MI DIA

Mamá y Bebé - - La Roche-Posay -

“Los días de la Sa­ra son bien mo­vi­dos. To­das las ma­ña­nas va­mos al cen­tro don­de ha­ce sus te­ra­pias de ki­ne­sio­lo­gía, fo­no­au­dio­lo­gía, te­ra­pia ocu­pa­cio­nal y ta­lle­res gru­pa­les don­de com­par­te con más ni­ños con SD. Des­pués vol­ve­mos a al­mor­zar a la ca­sa y to­das las tar­des las de­di­ca­mos a ju­gar, ex­pe­ri­men­tar y dis­fru­tar al má­xi­mo, le re­cuer­do to­dos los días que es una ni­ña co­mo cual­quie­ra y que, co­mo tal, tam­bién tie­ne de­re­cho a vi­vir a con­cho su ni­ñez. Des­pués es­pe­ra­mos que lle­gue el pa­pá del tra­ba­jo y com­par­te con él un ra­to (tie­ne pa­pi­tis agu­di­tis), co­me, se ba­ña un buen ra­to por­que ama el agua y lue­go de un cuen­to se duer­me”, ex­pli­ca Vic­to­ria.

Sa­ra, al igual que Agus­ti­na y Co­lom­ba, em­pe­zó a asis­tir a fun­da­cio­nes que la apo­yan con cre­ci­mien­to y desa­rro­llo des­de que te­nía po­cos me­ses de vi­da. Sa­ra y Agus­ti­na van a la Fun­da­ción Ex­cep­cio­na­les (San­tia­go) y Co­lom­ba a la Fun­da­ción Ego Sum (Con­cep­ción).

Las tres ma­más con­si­de­ran que es­te com­ple­men­to es esen­cial pa­ra lo­grar el me­jor desa­rro­llo en ni­ños que tie­nen Sín­dro­me de Down. Es­tos es­pa­cios, ade­más, pa­san a ser un lu­gar de con­ten­ción, apren­di­za­je y lo más im­por­tan­te es que “se trans­for­man en una se­gun­da fa­mi­lia”, men­cio­na Bár­ba­ra. Ella par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la ru­ti­na de su hi­ja y des­de que la Agus­ti­na te­nía 1 año, van to­dos los días a te­ra­pia. “Es­tas se di­vi­den en se­sio­nes de ki­ne­sio­lo­gía, fo­no­au­dio­lo­gía, te­ra­pia ocu­pa­cio­nal y ta­lle­res. Es­tos úl­ti­mos son gru­pa­les y tie­nen co­mo ob­je­ti­vo apli­car to­do lo apren­di­do en un plano más so­cial”, ex­pli­ca.

Paola Guz­mán, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes de Fun­da­ción Ex­cep­cio­na­les, di­ce que la es­ti­mu­la­ción tem­pra­na es cla­ve, al igual que el rol de los pa­dres en la crian­za. Ella es ma­má de Bau­tis­ta que tam­bién na­ció con es­ta con­di­ción y des­de sus pri­me­ros me­ses de vi­da, ella se in­te­gró a la ins­ti­tu­ción y con el tiem­po em­pe­zó a co­la­bo­rar en es­ta área. “Es sú­per im­por­tan­te que las fa­mi­lias se preo­cu­pen de co­no­cer qué es­tra­te­gias pue­den ir uti­li­zan­do pa­ra desa­rro­llar las dis­tin­tas ha­bi­li­da­des de los ni­ños. Tam­bién es fun­da­men­tal acer­car­se a fun­da­cio­nes o es­pe­cia­lis­tas pa­ra orien­tar­se de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Y, fi­nal­men­te, en ca­so de que se quie­ran ha­cer ejer­ci­cios en la ca­sa, hay tu­to­ria­les y ma­nua­les pa­ra apo­yar es­te tra­ba­jo”, co­men­ta Paola.

La fun­da­ción fue crea­da en el año 2000 por tres fa­mi­lias que tie­nen hi­jos con Sín­dro­me de Down. El ob­je­ti­vo era im­pul­sar la in­clu­sión y el apren­di­za­je in­te­gral de sus ni­ños en el país, dán­do­le la opor­tu­ni­dad de po­ten­ciar al má­xi­mo sus ha­bi­li­da­des en to­das las áreas de la vi­da. Hay pro­fe­sio­na­les de ki­ne­sio­lo­gía, fo­no­au­dio­lo­gía, te­ra­pia ocu­pa­cio­nal, si­co­pe­da­go­gas, pro­fe­so­res de edu­ca­ción di­fe­ren­cial y si­có­lo­gos que coope­ran en los pro­gra­mas di­ri­gi­dos se­gún la edad de ca­da me­nor. Es­tos tie­nen des­de 0 me­ses has­ta 20 años apro­xi­ma­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.