­bia, la pe­na y el mie­do.

El pro­ce­sa­mien­to de la pér­di­da de­pen­de­rá de mu­chas va­ria­bles; sin em­bar­go, hay ele­men­tos ge­ne­ra­les que es fun­da­men­tal con­si­de­rar pa­ra acom­pa­ñar a un ni­ño que pier­de a un ser que­ri­do.

Lo pri­me­ro es la ne­ce­si­dad de que al­guien es­cu­che y aco­ja sus pre­gun­tas, pues la muer­te ya es un he­cho y si­len­ciar­la no ha­rá que no exis­ta, sino que so­lo ge­ne­ra­rá más y más pre­gun­tas, y más y más an­gus­tia. Ade­más, los me­no­res tie­nen una gran ca­pa­ci­dad pa­ra ima­gi­nar y tien­den a ‘re­lle­nar la reali­dad’ cuan­do no en­cuen­tran res­pues­tas que les den se­gu­ri­dad.

Es esen­cial dar res­pues­tas ho­nes­tas, y lo más cla­ras po­si­bles; y si fren­te a al­gu­na con­sul­ta no es fac­ti­ble con­tes­tar, lo me­jor es de­cir: “no sé, pe­ro lo ave­ri­gua­ré”. En ni­ños de en­tre 3 y 5 años el mun­do aún es má­gi­co, la muer­te es re­ver­si­ble co­mo en los cuen­tos, por eso se­rá ne­ce­sa­rio dar­le mu­chos ejem­plos con­cre­tos de la vi­da co­ti­dia­na (co­mo la ma­ri­po­sa o el ca­ra­col).

En me­no­res un po­co más gran­des, has­ta los 7 años, la muer­te ya apa­re­ce co­mo al­go con­cre­to y real, y es muy pro­ba­ble que sur­jan va­ria­das in­te­rro­gan­tes so­bre el fu­ne­ral, el cuer­po y los de­ta­lles del fa­lle­ci­mien­to. Hay que res­pon­der con la ver­dad, pe­ro sin de­ta­lles in­ne­ce­sa­rios.

Asis­tir al fu­ne­ral o al ri­to que se lle­ve a ca­bo siem­pre es bueno y re­co­men­da­ble, por­que les per­mi­te a los ni­ños ser par­te de lo que es­tá su­ce­dien­do y com­pren­der des­de la ex­pe­rien­cia; sin em­bar­go, nun­ca de­be­mos obli­gar­los. En el ca­so de que un me­nor quie­ra asis­tir, es fun­da­men­tal con­tar­le an­tes qué es lo que su­ce­de­rá, có­mo se­rá el lu­gar, quié­nes es­ta­rán y qué pue­de ha­cer si se sien­te in­có­mo­do.

En el ca­so de la muer­te del pa­dre o la ma­dre, es­ta ge­ne­ra­rá una sen­sa­ción de caos y des­or­den, el mun­do se vuel­ve in­se­gu­ro en el ima­gi­na­rio de la in­fan­cia. Por eso, en pri­mer lu­gar, es ne­ce­sa­rio in­ten­tar con­ser­var, pe­se al acon­te­ci­mien­to, la ru­ti­na dia­ria co­mo, por ejem­plo, man­te­ner la ho­ra de acos­tar­se, de ha­cer las ta­reas, las vi­si­tas a la fa­mi­lia o co­mer. Así, aun cuan­do hay cam­bios evi­den­tes, al me­nos ha­brá cier­tas va­ria­bles que se man­tie­nen, ge­ne­ran­do una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y cer­te­za.

Un se­gun­do ele­men­to es la ne­ce­si­dad de con­ten­ción emo­cio­nal. Fren­te a la tris­te­za es ne­ce­sa­rio aco­ger­la y es­cu­char­la, no hay que ne­gar­la ni anu­lar­la; lo mis­mo pa­sa con la ra­bia. Es pro­ba­ble que a ve­ces los adul­tos ex­pe­ri­men­te­mos te­mor cuan­do un ni­ño llo­ra, tam­bién da pe­na y no sa­be­mos qué ha­cer. Con fre­cuen­cia es­te te­mor nos lle­va a ge­ne­rar ‘la cons­pi­ra­ción del si­len­cio’; es de­cir, aquí no ha pa­sa­do na­da, to­do de­be se­guir avan­zan­do y hay que guar­dar u ocul­tar lo que sen­ti­mos. Sin em­bar­go, las emo­cio­nes siem­pre en­cuen­tran un mo­do de ma­ni­fes­tar­se y co­mo adul­tos te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de acom­pa­ñar a nues­tros hi­jos a ex­pre­sar­las y vi­vir­las del mo­do más sano po­si­ble, es­cu­chan­do su voz y va­li­dan­do lo que sien­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.