Plan­tas de in­te­rior que pro­te­gen de la con­ta­mi­na­ción

Mundo Nuevo - - Contenidos - Ale­jan­dra Vidal De la Cer­da

Con la lle­ga­da del in­vierno, inevi­ta­ble­men­te co­mien­za el au­men­to de la con­ta­mi­na­ción que, su­ma­do al frío y a la fal­ta de ven­ti­la­ción, re­sul­ta ser la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra que apa­rez­can las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, so­bre to­do en los más pe­que­ños y en los adul­tos ma­yo­res.

Ade­más de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, se sa­be que en la ac­tua­li­dad las per­so­nas es­tán ex­pues­tas a dia­rio a otras fuen­tes de con­ta­mi­nan­tes igual­men­te da­ñi­nas, re­la­cio­na­das con los ma­te­ria­les sin­té­ti­cos uti­li­za­dos en la cons­truc­ción de vi­vien­das, co­mo el ben­ceno, los pe­ga­men­tos, el amo­nia­co y el for­mol, que se des­pren­den de paredes y mo­bi­lia­rios por mu­cho tiem­po, per­ma­ne­cien­do en el ai­re y en­tran­do di­rec­ta­men­te en nues­tros cuer­pos.

Si bien po­co po­de­mos ha­cer con es­ta si­tua­ción, pues so­lo al­gu­nos tie­nen la op­ción de emi­grar a lu­ga­res con ai­re más lim­pio o de ha­bi­tar vi­vien­das con cons­truc­ción sustentable, exis­ten plan­tas de in­te­rior que en va­rios ho­ga­res y ofi­ci­nas se uti­li­zan pa­ra pu­ri­fi­car el ai­re de los es­pa­cios.

Es la for­ma que tie­nen las per­so­nas pa­ra res­pi­rar un me­jor ai­re no so­lo en el in­vierno, sino du­ran­te to­do el año, con­tra­rres­tan­do así los efec­tos da­ñi­nos de la con­ta­mi­na­ción y dis­mi­nu­yen­do de es­ta ma­ne­ra las en­fer­me­da­des aso­cia­das a am­bos ti­pos de con­ta­mi­nan­tes.

Es­ta so­lu­ción, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, sur­gió en la NASA, fren­te a la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar un en­torno sano pa­ra las per­so­nas que via­jan al es­pa­cio y que, por en­de, tie­nen que ha­bi­tar es­pa­cios pe­que­ños por un tiem­po pro­lon­ga­do.

Cons­cien­tes de los com­pues­tos quí­mi­cos pre­sen­tes en las cons­truc­cio­nes, los cien­tí­fi­cos de la NASA co­men­za­ron a es­tu­diar los quí­mi­cos que se des­pren­den de las cons­truc­cio­nes y su re­la­ción con las en­fer­me­da­des. Lue­go, in­ten­ta­ron cons­truir re­du­cien­do la con­ta­mi­na­ción de los ma­te­ria­les, pe­ro fi­nal­men­te en­con­tra­ron una so­lu­ción que sin du­da ja­más pen­sa­ron en un co­mien­zo: in­tro­du­cir plan­tas.

Plan­tas que re­vier­ten la con­ta­mi­na­ción

En 1976, el Ins­ti­tu­to Nacional del Cán­cer de Es­ta­dos Uni­dos anun­ció que el tri­clo­roe­ti­leno, que prin­ci­pal­men­te se ven­de co­mo des­en­gra­san­te y co­mo pro­duc­to de lim­pie­za en se­co, que tam­bién es un com­pues­to de cier­tas pin­tu­ras y ad­he­si­vos, es can­ce­rí­geno pa­ra el hí­ga­do.

Pe­se a ello, es­te ma­te­rial se uti­li­za de dis­tin­tas for­mas en la cons­truc­ción, por lo que des­pués na­tu­ral­men­te se des­pren­de. Lo mis­mo ocu­rre con el ben­ceno, que prin­ci­pal­men­te pro­vo­ca vér­ti­go, náu­seas, pa­rá­li­sis y da­ña el hí­ga­do y el ba­zo, so­bre to­do fren­te a su in­ha­la­ción pro­lon­ga­da.

