2, 3 O MAS ¡ CUAN­DO LA CIGÜEÑA SE MUL­TI­PLI­CA !

Mamá y Bebé - - Insta Baby -

Pa­ra cual­quier pa­re­ja la no­ti­cia de un em­ba­ra­zo es emo­cio­nan­te, pe­ro ¿qué pa­sa cuan­do en la eco­gra­fía se es­cu­cha más de un co­ra­zón la­tien­do? Aquí la sor­pre­sa es gi­gan­tes­ca. Pa­ra que se­pan a qué ate­ner­se, acá les

con­ta­mos to­do lo que de­ben sa­ber so­bre una ges­ta­ción múl­ti­ple.

En Chi­le los em­ba­ra­zos múl­ti­ples han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da, lle­gan­do a re­pre­sen­tar has­ta el 3% del to­tal. Es­te in­cre­men­to tie­ne que ver con dos fac­to­res prin­ci­pa­les. Uno de ellos es la pos­ter­ga­ción de la ma­ter­ni­dad, por­que las ges­ta­cio­nes en eda­des más tar­días (es­pe­cial­men­te des­pués de los 35 años) se aso­cian a una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo múl­ti­ple es­pon­tá­neo, bá­si­ca­men­te, por­que a más edad se in­cre­men­tan tam­bién las po­si­bi­li­da­des de ovu­lar dos ve­ces. El otro fac­tor es el uso de téc­ni­cas de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da, las que in­clu­yen la uti­li­za­ción de dro­gas que es­ti­mu­lan la ovu­la­ción, lo que evi­den­te­men­te se re­la­cio­na con una ma­yor pro­duc­ción de óvu­los.

De acuer­do a Ale­jan­dro Ru­bio, gi­ne­có­lo­go de Clí­ni­ca In­di­sa, “es­to se da en 1 de ca­da 85 em­ba­ra­zos, ci­fra que pue­de ser un po­co más al­ta en paí­ses desa­rro­lla­dos, don­de las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da acre­cien­tan un po­co es­te nú­me­ro. Los em­ba­ra­zos tri­ples es­pon­tá­neos son mu­chí­si­mo más es­po­rá­di­cos (1 en 7000 ca­sos).

Pre­pa­ráan­do­se pa­ra su lle­ga­da

“Un em­ba­ra­zo múl­ti­ple se pue­de pro­du­cir por dos me­ca­nis­mos: una di­vi­sión pre­coz del óvu­lo fe­cun­da­do o por­que la mu­jer tie­ne una do­ble ovu­la­ción y am­bos hue­vos son fe­cun­da­dos dan­do ori­gen a dos be­bés dis­tin­tos”, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta.

Es­te ti­po de ges­ta­ción pre­sen­ta con­di­cio­nes es­pe­cia­les, por lo tan­to, exis­te una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes que hay que con­si­de­rar. En es­te sen­ti­do, el au­to­cui­da­do de la ma­dre es esen­cial y las vi­si­tas al doc­tor de­ben ser más re­cu­rren­tes. “En ellas se de­be vi­gi­lar que el cre­ci­mien­to sea ade­cua­do y si­mé­tri­co pa­ra los dos fe­tos, y es­tar pen­dien­te de la apa­ri­ción de sín­to­mas de par­to pre­ma­tu­ro des­de muy tem­prano en la

ges­ta­ción y otras en­fer­me­da­des co­mo hi­per­ten­sión ar­te­rial, preeclam­psia y dia­be­tes ges­ta­cio­nal. La ma­dre de­be te­ner bue­na co­mu­ni­ca­ción con el mé­di­co y ma­tro­na, y ser ins­trui­da en re­co­no­cer la apa­ri­ción de di­chos sín­to­mas”, afir­ma el gi­ne­có­lo­go.

