Vien­tos de cam­bio

Mien­tras los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios eu­ro­peos de 1848 co­men­za­ban a flo­re­cer en Ru­sia, la po­li­cía del au­tár­qui­co go­bierno za­ris­ta en­du­re­cía sus ac­cio­nes, in­ten­tan­do fre­nar cual­quier atis­bo de pro­tes­ta o re­vuel­ta.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Al­ber­to Porlan

Mien­tras los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios eu­ro­peos de 1848 co­men­za­ban a flo­re­cer en Ru­sia, la po­li­cía za­ris­ta en­du­re­cía sus ac­cio­nes con­tra cual­quier atis­bo de pro­tes­ta o re­vuel­ta.

Los im­pre­vi­si­bles pa­sos de bai­le de la His­to­ria han pro­du­ci­do paí­ses pe­que­ños, gran­des, muy pe­que­ños y muy gran­des. Chi­na, Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos son muy gran­des y de una di­men­sión pa­re­ci­da, en torno a los 9,000,000 de km2. Pe­ro la Fe­de­ra­ción Ru­sa es enor­me: ocu­pa 17,000,000 de km2, ca­si el do­ble que esos gi­gan­tes. Y mien­tras fue la URSS, ocu­pó unos 22,500,000 km2 sin con­tar a los paí­ses sa­té­li­tes ( ba­jo la in­flue­ni­cia de una po­ten­cia).

Re­cien­te­men­te, en una reunión de in­te­lec­tua­les ru­sos y eu­ro­peos al­guien pre­gun­ta­ba có­mo es que la Unión Eu­ro­pea con­si­de­ra la integración de Tur­quía sin ha­ber su­ge­ri­do ja­más la de la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Ex­pre­só que Stra­vins­ki, Men­de­léiev y Dos­toievs­ki, por ejem­plo, fue­ron in­dis­cu­ti­ble­men­te eu­ro­peos, y que no co­no­cía mú­si­cos, cien­tí­fi­cos ni no­ve­lis­tas tur­cos com­pa­ra­bles. A lo que un ru­so con­tes­tó al mo­men­to: “La ra­zón es que so­mos de­ma­sia­do gran­des pa­ra us­te­des”. Y el pri­me­ro re­pli­có: “El Im­pe­rio sí, pe­ro el reino no”.

La Ru­sia ac­tual es re­sul­ta­do de una se­cu­lar ex­pan­sión im­pe­ria­lis­ta que lle­vó los ca­rac­te­res ci­rí­li­cos grie­gos has­ta Vla­di­vos­tok, en el Pa­cí­fi­co asiá­ti­co. Fue una epo­pe­ya muy du­ra, bue­na par­te de la cual con­sis­tió en la apro­pia­ción de Si­be­ria, esa in­abar­ca­ble re­gión que ocu­pa las tres cuar­tas par­tes de Ru­sia. En el si­glo XVIII, la di­nas­tía Ro­ma­nov con­so­li­dó por fin el Im­pe­rio y con­vir­tió a Ru­sia en una de las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas. La cau­sa prin­ci­pal fue la ex­plo­ta­ción de sus in­fi­ni­tas ma­te­rias pri­mas, pe­ro la con­di­ción de sus ha­bi­tan­tes no re­fle­ja­ba nin­gún es­plen­dor, ex­cep­to la de los aris­tó­cra­tas y los gran­des te­rra­te­nien­tes. Los za­res eran per­fec­tos au­tó­cra­tas. Tan­to Pe­dro el Gran­de co­mo la no me­nos gran­de Ca­ta­li­na II, fue­ron sen­dos mo­de­los de dés­po­tas ilus­tra­dos que, con to­da su ilus­tra­ción – res­pon­sa­ble en­tre otras co­sas del mag­ní­fi­co museo del Her­mi­ta­ge en San Pe­ters­bur­go– man­te­nían al 80% de sus súb­di­tos en la te­ne­bro­sa con­di­ción de sier­vos. La ilus­tra­da za­ri­na es­ta­ba ani­ma­da de bue­nas in­ten­cio­nes, pe­ro to­dos sus des­ve­los ter­mi­na­ban allá don­de lo ha­cían las exigencias de la no­ble­za y su pro­pio ego. Cuan­do es­ta­lló la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, Ru­sia, co­mo el res­to de las mo­nar­quías eu­ro­peas, ex­tre­mó la vi­gi­lan­cia pa­ra no con­ta­mi­nar­se con aque­llas ideas. Y la gran za­ri­na, aun­que de­cla­ra­da­men­te fran­có­fi­la, ac­tuó so­bre sus pro­sé­li­tos con to­do el ri­gor de que era ca­paz.

