Ben­di­ta sies­ta

Es­te des­can­so pa­ra las gua­guas y ni­ños tie­ne múl­ti­ples be­ne­fi­cios vi­si­bles tan­to en el día a día co­mo en el desa­rro­llo fu­tu­ro de es­tos. Mi­ra acá al­gu­nos con­se­jos pa­ra que tus hi­jos lo­gren un sue­ño agra­da­ble y re­po­ne­dor.

Mamá y Bebé - - 2 A 3 AÑOS -

Es­te re­po­so es una par­te obli­ga­da de la ru­ti­na dia­ria de los más pe­que­ños y es una ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca que se va ade­cuan­do a me­di­da que van cre­cien­do.

En un prin­ci­pio, los re­cién na­ci­dos no tie­nen un sue­ño muy re­gu­la­do, pe­ro has­ta los 6 me­ses duer­men en­tre 15 y 19 ho­ras en to­tal, in­ter­ca­la­das con una sies­ta en la ma­ña­na y otra en la tar­de.

Por otro la­do, des­pués del año de vida, el tiem­po de sies­ta va dis­mi­nu­yen­do. Has­ta ca­si los 5 años, es­te pe­rio­do de sue­ño se re­du­ce a una ho­ra o una ho­ra y me­dia, ideal­men­te des­pués del al­muer­zo pa­ra que re­pon­gan ener­gía y en la no­che pue­dan vol­ver a dor­mir sin pro­ble­ma. Es­tos mi­nu­tos de des­can­so son al­ta­men­te be­ne­fi­cio­sos pa­ra el desa­rro­llo in­fan­til, ya que in­ci­den en su com­por­ta­mien­to, so­cia­bi­li­dad, ayu­dan a re­la­jar­los, a po­ten­ciar su apren­di­za­je en la eta­pa es­co­lar y a dis­mi­nuir su an­sie­dad. In­clu­so crear es­ta cos­tum­bre lue­go de al­mor­zar pue­de ha­cer que el ni­ño duer­ma me­jor en la no­che y no lle­gue tan ago­ta­do e hi­per­ac­ti­vo a esa par­te fi­nal de la jor­na­da.

Sin du­da ca­da me­nor es dis­tin­to y es im­por­tan­te que res­pe­te­mos sus ne­ce­si­da­des. El tiem­po de una sies­ta no tie­ne por qué ser igual pa­ra to­dos. Hay al­gu­nos in­fan­tes que pue­den ne­ce­si­tar una ho­ra y me­dia de sue­ño, mien­tras que otros con 30 mi­nu­tos es­tán lis­tos pa­ra ir a ju­gar o ha­cer otra ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.