Des­de un co­mien­zo, un em­ba­ra­zo de más de un em­brión cons­ti­tu­ye una ges­ta­ción de al­to ries­go y tie­ne una ta­sa de par­to pre­ma­tu­ro mu­chí­si­mo más al­ta (el cue­llo ute­ri­no se ‘acor­ta’ y di­la­ta an­tes de lo es­pe­ra­do). Asi­mis­mo, los ni­ños pre­sen­tan ba­jo pe­so fe­tal, ma­yor ín­di­ce de hos­pi­ta­li­za­ción de los re­cién na­ci­dos pre­ma­tu­ros, un mo­de­ra­do au­men­to de mal­for­ma­cio­nes fe­ta­les de ba­ja com­ple­ji­dad, cre­ci­mien­to asi­mé­tri­co de los fe­tos du­ran­te la vi­da in­tra­ute­ri­na, abor­to es­pon­tá­neo de uno de los ge­me­los en eta­pas pre­co­ces de la ges­ta­ción y, tam­bién, un ma­yor ries­go pa­ra la ma­má de desa­rro­llar hi­per­ten­sión ar­te­rial y des­pren­di­mien­to pla­cen­ta­rio en el ter­cer tri­mes­tre.

Si bien el doc­tor ofre­ce to­das las in­di­ca­cio­nes acer­ca de lo que se de­be y no ha­cer du­ran­te el pe­rio­do de ges­ta­ción múl­ti­ple, exis­ten al­gu­nas su­ge­ren­cias que ayu­dan a te­ner un em­ba­ra­zo y par­to sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos. ¡El au­to­cui­da­do es fun­da­men­tal!

- Si el em­ba­ra­zo se desa­rro­lla con nor­ma­li­dad, es­tá per­mi­ti­do rea­li­zar de­por­tes, pe­ro siem­pre que se tra­te de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas de ba­jo im­pac­to co­mo na­ta­ción o yo­ga.

- Rea­li­zar dos vi­si­tas men­sua­les al mé­di­co tra­tan­te du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre, y una vez por se­ma­na du­ran­te el ter­ce­ro.

- Rea­li­zar re­po­so re­la­ti­vo a par­tir de la se­ma­na 20 de ges­ta­ción.

- Com­ple­men­tar la ali­men­ta­ción con fie­rro, cal­cio y áci­do fó­li­co.

- En ca­so de ser ne­ce­sa­rio, so­li­ci­tar la sus­pen­sión an­ti­ci­pa­da del tra­ba­jo a par­tir de la se­ma­na 28.

- Man­te­ner una die­ta con ma­yor apor­te ca­ló­ri­co. Si en un em­ba­ra­zo nor­mal la mu­jer de­be con­su­mir al­re­de­dor de 350 ca­lo­rías adi­cio­na­les, en uno múl­ti­ple ese

re­que­ri­mien­to au­men­ta so­lo en 40%. Co­mer más de lo es­tric­ta­men­te su­ge­ri­do po­dría ge­ne­rar afec­cio­nes co­mo hi­per­ten­sión y dia­be­tes ges­ta­cio­nal.

El na­ci­mien­to

A di­fe­ren­cia de los em­ba­ra­zos sim­ples, en los que la fe­cha se es­ti­ma pa­ra la se­ma­na 39 o 40, en los múl­ti­ples es­ta se fi­ja pa­ra la se­ma­na 37, aun cuan­do “ca­si en la mi­tad de los ca­sos el par­to se pro­du­ce en for­ma pre­ma­tu­ra (an­tes de esa fe­cha), ya sea por­que el cue­llo ute­ri­no se di­la­ta an­tes de tiem­po o por­que se pre­sen­tan con­trac­cio­nes muy fre­cuen­tes que ini­cian el tra­ba­jo de par­to”, pre­ci­sa el pro­fe­sio­nal.

