Lle­vas to­da la vi­da aten­dien­do un bar, ¿có­mo pue­do hacer pa­ra en­con­trar esa cla­se de se­gu­ri­dad la­bo­ral en el mun­do ac­tual? Miguel

Men's Health (Chile) - - Impulso -

Pri­me­ro, una co­rrec­ción. Tu­ve 14 em­pleos dis­tin­tos an­tes de en­con­trar mi vo­ca­ción. Ta­xis­ta, ofi­ci­nis­ta, etc. Co­mo sea, el año pa­sa­do lle­gó una chi­ca y or­de­nó un “Pink Flir­ti­ni”. Sí, lo sé. Pe­ro, no di­je na­da, sim­ple­men­te busqué la re­ce­ta en mi te­lé­fono y le pre­pa­ré el me­jor Pink Flir­ti­ni que ha to­ma­do en su vi­da. Las cir­cuns­tan­cias cam­bian, Miguel, pe­ro el jue­go es el mis­mo: só­lo apren­de co­sas nue­vas tan rá­pi­do co­mo pue­das.

Mi es­po­sa siem­pre llega tar­de. No quie­ro que mis hi­jos crez­can pen­san­do que eso es­tá bien. ¿Có­mo re­suel­vo es­to? Stan

Te­nía un ami­go que era así. Crea­mos una zo­na ho­ra­ria só­lo pa­ra él. Le pe­día­mos que lle­ga­ra una ho­ra an­tes de la ci­ta real, y aún así so­lía ha­cer­nos es­pe­rar. Di­cen que las per­so­nas im­pun­tua­les ne­ce­si­tan aten­ción. ¿Es el ca­so de tu es­po­sa? Si no es así, qui­zá sim­ple­men­te ne­ce­si­ta ayu­da con los ni­ños, la ca­sa y de­más. In­ten­ta ayu­dar­la, en vez de es­pe­rar en la puer­ta con­tan­do los mi­nu­tos.

¿Cuál es el ti­ro más di­fí­cil de to­dos los de­por­tes? Wayne

El que si­gue al que aca­bas de con­se­guir. Una vez ti­ré un ho­yo en uno: use un hierro 5 a 173 yar­das. Fue un gol­pe más lin­do que tu ma­dre. Mi si­guien­te gol­pe fue un desas­tre. Pre­gún­ta­le a tus ami­gos, es­toy se­gu­ro de que to­dos tie­nen una his­to­ria si­mi­lar, sin im­por­tar el de­por­te.

El Gua­són le di­ce a Bat­man: “es­ta no­che rom­pe­rás tu úni­ca re­gla”. ¿Cuál es tu úni­ca re­gla, Jim? Roy

“Ayu­da a los de­más”. Y ca­da no­che me en­cuen­tro con al­gún pa­ya­so que in­ten­ta ha­cer­me rom­per­la.

Jim, le di­je a mi ve­cino que po­día guar­dar al­gu­nas co­sas en mi co­che­ra, pe­ro su pi­la de por­que­rías si­gue cre­cien­do. ¿Aho­ra qué?

Dan

Bueno, po­drías ven­der “ac­ci­den­tal­men­te” sus co­sas en una ven­ta de garage. Pe­ro aun­que es­té abu­san­do de tu ge­ne­ro­si­dad, qui­zá sea me­jor que sim­ple­men­te le di­gas que te que­das­te sin es­pa­cio. A me­nos que sea un ton­to, o un des­con­si­de­ra­do, en­ten­de­rá que lo que se te aca­bó es la pa­cien­cia.

Ella me de­jó, pe­ro quiere que sea­mos ami­gos y me man­da men­sa­jes fre­cuen­te­men­te. ¿Có­mo aca­bo con eso? John

¿Por qué no pue­den ser ami­gos? ¿Ella te las­ti­mó y aho­ra es­tás re­ci­bien­do se­ña­les con­tra­dic­to­rias? Si es así, só­lo di: “lo sien­to, pe­ro quie­ro dar vuel­ta a la pá­gi­na”. Lis­to, ella es his­to­ria. Pe­ro si ella es una bue­na per­so­na, qui­zá quie­ras man­te­ner­la en tu vi­da, nun­ca sa­bes qué pue­da su­ce­der. Así que da­le una opor­tu­ni­dad a tu co­ra­zón ro­to y tu ego de que se re­cu­pe­ren di­cién­do­le: “lo sien­to, creo es muy pron­to to­da­vía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.