CON­TRO­LAN­DO a tu hi­jo

No es ne­ce­sa­rio que tu pe­que­ño es­té en­fer­mo pa­ra que ten­gas que lle­var­lo al doc­tor. Du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da es re­co­men­da­ble vi­si­tar al pe­dia­tra ca­da cier­to tiem­po pa­ra ir mo­ni­to­rean­do su correcto cre­ci­mien­to.

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

Pa­ra los pa­dres, es­pe­cial­men­te aque­llos que son pri­me­ri­zos, las du­das so­bre el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo de sus hi­jos se trans­for­man en una preo­cu­pa­ción cons­tan­te. ¿Cuán­do tie­ne que em­pe­zar a ca­mi­nar? ¿Se es­tá de­mo­ran­do mu­cho en apren­der a ha­blar? ¿Tie­ne pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer en­fer­me­da­des cró­ni­cas? Es­tas son al­gu­nas de las mu­chas pre­gun­tas que in­va­den sus pen­sa­mien­tos. Por es­ta razón, So­nia Sch­nei­der, pe­dia­tra de Cen­tros Mé­di­cos Vi­dain­te­gra, se re­fie­re a la im­por­tan­cia de con­tro­lar pe­rió­di­ca­men­te a los ni­ños y ex­pli­ca cuá­les son los as­pec­tos esen­cia­les del desa­rro­llo acor­de a la edad del me­nor.

El con­trol de ni­ño sano se tra­ta de una su­per­vi­sión de sa­lud que en­tre­ga la opor­tu­ni­dad a los pa­dres de re­sol­ver du­das que se pre­sen­tan res­pec­to de los cui­da­dos y evo­lu­ción nor­mal del me­nor. Asi­mis­mo, ve­ri­fi­ca que es­te se es­té desa­rro­llan­do bien de acuer­do a su edad, con­si­de­ran­do su con­tex­to fa­mi­liar y so­cial. “Es­te en­tre­ga ac­cio­nes bá­si­cas de pro­mo­ción

y pre­ven­ción Te la sa­luT Te­sTe los 0 a 9 años. Es­ta ac­ti­vi­dad es rea­li­za­da por un pro­fe­sio­nal mé­di­co y/o en­fer­me­ra o ma­tro­na en el ca­so de los re­cién na­ciTos”, pre­ci­sa la es­pe­cia­lis­ta.

¿Qué se bus­ca?

Du­ran­te el pri­mer año de vi­da del me­nor, los pa­dres Te­ben pres­tar es­pe­cial aten­ción en su Te­sa­rro­llo pon­does­ta­tu­ral, que tie­ne que ver con la re­la­ción pe­so-es­ta­tu­ra, ade­más del desa­rro­llo si­co­mo­tor y sen­so­rial. Es de­cir, apren­der có­mo de­be ser el ca­nal de cre­ci­mien­to es­pe­ra­do y qué ha­bi­li­da­des de­be com­pro­bar el ni­ño se­gún la edad (co­mo fi­jar mi­ra­da, ri­sa y re­fle­jos, en­tre otros).

“Al ter­cer mes se pue­de des­car­tar dis­pla­sia de caTe­ras y Te­sTe el quin­to se Te­be po­ner aten­ción a las ha­bi­li­da­des so­cia­les en fa­mi­lia, co­mo ho­ra­rios, lu­ga­res de dor­mir y co­mi­das”, ex­pli­ca la pe­dia­tra. Fi­nal­men­te, al año de vi­da el en­fo­que es­ta­rá en el desa­rro­llo del len­gua­je, la mar­cha y la au­to­no­mía en las ha­bi­li­da­des si­co­mo­to­ras.

La doc­to­ra Sch­nei­der ase­gu­ra que uno de los ob­je­ti­vos Tel con­trol es con­tri­buir a la sa­luT y el Te­sa­rro­llo in­te­gral de ni­ños y ni­ñas me­no­res de 10 años, a tra­vés de ac­ti­vi­da­des de fo­men­to, pro­tec­ción, pre­ven­ción, re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud y reha­bi­li­ta­ción que im­pul­sen una me­jor ca­li­dad de vi­da. “Ade­más, nos per­mi­te iden­ti­fi­car al in­te­rior de la po­bla­ción in­fan­til, gru­pos vul­ne­ra­bles y fo­ca­li­zar los re­cur­sos dis­po­ni­bles. Tam­bién pro­mo­ver la pes­qui­sa de fac­to­res de ries­go y el for­ta­le­ci­mien­to de fac­to­res pro­tec­to­res en la po­bla­ción in­fan­til, e in­ter­ve­nir opor­tu­na­men­te pa­ra mi­ni­mi­zar los efec­tos del re­za­go o dé­fi­cit del desa­rro­llo a cor­to y lar­go pla­zo”, acla­ra.

¿En qué con­sis­te?

En ge­ne­ral, Tu­ran­te la con­sul­ta, inTe­pe­nTien­te Te la edad del me­nor, se le rea­li­za un exa­men fí­si­co com­ple­to, ade­más de con­tro­les so­bre el es­ta­do nu­tri­cio­nal. Pa­ra­le­la­men­te, se mi­de el desa­rro­llo si­co­mo­tor, se efec­túa una eva­lua­ción si­co­ló­gi­ca y so­cial y se re­vi­sa el es­ta­do de va­cu­na­ción, la vis­ta y el oí­do. “De acuer­do a la edad, se ha­ce una va­lo­ra­ción del len­gua­je, mar­cha, desa­rro­llo se­xual y as­pec­tos si­co­ló­gi­cos. En ca­so de ser per­ti­nen­te y de­ri­va­do del exa­men clí­ni­co, se ha­ce una mues­tra de he­mo­gra­ma, per­fil bio­quí­mi­co, ti­roi­deo y/o li­pí­di­co, ra­dio­lo­gía o de­ri­va­ción a es­pe­cia­lis­tas”, sos­tie­ne la doc­to­ra.

Un me­nor no con­tro­la­do se ex­po­ne a la po­si­bi­li­dad de no de­tec­tar en él fa­len­cias nu­tri­cio­na­les, sen­so­ria­les o del desa­rro­llo si­co­mo­tor, ade­más de en­fer­me­da­des cró­ni­cas no con­ta­gio­sas co­mo hi­per­ten­sión ar­te­rial, dia­be­tes o sín­dro­mes me­ta­bó­li­cos evi­ta­bles en la in­fan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.