De­ca­den­cia de la Ru­sia za­ris­ta

A co­mien­zos del si­glo XX, el Im­pe­rio ru­so es­ta­ba en crisis. Pe­se a su ex­pan­sión te­rri­to­rial, el país vi­vía an­cla­do en el pa­sa­do y el des­con­ten­to cre­cía. Fue el cal­do de cul­ti­vo de la re­vo­lu­ción.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Jo­sé Luis Her­nán­dez Gar­vi

A co­mien­zos del si­glo XX, pe­se a su ex­pan­sión te­rri­to­rial, el Im­pe­rio ru­so vi­vía an­cla­do en el pa­sa­do y el des­con­ten­to cre­cía. Fue el cal­do de cul­ti­vo de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que.

Sin du­da la Re­vo­lu­ción ru­sa de oc­tu­bre de 1917 fue uno de los acon­te­ci­mien­tos tras­cen­den­ta­les que mar­ca­ron la his­to­ria del si­glo XX. Al mar­gen de las ra­zo­nes de ín­do­le po­lí­ti­ca y so­cial y del co­lap­so mi­li­tar que la des­en­ca­de­na­ron, la ce­gue­ra mos­tra­da por el zar Ni­co­lás II an­te los su­fri­mien­tos que su pue­blo pa­de­cía in­flu­yó de ma­ne­ra de­ci­si­va en la caí­da del ré­gi­men anacró­ni­co que re­pre­sen­ta­ba. En­ce­rra­do en una cor­te de los mi­la­gros preo­cu­pa­da por man­te­ner sus pri­vi­le­gios a to­da cos­ta y so­me­ti­da a la su­pers­ti­ción, fue in­ca­paz de reac­cio­nar a tiempo.

Du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, el Im­pe­rio ru­so am­plió sus fron­te­ras en una ex­pan­sión te­rri­to­rial que pa­re­cía im­pa­ra­ble. Sin em­bar­go, es­ta ex­pan­sión no fue acor­de a un pa­re­jo desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co del país, que per­ma­ne­cía an­cla­do a es­truc­tu­ras más pró­xi­mas a la Edad Me­dia que a los nue­vos tiem­pos que co­men­za­ban a vi­vir­se en el res­to de Eu­ro­pa.

La abo­li­ción de la es­cla­vi­tud

A pe­sar del inmovilismo im­pe­ran­te, se pro­du­je­ron al­gu­nos ges­tos que hi­cie­ron al­ber­gar cier­tas es­pe­ran­zas de cam­bio. En 1861, el zar Ale­jan­dro II fir­mó un edic­to que su­pri­mía la fi­gu­ra de la ser­vi­dum­bre que, des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, ha­bía man­te­ni­do a los cam­pe­si­nos so­me­ti­dos a los gran­des se­ño­res, pro­pie­ta­rios de in­men­sos la­ti­fun­dios. La nue­va le­gis­la­ción abo­lió el de­re­cho de pro­pie­dad que los an­ti­guos amos ha­bían ejer­ci­do so­bre las vi­das y ha­cien­das de los mu­jiks, los cam­pe­si­nos ape­ga­dos a la tie­rra des­de ha­cía ge­ne­ra­cio­nes. Sin em­bar­go, ba­jo la apa­rien­cia de la li­ber­tad re­cién al­can­za­da per­vi­vie­ron los vie­jos pro­ble­mas de siem­pre.

Los la­zos ju­rí­di­cos que los ata­ban al se­ñor des­apa­re­cie­ron, per­mi­tien­do su li­ber­tad de mo­vi­mien­tos pe­ro ge­ne­ran­do a su vez una gran ma­sa de mano de obra ocio­sa a la que, pa­ra so­bre­vi­vir, no le que­dó más re­me­dio que acep­tar du­ros tra­ba­jos en la industria a cam­bio de suel­dos de mi­se­ria. A los que op­ta­ron por per­ma­ne­cer en la tie­rra que siem­pre ha­bían tra­ba­ja­do con sus pro­pias ma­nos, el re­par­to de par­ce­las or­ga­ni­za­do por el go­bierno les que­dó cor­to. Los te­rre­nos que les co­rres­pon­die­ron no sir­vie­ron pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de una eco­no­mía de sub­sis­ten­cia. Los gran­des se­ño­res tam­po­co se mos-

tra­ron sa­tis­fe­chos con la nue­va si­tua­ción: ha­bían per­di­do una so­me­ti­da mano de obra es­cla­va y las in­dem­ni­za­cio­nes otor­ga­das por el go­bierno fue­ron con­si­de­ra­das in­su­fi­cien­tes.

