AMA­MAN­TAR Y TRA­BA­JAR

es un re­to po­si­ble

Mamá y Bebé - - La Roche-Posay - Por Fa­bia Tet­te­roo-Bueno Lí­der de Per­so­nal Health de Phi­lips pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na

En agos­to se ce­le­bra el mes de la lac­tan­cia ma­ter­na, re­co­no­cien­do los be­ne­fi­cios que trae es­te ti­po de le­che no so­lo pa­ra la gua­gua sino que tam­bién pa­ra la ma­dre. Si bien ca­da vez más mu­je­res ama­man­tan y lo ha­cen du­ran­te lar­go tiem­po, aún es ne­ce­sa­rio que se mo­di­fi­quen al­gu­nas cos­tum­bres pa­ra ha­cer­lo de for­ma más có­mo­da y que per­mi­ta que las ma­dres si­gan dan­do pa­pa. Por eso po­ne­mos fo­co en las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras y los re­tos que se pre­sen­tan pa­ra con­ti­nuar con la lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va a la ho­ra de vol­ver al tra­ba­jo.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da que to­dos los ni­ños re­ci­ban lac­tan­cia ma­ter­na des­de su na­ci­mien­to y has­ta los pri­me­ros 6 me­ses de vi­da en for­ma ex­clu­si­va y, de ser po­si­ble, se­guir con ella has­ta los 2 años o más, jun­to con la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria acor­de a su edad.

La re­le­van­cia de la lac­tan­cia ma­ter­na brin­da am­plios be­ne­fi­cios tan­to pa­ra el pe­que­ño co­mo pa­ra la ma­má: fa­vo­re­ce el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to, re­fuer­za su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co con­tra in­fec­cio­nes y tam­bién con­tri­bu­ye a la re­la­ción en­tre la ma­dre y su hi­jo. Quie­nes ama­man­tan tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des de contraer cán­cer de ma­mas y ova­rios. De he­cho, se es­ti­ma que hoy se salvan apro­xi­ma­da­men­te 20 mil vi­das por pre­ven­ción de cán­cer de ma­ma gra­cias a es­to y 80 mil muer­tes in­fan­ti­les por des­nu­tri­ción.

Vi­vi­mos en una reali­dad don­de hoy en día son ca­da vez más las mu­je­res que tra­ba­jan, y que­re­mos se­guir vien­do cre­cer ese nú­me­ro y que las mu­je­res es­tén más y más em­po­de­ra­das en la re­gión. Sin em­bar­go, con es­te cam­bio, es fun­da­men­tal apo­yar a las ma­dres que re­gre­san a sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les des­pués del par­to con las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que pue­dan con­ti­nuar con su ré­gi­men de lac­tan­cia ex­clu­si­va.

Al vol­ver al tra­ba­jo, el ‘des­te­te’ pue­de re­sul­tar muy di­fí­cil. No hay un mo­men­to co­rrec­to pa­ra rea­li­zar­lo, y se tra­ta de res­pe­tar ca­da ca­so de for­ma in­di­vi­dual y acom­pa­ñar­las en es­ta tra­yec­to­ria pa­ra que sea lo más flui­da po­si­ble. La im­ple­men­ta­ción de lac­ta­rios o es­pa­cios hi­gié­ni­cos y de­di­ca­dos pa­ra la ex­trac­ción de le­che ma­ter­na ofre­cen tam­bién una gran ven­ta­ja a la ma­dre que se re­in­cor­po­ra a sus la­bo­res.

Ex­per­tos en lac­tan­cia acon­se­jan que un mes an­tes del re­gre­so al tra­ba­jo, las ma­más co­mien­cen a sa­car­se le­che pa­ra evi­tar su­mar el fac­tor tiem­po al es­trés que ge­ne­ra pen­sar en la se­pa­ra­ción de su hi­jo. La ex­trac­ción pue­de efec­tuar­se en cual­quier mo­men­to del día, pe­ro la ma­yo­ría ha en­con­tra­do más sen­ci­llo rea­li­zar­la por la ma­ña­na por­que es el ins­tan­te en que es­tán más des­can­sa­das.

La le­che ma­ter­na pue­de guar­dar­se en va­si­tos es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra esa fun­ción a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te en­tre 18 y 21 ºC du­ran­te 6 ho­ras, o con­ser­var­la en el re­fri­ge­ra­dor por 72 ho­ras (siem­pre arri­ba y atrás, no en la puer­ta) y en el free­zer por 3 me­ses.

La lac­tan­cia ma­ter­na ofre­ce a los me­no­res el me­jor co­mien­zo en la vi­da. Se es­ti­ma que en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, so­lo un 40% de las gua­guas re­ci­be le­che ma­ter­na ex­clu­si­va du­ran­te los pri­me­ros 6 me­ses. Chi­le, por ejem­plo, es­tá por en­ci­ma de la me­dia con un 57%, de acuer­do a ci­fras pro­por­cio­na­das por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

Se­gún el Ban­co Mun­dial, si se al­can­za­ra la me­ta de un 50% de gua­guas ali­men­ta­das ex­clu­si­va­men­te con le­che ma­ter­na has­ta los 6 me­ses has­ta el 2025, se po­drían sal­var 520.000 vi­das en los pró­xi­mas 10 años y el in­cre­men­to cog­ni­ti­vo po­dría pro­du­cir ga­nan­cias eco­nó­mi­cas de 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res en paí­ses de ba­jos o me­dia­nos in­gre­sos. Un desafío que po­de­mos lo­grar en be­ne­fi­cio de la hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.