Pri­me­ros gri­tos de li­ber­tad

Ca­ta­li­na mu­rió cuan­do arran­ca­ba el si­glo XIX, cu­yos pri­me­ros años se em­plea­ron en Ru­sia en lu­char con­tra Na­po­león. Las con­di­cio­nes de vi­da de los ru­sos em­peo­ra­ron to­da­vía más, y en 1825,

unos me­ses des­pués de la muer­te de Ale­jan­dro I, es­ta­lló el pri­mer gri­to de li­ber­tad, el de los lla­ma­dos “de­cem­bris­tas”, que exi­gían la li­be­ra­ción de los sier­vos y la re­dac­ción de una Cons­ti­tu­ción que ga­ran­ti­za­ra la li­ber­tad de opi­nión e in­for­ma­ción, lo que im­pli­ca­ba re­du­cir el po­der om­ní­mo­do del au­to­crá­ti­co zar. La in­su­rrec­ción de­cem­bris­ta fue pro­ta­go­ni­za­da por el prín­ci­pe Tru­bets­kói, que reunió a 2,000 sol­da­dos an­te el Se­na­do de San Pe­ters­bur­go mien­tras su com­pa­ñe­ro Alek­sandr Ya­ku­bo­vich, que de­bía ha­cer pri­sio­ne­ra a la fa­mi­lia im­pe­rial en el Pa­la­cio de In­vierno, se echó atrás en el úl­ti­mo mo­men­to. La re­pre­sión fue ri­gu­ro­sa y de­jó hue­lla en mu­chos tes­ti­gos. En­tre ellos Alek­sandr Her­zen, un fi­ló­so­fo po­lí­ti­co so­cia­lis­ta que, mo­vién­do­se por el ex­tran­je­ro des­pués de ha­ber su­fri­do cua­tro años de des­tie­rro si­be­riano, alen­ta­ba des­de su pe­rió­di­co Ko­lo­kol ( Cam­pa­na) una re­vo­lu­ción drás­ti­ca, con gui­llo­ti­na in­clui­da, pa­ra su enor­me e in­fe­liz país. Sus es­cri­tos mo­vi­li­za­ron e in­cen­dia­ron las su­fi­cien­tes con­cien­cias co­mo pa­ra que se le con­si­de­re uno de los gran­des con­tri­bu­yen­tes a la cau­sa de la li­be­ra­ción de los sier­vos.

Ese acon­te­ci­mien­to, im­por­tan­te tan­to pa­ra his­to­ria de Ru­sia co­mo pa­ra la del gé­ne­ro hu­mano, no tu­vo lu­gar has­ta 1861. En ese mo­men­to, 50 de los 60 mi­llo­nes de al­mas que po­bla­ban Ru­sia eran sier­vos. El ba­rón pru­siano Au­gust von Haxt­hau­sen, un per­so­na­je al que se pue­de lla­mar eco­no­mis­ta, an­tro­pó­lo­go, agró­no­mo y fi­ló­so­fo, ob­ser­vó du­ran­te su via­je por Ru­sia a in­vi­ta­ción del zar Ni­co­lás I que en­tre los cam­pe­si­nos se da­ba una pe­cu­liar for­ma de con­vi­ven­cia lla­ma­da obcht­chi­na, el sis­te­ma de las pri­mi­ti­vas co­mu­ni­da­des ru­ra­les que tra­ba­ja­ban con­jun­ta­men­te la tie­rra y re­par­tían sus fru­tos de ma­ne­ra igua­li­ta­ria: al­go muy pa­re­ci­do al con­cep­to de

ki­butz que desa­rro­lla­rían más tar­de los ju­díos ru­sos en Is­rael, si no su ins­pi­ra­dor di­rec­to.

