Blan­cos con­tra ro­jos

La caí­da del za­ris­mo des­en­ca­de­nó un con­flic­to ar­ma­do – de 1917 a 1923– en el ya di­suel­to Im­pe­rio ru­so. El nue­vo go­bierno bol­che­vi­que y su Ejér­ci­to Ro­jo se en­fren­ta­ron al de­no­mi­na­do Mo­vi­mien­to Blan­co, com­pues­to por con­ser­va­do­res fa­vo­ra­bles a la mo­nar­quía

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Juan Carlos Lo­sa­da

La caí­da del za­ris­mo des­en­ca­de­nó un con­flic­to ar­ma­do –de 1917 a 1923– en el ya di­suel­to Im­pe­rio ru­so. El nue­vo go­bierno bol­che­vi­que y su Ejér­ci­to Ro­jo se en­fren­ta­ron al de­no­mi­na­do Mo­vi­mien­to Blan­co...

Des­de el mis­mo mo­men­to del triun­fo de la Re­vo­lu­ción bol­che­vi­que en oc­tu­bre de 1917, la in­men­sa geo­gra­fía de Ru­sia se vio in­mer­sa en un cli­ma per­ma­nen­te de gue­rra que cos­tó mi­llo­nes de víc­ti­mas. Las hos­ti­li­da­des se pro­lon­ga­ron has­ta 1923, aun­que con in­ten­si­dad de­sigual, y el go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio tu­vo que en­fren­tar­se a los par­ti­da­rios del antiguo ré­gi­men za­ris­ta o de una re­pú­bli­ca li­be­ral apo­ya­dos por fuer­zas alia­das ex­tran­je­ras, así co­mo, si­mul­tá­nea­men­te, a Po­lo­nia y a re­vuel­tas lo­ca­les pro­mo­vi­das por mo­vi­mien­tos iz­quier­dis­tas y se­pa­ra­tis­tas que sur­gie­ron en me­dio del caos pro­vo­ca­do por el hun­di­mien­to del za­ris­mo.

La re­vo­lu­ción ha­bía triun­fa­do en el cen­tro del vie­jo Im­pe­rio. Mos­cú, Pe­tro­gra­do ( así se lla­ma­ba San Pe­ters­bur­go des­de fi­na­les de 1914) y las zo­nas oc­ci­den­ta­les más in­dus­tria­li­za­das de Bie­lo­rru­sia o de la cuen­ca del Vol­ga, es­ta­ban ba­jo con­trol bol­che­vi­que que, rá­pi­da­men­te y pa­ra ase­gu­rar el triun­fo de la re­vo­lu­ción, tu­vie­ron que clau­di­car an­te los ale­ma­nes en mar­zo de 1918, fir­man­do la paz de Brest Li­tovsk y en­tre­gan­do ex­ten­sos te­rri­to­rios.

Obre­ros y cam­pe­si­nos en el ejér­ci­to

Pe­ro en las zo­nas más ale­ja­das del cen­tro, co­mo en el oes­te y sur de Ucra­nia y en el nor­te y el es­te de Ru­sia, el va­cío de po­der fue apro­ve­cha­do por los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios pa­ra ar­mar­se y su­ble­var­se con­tra el nue­vo ré­gi­men. Con el vie­jo ejér­ci­to za­ris­ta di­suel­to, León Trots­ki fue en­car­ga­do – por or­den de Le­nin– de or­ga­ni­zar el nue­vo brazo ar­ma­do del Es­ta­do que de­bía ser el Ejér­ci­to Ro­jo, cu­yo fin era com­ba­tir a los enemi­gos de la Re­vo­lu­ción. El nú­cleo de las fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias fue­ron los vo­lun­ta­rios bol­che­vi­ques de la Guardia Roja, pe­ro an­te su es­ca­so nú­me­ro fue pre­ci­so pro­ce­der a re­clu­tar for­zo­sa­men­te a obre­ros y cam­pe­si­nos. La dis­ci­pli­na era fé­rrea cas­ti­gán­do­se con el fu­si­la­mien­to cual­quier va­ci­la­ción y, pa­ra cohe­sio­nar y mo­ti­var, se in­cor­po­ra­ron comisarios po­lí­ti­cos que de­bían po­li­ti­zar a la tro­pa y ase­gu­rar su fi­de­li­dad y en­tre­ga a la cau­sa re­vo­lu­cio­na­ria. Tam­bién fue­ron re­in­cor­po­ra­dos al Ejér­ci­to Ro­jo mu­chos de los an­ti­guos ofi­cia­les del za­ris­mo, más de 30,000, que eran es­tre­cha­men­te vi­gi­la­dos por los comisarios. Dos años más tar­de ya eran cin­co mi­llo­nes los com­ba­tien­tes que for­ma­ban el ejér­ci­to. Apar­te de la gran ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va de Trots­ki, que via­ja­ba a to­dos los pun­tos crí­ti­cos a bor­do de su tren blin­da­do, des­ta­ca­ron en el ejér­ci­to jó­ve­nes mi­li­ta­res co­mo Mi­jaíl Tu­ja­chevs­ki – que lu­chó en to­dos los fren­tes– y Mi­jaíl Frun­ze, quie­nes ba­sa­ron las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res en una gran mo­vi­li­dad y ra­pi­dez de des­pla­za­mien­to de fuer­zas, rom­pien­do los esquemas es­tá­ti­cos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

