Al­fre­do Sfeir: “Chi­le es­tá es­pe­ran­do un li­de­raz­go di­fe­ren­te al ac­tual”

Ale­jan­dra Vidal De la Cer­da / Fo­to­gra­fías: José Mi­guel Ro­jas.

Mundo Nuevo - - Contenidos - Ale­jan­dra Vidal De la Cer­da

En un es­ce­na­rio po­lí­ti­co in­cier­to, en don­de la ciu­da­da­nía re­ma pa­ra un la­do, mien­tras que la cla­se po­lí­ti­ca re­ma pa­ra el otro, Al­fre­do Sfeir, ex­can­di­da­to pre­si­den­cial, ana­li­za el por­qué de es­ta fal­ta de cre­di­bi­li­dad y de cohe­sión ha­cia los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, y apun­ta a una nue­va for­ma de cons­truir so­cie­dad.

Re­cién lle­ga­do de Ne­pal, nos en­con­tra­mos con Al­fre­do Sfeir You­nis, ex­can­di­da­to pre­si­den­cial del Par­ti­do Eco­lo­gis­ta Ver­de du­ran­te las elec­cio­nes de 2013, quien en aque­lla oca­sión ob­tu­vo el sex­to lu­gar y que, al igual que la ma­yo­ría de to­dos los can­di­da­tos apo­ya­dos por con­glo­me­ra­dos más pe­que­ños, man­tie­ne una idea dis­tin­ta de la po­lí­ti­ca, so­bre có­mo de­be ser el li­de­raz­go de un pre­si­den­te y, en de­fi­ni­ti­va, có­mo de­be ser un Go­bierno.

¿A qué crees que se de­be la in­cer­ti­dum­bre que rei­na hoy en día y el sen­ti­mien­to de sin sen­ti­do que tie­ne la gen­te, so­bre to­do en po­lí­ti­ca?

Yo creo que la in­cer­ti­dum­bre fun­da­men­tal­men­te tie­ne que ver con la fal­ta de li­de­raz­go que exis­te; de te­ner la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer es­te ci­clo que es­tá vi­vien­do la hu­ma­ni­dad, la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na y Chi­le. Son di­fe­ren­tes, pe­ro más o me­nos van por el mis­mo ca­mino. En­ton­ces hay una de­mo­ra, y ese si­len­cio en don­de na­die di­ce lo que es­tá pa­san­do, por ejem­plo, con el sis­te­ma eco­nó­mi­co y con las pen­sio­nes, de re­pen­te lo des­cu­bre la ciu­da­da­nía, que se em­pie­za a agi­tar. Hay una se­rie de va­ria­bles es­truc­tu­ra­les que tar­de o tem­prano tie­nen que cam­biar. Es co­mo de­cir: “El im­pe­rio ya no exis­te”, y si yo hu­bie­se es­ta­do en esa épo­ca, po­dría ha­ber­lo vis­to o no, po­dría ha­ber re­cha­za­do el cam­bio, po­dría ha­ber si­do víc­ti­ma del cam­bio, o cual­quie­ra de las po­si­bi­li­da­des exis­ten­tes. En­ton­ces, mu­cha gen­te se es­tá sin­tien­do víc­ti­ma de cam­bios que el li­de­raz­go no ha sis­te­ma­ti­za­do, no ha in­for­ma­do, no ha re­suel­to. Hay mu­chas va­ria­bles que es­tán en el ai­re pa­ra mu­cha gen­te.

En un es­ce­na­rio po­lí­ti­co in­cier­to, en don­de la ciu­da­da­nía re­ma pa­ra un la­do, mien­tras que la cla­se po­lí­ti­ca re­ma pa­ra el otro, Al­fre­do Sfeir, ex­can­di­da­to pre­si­den­cial, ana­li­za el por­qué de es­ta fal­ta de cre­di­bi­li­dad y de cohe­sión ha­cia los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, y apun­ta a una nue­va for­ma de cons­truir so­cie­dad.

¿Es­to es par­te de un sis­te­ma neo­li­be­ral que es­tá ago­ta­do?

