APUES­TA POR TU SA­LUD

Que el di­ne­ro sea tu mo­ti­va­ción pa­ra per­der la gra­sa ex­tra.

Men's Health (Chile) - - Contenido - POR MI­KE ZIM­MER­MAN

“NUN­CA SE ES DE­MA­SIA­DO

RI­CO NI DE­MA­SIA­DO DELGADO”, DI­CE UN DI­CHO ATRI­BUI­DO A LA DU­QUE­SA DE WIND­SOR.

Por su­pues­to, pue­de so­nar al­ta­ne­ra –si lo hu­bie­ra di­cho hoy en día, ima­gi­na las reac­cio­nes en Twit­ter. Pe­ro es­te es el asun­to: el pe­so cor­po­ral y el di­ne­ro sí es­tán li­ga­dos, co­mo lo de­mues­tra una in­ves­ti­ga­ción que se­ña­la que en­tre más ki­los pe­sa al­guien, me­nos di­ne­ro sue­le te­ner.

El doc­tor Jay Za­gorsky, eco­no­mis­ta e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del Es­ta­do de Ohio, ha exa­mi­na­do la co­ne­xión pe­so-ri­que­za por más de una dé­ca­da. Su es­tu­dio de 2015 pu­bli­ca­do en el Ox­ford Hand­book of Eco­no­mics and Hu­man Bio­logy re­ve­ló es­to:

Por ca­da me­dio ki­lo ga­na­do de pe­so, se pierden 226 dó­la­res.

Por ca­da pun­to de ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral ga­na­do, se pierden 1,900 dó­la­res.

Así que, se­gún los cálcu­los de Za­gorsky, si tie­nes 25 ki­los de so­bre­pe­so, es­tás per­dien­do más de 11,000 dó­la­res.

Otro fac­tor que im­pac­ta tus in­gre­sos: la discriminación por pe­so. In­ves­ti­ga­cio­nes pa­sa­das han de­mos­tra­do que los em­plea­do­res con­si­de­ran a los em­plea­dos más gor­dos co­mo me­nos desea­bles co­mo com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y je­fes. Es­to fun­cio­na de am­bos la­dos: un es­tu­dio alemán rea­li­za­do a 18,000 tra­ba­ja­do­res des­cu­brió que los hom­bres muy ba­jos en pe­so ga­nan al­re­de­dor de ocho por cien­to me­nos que los que es­tán al otro la­do de la es­ca­la de IMC en el ran­go sa­lu­da­ble. El efec­to fue par­ti­cu­lar­men­te vi­si­ble en los obre­ros.

Por su­pues­to, na­die es­ta­rá es­pe­ran­do pa­ra fir­mar­te un che­que cuan­do lle­gues a tu pe­so ideal. Pe­ro si quie­res ba­jar unos ki­los y no re­cu­pe­rar­los, aña­dir di­ne­ro a la ecua­ción pa­re­ce ser una de­ci­sión in­te­li­gen­te. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que el di­ne­ro pue­de mo­ti­var a la gen­te a te­ner un com­por­ta­mien­to más sa­lu­da­ble.

La can­ti­dad en ries­go ni si­quie­ra tie­ne que ser gran­de ni ga­ran­ti­zar­se. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el dia­rio Obe­sity des­cu­brió que los par­ti­ci­pan­tes de un pro­gra­ma de pér­di­da de pe­so a los que se da­ban in­cen­ti­vos financieros di­ver­sos (des­de 1 has­ta 10 dó­la­res por la se­ma­na) por re­gis­trar su pro­gre­so en el si­tio web del pro­gra­ma ba­ja­ron 49 por cien­to más pe­so que aque­llos a los que no se les ofre­ció di­ne­ro.

Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res di­cen que ana­li­zar la obe­si­dad a tra­vés de es­ta pers­pec­ti­va pue­de ser una nue­va y po­de­ro­sa for­ma de cam­biar la for­ma de pen­sar y fi­nal­men­te con­se­guir el cuer­po que quie­res.

