Fi­cha flo­ral: Wild Oat

Mundo Nuevo - - Contenidos - Flor de la vo­ca­ción y el dis­cer­ni­mien­to.

Des­crip­ción del Dr. Bach:

Aque­llos que tie­nen la am­bi­ción de ha­cer algo pro­mi­nen­te en la vida, que desean te­ner mu­cha ex­pe­rien­cia, y dis­fru­tar de to­do lo que les es po­si­ble, pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de la vida. Su di­fi­cul­tad es la de de­ter­mi­nar qué ocu­pa­ción se­guir; ya que, aun­que sus am­bi­cio­nes son fuer­tes, no tie­nen una vo­ca­ción que les atrai­ga por en­ci­ma de las de­más. Es­to pue­de cau­sar un re­tra­so e in­sa­tis­fac­ción. –Los do­ce cu­ra­do­res y otros re­me­dios.

Wild Oat es­tá re­la­cio­na­da con las cua­li­da­des aními­cas de la vo­ca­ción y de la con­cien­cia de los pro­pios pro­pó­si­tos. En es­ta­do Wild Oat ne­ga­ti­vo no se sabe a cien­cia cier­ta cuál es la ver­da­de­ra vo­ca­ción, y por es­ta ra­zón la per­so­na se sien­te en su in­te­rior in­sa­tis­fe­cha y no rea­li­za­da.

La vida siem­pre ofre­ce re­no­va­das opor­tu­ni­da­des a las per­so­nas del ti­po Wild Oat. Em­pie­zan mu­chas co­sas, a me­nu­do tie­nen va­rias pro­fe­sio­nes que desem­pe­ñan con re­la­ti­vo éxi­to, pe­ro ca­re­cen de la úl­ti­ma cer­ti­dum­bre in­te­rior de po­der de­ci­dir­se de­fi­ni­ti­va y ex­clu­si­va­men­te por una. Al con­tra­rio, des­pués de un cier­to tiem­po, pier­den in­te­rés en el co­me­ti­do que le ha­bía de­pa­ra­do tan­to go­zo has­ta ese mo­men­to y til­dan de te­dio­sos a los co­le­gas en­tre los que se ha­bían sen­ti­do a gus­to. De es­te mo­do, ellos mis­mos de­rri­ban lo que ha­bían eri­gi­do pa­ra sí, pa­ra co­ger al pa­so la pró­xi­ma opor­tu­ni­dad que a su jui­cio ha­brá de traer­les la gran sa­tis­fac­ción.

El error en el es­ta­do Wild Oat re­si­de en una des­me­di­da por­fía y en­si­mis­ma­mien­to de la per­so­na­li­dad que, en cie­go afán, bus­ca siem­pre sus me­tas y de­ci­sio­nes en el mun­do ex­te­rior, en lu­gar de re­co­no­cer que só­lo tie­ne que se­guir la con­duc­ción in­te­rior de su Yo Su­pe­rior pa­ra ha­llar la de­ci­sión en sí mis­ma don­de ya es­ta­ba to­ma­da des­de ha­cía mu­cho.

Cuan­do el in­di­vi­duo to­ma Wild Oat, ad­vier­te que po­co a po­co ga­na in­te­rior­men­te en se­re­ni­dad, cla­ri­dad y se­gu­ri­dad. Ca­da vez ha­ce más pre­ci­so lo que en reali­dad quiere y, en lu­gar de obrar im­pul­si­va­men­te, lo ha­ce más guia­do por la in­tui­ción. Pue­de dis­po­ner en una gran lí­nea la va­rie­dad de sus ap­ti­tu­des, su­bor­di­nar­las a una me­ta su­pe­rior y no de­jar­se des­viar de su hi­lo con­duc­tor, por atrac­ti­vas que pue­dan mos­trár­se­les las nue­vas po­si­bi­li­da­des.

Wild Oat es­tá in­di­ca­da en los casos en que se dan pro­ble­mas de to­ma de de­ci­sio­nes pro­fe­sio­na­les y en la edad crí­ti­ca del hom­bre.

“Veo cla­ra­men­te el sen­ti­do y ob­je­ti­vo de mi vida, me au­to­rrea­li­zo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.