El ejér­ci­to ru­so an­tes de ser ro­jo

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

En 1917 el ejér­ci­to del zar es­ta­ba en con­di­cio­nes más que pe­no­sas. Con­ta­ba co­mo de­rro­ta ca­da ba­ta­lla con­tra los ale­ma­nes. Mal ali­men­ta­dos y ar­ma­dos, he­la­dos en las trin­che­ras o pul­ve­ri­za­dos por la ar­ti­lle­ría enemi­ga, la mo­ral de los sol­da­dos no po­día es­tar más ba­ja. Los ge­ne­ra­les, aver­gon­za­dos de sus de­rro­tas, los en­via­ban al asalto con mu­ni­ción equi­vo­ca­da, los ofi­cia­les re­ci­bían ór­de­nes con­tra­dic­to­rias, los trans­por­tes no fun­cio­na­ban y la in­fan­te­ría so­por­ta­ba mar­chas in­ter­mi­na­bles por ca­mi­nos he­la­dos o en­fan­ga­dos, dor­mía en­tre chin­ches y pio­jos, y mo­ría por mi­les de es­cor­bu­to, di­sen­te­ría y ti­fus.

El im­pe­rio sin de­fen­sa. Mu­chos de­ser­ta­ban, aun sa­bien­do las con­se­cuen­cias, y se lle­va­ban el ar­ma por si en­con­tra­ban im­pe­di­men­tos. Otros pre­fe­rían en­tre­gar­se co­mo pri­sio­ne­ros, au­to­mu­ti­lar­se o sui­ci­dar­se. Co­mo se vio con el aco­ra­za­do Po­tem­kin o los ma­ri­nos de Krons­tadt, y co­mo su­ce­dió en Pe­tro­gra­do, los sol­da­dos se ne­ga­ban a dis­pa­rar con­tra el pue­blo. En esas con­di­cio­nes ¿ có­mo po­día con­tar con ellos el zar pa­ra la de­fen­sa de su Im­pe­rio? Sim­ple­men­te, las co­sas ha­bían ido de­ma­sia­do le­jos. La Re­vo­lu­ción ha­bía triun­fa­do.

Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, tropas ru­sas cap­tu­ra­das en sep­tiem­bre de 1915 y es­col­ta­das por sol­da­dos ale­ma­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.