¿Qué te ex­ci­ta y qué no?

Mamá y Bebé - - EMBARAZO -

Con to­dos los cam­bios fí­si­cos que es­tás ex­pe­ri­men­tan­do du­ran­te es­tos me­ses, no es de sor­pren­der que el de­seo y el pla­cer se vean afec­ta­dos, tan­to po­si­ti­va co­mo ne­ga­ti­va­men­te.

Náu­seas y vó­mi­tos.

Es­to, de to­das for­mas, pue­de in­ter­po­ner­se en tu vida amo­ro­sa. Por eso, si tie­nes náu­seas du­ran­te la ma­ña­na, apro­ve­cha la no­che; y si sien­tes ma­reos por la tar­de, ten un en­cuen­tro ma­tu­tino. Pe­ro si es­tos ma­les­ta­res no te dan tre­gua, no te es­fuer­ces por sen­tir­te sexy cuan­do lo es­tás pa­san­do mal; es­pe­ren a que se ali­vien es­tos sín­to­mas que sue­le ser a fi­nes del primer tri­mes­tre.

Cam­bios en tu fi­gu­ra.

Ha­cer el amor pue­de ser com­pli­ca­do e in­có­mo­do a me­di­da que tu gua­ta cre­ce. Ade­más, si tu cuer­po te ha­ce sen­tir po­co sexy, usa ro­pa in­te­rior de en­ca­je y uti­li­za ve­las. Tam­bién in­ten­ta des­po­jar­te de esa ima­gen cor­po­ral ne­ga­ti­va, con­ven­cién­do­te de que es­to pa­sa­rá.

Se­nos sen­si­bles.

Pa­ra al­gu­nas pa­re­jas es­tos se con­vier­ten en el ju­gue­te fa­vo­ri­to. Pe­ro pa­ra cier­tas mu­je­res, ese cre­ci­mien­to du­ran­te el co­mien­zo de la ges­ta­ción ge­ne­ra una sen­si­bi­li­dad un tan­to do­lo­ro­sa. Si es­te es tu ca­so, ase­gú­ra­te de co­men­tár­se­lo a tu hom­bre pa­ra que ten­ga más cui­da­do. Es­to vol­ve­rá a la nor­ma­li­dad al fi­nal del primer tri­mes­tre.

Can­san­cio.

Es di­fí­cil en­trar en ac­ción cuan­do no tie­nes ener­gías ni pa­ra des­ves­tir­te. Afor­tu­na­da­men­te, es­ta fa­ti­ga de­be­ría dis­mi­nuir ha­cia el cuar­to mes. Por lo que no te obli­gues a que­dar­te des­pier­ta has­ta des­pués de la co­mi­da, sino que bus­ca otros mo­men­tos, co­mo la sies­ta de un fin de se­ma­na.

Es­ca­pe de ca­los­tro.

Cuan­do el em­ba­ra­zo es­tá más avan­za­do, al­gu­nas mu­je­res pue­den pro­du­cir esa pri­me­ra le­che lla­ma­da ca­los­tro que pue­de es­ca­par­se du­ran­te la es­ti­mu­la­ción se­xual y re­sul­tar un tan­to ver­gon­zo­so. Es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal, pe­ro si a ti o a tu pa­re­ja les mo­les­ta, con­cén­tren­se en otras par­tes del cuer­po.

Te­mor a las­ti­mar al fe­to o a cau­sar un abor­to na­tu­ral.

¡No te preo­cu­pes más! En los em­ba­ra­zos nor­ma­les, el se­xo no es per­ju­di­cial. Tu gua­gua es­tá bien cu­bier­ta y pro­te­gi­da den­tro del sa­co am­nió­ti­co y el úte­ro, y es­te es­tá se­pa­ra­do fir­me­men­te del mun­do ex­te­rior por un ta­pón mu­co­so en la bo­ca del cue­llo ute­ri­no. Tu doc­tor te di­rá si es que hay al­gún mo­ti­vo por el cual no de­be­rías te­ner re­la­cio­nes se­xua­les du­ran­te tu ges­ta­ción. De no ser así, ¡ade­lan­te!

Mie­do a que un or­gas­mo es­ti­mu­le un par­to pre­ma­tu­ro.

Aun­que el úte­ro se con­trae des­pués de uno -y esas con­trac­cio­nes pue­den ser muy in­ten­sas en al­gu­nas mu­je­res, con una du­ra­ción de has­ta me­dia ho­ra des­pués de la re­la­ción se­xual-, no es un in­di­cio de par­to pre­ma­tu­ro ni per­ju­di­cial en una ges­ta­ción nor­mal.

Preo­cu­pa­ción por que el fe­to es­té ‘mi­ran­do’.

¡Es im­po­si­ble! A pe­sar de que pue­de dis­fru­tar del sua­ve mo­vi­mien­to de las con­trac­cio­nes ute­ri­nas du­ran­te el or­gas­mo, no pue­de ver los que es­tás ha­cien­do, no tie­ne idea de lo que ocu­rre y, por cier­to, no re­cor­da­rá na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.