Seis prin­ci­pios bá­si­cos

Las pa­re­jas abier­tas re­ve­lan los se­cre­tos que ha­cen que sus re­la­cio­nes sean más fuer­tes y sus vi­das se­xua­les más ex­ci­tan­tes.

Men's Health (Chile) - - Fitness + Músculo -

AVE­RI­GUA LO QUE CA­DA UNO QUIERE

Ali­ce es una mu­jer po­li­amo­ro­sa en Portland, Ore­gon, con un es­po­so, Sean, y un no­vio, Jon. Ella re­cuer­da una dispu­ta de sus años mo­nó­ga­mos cuan­do pa­só el día con un ami­go de la in­fan­cia. Se abra­za­ron y se to­ma­ron de las ma­nos, una mues­tra inocen­te de afec­to, pen­só. Su no­vio en ese mo­men­to pen­só lo con­tra­rio. “Asu­mo que to­dos pen­sa­ban que era inapro­pia­do, me­nos yo”, di­ce ella. “Nun­ca an­tes ha­bía­mos ha­bla­do de eso”. Nin­guno de los dos pu­do pa­sar pá­gi­na. “Sin­tió que no res­pe­ta­ba la re­la­ción. Me sen­tí co­mo si es­tu­vie­ra ca­mi­nan­do so­bre cás­ca­ras de hue­vo”. Mu­chas per­so­nas mo­nó­ga­mas co­no­cen esa sen­sa­ción de ca­mi­nar a tien­tas. Si las ne­ce­si­da­des no se ex­pre­san, di­ce Di­vi­ne, una re­la­ción pue­de des­mo­ro­nar­se. Las per­so­nas con éxi­to en el cam­po del po­li­amor for­man sus pau­tas des­de ce­ro y sa­ben exac­ta­men­te qué son y con qué no es­tán de acuer­do. Con fre­cuen­cia, las pa­re­jas con­ven­cio­na­les tie­nen la ex­pec­ta­ti­va tá­ci­ta de que su pa­re­ja sa­brá lo que hay que hacer, lo que pue­de ser da­ñino, di­ce ella. “Con po­li­amor, esa idea sa­le por la ven­ta­na muy rá­pi­do, tie­nes que de­cir­le a la gen­te lo que quie­res y có­mo te sien­tes”. Ha­blar de las ex­pec­ta­ti­vas des­de el prin­ci­pio ayu­da a re­du­cir el dra­ma.

De vuel­ta a la reali­dad. Haz una lis­ta de “lo que quie­res, lo que ha­rías y lo que no” con tu pa­re­ja. Lo que quie­res se re­fie­re a lo que te gus­ta­ría ob­te­ner de tu re­la­ción (apo­yo pa­ra tus ob­je­ti­vos, por ejem­plo), lo que ha­rías son con­ce­sio­nes que es­ta­rías dis­pues­to a hacer (mu­dar­te por el tra­ba­jo de tu pa­re­ja) y lo que no ha­rías son co­sas con las que no po­drías vi­vir (uso de dro­gas o que ella to­me de la mano a sus ami­gos). Ca­da uno es­cri­be lo su­yo en Post-its se­pa­ra­dos y los pe­ga en un ta­ble­ro, en tres co­lum­nas. En­ton­ces com­par­te y com­pa­ra. Pue­des mo­ver­los en­tre las co­lum­nas a me­di­da que en­tien­des a tu pa­re­ja, di­ce Di­vi­ne. (Si es­to se sien­te de­ma­sia­do co­mo un ta­ller, usa un Goo­gle Doc, o al me­nos ha­bla). Tus prio­ri­da­des cam­bia­rán con el tiem­po, y cuan­do lo ha­gan, ex­pli­ca las co­sas nue­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.