Las reformas in­tro­du­ci­das por Ale­jan­dro II abar­ca­ron otros ám­bi­tos, creán­do­se du­mas ( par­la­men­tos) mu­ni­ci­pa­les que en teo­ría de­bían ser­vir pa­ra es­cu­char los pro­ble­mas de los cam­pe­si­nos y apor­tar so­lu­cio­nes, pe­ro que en la prác­ti­ca fue­ron con­tro­la­das por los an­ti­guos se­ño­res, quie­nes las uti­li­za­ron pa­ra se­guir ejer­cien­do co­mo ca­ci­ques que im­po­nían su vo­lun­tad en un sis­te­ma pa­ter­na­lis­ta de abu­sos.

La frus­tra­ción an­te las pro­me­sas in­cum­pli­das aca­bó ge­ne­ran­do un cli­ma con­tes­ta­ta­rio que pu­so en gra­ve pe­li­gro el sis­te­ma au­to­crá­ti­co, en cu­ya cús­pi­de se en­con­tra­ba la fi­gu­ra del zar. La cre­cien­te opo­si­ción ha­lló un cli­ma pro­pi­cio en las cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das y en la bur­gue­sía cre­cien­te de las ciu­da­des, sec­to­res de la po­bla­ción que hi­cie­ron oír sus vo­ces re­cla­man­do la cuo­ta de po­der que les co­rres­pon­día.

Una si­tua­ción de de­sigual­dad in­sos­te­ni­ble

Le­jos de es­cu­char es­tas jus­tas de­man­das, Ale­jan­dro II y sus su­ce­so­res – Ale­jan­dro III y Ni­co­lás II– las ig­no­ra­ron y bus­ca­ron el apo­yo de los no­bles y los gran­des te­rra­te­nien­tes, las fuer­zas más reac­cio­na­rias de la an­qui­lo­sa­da so­cie­dad ru­sa. Al mis­mo tiempo, se re­cu­rrió de nue­vo al uso de los vie­jos mé­to­dos re­pre­si­vos pa­ra so­fo­car cual­quier ten­ta­ti­va sub­ver­si­va. En es­te con­tex­to, la pro­cla­ma­da in­de­pen­den­cia de los jue­ces era una fa­la­cia, la cen­su­ra de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­for­zó sus con­tro­les y las uni­ver­si­da­des es­ta­ban in­fil­tra­das de agen­tes y con­fi­den­tes de la te­mi­da Oj­ra­na, la po­li­cía po­lí­ti­ca del ré­gi­men za­ris­ta.

En el cam­po, la si­tua­ción dis­ta­ba mu­cho de ha­ber me­jo­ra­do. Las tí­mi­das reformas in­tro­du­je­ron al­gu­nas téc­ni­cas mo­der­nas de ex­plo­ta­ción pa­ra lo­grar me­jo­res co­se­chas, pe­ro no se con­si­guió aca­bar con las ham­bru­nas cí­cli­cas que aso­la­ban el me­dio agra­rio ru­so. El sec­tor in­dus­trial tam­po­co al­can­zó un des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo y ado­le­cía de gra­ves de­fec­tos. Por un la­do, un al­to por­cen­ta­je de las gran­des em­pre­sas y los ban­cos es­ta­ban con­tro­la­dos por ca­pi­tal ex­tran­je­ro, mien­tras que las fá­bri­cas se con­cen­tra­ban en zo­nas muy con­cre­tas del país, es­pe­cial­men­te en los al­re­de­do­res de San Pe­ters­bur­go y Mos­cú y, en la re­gión del Ba­jo Don, en Ucra­nia y en Ba­kú, mien­tras el res­to del país se­guía sien­do emi­nen­te­men­te ru­ral.