En con­tra­po­si­ción al ejér­ci­to bol­che­vi­que es­ta­ba el lla­ma­do Ejér­ci­to Blan­co que, des­de ma­yo de 1918, fue apo­ya­do por hom­bres, ar­mas y suministros de una de­ce­na de paí­ses, fun­da­men­tal­men­te de Gran Bre­ta­ña, Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos, Po­lo­nia, Gre­cia y Fran­cia, que su­ma­ron en to­tal unos 175,000 efec­ti­vos. Las ra­zo­nes eran ob­vias: el pá­ni­co al con­ta­gio re­vo­lu­cio­na­rio que en to­do el mun­do se desató. A di­fe­ren­cia de los ro­jos, los blan­cos es­ta­ban en­ca­be­za­dos por dis­tin­tos ge­ne­ra­les za­ris­tas que ac­tua­ban con ex­ce­si­va am­bi­ción per­so­nal y ri­va­li­za­ban en­tre sí, ac­tuan­do au­tó­no­ma­men­te en dis­tin­tos fren­tes. Eran to­dos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, pe­ro te­nían dis­tin­tos mo­de­los po­lí­ti­cos, si es que los te­nían. Des­ta­ca­ron Alek­sandr Kol­chak, An­tón De­ni­kin, Lavr Kor­ni­lov o Piotr Wran­gel. Con­ta­ban con el apo­yo de la Igle­sia or­to­do­xa y de las fuer­zas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas

de­rro­ca­das en oc­tu­bre de 1917, pe­ro ca­re­cían de pro­yec­to ho­mo­gé­neo y de la dis­ci­pli­na ne­ce­sa­ria.

Fuer­zas an­ti­rre­vo­lu­cio­na­rias

Las pri­me­ras ac­cio­nes de los sol­da­dos blan­cos se desa­rro­lla­ron en el sur, en la cuen­ca del Don, y en Si­be­ria, lo­gran­do avan­zar re­suel­ta­men­te ha­cia el cen­tro del país en el ve­rano de 1918. Fue ese año en el que al­can­za­ron más éxi­tos, lo­gran­do con­quis­tar Ka­zán en el es­te, Ar­cán­gel en el nor­te y ca­si to­do el te­rri­to­rio al es­te de los Ura­les. Apar­te del apo­yo de los alia­dos, con­ta­ban con la ayu­da de la Le­gión Che­cos­lo­va­ca, unos 60,000 hom­bres que ha­bían lu­cha­do con­tra los im­pe­rios cen­tra­les in­cor­po­ra­dos en el ejér­ci­to za­ris­ta y que aho­ra apo­ya­ban a los blan­cos. En un in­ten­to de or­ga­ni­za­ción, des­de no­viem­bre de 1918 fue ele­gi­do co­mo man­do su­pre­mo el al­mi­ran­te Kol­chak, que de­mos­tró sus cua­li­da­des mi­li­ta­res. Pre­ci­sa­men­te los im­por­tan­tes avan­ces de los blan­cos ha­bían lle­va­do a los bol­che­vi­ques a ase­si­nar a la fa­mi­lia real, que es­ta­ba con­fi­na­da en Eka­te­rim­bur­go, en ju­lio de ese año. Se­gún sus plan­tea­mien­tos, no po­dían per­mi­tir que el zar Ni­co­lás II, ni nin­gún otro pa­rien­te, fue­ra li­be­ra­do pa­ra re­pre­sen­tar una ban­de­ra que aglu­ti­na­ra al enemi­go y que fue­ra re­co­no­ci­do co­mo go­ber­nan­te le­gí­ti­mo por las po­ten­cias ex­tran­je­ras.