Nue­va or­ga­ni­za­ción agra­ria

Cuan­do Von Haxt­hau­sen pu­bli­có el re­sul­ta­do de sus in­ves­ti­ga­cio­nes, la obcht­chi­na en­can­di­ló a los so­cia­lis­tas, que vie­ron en ella el ger­men de lo que po­dría ser un sis­te­ma co­mu­ni­ta­rio y so­li­da­rio. Por en­ton­ces, los in­te­lec­tua­les ru­sos es­ta­ban di­vi­di­dos en­tre los es­la­vó­fi­los, muy na­cio­na­lis­tas y de­fen­so­res de los va­lo­res “eter­nos”, y los oc­ci­den­ta­lis­tas, quie­nes, co­mo Her­zen, veían en la obcht­chi­na la fór­mu­la so­cia­lis­ta que Ru­sia ha­bía in­ven­ta­do y que pa­re­cía des­ti­na­da a ser la cla­ve de su fu­tu­ro po­lí­ti­co. Piotr Tka­chev, un re­vo­lu­cio­na­rio a quien se con­si­de­ra pre­cur­sor de Le­nin, es­cri­bió a En­gels sos­te­nien­do que la

obcht­chi­na de­mos­tra­ba que el pue­blo ru­so es­ta­ba im­bui­do por na­tu­ra­le­za y tra­di­ción de los prin­ci­pios co­mu­nis­tas, de mo­do que las nue­vas ideas les iban a apa­re­cer muy fá­ci­les de acep­tar. Por otro la­do, Haxt­hau­sen afir­ma­ba que esas prác­ti­cas so­cia­les no eran pri­va­ti­vas de Ru­sia, sino que mu­chos otros paí­ses eu­ro­peos ha­bían vi­vi­do así des­de tiem­pos ar­cai­cos. Es­to hi­zo so­ñar a Marx y En­gels con la po­si­bi­li­dad de ex­por­tar la obcht­chi­na ru­sa a to­da Eu­ro­pa en el ca­so de que una even­tual re­vo­lu­ción en Ru­sia se con­ta­gia­ra au­to­má­ti­ca­men­te – se­gún ellos es­pe­ra­ban– a los paí­ses oc­ci­den­ta­les.

En la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX las ideas po­lí­ti­cas flo­re­cie­ron en Ru­sia co­mo nun­ca lo ha­bían he­cho. Y tam­bién la re­pre­sión. Los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios eu­ro­peos de 1848 que con­du­je­ron a la Se­gun­da Re­pú­bli­ca en Fran­cia en­du­re­cie­ron a la po­li­cía za­ris­ta, que pu­so el fo­co so­bre las pe­que­ñas or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas más o me­nos se­cre­tas que pre­ten­dían cam­biar las co­sas. Pe­tras­hevs­ki, un fun­cio­na­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, man­te­nía una ter­tu­lia que in­ten­ta­ba pro­mo­ver la eman­ci­pa­ción de los sier­vos. En abril de 1849, la po­li­cía efec­tuó una re­da­da en su ca­sa que se sal­dó con 50 de­te­ni­dos. Uno de ellos era el ma­gis­tral no­ve­lis­ta Fió­dor Mi­jái­lo­vich Dos­toievs­ki, el cual fue con­de­na­do a muer­te jun­to a otros 32 com­pa­ñe­ros. Ya es­ta­ban los reos ali­nea­dos de­lan­te del

pe­lo­tón cuan­do lle­gó el per­dón del zar y la con­mu­ta­ción de la pe­na ca­pi­tal por la de des­tie­rro. La li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal sus­pi­ró ali­via­da.

El na­ci­mien­to del pro­le­ta­ria­do

La inevi­ta­ble abo­li­ción de la ser­vi­dum­bre no se pro­du­jo por la mag­na­ni­mi­dad del au­tó­cra­ta, sino por­que ya no re­sul­ta­ba eco­nó­mi­ca­men­te sa­tis­fac­to­ria. El tra­ba­jo de los hom­bres li­bres era mu­cho más ren­ta­ble que el de los sier­vos. Tras plan­tear­se el pro­ble­ma del re­par­to de las tie­rras, re­sul­tó que las me­jo­res con­ti­nua­ron es­tan­do en ma­nos de los no­bles y los gran­des te­rra­te­nien­tes. Mi­llo­nes de mu­jiks ( cam­pe­si­nos ru­sos) de­cep­cio­na­dos y ham­brien­tos se di­ri­gie­ron ha­cia las ciu­da­des en bus­ca de una es­pe­ran­za pa­ra sus fa­mi­lias, y así na­ció una cla­se so­cial de­pri­mi­da pe­ro efer­ves­cen­te, un sus­tra­to que los nue­vos po­li­tó­lo­gos lla­ma­rían pro­le­ta­ria­do.