En po­cos años, el nú­me­ro de obre­ros que tra­ba­ja­ban en las fá­bri­cas, las mi­nas o los fe­rro­ca­rri­les se mul­ti­pli­có has­ta al­can­zar cifras que lle­ga­ron a los tres mi­llo­nes a co­mien­zos del si­glo XX. Fuer­za so­cial ho­mo­gé­nea y ex­plo­ta­da que su­fría con­di­cio­nes de vi­da in­hu­ma­nas, po­co a po­co em­pe­zó a to­mar con­cien­cia de cla­se y de su ver­da­de­ro po­der. En el cam­po, la dis­tan­cia que se­pa­ra­ba a los ku­laks – nom­bre que re­ci­bían los gran­des te­rra­te­nien­tes– de los cam­pe­si­nos po­bres se con­vir­tió en un abis­mo in­fran­quea­ble. Lle­ga­dos a es­te pun­to de no re­torno, obre­ros y cam­pe­si­nos se afe­rra­ban a una úni­ca es­pe­ran­za: el es­ta­lli­do de una re­vo­lu­ción que les hi­cie­ra jus­ti­cia.

La ci­fra de obre­ros en las fá­bri­cas, las mi­nas y los fe­rro­ca­rri­les de Ru­sia lle­gó a tres mi­llo­nes a co­mien­zos del s. XX.

El úl­ti­mo Ro­ma­nov

De­bi­do al dra­má­ti­co fi­nal su­fri­do por él y su fa­mi­lia a ma­nos de los re­vo­lu­cio­na­rios, el zar Ni­co­lás II, úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de la di­nas­tía Ro­ma­nov, ha go­za­do de cier­to pre­di­ca­men­to en­tre to­dos aque­llos que han cri­ti­ca­do las con­se­cuen­cias de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre. El re­vi­sio­nis­mo de la Ru­sia za­ris­ta, sur­gi­do tras el co­lap­so de la URSS con la in­ten­ción de re­cu­pe­rar cier­ta gran­de­za im­pe­rial, ha con­tri­bui­do a que des­de el pro­pio Krem­lin se fo­men­te esa ima­gen. Has­ta cier­to

pun­to, el úl­ti­mo zar pue­de con­si­de­rar­se una víc­ti­ma de los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos que le to­có vi­vir, pe­ro es­ta cir­cuns­tan­cia no de­be ser­vir pa­ra exo­ne­rar­lo de su par­te de cul­pa.

Ni­co­lás II ac­ce­dió al trono del águi­la bi­cé­fa­la el 1 de no­viem­bre de 1894, tras la muer­te pre­ma­tu­ra de su pa­dre, el zar Ale­jan­dro III. Su ca­rác­ter y as­pec­to dis­ta­ban mu­cho de los de su progenitor, hom­bre de gran cor­pu­len­cia, es­ca­sa cul­tu­ra y po­cos re­fi­na­mien­tos, aun­que muy que­ri­do por el pue­blo. Por el con­tra­rio, el jo­ven y ele­gan­te zar ha­bía re­ci­bi­do una ex­qui­si­ta for­ma­ción, siem­pre ba­jo el con­trol de es­tric­tos tu­to­res, en la que se in­clu­yó el aprendizaje de va­rios idiomas y el aná­li­sis de­ta­lla­do de la si­tua­ción geo­po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal con via­jes al ex­tran­je­ro, sin ol­vi­dar to­das aque­llas ma­te­rias que le pu­die­ran ayu­dar a desen­vol­ver­se con sol­tu­ra en am­bien­tes cor­te­sa­nos. De es­ta ma­ne­ra, se con­vir­tió en un prín­ci­pe con una sólida for­ma­ción, que no te­nía na­da que en­vi­diar a la de sus ho­mó­lo­gos eu­ro­peos.