El de­cai­mien­to de la in­ter­ven­ción alia­da

En la pri­ma­ve­ra de 1918, los bri­tá­ni­cos ha­bían des­em­bar­ca­do en el nor­te Ár­ti­co, en Ar­cán­gel; los ja­po­ne­ses y es­ta­dou­ni­den­ses, en Vla­di­vos­tok, y los fran­ce­ses y grie­gos en Cri­mea, con las cla­ras in­ten­cio­nes de aho­gar la Re­vo­lu­ción. La in­ter­ven­ción que aco­me­tie­ron des­de el ve­rano la dis­fra­za­ron con dos pre­tex­tos: el pri­me­ro fue im­pe­dir un su­pues­to avan­ce de los ale­ma­nes que les per­mi­tie­ra ha­cer­se de im­por­tan­tes ar­se­na­les; el se­gun­do, ar­gu­men­tar que lo ha­cían acep­tan­do la in­vi­ta­ción que re­ci­bie­ron de los su­ble­va­dos en la lu­cha con­tra los bol­che­vi­ques, a los que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les no re­co­no­cían. Su ayu­da per­mi­tió a los blan­cos los gran­des avan­ces de 1918, pe­ro a par­tir de 1919 su em­pu­je fue de­bi­li­tán­do­se. Ru­sia era in­men­sa y lle­na de ba­rre­ras oro­grá­fi­cas y cli­ma­to­ló­gi­cas de las que ca­si no ha­bía pla­nos to­po­grá­fi­cos, lo que im­pe­día un rá­pi­do avan­ce ha­cia los cen­tros de po­der re­vo­lu­cio­na­rios. Ade­más, mien­tras el Ejér­ci­to Ro­jo iba cre­cien­do en efec­ti­vos, dis­ci­pli­na y ex­pe­rien­cia, los blan­cos se veían in­ca­pa­ces de lo­grar nin­gún éxi­to de­ci­si­vo, por lo que los alia­dos oc­ci­den­ta­les em­pe­za­ron a re­du­cir su ayu­da. Las ri­va­li­da­des en­tre los lí­de­res con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios no ce­sa­ban y tam­bién des­per­ta­ban re­cha­zo en gran par­te de la po­bla­ción por los abu­sos co­me­ti­dos. Ade­más, las distintas po­ten­cias co­men­za­ron a des­con­fiar so­bre las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de al­gu­nos de ellos. Es­pe­cial­men­te sos­pe­cho­sas eran las ma­nio­bras de grie­gos, ru­ma­nos, po­la­cos y, so­bre to­do, de los ja­po­ne­ses, que ha­bían en­via­do na­da me­nos que 75,000 sol­da­dos a Si­be­ria. An­te tal des­plie­gue, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y Es­ta­dos Uni­dos sos­pe­cha­ron que bus­ca­ban sim­ple­men­te una ex­pan­sión te­rri­to­rial ha­cia la cos­ta ru­sa, lo que po­nía en ja­que el equi­li­brio de fuer­zas sur­gi­do tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Por si fue­ra po­co, em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta en­tre los obre­ros y es­ti­ba­do­res de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y EUA, que se ne­ga­ban a en­viar suministros a las fuer­zas des­ta­ca­das en Ru­sia, y más tras los su­fri­mien­tos que ha­bía su­pues­to la Gran Gue­rra. En aque­llos mo­men­tos la Re­vo­lu­ción so­vié­ti­ca des­per­ta­ba una evi­den­te sim­pa­tía en to­do el mo­vi­mien­to obre­ro mun­dial, lo que ha­cía ca­da vez más im­po­pu­lar la in­ter­ven­ción mi­li­tar. Man­te­ner­la, y más sin una cla­ra pers­pec­ti­va de un fin rá­pi­do de la gue­rra, era ali­men­tar el pres­ti­gio de la cau­sa bol­che­vi­que en Oc­ci­den­te, por lo que la in­ter­ven­ción po­día lo­grar los ob­je­ti­vos to­tal­men­te con­tra­rios a los que se pre­ten­dían en un prin­ci­pio.