Un se­gun­do nú­cleo de des­con­ten­tos lo cons­ti­tu­ye­ron los es­tu­dian­tes. Las uni­ver­si­da­des se ha­bían lle­na­do de jó­ve­nes de am­bos se­xos, mu­chos de ellos be­ca­dos e hi­jos de pro­le­ta­rios, que vi­vían con ca­ma­ra­de­ría las es­tre­che­ces de la con­di­ción es­tu­dian­til. En­tre es­tos gru­pos, la re­vo­lu­ción se con­tem­pla­ba co­mo un ob­je­ti­vo in­dis­cu­ti­ble y era el úni­co sec­tor en el que ha­bía ele­men­tos ac­ti­vos de am­bos se­xos. Los más ra­di­ca­les ha­bían su­pe­ra­do ( o de­cían ha­ber­lo he­cho) to­das las con­ven­cio­nes y ata­vis­mos. La mo­ral era una tram­pa, la re­li­gión una va­rian­te de su­pers­ti­ción. To­do lo hu­ma­nís­ti­co de­bía so­me­ter­se au­to­má­ti­ca­men­te a lo “cien­tí­fi­co”. En su no­ve­la Pa­dres e hi­jos, Iván Tur­gué­nev bau­ti­zó a los miem­bros de es­te gru­po so­cial co­mo “nihi­lis­tas”. Tcherny­chevs­ki, fi­ló­so­fo re­vo­lu­cio­na­rio, pu­bli­có en res­pues­ta una no­ve­la ti­tu­la­da ¿ Qué ha­cer? y sub­ti­tu­la­da “Los hom­bres nue­vos”, que tu­vo una enor­me re­per­cu­sión e in­flu­yó has­ta al mis­mo Le­nin, quien pu­bli­có un tra­ta­do con el mis­mo tí­tu­lo que fue de­ci­si­vo pa­ra el bol­che­vis­mo.

Mu­cho más re­le­van­te que el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til fue el de los na­rod­niks ( po­pu­lis­tas), lla­ma­dos así por­que obe­de­cían a la con­sig­na de in­tro­du­cir­se en el pue­blo pa­ra di­fun­dir di­rec­ta­men­te sus ideas. Con­ven­ci­dos de las bon­da­des de la or­ga­ni­za­ción co­mu­ne­ra agra­ria ru­sa ( la

obcht­chi­na), su pri­me­ra ac­ción po­lí­ti­ca con­sis­tió en di­ri­gir­se a una pe­que­ña po­bla­ción agrí­co­la pa­ra pre­di­car su doc­tri­na. Los cam­pe­si­nos los sa­ca­ron del pue­blo a pe­dra­das. De­ci­die­ron en­ton­ces con­ver­tir­se en una or­ga­ni­za­ción se­cre­ta de cor­te anar­quis­ta a la que lla­ma­ron “Tie­rra y Li­ber­tad”, de la que se es­cin­dió en 1879 la fac­ción lla­ma­da Na­ród­na­ya Vo­lia (“El pue­blo lo quie­re”), que abo­ga­ba por la ac­ción di­rec­ta. O sea, por el te­rro­ris­mo pla­ni­fi­ca­do y or­ga­ni­za­do. Des­de su fun-

En 1825, tras la muer­te de Ale­jan­dro I, es­ta­lló el pri­mer gri­to de li­ber­tad, el de los lla­ma­dos “de­cem­bris­tas”, que exi­gían la li­be­ra­ción de los sier­vos.

da­ción mis­ma, los na­rod­niks se pro­pu­sie­ron co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal el ase­si­na­to del zar Ale­jan­dro II, y lo con­si­guie­ron me­nos de dos años des­pués, tras cin­co ten­ta­ti­vas fa­lli­das. El mag­ni­ci­dio des­en­ca­de­nó una re­pre­sión que desem­bo­có en el ajus­ti­cia­mien­to de los res­pon­sa­bles y el fin de or­ga­ni­za­ción. Ade­más, su­pu­so la pues­ta en mar­cha de la te­mi­ble po­li­cía po­lí­ti­ca za­ris­ta, la Oj­ra­na.