Es esen­cial te­ner en cuen­ta que en el ca­so de em­ba­ra­zo múl­ti­ple las con­trac­cio­nes sue­len ser más dé­bi­les y me­nos fre­cuen­tes, por lo que la ma­dre de­be es­tar si­co­ló­gi­ca­men­te dis­pues­ta pa­ra un pro­ce­so que pue­de ex­ten­der­se va­rias ho­ras. En ese mo­men­to es fun­da­men­tal la pa­cien­cia y la ase­so­ría mé­di­ca, pues­to que en al­gu­nas si­tua­cio­nes los doc­to­res re­cu­rren a me­di­ca­men­tos que ace­le­ran la la­bor.

Cuan­do el em­ba­ra­zo múl­ti­ple es de tres fe­tos o más, el par­to ne­ce­sa­ria­men­te de­be rea­li­zar­se a tra­vés de ce­sá­rea. En cam­bio, con dos, la ma­dre pue­de te­ner un par­to va­gi­nal. Si los dos ni­ños vie­nen en po­si­ción ce­fá­li­ca, o sea, de ca­be­za, no hay inconveniente en efec­tuar un par­to va­gi­nal, pe­ro bas­ta con que uno de ellos ven­ga en po­si­ción po­dá­li­ca (nal­gas ha­cia aba­jo) pa­ra que se op­te por una ce­sá­rea, pues re­du­ce los ries­gos, tan­to pa­ra los re­cién na­ci­dos co­mo pa­ra la ma­dre.

Ries­gos del em­ba­ra­zo múul­ti­ple

Por na­tu­ra­le­za, lo nor­mal es que la mu­jer es­té bio­ló­gi­ca­men­te pre­pa­ra­da pa­ra con­ce­bir un so­lo hi­jo por ges­ta­ción, por ello, to­do em­ba­ra­zo múl­ti­ple se con­si­de­ra ex­tra­or­di­na­rio, fue­ra de lo ha­bi­tual. De ahí en­ton­ces que pue­da ha­ber al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes. Aho­ra bien, es­tas no se pre­sen­tan en to­dos los ca­sos, pe­ro sí son va­ria­bles que el mé­di­co de­be te­ner en cuen­ta.

Sín­dro­me de trans­fu­sión fe­to-fe­tal.

So­lo ocu­rre en el em­ba­ra­zo de ge­me­los. Es­te sín­dro­me con­sis­te en la co­ne­xión en­tre los va­sos san­guí­neos pla­cen­ta­rios de los dos fe­tos, por lo que pue­de pa­sar que uno de ellos re­ci­ba de­ma­sia­da san­gre y el otro muy po­ca. Co­mo con­se­cuen­cia, al fe­to que le lle­ga más san­gre cre­ce de for­ma anor­mal, mien­tras que el que no, no cre­ce, ape­nas ori­na y se va que­dan­do sin lí­qui­do am­nió­ti­co, por lo que po­dría mo­rir por fal­ta de oxí­geno.

Hi­per­ten­sión en la ma­dre.

Las mu­je­res con em­ba­ra­zos múl­ti­ples tie­nen tres ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar es­ta pa­to­lo­gía.

Anemia.

Los cua­dros de anemia son dos ve­ces más co­mu­nes en los em­ba­ra­zos múl­ti­ples que en los sim­ples.

Abor­to es­pon­tá­neo.

Se vin­cu­la con el de­no­mi­na­do sín­dro­me del ge­me­lo eva­nes­cen­te o del ge­me­lo des­apa­re­ci­do. Se tra­ta de la pér­di­da de uno o más de los fe­tos du­ran­te las pri­me­ras fa­ses del em­ba­ra­zo. Es­to pue­de es­tar acom­pa­ña­do o no de he­mo­rra­gia.

He­mo­rra­gia post­par­to.

De­bi­do a la am­plia zo­na que ocu­pa la pla­cen­ta y la gran dis­ten­sión del úte­ro, en los em­ba­ra­zos múl­ti­ples au­men­ta el ries­go de he­mo­rra­gia des­pués del par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.