El pre­ce­den­te: la Re­vo­lu­ción de 1905

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

Eclip­sa­da por los acon­te­ci­mien­tos de oc­tu­bre de 1917, es­ta re­vuel­ta fue una ad­ver­ten­cia de lo que su­ce­de­ría más de una dé­ca­da des­pués. Sin em­bar­go, los di­ri­gen­tes ru­sos no su­pie­ron ex­traer con­clu­sio­nes de un epi­so­dio dra­má­ti­co que po­día ha­ber­les ayu­da­do a rec­ti­fi­car a tiempo su fal­ta de sen­si­bi­li­dad an­te el su­fri­mien­to del pue­blo.

El de­to­nan­te del des­con­ten­to po­pu­lar fue la hu­mi­llan­te de­rro­ta su­fri­da en la Gue­rra Ru­so- Ja­po­ne­sa ( 1904- 1905). El ré­gi­men za­ris­ta, prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la de­ba­cle mi­li­tar, re­ci­bió fuer­tes crí­ti­cas, que se ex­ten­die­ron co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra.

En di­ciem­bre de 1904, los obre­ros del pe­tró­leo del Cáu­ca­so ini­cia­ron una huel­ga en demanda de me­jo­ras la­bo­ra­les. Un mes más tar­de, un sa­cer­do­te lla­ma­do Ga­pón mar­chó al fren­te de una mul­ti­tud ha­cia el Pa­la­cio de In­vierno en

San Pe­ters­bur­go, con la in­ten­ción de pre­sen­tar­le al zar una pe­ti­ción re­cla­man­do la jor­na­da la­bo­ral de ocho ho­ras y un sa­la­rio mí­ni­mo de un ru­blo al día. Cuan­do la ma­ni­fes­ta­ción lle­gó an­te los mu­ros de pa­la­cio, los sol­da­dos que lo cus­to­dia­ban lan­za­ron una car­ga de ca­ba­lle­ría pa­ra di­sol­ver­la. Aque­lla dra­má­ti­ca jor­na­da, co­no­ci­da co­mo el Do­min­go San­grien­to, se sal­dó con la muer­te de cien­tos de per­so­nas, en­tre ellas mu­je­res y ni­ños.

A par­tir de en­ton­ces, las huel­gas se pro­pa­ga­ron a las prin­ci­pa­les ciu­da­des in­dus­tria­les y es­ta­lla­ron su­ble­va­cio­nes en distintas par­tes del Im­pe­rio. An­te el ca­riz que to­ma­ban los acon­te­ci­mien­tos, Ni­co­lás II anun­ció una se­rie de reformas y la con­vo­ca­to­ria de una Du­ma, pe­ro en cuan­to con­tó con fuer­zas mi­li­ta­res su­fi­cien­tes se ol­vi­dó de sus pro­me­sas y or­de­nó una du­ra re­pre­sión.

A pe­sar de su fra­ca­so, la Re­vo­lu­ción de 1905 pu­so de ma­ni­fies­to la de­bi­li­dad de un ré­gi­men con pies de ba­rro. La bur­gue­sía y los mo­vi­mien­tos obre­ros so­pe­sa­ron la fuer­za de su des­con­ten­to ha­cia una cla­se di­ri­gen­te afe­rra­da a sus pri­vi­le­gios. Por el mo­men­to, la mo­nar­quía se ha­bía sal­va­do gra­cias al apo­yo del apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co y de la ofi­cia­li­dad del ejér­ci­to, pi­la­res que no tar­da­rían en ce­der an­te la pre­sión de los acon­te­ci­mien­tos de los años pos­te­rio­res.

En es­ta ilus­tra­ción, la car­ga de los co­sa­cos con­tra el pue­blo an­te el Pa­la­cio de In­vierno ( enero de 1905).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.