Cla­ro que es­tá ago­ta­do, y hay que cam­biar­lo. Ne­ce­si­ta­mos lí­de­res que ten­gan la fir­me­za, la tem­plan­za pa­ra ca­mi­nar ha­cia es­ta nue­va eta­pa en la cual el ser hu­mano, la ciu­da­da­nía es lo cen­tral. Los pre­si­den­tes no de­ben ser sú­per mi­nis­tros, sino que de­ben ser ver­da­de­ra­men­te pre­si­den­tes y es­tar con el pue­blo. Tie­ne que ha­ber más sa­bi­du­ría, tem­plan­za, ser­vi­cio, hu­mil­dad, in­for­ma­ción y ges­tión. O sea, hoy un pre­si­den­te de­be te­ner una se­rie de atri­bu­tos que an­tes no ne­ce­sa­ria­men­te eran im­por­tan­tes, o eran me­nos im­por­tan­tes.

¿Y de dón­de van a salir esos lí­de­res, Al­fre­do? Por­que la gen­te más jo­ven no es­tá in­tere­sa­da en po­lí­ti­ca

Te­ne­mos que pro­du­cir­los, te­ne­mos que crear­los. Te­ne­mos que pen­sar en la edu­ca­ción, por ejem­plo, no só­lo en el con­tex­to de la ideo­lo­gía, sino tam­bién en el con­te­ni­do. El con­te­ni­do del pa­ra qué, y ahí vol­ve­mos atrás. Hay que pre­gun­tar­se cuál es tu vi­sión del te­ma: si tu vi­sión es pro­duc­ti­vi­dad –por­que es­ta­mos en el mo­de­lo neo­li­be­ral- en­ton­ces se pro­du­cen pro­fe­sio­na­les que tie­nen un título, que sa­ben muy po­co; por ejem­plo, los in­ge­nie­ros co­mer­cia­les ga­nan 500 mil pe­sos. Que­re­mos au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de la gen­te, pa­ra que au­men­te el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro no ve­mos a las per­so­nas, que es uno de los desafíos que te­ne­mos en Chi­le.

Tú has se­ña­la­do que el úni­co cam­bio real ex­terno es el que pri­me­ro vie­ne de ma­ne­ra in­ter­na. ¿Có­mo sur­ge es­te li­de­raz­go in­te­rior que per­mi­te que los cam­bios se ma­ni­fies­ten en la so­cie­dad?

Pri­me­ro, no hay na­da que re­em­pla­ce a una edu­ca­ción in­te­gral, de

Mu­cha gen­te se es­tá sin­tien­do víc­ti­ma de cam­bios que el li­de­raz­go no ha sis­te­ma­ti­za­do, no ha in­for­ma­do, no ha re­suel­to. Hay mu­chas va­ria­bles que es­tán en el

” ai­re pa­ra mu­cha gen­te.

