La ame­na­za del plo­mo

Has­ta ha­ce unas dé­ca­das el plo­mo, ele­men­to tó­xi­co con gra­ves efec­tos pa­ra la sa­lud, era muy uti­li­za­do en la in­dus­tria a ni­vel mun­dial.

Muy Interesante (Chile) - - CONTENTS - Las evi­den­cias

Has­ta fi­na­les del si­glo XX el plo­mo fue, a pe­sar de su to­xi­ci­dad, un ma­te­rial muy usa­do en la in­dus­tria.

Par­te I La hue­lla del co­lo­so

Si el mun­do fue­ra un lu­gar más jus­to, los nom­bres de Clair Pat­ter­son (1922-1995) y Her­bert Need­le­man (1927-2017) no se­rían des­co­no­ci­dos pa­ra la gran ma­yo­ría. Fue gra­cias a la te­na­ci­dad de es­te par de cien­tí­fi­cos que se fre­nó la ame­na­za de la con­ta­mi­na­ción por plo­mo, ele­men­to tó­xi­co que se acu­mu­la en el or­ga­nis­mo con gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud, pe­ro que du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX po­día en­con­trar­se en ca­si ca­da pro­duc­to: se usa­ba por ejem­plo co­mo se­lla­dor en las la­tas de co­mi­da, pa­ra ela­bo­rar ba­las, en las tu­be­rías de dre­na­je, en uten­si­lios de co­ci­na, ju­gue­tes, la pin­tu­ra de las ca­sas, en el cés­ped sin­té­ti­co y has­ta co­mo pes­ti­ci­da.

Al­gu­nos de es­tos usos son su­ma­men­te an­ti­guos. De­bi­do a la ma­lea­bi­li­dad y du­re­za que ca­rac­te­ri­zan a es­te me­tal (cu­yo sím­bo­lo es Pb y nú­me­ro ató­mi­co 82) en Ba­bi­lo­nia se fa­bri­ca­ban pla­cas pa­ra ins­crip­cio­nes, los ro­ma­nos cons­truían con él sus tu­be­rías de agua y los grie­gos mu­ni­cio­nes pa­ra re­sor­te­ra y es­mal­tes ce­rá­mi­cos. In­clu­so se lle­gó a em­plear pa­ra tra­tar ma­les co­mo la dia­rrea o con fi­nes abor­ti­vos.

No es que su to­xi­ci­dad fue­ra des­co­no­ci­da. Co­mo cuen­ta el to­xi­có­lo­go es­pa­ñol Rai­mon Gui­tart, en su li­bro Tó­xi­cos. Los enemi­gos de la vi­da, ya el grie­go Ni­can­dro de Co­lo­fón (s. II a. C.) des­cri­bió de­ta­lla­da­men­te los efec­tos por la ex­po­si­ción a es­te ma­te­rial; en tan­to, Mar­co Vi­tru­vio Po­lión (75-10 a. C.), ar­qui­tec­to ro­mano, se ha­bía mos­tra­do en con­tra del uso de tu­be­rías de plo­mo pa­ra trans­por­tar agua. Más tar­de, el ita­liano Ber­nar­dino Ra­maz­zi­ni (1633-1714) des­cri­bió en su li­bro De Mor­bis Ar­ti­fi­cum Dia­tri­ba (1700) los ries­gos que pa­ra los ar­tis­tas pro­vo­ca­ba usar pin­tu­ras a ba­se de plo­mo. La ex­po­si­ción crónica a es­ta sus­tan­cia cau­sa­ba plum­bo­sis (en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo tam­bién co­no­ci­do co­mo “sa­tur­nis­mo”) ge­ne­ran­do pro­ble­mas vi­sua­les, có­li­cos, pa­li­dez, de­li­rio y pa­rá­li­sis. En el si­glo XX la pre­cur­so­ra en sa­lud ocu­pa­cio­nal Ali­ce Ha­mil­ton (1869-1970) in­ves­ti­gó el en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo en la in­dus­tria, desa­rro­llan­do una se­rie de me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar in­to­xi­ca­cio­nes en­tre los tra­ba­ja­do­res.

Pe­ro to­do ello no im­pi­dió que la ex­po­si­ción en­tre la po­bla­ción au­men­ta­ra en lu­gar de de­cre­cer. En par­te por­que erró­nea­men­te cier­to gra­do de ex­po­si­ción se con­si­de­ra­ba ‘se­gu­ro’. Y por otro la­do, men­cio­na el di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co Bill Bry­son en su best se­ller Una breve his­to­ria de ca­si to­do (2003), por­que el plo­mo “era fá­cil de ex­traer y de tra­ba­jar, y era ca­si ver­gon­zo­sa­men­te ren­ta­ble pro­du­cir­lo a es­ca­la in­dus­trial”. Por eso, cuan­do se pro­pu­so uti­li­zar plo­mo te­tra­etí­li­co co­mo an­ti­de­to­nan­te en la ga­so­li­na pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma co­no­ci­do co­mo ‘gol­pe­teo del mo­tor’ en los au­tos, la in­dus­tria lo acep­tó gus­to­sa.

