¡Es po­si­ble arre­pen­tir­se !

Mamá y Bebé - - Insta Baby - Dr. Gui­ller­mo Du­rruty Ve­las­co Clí­ni­ca Mon­te­blan­co Es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va y en­do­me­trio­sis www.gui­ller­mo­du­rruty.cl

Los dis­tin­tos ti­pos de an­ti­con­cep­ti­vos han per­mi­ti­do que la mu­jer del si­glo XXI sea más li­bre e in­de­pen­dien­te. Hoy se cal­cu­la que el 63% de ellas en edad re­pro­duc­ti­va usa al­gún mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo.

Pe­ro es­ta an­ti­con­cep­ción no es gra­tis ni exen­ta de ries­gos y mo­les­tias. Es por ello que mu­chas, lue­go del se­gun­do o ter­cer hi­jo, o al ser so­me­ti­das a dos o más ce­sá­reas, de­ci­den rea­li­zar­se una es­te­ri­li­za­ción tu­ba­ria o qui­rúr­gi­ca (EQ). Es­to es al­re­de­dor del 30% de las mu­je­res, y se cal­cu­la que en el mun­do su­man más de 200 mi­llo­nes. En Chi­le es­ta ci­fra se es­ti­ma en al­re­de­dor del 2 a 3%. Por otro la­do, se es­ti­ma que has­ta un 20% de ellas se arre­pien­te de es­ta de­ci­sión.

La EQ es una ci­ru­gía que pue­de ser efec­tua­da por dis­tin­tas vías; es de­cir, pue­de ser una ope­ra­ción abier­ta, una la­pa­ros­co­pía o du­ran­te la mis­ma ce­sá­rea. Es­ta con­sis­te en li­gar y lue­go cor­tar las trom­pas de Fa­lo­pio pa­ra im­pe­dir el pa­so de los es­per­ma­to­zoi­des y que es­tos se en­cuen­tren con el óvu­lo. Es una in­ter­ven­ción sim­ple, ca­si am­bu­la­to­ria, po­co agre­si­va y que no de­ja se­cue­las. Es una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra aque­llas mu­je­res que no desean más hi­jos.

En lo con­cep­tual, es una in­ter­ven­ción que de­be con­si­de­rar­se de­fi­ni­ti­va, a di­fe­ren­cia de los otros mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos que son de ti­po re­ver­si­ble. Sin em­bar­go, hoy en día exis­ten al­gu­nas so­lu­cio­nes que pue­den re­ver­tir es­te he­cho.

La pri­me­ra, y más an­ti­gua, es una ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va de las trom­pas, que se ha­ce por vía la­pa­ros­có­pi­ca, con una re­cu­pe­ra­ción es­pec­ta­cu­lar y al­ta a las 24 ho­ras. Es­te pro­ce­di­mien­to, co­no­ci­do co­mo re­pa­ra­ción tu­ba­ria, tie­ne re­sul­ta­dos exi­to­sos en un 80% de mu­je­res jó­ve­nes. Otra op­ción es la fer­ti­li­za­ción in vi­tro. Am­bas téc­ni­cas lo­gran el mis­mo ob­je­ti­vo que es dar­les la opor­tu­ni­dad a aque­llas que se han arre­pen­ti­do. Re­cien­te­men­te fue a mi con­sul­ta una mu­jer de 30 años con dos hi­jos que ha­bían na­ci­do por ce­sá­rea, rea­li­zán­do­se en la úl­ti­ma de es­tas una es­te­ri­li­za­ción. Ella, por su edad, era can­di­da­ta a efec­tuar­se una ci­ru­gía de re­pa­ra­ción tu­ba­ria, pe­ro el exa­men de es­per­ma­to­zoi­des de su pa­re­ja de­mos­tró que es­ta­ban muy ba­jos, por lo tan­to, fue ne­ce­sa­rio prac­ti­car­les una fer­ti­li­za­ción in vi­tro, de­mos­tran­do que la edad de la mu­jer es un fac­tor de­ter­mi­nan­te, pe­ro que fi­nal­men­te en la bús­que­da del hi­jo par­ti­ci­pan los dos.

Dis­tin­to fue el ca­so de otra pa­cien­te, quien te­nien­do tres hi­jos y 35 años se ha­bía rea­li­za­do una es­te­ri­li­za­ción por la­pa­ros­co­pía. Su nue­va pa­re­ja no te­nía hi­jos y po­seía es­per­ma­to­zoi­des nor­ma­les. A ella le reali­cé una re­pa­ra­ción tu­ba­ria la­pa­ros­có­pi­ca, lo­gran­do un em­ba­ra­zo es­pon­tá­neo a los 3 me­ses de rea­li­za­da la ci­ru­gía.

Cuan­do la mu­jer es jo­ven, la ci­ru­gía es tan efec­ti­va co­mo la fer­ti­li­za­ción in vi­tro. Lo bueno de es­ta úl­ti­ma es la in­me­dia­tez del re­sul­ta­do y la al­ta efi­cien­cia, sien­do la des­ven­ta­ja el cos­to y que pue­de exis­tir el ries­go de te­ner mu­chos em­brio­nes. Por el la­do de la in­ter­ven­ción, la prin­ci­pal des­ven­ta­ja es que su éxi­to no se ve in­me­dia­ta­men­te, sino con el tiem­po. Es por es­to que de­be ser rea­li­za­da en mu­je­res de me­nos de 37 a 38 años. Su ven­ta­ja ra­di­ca en el me­nor cos­to y ob­ten­ción del em­ba­ra­zo de for­ma na­tu­ral, lo que ge­ne­ral­men­te gus­ta mu­cho a las pa­cien­tes. Aho­ra, mien­tras más se acer­que los a 40 años, me­nos efi­cien­te se­rá la ci­ru­gía.

Pe­ro ya sea por la­pa­ros­co­pía o con fer­ti­li­za­ción in vi­tro, lo im­por­tan­te es que aque­llas mu­je­res que tu­vie­ron una es­te­ri­li­za­ción qui­rúr­gi­ca de­ben sa­ber que ¡sí pue­den arre­pen­tir­se!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.