“A ve­ces la gen­te ne­ce­si­ta te­ner una ma­ne­ra di­fe­ren­te e in­tere­san­te de pen­sar en un pro­ble­ma”, co­men­ta el eco­no­mis­ta Ch­ris­top­her Pay­ne, coau­tor de The Eco­no­mists’ Diet: The Sur­pri­sing For­mu­la for Lo­sing Weight and Kee­ping it Off. Él y su co­le­ga Rob Bar­nett per­die­ron en­tre los dos 60 ki­los uti­li­zan­do prin­ci­pios mo­ne­ta­rios bá­si­cos.

Así que ya sea que quie­ras per­der cin­co, 10 o más de 15 ki­los, apli­car un po­co de eco­no­mía del com­por­ta­mien­to pue­de ayu­dar­te a lo­grar­lo. Pay­ne y Bar­nett son prueba vi­vien­te de que la es­tra­te­gia fun­cio­na. A con­ti­nua­ción te de­ci­mos có­mo ha­cer­lo:

Ig­no­ra la ofer­ta, dis­mi­nu­ye la de­man­da

“La eco­no­mía nos ayu­dó por­que ofre­ció la me­jor ex­pli­ca­ción pa­ra el he­cho de te­ner so­bre­pe­so”, ex­pli­ca Pay­ne. “Hay un mon­tón de ali­men­tos re­ple­tos de ca­lo­rías que se ven­den a pre­cios eco­nó­mi­cos. La ofer­ta crea su pro­pia de­man­da, lo cual sig­ni­fi­ca que mu­chos co­me­mos de más”.

Un buen ejem­plo son las tien­das de mem­bre­sías co­mo Cost­co. Un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do en Dart­mouth des­cu­brió que los so­cios com­pran con más fre­cuen­cia y al me­nos 3,000 ca­lo­rías más por mes que quie­nes com­pran en su­per­mer­ca­do. Fren­te a es­te gran abas­te­ci­mien­to, in­cre­men­ta­mos nues­tra de­man­da.

Pa­ra rom­per es­te ci­clo, con­si­de­ra que la es­ca­sez y la abun­dan­cia son una cues­tión de per­cep­ción, di­ce Bar­nett. “Des­cu­bri­mos que real­men­te no ne­ce­si­ta­mos to­da la co­mi­da que per­ci­bi­mos co­mo ne­ce­sa­ria. Tres co­mi­das com­ple­tas al día –lo que la ma­yo­ría de las per­so­nas con­si­de­ra nor­mal– es de­ma­sia­do. Una vez que vi­mos que nues­tras per­cep­cio­nes es­ta­ban equi­vo­ca­das, in­ge­rir co­mi­das más re­du­ci­das al día fue más fá­cil”.

In­vier­te a lar­go pla­zo

Pue­de pa­re­cer bue­na idea op­tar por co­mi­das de ma­yor “va­lor” por tu di­ne­ro; de es­ta ma­ne­ra sien­tes que es­tás ma­xi­mi­zan­do tu in­ges­ta de ca­lo­rías por ca­da pe­so gas­ta­do y, po­si­ble­men­te, aho­rran­do di­ne­ro. Pe­ro a lar­go pla­zo, te cos­ta­rá más. La obe­si­dad y el ex­ce­so de pe­so per­ma­nen­te son una im­por­tan­te cau­sa de cán­cer, en­fer­me­dad de co­ra­zón y dia­be­tes; los tra­ta­mien­tos pa­ra és­tas y otras en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con la obe­si­dad son muy cos­to­sos. Evi­ta com­prar las op­cio­nes ba­ra­tas y que se ven­den al por ma­yor; son un en­ga­ño pa­ra tu eco­no­mía.