Un zar in­do­len­te y dis­tan­te

Ca­rac­te­ri­za­do por una per­so­na­li­dad tí­mi­da y ta­ci­tur­na, Ni­co­lás se mos­tró des­de muy jo­ven co­mo un hom­bre apo­ca­do y re­ser­va­do, muy ale­ja­do de la ener­gía cam­pe­cha­na que ha­bía ofre­ci­do Ale­jan­dro III an­te su pue­blo. Con­tra­di­cien­do el ex­pre­so de­seo de sus pa­dres, con­tra­jo ma­tri­mo­nio por amor con la prin­ce­sa ale­ma­na Alix de Hes­se, que tras el en­la­ce ru­si­fi­có su nom­bre por el de Alek­san­dra Fió­do­rov­na. Has­ta su muer­te, la pa­re­ja fue ejem­plo de com­pli­ci­dad con­yu­gal mien­tras lle­va­ban una vi­da do­més­ti­ca re­gi­da por or­de­na­das ru­ti­nas y se im­pli­ca­ban ac­ti­va­men­te en el cui­da­do y la edu­ca­ción de sus hi­jos.

Cuan­do al­can­zó cier­ta edad, y por ex­pre­so de­seo de su pa­dre, Ni­co­lás co­men­zó a asis­tir con re­gu­la­ri­dad a las se­sio­nes del Con­se­jo Im­pe­rial, reu­nio­nes abu­rri­das en las que no pa­re­ció mos­trar­se de­ma­sia­do in­tere­sa­do por los asun­tos de Es­ta­do. Él mis­mo era cons­cien­te de sus limitaciones en ese sen­ti­do, una fal­ta de ex­pe­rien­cia que se pu­so de ma­ni­fies­to cuan­do ac­ce­dió al trono. Co­mo él mis­mo lle­gó a re­co­no­cer en al­guno de sus es­cri­tos pri­va­dos, no se sen­tía ca­pa­ci­ta­do pa­ra asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de­ri­va­das de sus obli­ga­cio­nes, con­fir­man­do así los peo­res te­mo­res de su pa­dre. Muy li­ga­do a su es­po­sa, Ni­co­lás II pre­fe­ría li­diar con los pro­ble­mas de la in­ti­mi­dad del ho­gar que ha­cer fren­te al desafío de un país azo­ta­do por las tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas.

La mo­nar­quía pier­de el fa­vor del pue­blo

Es­tas limitaciones no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­das a la opi­nión pú­bli­ca, que, al con­tra­rio de lo que ha­bía ocu­rri­do con su pa­dre, al que per­do­na­ron mu­chos de­fec­tos, no le otor­gó un mar­gen de con­fian­za.

Una gran par­te de sus súb­di­tos lo con­si­de­ró un mo­nar­ca dis­tan­te y su­per­fi­cial, más preo­cu­pa­do, co­mo se ha di­cho, por la vi­da en pa­la­cio que por los pro­ble­mas reales que afec­ta­ban a su des­di­cha­do pue­blo. Al mar­gen de la ima­gen ex­te­rior que pu­die­ra pro­yec­tar, lo cier­to es que, con su com­por­ta­mien­to, Ni­co­lás II fo­men­tó en­tre los ru­sos un error de apre­cia­ción que afec­ta­ba a su fi­gu­ra pú­bli­ca. Don­de la ma­yo­ría veía a un mo­nar­ca al­ti­vo e in­di­fe­ren­te, se es­con­día en reali­dad un hom­bre mo­des­to, de tra­to agra­da­ble y re­ser­va­do, que pa­re­cía no es­tar he­cho pa­ra el pues­to que le ha­bía de­pa­ra­do el des­tino.

El úl­ti­mo Zar de to­das las Ru­sias he­re­dó los gra­ves pro­ble­mas de un im­pe­rio au­tó­cra­ta de fron­te­ras in­abar­ca­bles que nun­ca su­po ni qui­so ma­ne­jar, de­le­gan­do las ta­reas de go­bierno en una no­ble­za adu­la­do­ra y en fun­cio­na­rios inep­tos y co­rrup­tos, mu­chos de los cua­les se ser­vían de su pues­to en la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra me­drar y ha­cer gran­des ne­go­cios. Co­mo en tan­tas otras co­sas, Ni­co­lás II de­ci­dió mi­rar pa­ra otro la­do y, cuan­do de­ci­dió in­ter­ve­nir, ya era de­ma­sia­do tar­de.