Fue­ron aque­llos po­pu­lis­tas quie­nes fun­da­ron la pri­me­ra cé­lu­la mar­xis­ta en Ru­sia. Sin em­bar­go, fren­te a la co­rrien­te co­mu­nis­ta se­gui­do­ra de Marx y En­gels, se po­si­cio­nó el anar­quis­mo re­vo­lu­cio­na­rio de Ba­ku­nin y Kro­pot­kin. Ba­ku­nin só­lo era cua­tro años ma­yor que Marx, y lo des­pre­cia­ba por au­to­ri­ta­rio. Marx, por su par­te, tra­ta­ba de des­acre­di­tar a Ba­ku­nin ta­chán­do­lo de es­pía del zar. Pe­ro el he­cho es que am­bos te­nían sus raí­ces en el mis­mo huer­to: el ala iz­quier­da del pen­sa­mien­to he­ge­liano. Y sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia de ba­se en­tre ellos era esen­cial: Marx era un teó­ri­co; Ba­ku­nin, un hom­bre de ac­ción. El pri­me­ro que­ría uti­li­zar el Es­ta­do pa­ra fi­nes re­vo­lu­cio­na­rios, mien­tras que el se­gun­do sos­te­nía que la cau­sa de to­dos los ma­les era pre­ci­sa­men­te el Es­ta­do, y sos­pe­cha­ba que un Es­ta­do pro­le­ta­rio ter­mi­na­ría por con­ver­tir­se en otra for­ma de do­mi­na­ción, mien­tras que el úni­co ca­mino via­ble pa­ra el ser hu­mano con­sis­tía en desa­rro­llar­se en li­ber­tad con­tri­bu­yen­do vo­lun­ta­ria­men­te a la or­ga­ni­za­ción na­tu­ral de la so­cie­dad li­ber­ta­ria.

Un nue­vo zar en el si­glo XX

Cuan­do am­bos após­to­les po­lí­ti­cos se en­con­tra­ron en Pa­rís por pri­me­ra vez, en 1845, se man­tu­vie­ron en si­len­cio. Pe­ro en 1848, Marx pu­bli­có en su pe­rió­di­co una no­ti­cia se­gún la cual Ba­ku­nin era un agen­te za­ris­ta en­cu­bier­to, lo que pro­ba­rían cier­tos pa­pe­les que con­ser­va­ba la no­ve­lis­ta fran­ce­sa Aman­ti­ne Du­pin, quien fir­ma­ba co­mo Geor­ge Sand. Cuan­do ella des­min­tió es­can­da­li­za­da la in­for­ma­ción, Marx se re­trac­tó, pe­ro el mal ya es­ta­ba he­cho y los enemi­gos de Ba­ku­nin alen­ta­rían mu­cho tiempo en­tre ellos esa vie­ja in­fa­mia.

Lle­gó el si­glo XX con un zar nue­vo, Ni­co­lás II. En esos mo­men­tos el país pre­sen­ta­ba dos ca­ras. Por un la­do avan­za­ba en el plano eco­nó­mi­co de­bi­do a los des­ve­los del mi­nis­tro Wit­te, quien ha­bía en­tre­ga­do el país y sus in­ter­mi­na­bles re­cur­sos na­tu­ra­les al ca­pi­ta­lis­mo in­ter­na­cio­nal. La mo­der­ni­za­ción em­pe­za­ba a ser un he­cho; pron­to se dis­pon­dría del so­ña­do fe­rro­ca­rril tran­si­be­riano con el cual acer­car a Eu­ro­pa las ri­que­zas si­be­ria­nas. Sin em­bar­go, el nue­vo zar pre­sen­tía que los días de la au­to­cra­cia iban a ter­mi­nar muy pron­to. Ru­sia en­te­ra olía a re­vo­lu­ción. Sur­gían nue­vos partidos a la iz­quier­da de la iz­quier­da, se mul­ti­pli­ca­ban las huel­gas, las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les, los aten­ta­dos. Y ade­más ha­bía que afron­tar la gue­rra ( y la de­rro­ta) con­tra los ja­po­ne­ses. Ni­co­lás, aun­que de­cla­ró que man­ten­dría la au­to­cra­cia, em­pe­zó a ha­cer con­ce­sio­nes. Pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de.

