Nues­tra bur­bu­ja de cris­tal

Men's Health (Chile) - - Editorial - Ser­gio Ro­drí­guez Du­rán DI­REC­TOR EDITORIAL

Por mu­cho que abra­mos los ojos e in­ten­te­mos es­cu­char a nues­tro al­re­de­dor, de una u otra ma­ne­ra, vi­vi­mos den­tro de una bur­bu­ja. Ca­da una es di­fe­ren­te, pues nos res­guar­da de te­mas a los que les te­ne­mos te­mor, res­pe­to o in­cre­du­li­dad; lo cual va­ría de per­so­na a per­so­na. La idea sur­ge por­que en es­ta edi­ción te en­con­tra­rás con tres ar­tícu­los que, al me­nos en la re­dac­ción, nos hi­cie­ron ad­ver­tir nues­tras bur­bu­jas: “¿La mo­no­ga­mia es­tá so­bre­va­lo­ra­da?”, “Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to… en la pa­red del gym” y “Una cons­pi­ra­ción de es­pe­ran­za”.

El pri­me­ro es evi­den­te. Sin in­ten­ción de an­ti­ci­par­me a lo que lee­rás, to­ca asun­tos co­mo el po­li­amor, las re­la­cio­nes abier­tas y el se­xo con otras per­so­nas (ape­lan­do a que tu pa­re­ja lo se­pa y lo ha­ga tam­bién). Por­que en­tre hom­bres to­do es re­go­deo cuan­do se ha­bla de te­ner múl­ti­ples pa­re­jas se­xua­les, pe­ro la ri­sa se bo­rra y el si­len­cio in­có­mo­do apa­re­ce cuan­do la mis­ma si­tua­ción se plan­tea al re­vés. ¿Per­mi­ti­rías que tu no­via o es­po­sa tu­vie­ra uno o va­rios aman­tes? ¿Acep­ta­rías que se acos­ta­ra con otro en tu re­cá­ma­ra mientras te que­das en la sa­la vien­do Aven­gers? Bueno, al me­nos yo no es­toy lis­to; pe­ro hay quie­nes sí. No es­toy se­ña­lan­do a na­die, se­ña­lo “mi bur­bu­ja”.

El se­gun­do te lla­ma­rá la aten­ción. Si lees es­ta re­vis­ta es por­que te in­tere­sa tu as­pec­to fí­si­co, lo cual es re­le­van­te ya que es tu tar­je­ta de pre­sen­ta­ción in­me­dia­ta; no obs­tan­te, en di­cho tex­to se ma­ne­ja el con­cep­to de “dis­mor­fia muscular” que, en pa­la­bras sim­ples, es una ob­se­sión por “me­jo­rar”, acom­pa­ña­da de una dis­tor­sión de la reali­dad. Com­ple­jo de Ado­nis, pa­ra los cua­tes. Qui­zá des­de nues­tra bur­bu­ja es­to sue­ne ex­tra­ño, pe­ro hay per­so­nas allá afue­ra que no va­lo­ran lo que tie­nen, su­fren por lo que no tie­nen y aten­tan con­tra sí mis­mas en un afán de lle­gar al límite. Tam­po­co es una crí­ti­ca a quien cae en eso, sino un re­cor­da­to­rio de que es­tá bien exi­gir­se en el área de pe­sas, pe­ro nun­ca a cos­ta de tu tra­ba­jo, tu fa­mi­lia, tu pa­re­ja, tu eco­no­mía o tu sa­lud.

El ter­ce­ro es de­li­ca­do. Sen­ci­lla­men­te por­que a na­die le gus­ta ha­blar de su muer­te o la de sus se­res que­ri­dos. El tex­to cri­ti­ca la nu­la ca­pa­ci­dad que tie­nen los mé­di­cos, los fa­mi­lia­res y has­ta los pa­cien­tes de ex­pre­sar­se sin ro­deos y acep­tar ese des­tino inalie­na­ble. Es­ta bur­bu­ja es in­vi­si­ble apa­ren­te­men­te, pues­to que to­dos sa­be­mos que la muer­te exis­te, pe­ro ele­gi­mos de­li­be­ra­da­men­te no aso­mar­nos.

Y así co­mo esas, tú, yo y ca­da per­so­na tie­ne su bur­bu­ja cons­trui­da a su con­ve­nien­cia. Pue­de que los tres ejem­plos men­cio­na­dos no te sor­pren­dan en ab­so­lu­to, pe­ro a lo me­jor tu “zo­na de ries­go” es­tá en otra par­te y tus sus­cep­ti­bi­li­da­des se lo­ca­li­zan en te­mas de po­lí­ti­ca, re­li­gión, edu­ca­ción… Al fi­nal siem­pre hay al­go que nos asom­bra, por­que el mun­do es así, tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­ven­tar nues­tra bur­bu­ja cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.