El am­bien­te de­ca­den­te de la vi­da en pa­la­cio

Mien­tras el cli­ma de ten­sión en las ca­lles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des ru­sas subía pe­li­gro­sa­men­te en in­ten­si­dad, la vi­da en pa­la­cio trans­cu­rría plá­ci­da­men­te. En sus sa­lo­nes, la fa­mi­lia del zar y la aris­to­cra­cia cor­te­sa­na dis­fru­ta­ban de los gran­des lu­jos que les co­rres­pon­dían por de­re­cho de cla­se. Tan só­lo la gra­ve en­fer­me­dad del za­ré­vich ( prín­ci­pe he­re­de­ro), muy dé­bil por cul­pa de la he­mo­fi­lia que su­fría, pa­re­cía preo­cu­par a Ni­co­lás II y a la za­ri­na. La ima­gen del mu­cha­cho, pos­tra­do en una gran ca­ma de la­tón, sim­bo­li­za­ba el ago­ta­mien­to de un ré­gi­men en­fer­mo. Ocul­to pa­ra que no se co­no­cie­ra el al­can­ce de su ver­da­de­ro es­ta­do, tam­bién re­pre­sen­ta­ba el os­cu­ran­tis­mo y el trá­gi­co des­tino que pa­re­cía acom­pa­ñar a los úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de la di­nas­tía Ro­ma­nov.

La pre­sen­cia en la cor­te de Ras­pu­tín, un mon­je de ori­gen si­be­riano y as­pec­to si­nies­tro, al­te­ró pro­fun­da­men­te la ru­ti­na de la fa­mi­lia im­pe­rial. En ese mo­men­to, na­die po­día ima­gi­nar la tras­cen­den­cia que aquel su­pues­to cu­ran­de­ro, adic­to al se­xo y a la be­bi­da, iba a te­ner en el desa­rro­llo de fu­tu­ros acon­te­ci­mien­tos.

Preo­cu­pa­da por el de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud del he­re­de­ro, la za­ri­na se mos­tró re­cep­ti­va an­te los co­men­ta­rios que otor­ga­ban cre­di­bi­li­dad a los ru­mo­res que ha­bla­ban so­bre los po­de­res sa­na­do­res de Ras­pu­tín, que la su­pers­ti­ción po­pu­lar, y tam­bién de bue­na par­te de la no­ble­za, se ha­bía en­car­ga­do de di­fun­dir. En 1907 el za­ré­vich su­frió una fuer­te hemorragia que se de­tu­vo cuan­do el mon­je

im­pu­so las ma­nos so­bre el cuer­po del jo­ven prín­ci­pe. El su­ce­so, in­ter­pre­ta­do co­mo un mi­la­gro, le en­tre­gó en ban­de­ja la vo­lun­tad de Alejandra.

Em­bau­ca­dor pro­fe­sio­nal y am­bi­cio­so, Ras­pu­tín su­po ver des­de la pri­me­ra vez que la za­ri­na lo in­vi­tó a to­mar té en pa­la­cio la de­bi­li­dad de ca­rác­ter de una mu­jer vo­lu­ble, dis­pues­ta a obe­de­cer­le en to­do con tal de sal­var la vi­da de su hi­jo. Con el pa­so de los me­ses, Ras­pu­tín en­tró a for­mar par­te del sé­qui­to im­pe­rial, aun­que en reali­dad no desem­pe­ña­ra nin­gún car­go ofi­cial. Mien­tras ejer­cía co­mo con­se­je­ro per­so­nal de Alejandra, el cu­ran­de­ro lle­va­ba una vi­da de ex­ce­sos que no pa­só inad­ver­ti­da.

