EXI­TO­SO OPE­RA­TI­VO EN COY­HAI­QUE

Mamá y Bebé - - COLUMNA -

Dr. Gui­ller­mo Durruty Velasco Es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va y en­do­me­trio­sis de clí­ni­ca Mon­te­blan­co www.gui­ller­mo­du­rruty.cl

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la en­do­me­trio­sis afec­ta al 10% de la po­bla­ción fe­me­ni­na a ni­vel mun­dial, in­flu­yen­do tam­bién en un ter­cio de los ca­sos de in­fer­ti­li­dad.

Es­ta si­len­cio­sa, crónica y agre­si­va en­fer­me­dad sue­le diag­nos­ti­car­se en mu­je­res en­tre los 25 y 35 años, ma­ni­fes­tán­do­se con dis­tin­tos ni­ve­les de gra­ve­dad, los que van des­de un sim­ple do­lor mens­trual has­ta una even­tual in­va­sión de los te­ji­dos pél­vi­cos, com­pro­me- tien­do ór­ga­nos ve­ci­nos co­mo rec­to y ve­ji­ga.

La en­do­me­trio­sis, al ser una pa­to­lo­gía que dis­tor­sio­na mu­cho la anoto­mía fe­me­ni­na, re­quie­re de ci­ru­ja­nos al­ta­men­te en­tre­na­dos que lo­gren rea­li­zar la ope­ra­ción con se­gu­ri­dad y ba­jas ta­sas de com­pli­ca­cio­nes.

Fue jus­ta­men­te es­ta fa­len­cia en ma­te­ria de re­so­lu- ti­vi­dad la que mo­ti­vó al equi­po de Ma­ter­ni­dad del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Coy­hai­que, li­de­ra­do por la doc­to­ra Cons­tan­za Ralph, a ges­tio­nar un ope­ra­ti­vo gi­ne- co­ló­gi­co al que tu­ve el ho­nor de ser in­vi­ta­do a par- ti­ci­par co­mo es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va, en­do­me­trio­sis y ci­ru­gía en­dos­có­pi­ca.

El gran dra­ma de es­ta y va­rias re­gio­nes es la fal­ta de sub­es­pe­cia­lis­tas en ci­ru­gía en­dos­có­pi­ca y re­pro­duc­ción, que mu­chas ve­ces lle­van a diag­nós­ti­cos tar­díos y/o tra­ta­mien­tos in­com­ple­tos. En otros ca­sos obli­ga a de­ri­var a las pa­cien­tes fue­ra de la ciu­dad, lo que im­pli­ca un gran es­fuer­zo fa­mi­liar, per­so­nal y eco­nó­mi­co.

En esos 2 días ope­ra­mos a 7 mu­je­res a tra­vés de una ci­ru­gía en­dos­có­pi­ca, no so­lo acor­tan­do el pro­ce­so qui­rúr­gi­co y de re­cu­pe­ra­ción, sino que tam­bién evi­tan­do el des­arrai­go que im­pli­ca el tras­la­do de pa­cien­tes ha­cia otros pun­tos del país. En­tre los ca­sos que nos to­có re­sol­ver hu­bo en­do­me­trio­sis se­ve­ras de gran di­fi­cul­tad, mio­mas, quis­tes y re­pa­ra­ción de trom­pas.

Un ca­so es­pe­cial, que si bien no era un pro­ble­ma de fer­ti­li­dad sí re­que­ría una ci­ru­gía ur­gen­te, ideal­men­te la­pa­ros­có­pi­ca, se tra­tó de una pa­cien­te de 130 kgs.

cu­yo pa­be­llón se ha­bía sus­pen­di­do en dos oca­sio­nes por lo com­ple­jo que po­día ser la ci­ru­gía y es­pe­cial- men­te su post­ope­ra­to­rio. A ella le efec­tua­mos una his­te­rec­to­mía to­tal la­pa­ros­có­pi­ca, evo­lu­cio­nan­do en for­ma es­pec­ta­cu­lar, sien­do da­da de al­ta a las 48 ho­ras y sin do­lor. Si­tua­ción im­pen­sa­ble si la in­ter­ven­ción se hu­bie­ra lle­va­do a ca­bo por vía tra­di­cio­nal.

Las en­do­me­trio­sis fue­ron ci­ru­gías di­fí­ci­les pe­ro en con­jun­to con la doc­to­ra Ralph pu­di­mos con­cre­tar­las en su to­ta­li­dad y es­pe­ra­mos pa­ra ellas una me­jo­ría im­por­tan­te en su ca­li­dad de vida. Por úl­ti­mo, la ci­ru­gía de trom­pa, tam­bién exi­to­sa, le da­rá a esa pa­cien­te al­gu­na po­si­bi­li­dad de em­ba­ra­zar­se en una re­gión que no tie­ne cen­tros de me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va.

Por tra­tar­se de téc­ni­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas que per­mi­ten rea­li­zar ci­ru­gías de gran en­ver­ga­du­ra con me­nos agre­sión pa­ra las pa­cien­tes, se tra­du­ce en re­cu­pe­ra­cio­nes más rá­pi­das, con me­nos do­lor, hos­pi­ta­li­za­cio­nes más bre­ves-lo que es fun­da­men- tal en hos­pi­ta­les pú­bli­cos que siem­pre es­tán fal­tos de ca­mas- y, por úl­ti­mo, la re­in­cor­po­ra­ción la­bo­ral y fa­mi­liar mu­cho más ex­pe­di­ta. Si nues­tro país fue­ra más vi­sio­na­rio in­ver­ti­ría en el desa­rro­llo de es­tas téc­ni­cas.

En lo per­so­nal fue una ex­pe­rien­cia muy en­ri­que­ce­do­ra, pri­me­ro por lo gra­ti­fi­can­te que es ayu­dar y de­vol­ver la mano a hos­pi­ta­les pú­bli­cos don­de mu­chos de no­so­tros tu­vi­mos nues­tra for­ma­ción ini­cial; y tam­bién por los re­sul­ta­dos y la efi­cien­cia de con­se­guir las 7 ci­ru­gías en 2 días.

Los agra­de­ci­mien­tos a la doc­to­ra Ralph, al ser­vi­cio de gi­ne­co­lo­gía en ge­ne­ral y a to­do el per­so­nal del pa­be­llón del Hos­pi­tal de Coy­hai­que, sin el cual es­te ope­ra­ti­vo no hu­bie­se re­sul­ta­do tan bien.

Es­pe­ra­mos que es­tas ini­cia­ti­vas se pue­dan re­pli­car en más re­gio­nes, de­bi­do a que no so­lo se be­ne­fi­cian las pa­cien­tes, sino tam­bién los equi­pos clí­ni­cos, que pue­den ca­pa­ci­tar­se en nue­vas tec­no­lo­gías y pro­ce­di­mien­tos en pro de la ex­ce­len­cia hos­pi­ta­la­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.