Por to­do ello y pau­la­ti­na­men­te, des­de ma­yo de 1919, los

El Ejér­ci­to Blan­co fue apo­ya­do por hom­bres, ar­mas y suministros lle­ga­dos de una de­ce­na de paí­ses.

alia­dos fue­ron dis­mi­nu­yen­do la ayu­da y, an­te las vic­to­rias bol­che­vi­ques, se fue­ron li­mi­tan­do a dar apo­yo a la eva­cua­ción de los res­tos de­rro­ta­dos del Ejér­ci­to Blan­co, lo que cul­mi­nó en 1920. Pre­ci­sa­men­te en enero de ese año las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les pu­sie­ron fin al em­bar­go de mer­can­cías y ali­men­tos que ha­bían de­cre­ta­do so­bre el ré­gi­men co­mu­nis­ta, co­men­zan­do a re­co­no­cer la evi­den­cia de que los bol­che­vi­ques ya no po­drían ser de­rri­ba­dos del po­der por la fuer­za. Po­co des­pués, en mar­zo de 1921, bri­tá­ni­cos y tur­cos ru­bri­ca­ron con Mos­cú un acuer­do co­mer­cial y de amis­tad. Al fi­nal só­lo que­da­ron en sue­lo so­vié­ti­co ja­po­ne­ses y po­la­cos, los más in­tere­sa­dos en una ex­ten­sión te­rri­to­rial a cos­ta de la vie­ja Ru­sia, aun­que en 1922 tam­bién se re­ti­ra­ron.

La gue­rra con­tra un país ve­cino

Po­lo­nia ha­bía vuelto a emerger co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y el hun­di­mien­to de la Ru­sia za­ris­ta alen­tó en ella el sue­ño de re­cu­pe­rar año­ra­dos te­rri­to­rios en el es­te. Apro­ve­chan­do la gue­rra ci­vil ru­sa, a ini­cios de 1919 ha­bía avan­za­do con­quis­tan­do Minsk, zo­nas oc­ci­den­ta­les de Ucra­nia y par­te de las cos­tas bál­ti­cas. En un prin­ci­pio, Le­nin lle­gó a ofre­cer a los po­la­cos es­tos te­rri­to­rios si le ayu­da­ban en la gue­rra con­tra los blan­cos. Pe­ro Po­lo­nia tam­po­co con­fia­ba en los bol­che­vi­ques por­que te­mía que re­pli­ca­ran las am­bi­cio­nes im­pe­ria­lis­tas de los za­ris­tas en ca­so de vic­to­ria, por lo que se li­mi­tó a con­so­li­dar sus con­quis­tas en Ru­sia sin apo­yar a la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal an­ti­co­mu­nis­ta.

Pe­ro en 1920, tras la de­rro­ta ca­si com­ple­ta del Ejér­ci­to Blan­co, los bol­che­vi­ques pu­die­ron cen­trar sus es­fuer­zos con­tra los po­la­cos pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar los te­rri­to­rios per­di­dos e, in­clu­so, ex­ten­der la re­vo­lu­ción ha­cia el oes­te ocu­pan­do to­da Po­lo­nia. Sin em­bar­go, ade­lan­tán­do­se a los pla­nes so­vié­ti­cos, en abril los po­la­cos ata­ca­ron y ocu­pa­ron Kiev con la ayu­da de par­te de los ucra­nia­nos. No obs­tan­te, la po­bla­ción lo­cal es­ta­ba di­vi­di­da en sus sim­pa­tías, por­que te­mían por igual a los dos im­pe­ria­lis­mos, el ru­so y el po­la­co. El con­tra­ata­que del Ejér­ci­to Ro­jo en ju­nio con­si­guió re­con­quis­tar la ca­pi­tal, pe­ro a cos­ta de un enor­me nú­me­ro de ba­jas y la des­truc­ción ma­si­va de co­se­chas e infraestructuras.