De Ras­pu­tín a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

Asi­duo de los me­jo­res sa­lo­nes cor­te­sa­nos, Ras­pu­tín se en­con­tra­ba en su sal­sa mien­tras se ha­bla­ba de los te­mas de mo­da, que no eran otros que aque­llos que es­ta­ban re­la­cio­na­dos con las cien­cias ocul­tas, in­clu­yen­do las apa­ri­cio­nes fan­tas­ma­les, la bru­je­ría o la qui­ro­man­cia. En­tre sus dis­tin­gui­dos an­fi­trio­nes, y ro­dea­do siem­pre de be­llas mu­je­res a las que po­día so­me­ter fá­cil­men­te pa­ra sa­tis­fa­cer sus de­seos se­xua­les, des­cu­brió que aque­lla gen­te, por muy aris­to­crá­ti­ca que apa­ren­ta­ra ser, no sa­bía dis­tin­guir en­tre fuer­zas es­pi­ri­tua­les des­co­no­ci­das y la más bur­da su­pers­ti­ción, ven­ta­ja de la que su­po apro­ve­char­se pa­ra se­guir prac­ti­can­do en­ga­ños que eran in­ter­pre­ta­dos por sus ad­mi­ra­do­res co­mo mi­la­gros y pro­fe­cías.

A prin­ci­pios de 1905, la Ru­sia de los za­res pa­re­cía ha­ber to­ma­do la sen­da que le con­du­ci­ría de­fi­ni­ti­va­men­te a con­ver­tir­se en una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal. Sin em­bar­go, los sucesos de la Re­vo­lu­ción que tu­vo lu­gar aquel año, so­fo­ca­dos a san­gre y fue­go, hi­cie­ron abrir los ojos a aque­llos in­ge­nuos que has­ta en­ton­ces to­da­vía con­fia­ban en que era po­si­ble una so­lu­ción pa­cí­fi­ca y con­sen­sua­da a la gra­ve crisis que afec­ta­ba al ré­gi­men za­ris­ta.

Mien­tras las an­dan­zas de Ras­pu­tín pro­vo­ca­ban la in­dig­na­ción ge­ne­ral, el cli­ma so­cial em­peo­ra­ba ex­po­nen­cial­men­te. Los crí­me­nes po­lí­ti­cos se su­ce­dían mien­tras la re­pre­sión de los agen­tes de la Oj­ra­na con­tra los opo­si­to­res go­za­ba de to­tal im­pu­ni­dad. En me­dio de un cli­ma de vio­len­cia po­lí­ti­ca ejer­ci­da des­de el Es­ta­do, los co­mu­nis­tas fue­ron ga­nan­do te­rreno, mos­trán­do­se muy ac­ti­vos en las huel­gas que se ex­ten­die­ron por el país a lo lar­go de 1914. La cor­te per­dió el po­co pres­ti­gio que aún con­ser­va­ba mien­tras aven­tu­re­ros sin es­crú­pu­los, de ca­la­ña pa­re­ci­da a la de Ras­pu­tín, se ha­cían con el con­trol del go­bierno.

En un in­ten­to por dis­traer la aten­ción y aca­llar a los des­con­ten­tos, Ru­sia se in­vo­lu­cró en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, de­ci­sión que pron­to se re­ve­la­ría co­mo ne­fas­ta. Al ca­bo de un año de gue­rra, el zar asu­mió el man­do su­pre­mo del Ejér­ci­to. Pe­ro una co­sa era asis­tir a los des­fi­les lu­cien­do vis­to­sos uni­for­mes y otra muy dis­tin­ta di­ri­gir a los ejér­ci­tos en el cam­po de ba­ta­lla. Du­ran­te el desa­rro­llo de la gue­rra, Ni­co­lás II y sus ge­ne­ra­les acu­mu­la­ron mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra po­ner de re­lie­ve su ab­so­lu­ta fal­ta de com­pe­ten­cia mi­li­tar. Es­can­da­li­za­do por las cifras de sol­da­dos ru­sos caí­dos en com­ba­te, el pro­pio Ras­pu­tín, ejer­cien­do co­mo prin­ci­pal con­se­je­ro de la za­ri­na mien­tras Ni­co­lás II per­ma­ne­cía en su cuar­tel ge­ne­ral, so­li­ci­tó inú­til­men­te que se de­tu­vie­ra aque­lla san­gría.