Pien­sa en el pe­so co­mo en una deu­da

Ima­gi­na que tu mé­di­co te man­da un es­ta­do de cuen­ta ca­da mes, al igual que lo ha­ce el ban­co. Te mos­tra­ría to­do lo que com­pras­te (ca­lo­rías in­ge­ri­das) y lo que de­bes pa­ra no te­ner deu­da en tu ba­lan­ce de ener­gía. Pue­des hacer el pa­go mí­ni­mo pe­ro es­to de­ja­ría que las ca­lo­rías res­tan­tes se acu­mu­la­ran, y ya to­dos sa­be­mos qué pa­sa en ese ca­so. Así, des­pués de tu pró­xi­mo fin de se­ma­na de dar­te gus­tos o de tus va­ca­cio­nes de ve­rano, mi­de el da­ño y re­gre­sa de in­me­dia­to a tus en­tre­na­mien­tos y a co­mer sano pa­ra pa­gar tu deu­da. Haz que esa sea tu deu­da de ca­da mes.

Re­vi­sa el mercado to­dos los días

Los economistas se ba­san en da­tos. Es por eso que Pay­ne y Bar­nett se pe­san ca­da ma­ña­na. “Des­cu­bri­mos que nuestros cuer­pos son in­creí­ble­men­te reac­ti­vos a lo que co­me­mos ca­da día”, ex­pli­ca Pay­ne. “Po­de­mos ver el com­por­ta­mien­to ali­men­ti­cio de un día en la bás­cu­la al día si­guien­te. Sin po­der ca­li­brar nues­tro com­por­ta­mien­to ali­men­ti­cio y com­pa­rar­lo con nues­tro pe­so, nun­ca ha­bría­mos en­ten­di­do lo po­co que ne­ce­si­ta­mos co­mer”.

Por ejem­plo: Bar­nett se dio cuen­ta de que co­mer piz­za, con más fre­cuen­cia que cual­quier otro ali­men­to, afectaba su pe­so por la ma­ña­na. Aho­ra mo­ni­to­rea la fre­cuen­cia con la que co­me piz­za y man­tie­ne su pér­di­da de pe­so. “Nos man­tu­vi­mos en un com­por­ta­mien­to ali­men­ti­cio bueno por­que el nú­me­ro de la bás­cu­la esa ma­ña­na se nos que­dó gra­ba­do en la men­te”, ex­pli­ca Pay­ne. Iden­ti­fi­ca aque­llo que te ha­ce su­bir de pe­so (por ejem­plo, to­mar cer­ve­za, ce­nar los do­min­gos en ca­sa de tu ma­má), y lue­go con­tró­la­lo.

Anun­cia tus ga­nan­cias

Hacer que el mun­do co­noz­ca tus me­tas de pér­di­da de pe­so te pue­de ayu­dar a lo­grar­las. Un es­tu­dio des­cu­brió que usar las re­des so­cia­les pa­ra anun­ciar tu pro­gre­so pue­de ayu­dar­te a ba­jar más ki­los. Te man­tie­ne pre­sio­na­do pa­ra con­ti­nuar con el pro­gra­ma, y to­das las po­rras vir­tua­les que re­ci­bes son un buen in­cen­ti­vo.

Fin­ge que es­tás per­dien­do di­ne­ro

Pa­ra al­gu­nos, pue­de re­sul­tar me­jor vol­tear la ecua­ción de la pér­di­da de pe­so. En lu­gar de con­cen­trar­se en cuán­to au­men­ta­rá tu va­lor si ba­jas unas ta­llas, in­ten­ta con­cen­trar­te en el di­ne­ro que es­tás per­dien­do, o per­de­rás, de­bi­do a los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la obe­si­dad. Un es­tu­dio de 2016 des­cu­brió que, en­tre los adul­tos con so­bre­pe­so, los in­cen­ti­vos financieros por ac­ti­vi­dad fí­si­ca eran más efec­ti­vos cuan­do se cla­si­fi­ca­ban co­mo pér­di­das mo­ne­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.