El for­mal­dehí­do o for­mol, en tan­to, se en­cuen­tra en ca­si to­dos los pro­duc­tos de uso do­més­ti­co, co­mo ais­lan­tes, ma­de­ras aglo­me­ra­das y de­ri­va­dos de pa­pel. Su in­ha­la­ción pro­lon­ga­da pue­de pro­vo­car irri­ta­ción de las vías res­pi­ra­to­rias, cri­sis as­má­ti­cas y cán­cer de gar­gan­ta.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que ca­da día es­ta­mos más ex­pues­tos a los con­ta­mi­nan­tes, los cua­les de­pen­dien­do de la fuen­te, del ti­po y de la fre­cuen­cia a los que nos vea­mos en­fren­ta­dos, pue­den pro­du­cir nu­me­ro­sos da­ños y en­fer­me­da­des. Sin em­bar­go, las plan­tas y la tie­rra don­de es­tán plan­ta­das sur­gen co­mo una so­lu­ción pa­ra de­pu­rar el ai­re con­ta­mi­na­do por quí­mi­cos, re­vi­ta­li­zan­do los es­pa­cios y me­jo­ran­do nues­tra sa­lud.

Es­ta es só­lo una pe­que­ña mues­tra de lo ex­pues­tos que es­ta­mos a dia­rio a mu­chos con­ta­mi­nan­tes, a ve­ces sin sa­ber­lo. Por lo mis­mo, quie­nes sí han lo­gra­do in­terio­ri­zar­se en el te­ma han co­men­za­do a uti­li­zar plan­tas en sus ho­ga­res y ofi­ci­nas, prin­ci­pal­men­te des­pués de la in­ves­ti­ga­ción que lle­vó a ca­bo el la­bo­ra­to­rio del De­par­ta­men­to de Ener­gía de Oak Rid­ge de Es­ta­dos Uni­dos con di­fe­ren­tes plan­tas y com­pues­tos quí­mi­cos, di­lu­ci­dan­do cuá­les son las me­jo­res pa­ra com­ba­tir la con­ta­mi­na­ción en los es­pa­cios ce­rra­dos, des­ta­cán­do­se en­tre ellas la cer­be­ra, el fi­lo­den­dro, las hie­dras de in­te­rior y el fi­cus.

Con el fin de dis­mi­nuir los con­ta­mi­nan­tes, se de­be te­ner una can­ti­dad va­ria­da de plan­tas en el ho­gar, sin exa­ge­rar, pe­ro sí te­ner una va­rie­dad acor­de con el es­pa­cio don­de se ha­bi­ta. De igual for­ma, se pue­de dor­mir con plan­tas, siem­pre y cuan­do tam­po­co se exa­ge­re lle­nan­do la ha­bi­ta­ción por com­ple­to, ya que es­to po­dría re­du­cir el oxí­geno del lu­gar. Sin em­bar­go, es­to úl­ti­mo es po­co pro­ba­ble que ocu­rra, ya que la ha­bi­ta­ción ten­dría que es­tar prác­ti­ca­men­te lle­na de plan­tas pa­ra que es­to su­ce­da.

En el pa­sa­do, la gen­te so­lía te­ner plan­tas en las ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro es­tas de­ja­ron de uti­li­zar­se cuan­do se co­men­zó a de­cir que re­du­cían o con­su­mían to­do el oxí­geno, cons­ti­tu­yen­do un ries­go pa­ra las per­so­nas. No obs­tan­te, es to­tal­men­te re­co­men­da­ble te­ner plan­tas, y un par de se­gu­ro no le ha­rá da­ño a na­die, so­bre to­do en ve­rano, cuan­do las ven­ta­nas sue­len es­tar abier­tas in­clu­so du­ran­te la no­che.