Un só­tano en Eka­te­rim­bur­go

Mien­tras en los pa­la­cios la fa­mi­lia im­pe­rial y la no­ble­za dis­fru­ta­ban de su pri­vi­le­gia­do rit­mo de vi­da, en las ca­lles se pa­sa­ba ham­bre. El com­plot pa­la­cie­go que aca­bó con la vi­da de Ras­pu­tín tan só­lo sir­vió pa­ra cons­ta­tar el cli­ma de de­gra­da­ción que se ha­bía ins­tau­ra­do en la cor­te. Aban­do­na­do por ca­si to­dos, el es­ta­lli­do de la Re­vo­lu­ción ru­sa sor­pren­dió a Ni­co­lás II mien­tras re­gre­sa­ba a Pe­tro­gra­do pa­ra re­unir­se con su fa­mi­lia. De­te­ni­do por las nue­vas au­to­ri­da­des, el zar, acom­pa­ña­do por su es­po­sa, el za­ré­vich y sus cua­tro hi­jas, ini­ció un pe­ri­plo que lo con­du­jo, a fi­na­les de abril de 1918, al que iba a ser su úl­ti­mo des­tino. En la ma­dru­ga­da del 16 al 17 de ju­lio de ese año, la fa­mi­lia im­pe­rial fue ase­si­na­da a ti­ros y re­ma­ta­da a ba­yo­ne­ta­zos en el lú­gu­bre só­tano de una ca­sa en las afue­ras de la ciu­dad de Eka­te­rim­bur­go. Cuan­do se co­no­ció la no­ti­cia, mu­chos re­cor­da­ron las pre­mo­ni­to­rias pa­la­bras que Ras­pu­tín ha­bía in­clui­do en su úl­ti­ma car­ta di­ri­gi­da al zar: “Si fue­ran sus pa­rien­tes los que cau­sa­ran mi muer­te, en­ton­ces na­die de su fa­mi­lia, es de­cir, nin­guno de sus hi­jos o pa­rien­tes, vi­vi­rá más de dos años. El pue­blo ru­so los ma­ta­rá”.

Ham­bre en el cam­po Pe­se a las reformas y la eman­ci­pa­ción de los sier­vos, las ham­bru­nas aso­la­ban el me­dio agra­rio ru­so. En la fo­to, cam­pe­si­nos po­bres fa­bri­can cu­cha­ras en De­ya­no­vo, ha­cia 1890.

El edic­to del zar. El cua­dro re­pre­sen­ta a Ale­jan­dro II le­yen­do al pue­blo el do­cu­men­to por el que, en 1861, que­dó abo­li­da la es­cla­vi­tud en Ru­sia y los mu­jiks se in­de­pen­di­za­ron.

Pa­re­ja real. Ni­co­lás II se ca­só, con­tra los de­seos de sus pa­dres, con la prin­ce­sa ale­ma­na Alix de Hes­se, quien adop­tó el nom­bre ru­so de Alejandra. Es­ta­ban muy enamo­ra­dos. Aquí, en el trono du­ran­te la co­ro­na­ción, el 1 de no­viem­bre de 1894.

El in­flu­yen­te Ras­pu­tín. El mís­ti­co si­be­riano – en la ima­gen, ro­dea­do por sus fie­les se­gui­do­res– tu­vo en la cor­te un au­tén­ti­co “club de fans” pre­si­di­do por la za­ri­na. Su as­cen­den­te so­bre és­ta se de­bía a sus su­pues­tos po­de­res co­mo vi­sio­na­rio y cu­ran­de­ro.

La he­mo­fi­lia del za­ré­vich. El prín­ci­pe Ale­xis, hi­jo y he­re­de­ro de Ni­co­lás II, es­tu­vo muy en­fer­mo des­de ni­ño. Aquí lo ve­mos a los do­ce años, en 1916, tras re­cu­pe­rar­se de un gra­ve ata­que de he­mo­fi­lia que ca­si aca­ba con su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.