cuer­po, men­te y al­ma. Te­ne­mos una edu­ca­ción so­lo de la men­te pa­ra el sa­ber, que nos lle­va a man­te­ner un ma­ne­jo de nues­tros sen­ti­dos re­la­ti­va­men­te po­de­ro­sos, pe­ro no va más allá. Se­gun­do, la edu­ca­ción tie­ne que ser una edu­ca­ción que ex­pan­da la con­cien­cia; es de­cir, que tan­to la ex­pe­rien­cia del ser hu­mano (la edu­ca­ción), co­mo la in­ten­si­dad de esa ex­pe­rien­cia, sean extraordinariamente ri­cas. De­be­mos ha­cer­los tra­ba­jar en eso, sa­car la sa­la de cla­ses al ex­te­rior. Ter­ce­ro, tie­ne que ha­ber una ins­ti­tu­cio­na­li­dad nue­va. No po­de­mos se­guir con ins­ti­tu­cio­nes en que no hay edu­ca­ción cí­vi­ca, en que se cor­tan los pre­su­pues­tos a la mú­si­ca, en que na­die pue­de ser di­si­den­te en el sis­te­ma, por­que el sis­te­ma lo per­si­gue. O sea, hay que real­men­te te­ner una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que per­mi­ta el cul­ti­vo de quién es Chi­le, de lo que que­re­mos co­mo chi­le­nos y de lo que pen­sa­mos. Y es­to se lo­gra jun­to a una ciu­da­da­nía em­po­de­ra­da y cons­cien­te. Cuarto, hay que crear me­ca­nis­mos de ba­se, es de­cir, que los ciu­da­da­nos ten­gan for­mas de ser con­sul­ta­dos de ma­ne­ra se­ria. La can­ti­dad de ve­ces que un jo­ven es con­sul­ta­do en Sui­za, en re­la­ción con cuánto es con­sul­ta­do en Chi­le, es fran­ca­men­te ce­ro. Vi­ví en Sui­za y el día do­min­go siem­pre apa­re­ce una per­so­na en la pla­za que es­tá ha­cien­do un ple­bis­ci­to, y en don­de la gen­te pue­de par­ti­ci­par. Es una ciu­da­da­nía a la que se con­sul­ta, y no es la ex­cep­ción sino la re­gla. Tie­nes que crear un sis­te­ma de de­re­chos. Vea­mos el de­re­cho de la mu­jer, por ejem­plo, que per­mi­ta la igual­dad de gé­ne­ro y, por lo tan­to, que po­si­bi­li­te la ex­pre­sión de es­ta ener­gía fe­me­ni­na tan im­por­tan­te pa­ra el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad. Hay mu­chas ma­ne­ras de ha­cer­lo y bas­tan­te prác­ti­cas. To­das las re­vo­lu­cio­nes, to­dos los cam­bios fun­da­men­ta­les los ha­ce un líder, no una per­so­na, sino que el li­de­raz­go co­mo gru­po, el li­de­raz­go de per­so­nas, y acá se ha tra­ta­do de mu­ti­lar el cre­ci­mien­to del li­de­raz­go. Y una ma­ne­ra pa­ra mu­ti­lar los li­de­raz­gos es dis­mi­nu­yen­do, es til­dan­do de po­pu­lis­ta. Hay una can­ti­dad de ma­ne­ras de mu­ti­lar li­de­raz­gos nue­vos y ese es un te­ma, o sea, vea­mos las ma­llas cu­rri­cu­la­res de las ca­rre­ras de ne­go­cios, de in­ge­nie­ría co­mer­cial, de abo­ga­cía. Su­ce­de que hay otros paí­ses a los cua­les no­so­tros “les sa­ca­mos el som­bre­ro”, co­mo por ejem­plo, los paí­ses nór­di­cos, Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, etc., que han avan­za­do mu­chí­si­mo. Si tú lees hoy en día el Fi­nan­cial Ti­mes, siem­pre hay ar­tícu­los so­bre me­di­ta­ción, con­tem­pla­ción, yo­ga. Es lo mis­mo que es­tá ha­cien­do la es­cue­la de ma­ne­jo de ne­go­cios en la In­dia, o lo que es­tán ha­cien­do en Har­vard, MIP, Chica­go, Ber­kley; ellos es­tán evo­lu­cio­nan­do y no­so­tros es­ta­mos co­mo es­tan­ca­dos to­da­vía en eso por un te­ma va­ló­ri­co que no sa­be­mos re­sol­ver.

¿Y ellos cuánto se ha­brán de­mo­ra­do en lle­gar a eso? Por­que pa­re­cie­ra que en Chi­le que­da mu­cho aún.

Ahí ten­go sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, por­que yo creo que el pue­blo chi­leno es extraordinariamente es­pi­ri­tual, edu­ca­do y desa­rro­lla­do.

¿Lo di­ces por com­pa­ra­ción fren­te a la reali­dad en otros paí­ses?

