Fe­li­ci­ta­cio­nes, es­tás em­ba­ra­za­da!

Qué es­pe­rar los pri­me­ros días

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

Si ya lle­vas más de una se­ma­na de atra­so en tu re­gla, tie­nes una sen­sa­ción ex­tra­ña en tu es­tó­ma­go o es­tás sin­tien­do al­guno de es­tos sín­to­mas, es bas­tan­te pro­ba­ble que es­tés es­pe­ran­do gua­gua. Es­to es lo que de­bes ha­cer aho­ra.

Hay al­gu­nas mu­je­res que no sien­ten nin­gún signo pre­ma­tu­ro, in­clu­so du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de ges­ta­ción, pe­ro hay otras que sí son ca­pa­ces de cap­tar cier­tas pis­tas que arro­ja el cuer­po hu­mano pa­ra de­cir­te que al­go es­tá pa­san­do. Al­gu­nas de es­tas son:

Se­nos y pe­zo­nes sen­si­bles.

¿Re­co­no­ces esa sen­si­bi­li­dad mo­les­ta an­tes de que lle­gue tu pe­rio­do? Eso no es na­da com­pa­ra­do a lo que po­drías sen­tir des­pués de la con­cep­ción. Las ma­mas de­li­ca­das, hin­cha­das, con sen­sa­ción de hor­mi­gueo, sen­si­bles y do­lo­ro­sas al tac­to son al­gu­nas de las pri­me­ras se­ña­les que mu­chas mu­je­res (aun­que no to­das) ex­pe­ri­men­tan en es­ta eta­pa. Es­to pue­de co­men­zar po­cos días des­pués de la con­cep­ción y, mien­tras avan­za tu em­ba­ra­zo po­dría ma­ni­fes­tar­se aún más.

Areo­las os­cu­re­ci­das.

Es­tas tam­bién pue­den ex­pe­ri­men­tar sen­si­bi­li­dad y cam­bio de co­lor. Es per­fec­ta­men­te nor­mal que es­te círcu­lo que ro­dea al pe­zón ad­quie­ra un tin­te más os­cu­ro du­ran­te la ges­ta­ción e, in­clu­so, que au­men­ten de diá­me­tro en las se­ma­nas pos­te­rio­res a la con­cep­ción. Es­ta y otras mo­di­fi­ca­cio­nes de co­lo­ra­ción en la piel se de­ben a las hor­mo­nas del em­ba­ra­zo que es­tán en ple­na ebu­lli­ción.

¿Piel de ga­lli­na?

No exac­ta­men­te, aun­que tie­ne esa apa­rien­cia. Al co­mien­zo del em­ba­ra­zo po­drías no­tar un au­men­to y alar­ga­mien­to en los pe­que­ños bul­tos de las areo­las (lla­ma­dos tu­bércu­los de Mont­go­mery). Aun­que dan la sen­sa­ción de piel de ga­lli­na, en reali­dad son glán­du­las se­bá­ceas que lu­bri­can tus pe­zo­nes y areo­las. Es­ta lu­bri­ca­ción se­rá muy útil cuan­do tu gua­gua suc­cio­ne al ama­man­tar. Otro signo de que tu or­ga­nis­mo es­tá pla­ni­fi­can­do con tiem­po.

San­gra­do li­ge­ro.

Es­to lo pue­den ex­pe­ri­men­tar al­gu­nas mu­je­res cuan­do el em­brión se im­plan­ta en el útero. Es­te san­gra­do pue­de ocu­rrir el día en que te de­be­ría ha­ber lle­ga­do tu flu­jo mens­trual y pro­ba­ble­men­te ten­drá una le­ve co­lo­ra­ción ro­sa­da (ra­ra vez es ro­ja).

Fre­cuen­cia uri­na­ria.

Las hor­mo­nas cau­san es­te in­cre­men­to y Tu­ran­te la ges­ta­ción tam­bién me­jo­ra la efi­cien­cia de los ri­ño­nes, lo que ayu­da a tu or­ga­nis­mo a des­ha­cer­se más rá­pi­do de los desechos.

Fa­ti­ga.

O me­jor di­cho, com­ple­ta fal­ta Te ener­gía y pe­re­za. Es­to se de­be a que es­tás pro­du­cien­do más san­gre, tu rit­mo car­día­co ha au­men­ta­do, tu ni­vel de azú­car en la san­gre se ha re­du­ci­do, tu me­ta­bo­lis­mo es­tá que­man­do ener­gía más rá­pi­do y es­tás con­su­mien­do más nu­trien­tes y agua. Y a es­to de­bes agre­gar­le to­das las de­man­das fí­si­cas y emo­cio­na­les del em­ba­ra­zo a las que se es­tá ajus­tan­do tu cuer­po.

Náu­seas.

Por lo ge­ne­ral es­tas y los vó­mi­tos ocu­rren du­ran­te las ma­ña­nas, por lo que re­ci­ben el nom­bre de ‘ma­les­tar ma­tu­tino’. A pe­sar Te que pue­den apa­re­cer jus­to des­pués Te la con­cep­ción, es más pro­ba­ble que em­pie­cen al­re­de­dor de la sex­ta se­ma­na.

Sen­si­bi­li­dad al olor.

Es­te es uno Te los pri­me­ros cam­bios que ex­pe­ri­men­tan al­gu­nas em­ba­ra­za­das, por lo que es pro­ba­ble que tu na­riz se vuel­ve más sen­si­ble.

Al­za de tem­pe­ra­tu­ra ba­sal.

Es­ta es la tem­pe­ra­tu­ra más ba­ja que al­can­za el cuer­po en re­po­so; sube al­re­de­dor de cua­tro gra­dos cuan­do con­ci­bes, y con­ti­nua­rá ele­va­da du­ran­te to­da la ges­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.