La re­pre­sión se re­cru­de­ce

En 1905, una mul­ti­tud de 100,000 per­so­nas se ma­ni­fes­tó an­te el Pa­la­cio de In­vierno y fue diez­ma­da a ti­ros por el ejér­ci­to. En­tre las víc­ti­mas ha­bía mu­je­res y ni­ños. Fue el lla­ma­do Do­min­go Ro­jo. Aque­lla san­gre tra­za­ría un fo­so in­sal­va­ble y de­fi­ni­ti­vo en­tre el zar y su pue­blo. Me­ses des­pués, y tras un par de de­rro­tas fren­te a los ja­po­ne­ses, la tri­pu­la­ción del aco­ra­za­do Po­tem­kin se amo­ti­nó y sur­gió el pri­mer so­viet en Iva­no­voVoz­ne­sensk. El zar ace­le­ró las reformas, mul­ti­pli­có las con­ce­sio­nes: con­vo­có la pri­me­ra Du­ma y lle­vó a ca­bo una re­for­ma agra­ria. La huel­ga ge­ne­ral de oc­tu­bre de ese año con­si­guió arran­car del zar la pro­me­sa de una Cons­ti­tu­ción. Pe­ro a la vez, la re­pre­sión se re­cru­de­ció: una huel­ga en el río Le­na pro­vo­có me­dio mi­llar de víc­ti­mas.

En ju­lio de 1914 lle­gó la go­ta de agua que col­ma­ría el va­so: Ale­ma­nia de­cla­ró la gue­rra a Ru­sia. Tras una ola de fer­vor pa­trió­ti­co, las de­rro­tas se su­ce­die­ron de un mo­do tan alar­man­te co­mo hu­mi­llan­te. Na­da fun­cio­na­ba en el país; los tre­nes no cir­cu­la­ban o lo ha­cían muy mal, las fá­bri­cas es­ta­ban des­bor­da­das y las cifras de ba­jas eran apa­bu­llan­tes: 1,700,000 muer­tos, 7,000,000 de he­ri­dos. La mo­ral del país es­ta­ba por los sue­los, y pa­ra en­te­rrar­la del to­do apa­re­cie­ron la es­ca­sez y el ham­bre. El zar re­co­rrió el fren­te en su tren blin­da­do, asis­tien­do im­po­ten­te a una de­rro­ta tras otra an­te los ale­ma­nes. Pe­ro ya no era na­die. El pue­blo no lo que­ría; lo mal­de­cía, se bur­la­ba de él.

El cru­do in­vierno de 1916 de­jó a la na­ción ru­sa en un es­ta­do pró­xi­mo a la con­sun­ción ( ex­te­nua­do, enf la­que­ci­do). En Pe­tro­gra­do, que cam­bió de nom­bre por re­sul­tar el de San Pe­ters­bur­go de­ma­sia­do ale­mán, la si­tua­ción de pe­nu­ria fa­vo­re­ció la apa­ri­ción de huel­gas, y su re­pre­sión la de nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas. Las mu-

En 1905 el ejér­ci­to dis­pa­ró a una mul­ti­tud que se ma­ni­fies­ta­ba an­te el Pa­la­cio de In­vierno. Fue el Do­min­go Ro­jo.

je­res se ma­ni­fes­ta­ban por mi­les pi­dien­do paz y pan, y los gri­tos de la mul­ti­tud se ha­cían más ame­na­za­do­res ca­da vez. La gen­te, im­pul­sa­da por los ele­men­tos re­vo­lu­cio­na­rios, in­va­dió las co­mi­sa­rías de po­li­cía y se hi­zo de sus ar­mas. Los ciu­da­da­nos com­pro­ba­ron que no es lo mis­mo ma­ni­fes­tar­se iner­mes que ha­cer­lo ar­ma­dos. El zar sa­có el ejér­ci­to a la ca­lle. Hu­bo un pri­mer cru­ce de dis­pa­ros. Pe­ro esa no­che un gru­po de sol­da­dos y ofi­cia­les se pa­só al cam­po de los su­ble­va­dos y al día si­guien­te to­dos los re­gi­mien­tos que con­tro­la­ban la ciu­dad se ali­nea­ron con ellos.

