AP­NEA IN­FAN­TIL un dor­mir irre­gu­lar

Mamá y Bebé - - KIDS -

La no­che es un mo­men­to fun­da­men­tal en la vida de to­do ser hu­mano y co­bra ma­yor im­por­tan­cia cuan­do se tra­ta de un ni­ño que se en­cuen­tra en pro­ce­so de for­ma­ción. Ron­qui­dos, res­pi­ra­ción anor­mal e in­som­nio se po­drían tra­du­cir en un mal ren­di­mien­to es­co­lar y si se aso­cia a una ap­nea po­dría de­ri­var en un re­le­van­te da­ño cog­ni­ti­vo.

Du­ran­te el sue­ño, las per­so­nas en­tran en un es­ta­do de re­po­so en don­de se acon­se­ja que pa­ra los ni­ños en edad es­co­lar, es­te du­re en­tre 9 a 11 ho­ras, mien­tras que en el ca­so de los ado­les­cen­tes, se es­ti­ma que no de­be ser in­fe­rior a 9 ho­ras. De es­ta ma­ne­ra, se ase­gu­ra que es­tos po­drán fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te du­ran­te el día.

¿Qué pa­sa si exis­ten in­te­rrup­cio­nes en el buen dor­mir de tu hi­jo y tú no es­tás en­te­ra­da? Des­per­tar­se a me­dia no­che no es el úni­co pro­ble­ma que po­dría ha­ber, ya que, por ejem­plo, los ron­qui­dos con sus­pen­sión de la res­pi­ra­ción (ap­nea) tam­bién lo son e, in­clu­so, po­drían ser una cau­sa de que el me­nor no fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te en el co­le­gio, des­de el pun­to de vis­ta cog­ni­ti­vo.

La ap­nea del sue­ño es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa y se tra­ta de un tras­torno en el que la res­pi­ra­ción se de­tie­ne y vuel­ve a co­men­zar re­pe­ti­da­men­te mien­tras el me­nor duer­me. Es­to se de­be a que las vías res­pi­ra­to­rias se han es­tre­cha­do o es­tán par­cial­men­te obs­trui­das.

Du­ran­te el sue­ño, to­dos los múscu­los del cuer­po se re­la­jan. Es­to in­clu­ye los múscu­los que ayu­dan a man­te­ner la gar­gan­ta abier­ta pa­ra que el ai­re pue­da fluir a los pul­mo­nes. Sin em­bar­go, al­gu­nos ni­ños pre­sen­tan una gar­gan­ta es­tre­cha. Es­to a me­nu­do se de­be a la pre­sen­cia de ade­noi­des o amíg­da­las agran­da­das que blo­quean par­cial­men­te el flu­jo de ai­re. Cuan­do los múscu­los de la par­te su­pe­rior de la gar­gan­ta se re­la­jan du­ran­te el dor­mir, los te­ji­dos se cie­rran y blo­quean la vía res­pi­ra­to­ria. Es­ta de­ten­ción de la res­pi­ra­ción se de­no­mi­na ap­nea.

Un ron­qui­do so­no­ro es un sín­to­ma re­ve­la­dor de ap­nea del sue­ño. Es­te es pro­vo­ca­do cuan­do el ai­re in­ten­ta pa­sar por una vía res­pi­ra­to­ria es­tre­cha o blo­quea­da. No obs­tan­te, no to­dos los me­no­res que ron­can tie­nen ap­nea. Al­gu­nos de los sín­to­mas que pue­den pre­sen­tar son:

Pau­sas lar­gas y si­len­cio­sas de la res­pi­ra­ción, se­gui­das de re­so­pli­dos, aho­ga­mien­to y bos­te­zos pa­ra res­pi­rar. Res­pi­ra­ción prin­ci­pal­men­te por la bo­ca.

Sue­ño in­quie­to.

Des­per­tar a me­nu­do.

So­nam­bu­lis­mo.

Su­do­ra­ción.

Enu­re­sis noc­tur­na.

Sen­tir­se som­no­lien­tos o ale­tar­ga­dos a lo lar­go del día. Com­por­tar­se de for­ma mal­hu­mo­ra­da, im­pa­cien­te o irri­ta­ble.

Te­ner pro­ble­mas pa­ra con­cen­trar­se en el co­le­gio. Pre­sen­tar un com­por­ta­mien­to hi­per­ac­ti­vo.

El tra­ba­jo con­jun­to de dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas es im­pres­cin­di­ble. De es­ta ma­ne­ra, el rol del odon­tó­lo­go es cru­cial en es­te ti­po de pro­ble­mas, pues­to que -en la gran ma­yo­ría de los ca­sos- la ap­nea del sue­ño tie­ne su ori­gen en el cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo de las amíg­da­las y en las ano­ma­lías de for­ma del ma­xi­lar y/o man­di­bu­lar. Así, el or­to­don­cis­ta no so­lo se abo­ca­rá a pro­por­cio­nar el ade­cua­do or­den den­ta­rio del ni­ño, sino que tam­bién a otor­gar­le un óp­ti­mo pa­trón es­que­lé­ti­co fa­cial, evi­tan­do un po­si­ble cie­rre u obs­truc­ción de las vías aé­reas.

Sil­va­na Pa­la­cios, or­to­don­cis­ta de la Clí­ni­ca Den­tal Ame­ri­can Den­tal, sos­tie­ne que “hay que ser más enér­gi­cos cuan­do uno de­tec­ta un ni­ño que res­pi­ra por la bo­ca, ya que hay que tra­tar­lo pre­coz­men­te y de­ri­var­lo a dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas si fue­se ne­ce­sa­rio, de­bi­do a que es­to po­dría cau­sar un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo im­por­tan­te. No­so­tros los or­to­don­cis­tas po­de­mos ex­pan­dir el ma­xi­lar que es la ba­se de la na­riz, con lo que me­jo­ra la res­pi­ra­ción na­sal y dis­mi­nu­yen los ron­qui­dos y so­bre­in­fec­cio­nes”.

Asi­mis­mo, otros tra­ta­mien­tos pue­den ser la uti­li­za­ción de una más­ca­ra que le pro­por­cio­na ai­re du­ran­te el sue­ño, lo que lo ayu­da a con­ser­var la vía res­pi­ra­to­ria abier­ta, o una ci­ru­gía pa­ra ex­traer las amíg­da­las y ade­noi­des. Ge­ne­ral­men­te, los tra­ta­mien­tos aso­cia­dos a es­te ti­po de en­fer­me­da­des in­clu­yen un cam­bio en el es­ti­lo de vida de la per­so­na. En es­ta lí­nea, es esen­cial que los pa­dres es­tén aten­tos a có­mo duer­men sus hi­jos, ya que un mal dor­mir po­dría ter­mi­nar en un mal ren­di­mien­to es­co­lar, lo que se tra­du­ce en irri­ta­bi­li­dad, ol­vi­dos y di­fi­cul­tad tan­to pa­ra con­cen­trar­se co­mo pa­ra lle­var a ca­bo sus ta­reas ha­bi­tua­les, en­tre otras con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.