Asesinatos en ma­sa en am­bos ban­dos

Es­ta cam­pa­ña desa­rro­lla­da en sue­lo ucra­niano tu­vo una cla­ra fa­ce­ta de gue­rra ci­vil, in­clu­yen­do cam­bios de ban­do y nu­me­ro­sas de­ser­cio­nes, por lo que in­me­dia­ta­men­te ad­qui­rió gran­des do­sis de cruel­dad. Los po­la­cos y sus alia­dos lo­ca­les prac­ti­ca­ron una po­lí­ti­ca de tie­rra que­ma­da en su re­ti­ra­da, des­tru­yen­do par­te de las infraestructuras de Kiev y ase­si­nan­do a co­mu­nis­tas ucra­nia­nos que ha­bían caí­do en sus ma­nos. La ac­ti­tud de las fuer­zas so­vié­ti­cas en su avan­ce no fue me­jor y, lo mis­mo que sus enemi­gos, per­pe­tra­ron asesinatos en ma­sa so­bre pue­blos y co­mu­ni­da­des acu­sa­das de trai­do­ras y de co­la­bo­ra­cio­nis­tas. Los ju­díos fue­ron víc­ti­mas de am­bos ban­dos y el re­sul­ta­do fi­nal fue que de­ce­nas de mi­les de ci­vi­les fue­ron ase­si­na­dos.

La ofen­si­va so­vié­ti­ca se lan­zó des­pués so­bre Po­lo­nia y en agosto es­ta­ban ya a las puer­tas de Var­so­via. Los po­la­cos tu­vie­ron que re­tro­ce­der y cen­trar­se en la de­fen­sa de la ciu­dad que pa­re­cía per­di­da. En la ba­ta­lla se en­fren­ta­ron más de 100,000 hom­bres por ban­do y to­do pa­re­cía de­can­tar­se del la­do so­vié­ti­co, pe­ro los ser­vi­cios de in­for­ma­ción po­la­cos sa­bían con an­ti­ci­pa­ción to­dos los mo­vi­mien­tos de su enemi­go. Es­te fac­tor, jun­to con el ago­ta­mien­to de las tropas ru­sas y el ex­ce­so de con­fian­za de sus man­dos y las ri­va­li­da­des que sur­gie­ron en­tre ellos, pro­vo­có que el ata­que so­bre Var­so­via fra­ca­sa­ra y que los po­la­cos pu­die­ran vol­ver a la ofen­si­va con éxi­to. La de­rro­ta so­vié­ti­ca fue to­tal y to­das sus uni­da­des tu­vie­ron que re­ti­rar­se tras su­frir gra­ves pér­di­das. En oc­tu­bre de 1920, los po­la­cos ya ha­bían pe­ne­tra­do, de nue­vo, en Bie­lo­rru­sia, y en Ucra­nia

Po­la­cos, li­tua­nos y ucra­nia­nos fue­ron ase­si­na­dos por el me­ro he­cho de ser ca­tó­li­cos, ju­díos u or­to­do­xos.

los na­cio­na­lis­tas an­ti­so­vié­ti­cos vol­vie­ron a su­ble­var­se y ex­pul­sar a los co­mu­nis­tas de la par­te más oc­ci­den­tal del te­rri­to­rio.

