ben­di­ta ho­ra del ba­ño

Mamá y Bebé - - La Roche-Posay -

Es­te mo­men­to es más que so­lo pa­ra lim­piar­lo, pues­to que es una ins­tan­cia muy es­pe­cial que le apor­ta mu­chas sen­sa­cio­nes nue­vas, ade­más de ser ideal pa­ra for­ta­le­cer el víncu­lo con tu hi­jo. Mien­tras lo ba­ñas, es­tás com­ple­ta­men­te de­di­ca­da a él, co­mu­ni­cán­do­te tan­to ver­bal­men­te co­mo a tra­vés del con­tac­to piel con piel.

El ba­ño fa­vo­re­ce el desa­rro­llo in­te­lec­tual de los me­no­res. Mo­ver­se en el agua de di­fe­ren­tes ma­ne­ras le ayu­da­rá a re­for­zar sus múscu­los, apren­dien­do a te­ner un me­jor con­trol pos­tu­ral. Ade­más, au­men­ta su cu­rio­si­dad y su ca­pa­ci­dad de jue­go. Aquí los sen­ti­dos de tu pe­que­ño se agu­di­zan: es­cu­cha so­ni­dos has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos pa­ra él, des­cu­bre tex­tu­ras dis­tin­tas, hue­le el sham­poo, apren­de a dis­tin­guir lo ca­lien­te y lo frío, lo mo­ja­do y lo se­co...

Asi­mis­mo, el agua ayu­da a tu hi­jo a re­cor­dar su vi­da den­tro de ti, cuan­do flo­ta­ba en el lí­qui­do am­nió­ti­co y era me­ci­do por tus mo­vi­mien­tos, lo que le ha­ce sen­tir­se con­fia­do y fe­liz.

¡No le gus­ta ba­ñar­se! A pe­sar de que a la ma­yo­ría de las gua­guas le gus­ta el agua, si tu hi­jo llo­ra cuan­do lo ba­ñas pue­de de­ber­se a lo si­guien­te:

- Tal vez se sien­ta des­pro­te­gi­do sin ro­pa. Cuan­do se la sa­ques, en­vuél­ve­lo en una toa­lla an­tes de me­ter­lo al agua.

- En­sé­ña­le la ti­na con agua an­tes de me­ter­lo. Los pe­que­ños odian los cam­bios ines­pe­ra­dos.

- Si tu hi­jo tie­ne mie­do, pro­cu­ra que el agua no le cai­ga en los ojos.

- ¿Es­tás ner­vio­sa? Cál­ma­te o pi­de ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.