Los bol­che­vi­ques to­man el po­der

Se pro­du­jo el oca­so de los tres si­glos de au­to­cra­cia de los Ro­ma­nov, y sur­gió el al­ba de una nue­va era pa­ra Ru­sia. Pe­ro el día sa­lió nu­bla­do. El go­bierno pro­vi­sio­nal li­de­ra­do por Ké­rens­ki se obs­ti­nó en con­ti­nuar lu­chan­do con­tra Ale­ma­nia, y du­ran­te to­do el oto­ño el par­ti­do bol­che­vi­que, sur­gi­do de la es­ci­sión ma­yo­ri­ta­ria del antiguo Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta y li­de­ra­do por Le­nin y Trots­ki, que exi­gía el fi­nal de la gue­rra, se con­vir­tió en un se­gun­do po­der den­tro del Es­ta­do. La no­che de 24 al 25 de oc­tu­bre de 1917, los bol­che­vi­ques to­ma­ron to­dos los cen­tros de po­der de Pe­tro­gra­do, así co­mo las es­ta­cio­nes, los cen­tros de co­mu­ni­ca­cio­nes y los ban­cos. Des­pués, con­cen­tra­ron a las ma­sas acom­pa­ña­das de los sol­da­dos de la guarnición y los ma­ri­nos de Krons­tadt pa­ra asal­tar el Pa­la­cio de In­vierno. Ape­nas co­rrió la san­gre. El zar re­nun­ció, y Le­nin fue due­ño de la si­tua­ción en Pe­tro­gra­do, aun­que no en to­da Ru­sia. Una par­te de la po­bla­ción, los “blan­cos”, se al­za­rían en ar­mas con­tra el po­der ro­jo, de ma­ne­ra que la Ru­sia re­vo­lu­cio­na­ria de los so­viets se ve­ría en­vuel­ta a la vez en dos con­flic­tos dis­tin­tos: la gue­rra ci­vil y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro ésa es otra his­to­ria.

Do­min­go ro­jo. Así se lla­mó al vio­len­to acon­te­ci­mien­to su­ce­di­do el 22 de enero de 1905, cuan­do las tropas del zar Ni­co­lás II dis­pa­ra­ron con­tra los ciu­da­da­nos ru­sos que se ma­ni­fes­ta­ban fren­te al Pa­la­cio de In­vierno. En el cua­dro se re­pre­sen­ta es­te su­ce­so.

Ma­ni­fes­ta­ción por la li­ber­tad. El mo­vi­mien­to es­tu­dian­til ru­so – pro­ce­den­te del re­cién sur­gi­do pro­le­ta­ria­do– tam­bién desem­pe­ñó su pa­pel en la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre ( aquí, es­tu­dian­tes ma­ni­fes­tán­do­se en 1917), pues en sus ini­cios la opo­si­ción al za­ris­mo es­tu­vo en las uni­ver­si­da­des ru­sas.

Fi­ló­so­fo e ideó­lo­go. Alek­sandr Her­zen ( arri­ba re­tra­to de 1861) se ma­ni­fes­tó con­tra el ab­so­lu­tis­mo y el ré­gi­men de ser­vi­dum­bre ru­so, lo que le cos­tó el des­tie­rro. Creía en el “so­cia­lis­mo cam­pe­sino” ba­sa­do en la idea de que la so­cie­dad de­bía pro­gre­sar a tra­vés de la re­vo­lu­ción cam­pe­si­na.

In­ten­to fa­lli­do. En 1866 el re­vo­lu­cio­na­rio Dmi­tri Ka­ra­kó­zov aten­tó con­tra la vi­da de Ale­jan­dro II en San Pe­ters­bur­go, pe­ro el zar fue sal­va­do por un hom­bre que apar­tó a tiempo el ar­ma del te­rro­ris­ta, im­pi­dien­do así que el mo­nar­ca re­ci­bie­ra he­ri­da al­gu­na. En la ima­gen, esa es­ce­na ilus­tra­da.

Nue­vos y mo­der­nos ai­res. Tras tre­ce años de tra­ba­jo, el fe­rro­ca­rril tran­si­be­riano ( arri­ba, du­ran­te su cons­truc­ción) se inau­gu­ró en 1904; su ru­ta prin­ci­pal unía a Mos­cú con la cos­ta ru­sa del Pa­cí­fi­co.

Pro­tes­tas obre­ras. An­te las de­plo­ra­bles con­di­cio­nes la­bo­ra­les en las mi­nas si­be­ria­nas de Le­na, los tra­ba­ja­do­res ( en el cua­dro) con­vo­ca­ron una huel­ga, a la que el go­bierno za­ris­ta res­pon­dió con el en­vío de tropas con ór­de­nes de abrir fue­go con­tra los ma­ni­fes­tan­tes. Ase­si­na­ron a 270 obre­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.