En ese mis­mo mes se fir­mó el ar­mis­ti­cio que po­nía fin a la gue­rra. Se vol­vía en bue­na me­di­da a las fron­te­ras pac­ta­das en Brest- Li­tovsk, per­dien­do Po­lo­nia los te­rri­to­rios bie­lo­rru­sos y ucra­nia­nos que re­cien­te­men­te ha­bía con­quis­ta­do, pe­ro con­so­li­dan­do su in­de­pen­den­cia. Am­bos ejér­ci­tos es­ta­ban ago­ta­dos y ha­bían su­fri­do enor­mes pér­di­das, por lo que era ho­ra de cu­rar­se las he­ri­das. La úni­ca va­ria­ción se dio en Ucra­nia, don­de los so­vié­ti­cos vol­vie­ron a ex­pul­sar por com­ple­to a los na­cio­na­lis­tas ucra­nia­nos apo­ya­dos por Po­lo­nia. Al fi­nal de la gue­rra, ca­da ban­do ha­bía su­fri­do ba­jas si­mi­la­res; unos 60,000 muer­tos y el tri­ple de he­ri­dos por ejér­ci­to. Pe­ro una vez más fue la po­bla­ción ci­vil la que su­frió las con­se­cuen­cias de una con­tien­da que fue en gran par­te ci­vil y que afec­tó a es­la­vos que, de gol­pe, vie­ron có­mo cam­bia­ban de na­cio­na­li­dad sin sa­ber­lo ellos ni sus cam­pos de cul­ti­vo; de­ce­nas de mi­les de po­la­cos, ru­sos, li­tua­nos, ucra­nia­nos… fue­ron ase­si­na­dos por el me­ro he­cho de ser ca­tó­li­cos, ju­díos u or­to­do­xos, o ha­blar una len­gua u otra, o mu­rie­ron víc­ti­mas del ham­bre y en­fer­me­da­des de­sa­ta­das tras la que­ma de co­se­chas o ma­tan­za de ga­na­do.

Las úl­ti­mas re­vuel­tas se­pa­ra­tis­tas y so­cia­les

Pe­ro la paz no lle­gó a la nue­va Unión So­vié­ti­ca. No só­lo de­bi­do a la re­sis­ten­cia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, sino tam­bién a las enor­mes ham­bru­nas que se desata­ron en­tre la po­bla­ción ci­vil de­bi­do a la gue­rra. Tras to­mar el po­der, Le­nin im­pu­so el co­mu­nis­mo de gue­rra, que des­ti­na­ba to­dos los re­cur­sos a ali­men­tar al ejér­ci­to y a las gran­des ciu­da­des, con­tro­la­ba la pro­duc­ción, y prohi­bía to­da huel­ga o pro­tes­ta que la da­ña­ra. Igual­men­te se im­pu­sie­ron ma­si­vos re­clu­ta­mien­tos for­zo­sos que de­bían per­mi­tir al Ejér­ci­to Ro­jo fre­nar la ame­na­za de los blan­cos. To­do ello creó un enor­me des­con­ten­to en­tre los cam­pe­si­nos, quie­nes su­frie­ron una ham­bru­na ge­ne­ra­li­za­da, que tam­bién se ex­ten­dió a los obre­ros ur­ba­nos. El re­sul­ta­do fue la con­se­cu­ción de nu­me­ro­sas huel­gas y mo­ti­nes que es­ta­lla­ron por to­do el te­rri­to­rio, dan­do ar­gu­men­tos a los ejér­ci­tos que se­guían lu­chan­do con­tra los bol­che­vi­ques. To­do el te­rri­to­rio al es­te de los Ura­les y al sur eran vas­tas ex­ten­sio­nes pro­pi­cias pa­ra que se­ño­res de la gue­rra am­bi­cio­na­ran con­tro­lar­las me­dian­te la proclamación de fic­ti­cias re­pú­bli­cas in­de­pen­dien­tes. En las zo­nas si­be­ria­nas de Orien­te, fron­te­ri­zas con Chi­na y Mon­go­lia, ge­ne­ra­les re­bel­des pro­si­guie­ron su lu­cha con­tra Mos­cú a pe­sar de que el grue­so de los ejér­ci­tos blan­cos ya ha­bía si­do de­rro­ta­do. Ja­pón, an­sio­so de con­quis­tas te­rri­to­ria­les, fue su prin­ci­pal sos­tén. Pe­ro, nue­va­men­te, la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre ellos y sus ex­ce­sos an­te la po­bla­ción ci­vil los hi­zo per­der apo­yo fa­ci­li­tan­do que los so­vié­ti­cos fue­ran so­fo­can­do una a una las re­be­lio­nes. Aun así, has­ta ju­nio de 1923 res­tos de los ejér­ci­tos blan­cos y de re­bel­des si­guie­ron desafian­do al po­der cen­tral en con­ti­nuas in­su­rrec­cio­nes, con­fian­do en un apo­yo de Ja­pón. Fi­nal­men­te, la pre­sión de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les obli­gó a los ni­po­nes a de­jar­los a su suer­te, y los que no pu­die­ron es­ca­par aca­ba­ron eje­cu­ta­dos.