Se­gún la NASA, pa­ra pu­ri­fi­car el ai­re de ma­ne­ra ade­cua­da, hay que te­ner una plan­ta por ca­da 10 me­tros cua­dra­dos, de­jan­do oja­lá su­per­fi­cies de tie­rra des­cu­bier­ta, ya que es­to tam­bién de­pu­ra las to­xi­nas, gra­cias a los mi­cro­or­ga­nis­mos que al­ber­ga la tie­rra. Jun­to con las plan­tas an­te­rior­men­te men­cio­na­das, tam­bién se re­co­mien­da la plan­ta tre­pa­do­ra po­tos, que so­por­ta al­tas tem­pe­ra­tu­ras y se riega só­lo cuan­do la tie­rra se se­ca. Es ca­paz de eli­mi­nar el for­mol, el ben­ceno y las pin­tu­ras, por nom­brar al­gu­nos quí­mi­cos.

El es­pa­ti­fi­lo se de­be man­te­ner ale­ja­do de las co­rrien­tes de ai­re y ne­ce­si­ta más agua que el po­tos. Sir­ve pa­ra de­pu­rar los mis­mos ele­men­tos an­tes men­cio­na­dos, ade­más del xi­leno y del tri­clo­roe­ti­leno.

En el li­bro How to grow fresh air (Có­mo ge­ne­rar el ai­re lim­pio), del Dr. B.C Wol­ver­ton, se ha­bla de una se­rie de plan­tas que sir­ven pa­ra “pu­ri­fi­car” el ai­re.

Al­gu­nas de ellas, muy co­mu­nes en Chi­le, son el aloe ve­ra y el fi­cus, idea­les pa­ra los es­pa­cios con mu­cho sol. Pa­ra es­pa­cios se­mi­so­lea­dos, el aloe ve­ra tam­bién sir­ve, al igual que la pal­ma de bam­bú y los tu­li­pa­nes.

Pa­ra la se­mi­som­bra, la Che­fle­ra ( Schef­fle­ra ac­ti­nophy­lla) pue­de ser una op­ción, so­bre to­do pa­ra los es­pa­cios más gran­des. El fi­lo­den­dro, las or­quí­deas, y la hie­dra co­mún tam­bién cons­ti­tu­yen una bue­na po­si­bi­li­dad.

Pa­ra la som­bra, se su­gie­ren la ho­ma­lo­me­na o rey de co­ra­zo­nes, la len­gua de ti­gre, y los po­tos.

Se de­be con­si­de­rar, ade­más, que pa­ra te­ner plan­tas den­tro de la ca­sa hay que ven­ti­lar y re­no­var el ai­re, al me­nos una vez al día.

Al­gu­nas plan­tas in­clu­so pue­den es­tar cer­ca de ven­ta­nas y de co­rrien­tes de ai­re, lim­pian­do tan­to el am­bien­te in­terno co­mo el ex­terno de la ca­sa.

Ade­más, las plan­tas de­ben es­tar en ma­ce­te­ros don­de exis­ta su­per­fi­cie de tie­rra des­cu­bier­ta, ya que es­to be­ne­fi­cia­ría en gran me­di­da la pu­ri­fi­ca­ción de los es­pa­cios.

Con el fin de com­ple­men­tar el im­por­tan­te apor­te que ha­cen las plan­tas en nues­tro am­bien­te con­ta­mi­na­do y al­te­ra­do, se pue­de uti­li­zar un fil­tro de car­bón ac­ti­va­do, que por su ori­gen se uti­li­za en la ex­trac­ción de metales, pa­ra pu­ri­fi­car agua po­ta­ble y fren­te a ca­sos de in­to­xi­ca­ción, en­tre otros.

Con to­da la in­for­ma­ción an­te­rior, es ho­ra de ha­cer en­trar al­gu­nas de las plan­tas que es­tán en el bal­cón, com­prar o con­se­guir otras, in­clu­so si ha­bi­ta­mos en es­pa­cios re­du­ci­dos, pues mu­chas de ellas pue­den col­gar­se o po­ner­se so­bre una me­sa. Ade­más, al­gu­nas co­mo el aloe tie­nen la ven­ta­ja de re­pro­du­cir­se fá­cil­men­te, por lo que una vez que em­pie­cen a sa­lir nue­vas plan­tas a su al­re­de­dor, pue­den sa­car­se con cui­da­do de raíz e in­tro­du­cir­se en ma­ce­te­ros nue­vos, reubi­cán­do­los des­pués en otros lu­ga­res del ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.