Por com­pa­ra­ción, por ex­pe­rien­cia, por to­mar­me un ma­te y es­cu­char lo que ellos ha­blan, có­mo lo ha­blan, cuá­les son los te­mas que a ellos les in­tere­san. No es so­la­men­te di­ne­ro. Ellos es­tán preo­cu­pa­dos de la cohe­sión so­cial,

es­tán preo­cu­pa­dos de la man­ten­ción de una fa­mi­lia, es­tán preo­cu­pa­dos de una uni­dad fa­mi­liar que les per­mi­ta so­bre­vi­vir en el lar­go pla­zo, es­tán preo­cu­pa­dos de pro­te­ger la na­tu­ra­le­za, por­que el acer­vo de ca­pi­tal de ellos, di­ga­mos su pa­tri­mo­nio, es la no­ria, son los ár­bo­les fru­ta­les, es la hor­ta­li­za. Cuan­do uno ha­bla de te­mas que pa­ra otros pa­re­cen co­mo de­ma­sia­do ra­di­ca­les, de­ma­sia­do eso­té­ri­cos, co­mo la sus­ten­ta­bi­li­dad, que fi­nal­men­te es el agua lim­pia, el ai­re lim­pio, que el hue­mul no des­apa­rez­ca, que el cón­dor no des­apa­rez­ca, que vi­va­mos con bos­ques na­ti­vos que nos per­mi­tan un equi­li­brio cli­má­ti­co, et­cé­te­ra, yo no veo lo eso­té­ri­co de eso, y pa­ra ellos eso es evi­den­te. Por lo tan­to, nues­tro pue­blo es­tá es­pe­ran­do un li­de­raz­go di­fe­ren­te.

Con to­do es­to, ¿plan­teas que te­ne­mos un sis­te­ma ex­terno que lle­gó a Chi­le, pe­ro que la raíz pro­fun­da pue­de dar vuelta un sis­te­ma tan ar­ti­fi­cial?

Ab­so­lu­ta­men­te, pues los mo­vi­mien­tos no tie­nen por qué ser vio­len­tos. Ha­ble­mos de un ca­so: la Cons­ti­tu­ción. Ese es un ins­tru­men­to ins­ti­tu­cio­nal, no es to­do. Yo pue­do es­cri­bir la me­jor Cons­ti­tu­ción del mun­do, pe­ro si la con­cien­cia ciu­da­da­na no va con eso, no sir­ve pa­ra na­da. Por ejem­plo, hay dos ma­ne­ras de es­cri­bir la Cons­ti­tu­ción: una, la Cons­ti­tu­ción co­mo ins­tru­men­to ju­rí­di­co, la gran ley, la ley úl­ti­ma, la ley pri­mus in­ter pa­res. En­ton­ces, a tra­vés de es­ta des­crip­ción le­gal, se dis­tri­bu­ye el po­der en­tre los dis­tin­tos ítems, di­ga­mos, ins­ti­tu­cio­na­les, esa es una de las cons­ti­tu­cio­nes que es la más co­rrien­te en nues­tros paí­ses. Y la op­ción dos, es que pien­so que hay que es­cri­bir otra Cons­ti­tu­ción, una que di­ga quié­nes so­mos, y pa­ra dón­de va­mos.

Co­mo una car­ta de na­ve­ga­ción…

Exac­ta­men­te. Fí­ja­te que no­so­tros que­re­mos una de­fi­ni­ción de bie­nes­tar, que va más allá de lo ma­te­rial, y ve­mos que el pue­blo ex­pre­sa eso. Yo ten­go mi de­fi­ni­ción de bie­nes­tar que es la fe­li­ci­dad, la es­pi­ri­tua­li­dad, la cul­tu­ra, la in­te­gra­ción so­cial, etc. Yo no es­toy di­cien­do que lo ma­te­rial no es im­por­tan­te, pe­ro no se­ría lo más im­por­tan­te.

O sea, que tie­ne que es­tar en una jus­ta me­di­da

El re­co­no­ci­mien­to de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios, o sea, la au­to­no­mía de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios, có­mo va­mos a lle­gar allá, có­mo se­rán re­pre­sen­ta­dos en estas ins­ti­tu­cio­nes, qué sig­ni­fi­ca la tie­rra, quié­nes son los pro­pie­ta­rios de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les: tie­ne que ser la so­cie­dad.

