TIPS DEL CA­SE­RO

Manos en la masa - - BENDITO VERDE -

Si gol­peas (sua­ve­men­te) una san­dia y sue­na co­mo si es­tu­vie­ra hue­ca, es

por­que es­ta ma­du­ra. Pa­ra es­co­ger la pi­ña de­bes to­mar­la. Si es­tá pe­sa­da es por­que es­tá en su pun­to per­fec­to. Ade­más, sus ho­jas de­ben ser ver­des y pre­sen­tar un aro­ma dul­ce… ¿La me­jor ma­ne­ra pa­ra se­lec­cio­nar la in­di­ca­da? Al to­mar­la de sus ho­jas, al me­nos una de es­tas de­be des­pren­der­se

fá­cil­men­te. Si la pun­ta del pe­pino es­tá blan­da o se­ca, es por­que ya es­tá muy pa­sa­do. Es­co­ge uno de co­lor ver­de os­cu­ro, sin gol­pes ni

manchas ama­ri­llas. Es co­mún en­con­trar en los su­per­mer­ca­dos plá­ta­nos con un ama­ri­llo 100% li­so. ¡Pe­ro aten­ción! Los que es­tán ma­du­ros son aque­llos que tie­nen al­gu­nas manchas. Si te equi­vo­cas, a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te

ma­du­ran rá­pi­do. Si eres un hi­go lo­ver, es­co­ge el que ten­ga la piel li­ge­ra­men­te arru­ga­da. Tam­bién de­be ser sua­ve al tac­to y pre­sen­tar un

co­lor ca­fé os­cu­ro.

En­tre más gor­di­to y pe­sa­do, me­jor…. Así es el ca­so de los me­lo­nes ma­du­ros. Al igual que en­tre más ra­yi­tas ten­ga, más

dul­ce se­rá su sa­bor. Pa­ra sa­ber si una pal­ta es­tá ma­du­ra, quí­ta­le el ta­llo. Si no se ex­trae fá­cil­men­te es por­que to­da­vía es­tá ver­de. Ade­más, la piel de­be ser sua­ve… aun­que si es­tá muy

sua­ve, es­ta­rá de­ma­sia­do ma­du­ra. Cuando las le­chu­gas ten­gan las pun­tas oxi­da­das, las es­qui­nas ca­fés, las ho­jas de­co­lo­ra­das o con ho­yos, es me­jor que la

aban­do­nes. Po­co co­di­cia­do por mu­chos, el brócoli que se­lec­cio­nes de­be ser el ver­de más bri­llan­te de to­dos y que sea el más pe­que­ño. Tam­bién es muy im­por­tan­te

po­sea un ta­llo cor­to y fir­me. Las fru­ti­llas ma­du­ras de­ben es­tar com­ple­ta­men­te ro­jas, in­clu­so al­re­de­dor de las ho­jas del ta­llo. Y tie­nen que te­ner un olor dul­ce y áci­do, tal co­mo su sa­bor. El me­jor mo­men­to de las pe­ras siem­pre se­rá cuando ten­gan al­gu­nas manchas en la cás­ca­ra, es­tén sua­ves y con aro­ma

le­ve­men­te dul­ce. Los du­raz­nos de­ben te­ner su piel sua­ve, aun­que no tan­to pa­ra que se arru­gue cuando los aprie­tes. Y si es­tán ma­du­ros, los po­drás no­tar in­me­dia­ta­men­te por su

aro­ma. No hay en­ga­ños. La piel de la na­ran­ja de­be ser li­sa y bri­llan­te. Si es­tá pá­li­da es por­que aún es­tá ver­de y si se ve co­mo “cue­ro vie­jo”, es por­que ya se pa­só. Pa­ra el ca­so de las man­da­ri­nas, de­ben te­ner una piel

del­ga­da y en­tre más pe­sa­das, me­jor. Si la uva pa­re­ce una vie­ji­ta, no la com­pres… Ol­ví­da­te de las que pa­rez­can co­mo si es­tu­vie­ran mo­ja­das, arru­ga­das,

con manchas os­cu­ras o pi­ca­du­ras. El to­ma­te es­tá en su me­jor mo­men­to cuando su piel es­tá le­ve­men­te sua­ve. De­be “ce­der” un po­co cuando lo pre­sio­nes,

pe­ro no aplas­tar­se com­ple­ta­men­te. ¿Man­go ma­du­ro? Si es­tá sua­ve y al mo­men­to de pre­sio­nar­lo tu de­do se que­da mar­ca­do. Si tie­nen manchas ver­des

es por­que aún no es­tá lis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.