FIE­BRE

¿cuán­do de­bes preo­cu­par­te?

Mamá y Bebé - - La Roche-Posay -

Es­te es uno de los mo­ti­vos más re­cu­rren­tes en las con­sul­tas mé­di­cas y si bien es un signo de aler­ta, no to­da al­za en la tem­pe­ra­tu­ra de los ni­ños es pa­ra preo­cu­par­se de so­bre­ma­ne­ra. Aquí te ex­pli­ca­re­mos có­mo ac­túa y cuán­do es ne­ce­sa­rio

con­sul­tar al pe­dia­tra.

La fie­bre es una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de los pa­dres; sin em­bar­go, no siem­pre es mo­ti­vo de con­sul­ta al mé­di­co, ya que es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa del or­ga­nis­mo que tie­ne co­mo fi­na­li­dad pro­te­ger­lo de las in­fec­cio­nes cau­sa­das por mi­cro­or­ga­nis­mos. Su cau­sa más fre­cuen­te son las in­fec­cio­nes, ya sea por vi­rus o bac­te­rias, pe­ro tam­bién pue­de pro­du­cir­se en otras cir­cuns­tan­cias.

“La fie­bre es un signo de aler­ta, por lo tan­to, siem­pre de­be lla­mar la aten­ción, so­bre to­do cuan­do es al­ta, per­sis­ten­te o reaparece rá­pi­da­men­te. Así co­mo tam­bién cuan­do no pre­sen­ta un ori­gen cla­ro y/o cuan­do el ni­ño es­tá muy de­caí­do y hay com­pro­mi­so de su con­di­ción ge­ne­ral, a pe­sar de ha­ber­le ba­ja­do la tem­pe­ra­tu­ra”, ex­pli­ca el pe­dia­tra Mau­ri­cio Ja­ru­fe.

La re­co­men­da­ción es no lle­var a los ni­ños al doc­tor en cuan­to ten­gan fie­bre, pues­to que la ma­yo­ría de las ve­ces la tem­pe­ra­tu­ra es por cau­sas po­co im­por­tan­tes y des­apa­re­ce en un par de días. Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta en­fa­ti­za que, si el me­nor pre­sen­ta un cua­dro que pu­die­ra ser una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria, con fie­bre que se pro­lon­gue por tres días, la con­sul­ta al pe­dia­tra de­be ser in­me­dia­ta.

La tem­pe­ra­tu­ra hu­ma­na nor­mal va­ría en­tre los 36 y 37 ºC, por lo que se ha­bla de fie­bre cuan­do la per­so­na tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra ma­yor a es­ta. En la ac­tua­li­dad hay di­ver­sas for­mas de me­dir­la, sien­do la más se­gu­ra la que se rea­li­za con un ter­mó­me­tro en la axi­la. Si bien no hay una de­fi­ni­ción ab­so­lu­ta pa­ra fie­bre al­ta, el pe­dia­tra afir­ma que en ge­ne­ral se ha­bla de es­ta cuan­do al­can­za o su­pe­ra los 39 ºC.

Asi­mis­mo, in­di­ca que “si no hay otros pro­ble­mas agre­ga­dos, la fie­bre se tra­ta so­la­men­te pa­ra ami­no­rar las mo­les­tias del en­fer­mo, por lo tan­to, la su­ge­ren­cia es ba­jar­la úni­ca­men­te cuan­do es­té cau­san­do ma­les­tar”. Una for­ma de ha­cer­lo en ca­sa y de ma­ne­ra na­tu­ral es “des­abri­gar al pa­cien­te e ideal­men­te dar­le un ba­ño de ti­na ti­bio en un am­bien­te tem­pe­ra­do. Más allá de es­to, lo que de­be ha­cer­se es usar me­di­ca­men­tos, siem­pre en­ten­dien­do que se cum­ple la con­di­ción de que sea con­ve­nien­te ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra”, in­di­ca Mau­ri­cio Ja­ru­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.