Con­so­li­da­ción del po­der co­mu­nis­ta

Tam­bién en los te­rri­to­rios de Asia cen­tral y del Cáu­ca­so, don­de la po­bla­ción era ma­yo­ri­ta­ria­men­te mu­sul­ma­na, es­ta­lla­ron re­be­lio­nes. El fac­tor re­li­gio­so y la di­fí­cil integración en la so­cie­dad ru­sa fue­ron un fac­tor aña­di­do a los mo­ti­vos de las re­vuel­tas, por lo que tam­po­co sin­to­ni­za­ron con los blan­cos. A pe­sar de que los so­vié­ti­cos lo­gra­ron con­tro­lar las ciu­da­des a fi­na­les de 1920, las gue­rri­llas pro­si­guie­ron su hos­ti­ga­mien­to re­ci­bien­do apo­yo de tribus tur­cas, per­sas y af­ga­nas, lo­gran­do in­clu­so con­quis­tar Sa­mar­can­da en 1922. No obs­tan­te, al año si­guien­te los so­vié­ti­cos, me­dian­te una po­lí­ti­ca to­le­ran­te ha­cia los na­ti­vos y efec­tuan­do con­ce­sio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas, lo­gra­ron ais­lar a las fac­cio­nes más ra­di­ca­les aca­ban­do con sus actividades de­fi­ni­ti­va­men­te en 1924, de­bien­do és­tas re­fu­giar­se en Af­ga­nis­tán. Sin du­da, la im­plan­ta­ción de la NEP ( Nue­va Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca) a fi­na­les de mar­zo de 1921, que per­mi­tía a los cam­pe­si­nos que­dar­se con par­te de la pro­duc­ción, fue de­ter­mi­nan­te pa­ra re­ba­jar la ten­sión so­cial y con­so­li­dar a los co­mu­nis­tas en el po­der.

Ex­per­tos mi­li­ta­res. Uno de los or­ga­ni­za­do­res cla­ve de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, León Trots­ki ( arri­ba, con­ver­san­do con ofi­cia­les del Ejér­ci­to Ro­jo), desem­pe­ñó el car­go de co­mi­sa­rio de Or­ga­ni­za­ción Mi­li­tar du­ran­te la gue­rra ci­vil. Aba­jo, el lí­der bol­che­vi­que Mi­jaíl Frun­ze, quien re­cu­pe­ró Cri­mea, en ma­nos del Ejér­ci­to Blan­co.

In­ter­ven­ción de po­ten­cias

eu­ro­peas. Te­me­ro­sos de que el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio se ex­ten­die­ra, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia en­via­ron efec­ti­vos a Ru­sia pa­ra com­ba­tir a los re­vo­lu­cio­na­rios. Aba­jo, des­fi­le de los alia­dos en la ciu­dad de Ar­cán­gel.

Co­di­cia­das zo­nas de com­ba­te. A par­tir de 1920 el Ejér­ci­to Ro­jo, tras ha­ber ven­ci­do al Blan­co, di­ri­gió sus pre­ten­sio­nes de con­quis­ta ha­cia Po­lo­nia ( arri­ba a la de­re­cha, gru­po de ni­ños de la Var­so­via ocu­pa­da por los so­vié­ti­cos) y Ucra­nia ( arri­ba, des­fi­le bol­che­vi­que en Kiev).

Apo­yo a los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios. Las fuer­zas ni­po­nas fue­ron en­via­das a Ru­sia pa­ra com­ba­tir en el Ejér­ci­to Blan­co. En es­ta ima­gen, sol­da­dos an­ti­bol­che­vi­ques pro­ce­den­tes de Ja­pón, en Si­be­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.