La in­so­por­ta­ble le­ve­dad de… do­par­se

Men's Health (Chile) - - Editorial - Sergio Ro­drí­guez Du­rán DI­REC­TOR EDI­TO­RIAL

n Ten­go una idea. Me voy a in­yec­tar una com­bi­na­ción de wins­trol, oxan­dro­lo­na y tes­tos­te­ro­na pa­ra pro­mo­ver el de­sa­rro­llo mus­cu­lar e ins­cri­bir­me al pró­xi­mo Mr. Olym­pia. No, ya sé, me sa­ca­ré unos cuan­tos tu­bos de san­gre, los guar­da­ré al­gu­nos me­ses y des­pués me los pon­dré -jun­to con al­go de eri­tro­po­ye­ti­na­días an­tes de un even­to ci­clis­ta. Me gus­ta­ría par­ti­ci­par en el Gi­ro de Ita­lia. Me­jor bus­co to­do lo que ten­ga clem­bu­te­rol pa­ra ser el si­guien­te me­xi­cano en pe­lear por un tí­tu­lo mun­dial en Las Ve­gas. O en vís­pe­ras de la Co­pa Mun­dial de la FIFA, voy a in­ves­ti­gar qué pas­ti­lla pro­mue­ve la con­cen­tra­ción pa­ra con­ver­tir­me en el me­dio de con­ten­ción que tan­to ne­ce­si­ta la se­lec­ción me­xi­ca­na. ¿No sue­na via­ble? Evi­den­te­men­te no.

En pri­me­ra por­que es­tá prohi­bi­do, es trampa y va con­tra el no­ble ob­je­ti­vo de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca: el bie­nes­tar ge­ne­ral. Des­pués, por la ti­tá­ni­ca in­jus­ti­cia de que unos lo ha­gan, mien­tras otros in­ten­tan ape­gar­se a las re­glas, al jue­go lim­pio y no desean tras­gre­dir la fron­te­ra de lo sa­lu­da­ble, lo éti­co y lo hu­ma­na­men­te se­gu­ro (re­sul­ta que con­su­mir cual­quier co­sa de és­tas im­pli­ca un ries­go). Por úl­ti­mo, por­que

aun con to­da la far­ma­cia en­ci­ma, es­toy se­gu­ro que no lo­gra­ría dar la mar­ca pa­ra asis­tir a unos Jue­gos Olím­pi­cos co­mo na­da­dor, no con­se­gui­ría la mus­cu­la­tu­ra y de­fi­ni­ción de Frank Za­ne, me se­ría im­po­si­ble po­ner en aprie­tos a un co­rre­dor ja­mai­quino y veo fran­ca­men­te di­fí­cil re­sis­tir­le un round a Gen­nady Golovkin o cual­quier pro­fe­sio­nal del bo­xeo. ¿Por qué? Su­ce­de que pa­ra lo­grar­lo se re­quie­ren mu­chos otros com­po­nen­tes an­tes que unas am­po­lle­tas con acei­te: ta­len­to, dis­ci­pli­na, co­no­ci­mien­to, sen­si­bi­li­dad

y mu­chas, pe­ro mu­chí­si­mas ho­ras de sa­cri­fi­cio, de­di­ca­ción y entrega.

No es­toy va­li­dan­do el do­pa­je ni

di­cien­do que es­té bien, úni­ca­men­te que exis­te y an­te esa reali­dad se vuel­ve un tan­to ab­sur­do alar­mar­se, sor­pren­der­se o juz­gar­lo co­mo un cri­men, cuan­do ha si­do el es­pec­tácu­lo en sí mis­mo lo que ha pro­pi­cia­do eso; jun­to con un des­me­di­do afán de vic­to­ria pa­ra de­mos­trar po­de­río; de ahí que sean las po­ten­cias mun­dia­les los prin­ci­pa­les ac­to­res.

Mi des­apro­ba­ción pues, no va ha­cia el atle­ta, sino a quien de­nos­ta, me­nos­pre­cia y juz­ga a uno an­te la du­da (o cer­te­za) de que con­su­me al­go pa­ra fa­vo­re­cer su ren­di­mien­to: “es­tá fuer­te por­que se in­yec­ta”; “ga­nó por­que se do­pó”; “aguan­tó por­que se ayu­dó”, “pu­do ter­mi­nar por­que con­su­mió sus­tan­cias prohi­bi­das”, “se ve mar­ca­do por­que usa anabó­li­cos”, en­tre una lis­ta in­men­sa de crí­ti­cas. Re­pi­to, no es­toy apro­ban­do na­da, ese es un te­ma que pre­fie­ro de­jar a los ex­per­tos, a los pro­fe­sio­na­les y a quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en la toma de de­ci­sio­nes. Lo úni­co que que­ría pre­gun­tar­te (y por eso es­cri­bí lo an­te­rior) es: si tú te do­pa­ras, ¿ven­ce­rías a Lan­ce Arms­trong en un Tour de Fran­ce? Exac­to. Por eso sien­to que es pre­fe­ri­ble no juz­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.