Que­re­mos au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de la gen­te, pa­ra que au­men­te el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro no ve­mos a las per­so­nas, que es uno de los desafíos que te­ne­mos en Chi­le.

El Es­ta­do de­be ser un ga­ran­te de esos de­re­chos. Es un te­ma y muy im­por­tan­te, y es la pelea que exis­te en­tre asam­blea cons­ti­tu­yen­te y no asam­blea cons­ti­tu­yen­te. En­ton­ces, cuan­do al­guien avan­za al te­ma de la asam­blea cons­ti­tu­yen­te, otra per­so­na lo til­da de pé­si­mo, di­ce que el pue­blo no sabe na­da, y eso es el len­gua­je del es­ta­blish­ment, que tra­ta de fil­trar lo más po­si­ble es­tos cam­bios. El día que exis­ta una asam­blea cons­ti­tu­yen­te bien for­mu­la­da, bien es­ta­ble­ci­da, to­dos va­mos a de­cir: “Oye, mi­ra qué in­tere­san­te. No era tan des­ca­be­lla­da la co­sa”, por­que que­re­mos sa­ber lo que pien­sa Te­mu­co, que­re­mos sa­ber có­mo va­mos a re­gio­na­li­zar el país, que­re­mos sa­ber có­mo va­mos a ca­na­li­zar los be­ne­fi­cios a la gen­te más po­bre, que ese es otro de los gran­des desafíos de Chi­le; có­mo ca­na­li­zar es­tos be­ne­fi­cios, có­mo va­mos a me­jo­rar los ser­vi­cios pú­bli­cos que es­tán te­rri­bles.

¿En qué mo­men­to es­tá ma­du­ra la so­cie­dad pa­ra ha­cer el cam­bio?

Es que es el hue­vo o la ga­lli­na, ¿no? Yo di­ría, ¿qué es lo que va a pro­vo­car ese cam­bio? Lo voy a pro­vo­car en for­ma ar­mó­ni­ca o va a ser con san­gre. Lo va a ha­cer el ex­te­rior, en don­de al­guien di­ga ya no hay más glo­ba­li­za­ción, ni más li­bre co­mer­cio, y en don­de por ejem­plo Es­ta­dos Uni­dos de­ci­da pro­te­ger sus acer­vos cul­tu­ra­les, o que Eu­ro­pa de­ci­da que to­da su agri­cul­tu­ra, co­mo en Di­na­mar­ca, sea or­gá­ni­ca y, por en­de, no im­por­ta­rán na­da de Chi­le, y ahí co­men­za­re­mos a preo­cu­par­nos. ¿O se­rá en una nue­va idea de país, don­de nues­tra se­mi­lla, la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca, una ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Ex­ten­di­da del Pro­duc­tor o Ley REP, et­cé­te­ra, ha­gan un nuevo Chi­le? ¿Y por qué no ha­cer­lo? En­ton­ces, ahí es don­de es­tá el li­de­raz­go.

¿Cuál es la vi­sión de edu­ca­ción que crees que ne­ce­si­ta Chi­le hoy en día?

Pa­ra res­pon­der eso me ten­go que pre­gun­tar, ¿qué ti­po de ser hu­mano quie­ro yo des­pués de los 12 años de co­le­gio? Quie­ro sa­ber ¿qué sig­ni­fi­ca ser pro­fe­sio­nal? ¿En qué con­tex­to es­ta­mos ha­blan­do de pro­fe­sión? ¿Qué es una pro­fe­sión? Cuan­do yo sa­lí del país, en el año

1972, a es­tu­diar a EE.UU., ha­bía 7 gran­des uni­ver­si­da­des; en la ac­tua­li­dad, hay se­sen­ta y tan­tas uni­ver­si­da­des. Qué que­re­mos con eso, ¿que­re­mos em­pa­pe­lar de tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios o que­re­mos un ser que po­sea una cier­ta se­mi­lla? Y aquí ten­go una vi­sión muy cla­ra so­bre es­to. Ha­blan­do pri­me­ro de los pro­fe­sio­na­les den­tro de la sa­la cu­na has­ta ter­mi­nar la edu­ca­ción es­co­lar, ca­da pro­fe­sión tie­ne una se­mi­lla es­pi­ri­tual, y si tú no con­si­gues au­to­rrea­li­zar esa se­mi­lla es­pi­ri­tual den­tro de la uni­ver­si­dad, tú no de­be­rías re­ci­bir un título uni­ver­si­ta­rio, por­que no es­ta­mos en la épo­ca de Piscis: en tan­to yo sé, en tan­to yo ac­túo. Es­ta­mos en la épo­ca de Acuario: yo me au­to­rrea­li­zo en tan­to ac­túo; esa es la re­gla de oro. Ca­da pro­fe­sión tie­ne una se­mi­lla es­pi­ri­tual que la acom­pa­ña y las pro­fe­sio­nes no son agre­gar cur­sos. Es agre­gar ex­pe­rien­cia y yo veo que hoy en día eso no se dis­cu­te, es­tá den­tro de una ma­ra­ña de ca­li­dad en la edu­ca­ción, eso es lo que más me preo­cu­pa. Me preo­cu­pa que el ni­ño ten­ga una per­cep­ción vio­len­ta de la so­cie­dad, me preo­cu­pa que el ni­ño ten­ga una vi­sión de de­sin­te­gra­ción so­cial, me preo­cu­pa que no ten­ga un sen­ti­do de per­te­nen­cia.

Eso es un error del in­te­lec­to. Cuan­do los eco­no­mis­tas ten­gan la ca­pa­ci­dad de po­ner la con­cien­cia hu­ma­na co­mo va­ria­ble en­dó­ge­na del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co, se va a en­se­ñar la eco­no­mía de la abun­dan­cia. Y eso es lo que yo enseño en la es­pi­ri­tua­li­dad: la eco­no­mía de la abun­dan­cia.

Si hu­bie­se un so­lo pro­gra­ma de Go­bierno, si pu­die­ras ha­cer una so­la co­sa, ¿có­mo se pre­sen­ta­ría eso?

A tra­vés de la ali­men­ta­ción, por­que ahí to­co el te­ma de las se­mi­llas, las se­mi­llas trans­gé­ni­cas. To­co la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca, la ca­li­dad del agua, el uso de los fer­ti­li­zan­tes, de los pes­ti­ci­das, de los adi­ti­vos, de los co­lo­ran­tes, de có­mo va­mos a in­for­mar a la ciu­da­da­nía del azú­car, de las ca­lo­rías: es la sa­lud en de­fi­ni­ti­va.

In­clu­so de la edu­ca­ción -por­que es un acer­ca­mien­to al mun­do na­tu­ral, a los huer­tos- se apren­de de los ci­clos.

Me re­fie­ro al te­ma de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, del pun­to de vis­ta de la ca­li­dad de los ali­men­tos, no so­lo de la can­ti­dad de los ali­men­tos; la pro­pie­dad fa­mi­liar de los re­cur­sos, la uni­dad agrí­co­la fa­mi­liar. Por ejem­plo, pen­se­mos en un plan na­cio­nal de se­mi­llas, en que re­cu­pe­re­mos to­das las se­mi­llas chi­le­nas en cua­tro años. ¿Por qué? Por­que la se­mi­lla es vida; por lo tan­to, la se­mi­lla chi­le­na es Chi­le. Nos va a ha­cer mu­cho más chi­le­nos, por en­de, va­mos a te­ner me­jor sa­lud, me­jor bie­nes­tar, me­jor ale­gría, me­jor fe­li­ci­dad. URL cor­ta http://wp.me/p8ao­qe-nq

Al­fre­do Sfeir You­nis es eco­no­mis­ta, líder es­pi­ri­tual y de opi­nión, ex-can­di­da­to pre­si­den­cial de Chi­le. Es­tu­dió eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, con maes­trías y doc­to­ra­dos de la Uni­ver­si­dad de Rho­de Is­land y de Wis­con­sin. Tam­bién se gra­duó en la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.