No sa­bían –y no qui­sie­ron sa­ber­lo por al me­nos me­dio si­glo más– que el uso de ga­so­li­na con plo­mo equi­va­lía bá­si­ca­men­te a li­be­rar can­ti­da­des in­gen­tes de es­te me­tal al ambiente que, en lu­gar de dis­per­sar­se ino­cua­men­te co­mo es­pe­ra­ban, ter­mi­na­ría acu­mu­lán­do­se en el agua, el sue­lo, la at­mós­fe­ra y los se­res vi­vos. Pe­ro a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do una per­so­na se per­ca­tó del pro­ble­ma: Clair Pat­ter­son, en aquel en­ton­ces un jo­ven geo­quí­mi­co con la na­da sen­ci­lla ta­rea de de­ter­mi­nar la edad de la Tie­rra. Fue en­ton­ces que la gue­rra con­tra el plo­mo co­men­zó.

Un di­le­ma ma­yúscu­lo

Clair Ca­me­ron Pat­ter­son era un quí­mi­co com­pe­ten­te. Oriun­do de Io­wa, ha­bía par­ti­ci­pa­do en el Pro­yec­to Man­hat­tan du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y lue­go, con ape­nas vein­ti­sie­te años, se in­te­gró co­mo es­tu­dian­te a la Uni­ver­si­dad de Chica­go, cu­na de la da­ta­ción con ra­dio­car­bono.

La da­ta­ción ra­dio­mé­tri­ca que ha per­mi­ti­do sa­ber con exac­ti­tud la edad de ro­cas, res­tos orgánicos y mi­ne­ra­les, se ba­sa en la pre­mi­sa de que los áto­mos de cier­tos ele­men­tos tien­den a de­sin­te­grar­se des­pués de un de­ter­mi­na­do tiem­po. Es de­cir, pa­san de ser un ele­men­to a con­ver­tir­se en otro. Es­ta ta­sa de de­sin­te­gra­ción es tan pre­de­ci­ble que los cien­tí­fi­cos la uti­li­zan co­mo un ti­po de re­loj.

Ba­sa­do en es­te prin­ci­pio, uno de los men­to­res de Pat­ter­son di­se­ñó un mé­to­do que po­dría ser­vir pa­ra de­ter­mi­nar la edad de la Tie­rra: da­do que el ura­nio (ele­men­to quí­mi­co que pue­de en­con­trar­se en cier­tas ro­cas) de­cae (es de­cir se trans­for­ma) en plo­mo, bas­ta­ría con co­no­cer el rit­mo de de­sin­te­gra­ción o tiem­po que tar­da en ocu­rrir es­te pro­ce­so y lue­go, en ro­cas muy, muy an­ti­guas, con­tar el nú­me­ro de isó­to­pos de plo­mo exis­ten­tes. Se­ría una ta­rea len­ta y te­dio­sa, pe­ro Pat­ter­son po­seía pa­cien­cia y una na­tu­ra­le­za me­tó­di­ca.

El pri­mer pro­ble­ma al que se en­fren­tó fue con­se­guir ro­cas ex­tre­ma­da­men­te an­ti­guas con cris­ta­les de ura­nio y plo­mo. Ter­mi­nó op­tan­do por usar me­teo­ri­tos, lo cual re­sul­ta­ría acer­ta­do pues se for­ma­ron al mis­mo tiem­po que la Tie­rra. Aun así la ma­yor de sus di­fi­cul­ta­des ven­dría una vez re­ca­ba­das sus va­lio­sas mues­tras: a pe­sar de sus in­ten­tos, una y otra vez és­tas ter­mi­na­ban con­ta­mi­na­das con plo­mo ac­tual. In­ten­tó en vano eli­mi­nar cual­quier fuen­te de con­ta­mi­na­ción por es­te me­tal en su la­bo­ra­to­rio, pe­ro es­ta­ba prác­ti­ca­men­te en to­do: des­de la pin­tu­ra de las pa­re­des has­ta el ins­tru­men­tal, el agua o los reac­ti­vos. Pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma –cuen­ta la pe­rio­dis­ta de cien­cia Ly­dia Den­worth en su li­bro To­xic Truth (2008)– lle­gó al pun­to de cu­brir las su­per­fi­cies con pa­pel pa­ra­film (una pe­lí­cu­la plás­ti­ca). Cuan­do re­que­ría una mues­tra rom­pía los se­llos pa­ra vol­ver a co­lo­car­los de in­me­dia­to. El col­mo fue cuan­do ca­yó en cuen­ta de que él mis­mo, su ro­pa y pe­lo, eran fuen­tes de con­ta­mi­na­ción con plo­mo. Has­ta la sim­ple ex­po­si­ción al ai­re de­po­si­ta­ba en sus mues­tras gran­des can­ti­da­des de Pb at­mos­fé­ri­co.

Fue só­lo tras del mon­ta­je del que po­si­ble­men­te sea el pri­mer la­bo­ra­to­rio es­te­ri­li­za­do del mun­do (fue cons­trui­do en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­li­for­nia en Es­ta­dos Uni­dos don­de Pat­ter­son co­men­zó a tra­ba­jar en 1952), y sie­te años de du­ro y mi­nu­cio­so tra­ba­jo, que el geo­quí­mi­co por fin lo­gró dar una edad de­fi­ni­ti­va a la Tie­rra: 4,550 mi­llo­nes de años, ci­fra que se ha man­te­ni­do sin

cambios des­de en­ton­ces.

El des­cu­bri­mien­to de la edad de la Tie­rra no cu­brió a Pat­ter­son de la fa­ma y la glo­ria que se ha­bría es­pe­ra­do (in­clu­so hoy su nom­bre po­cas ve­ces es men­cio­na­do en los li­bros de tex­to), pe­ro eso no des­ani­mó al ri­gu­ro­so cien­tí­fi­co. Du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción se to­pó con un asun­to que co­men­za­ba a qui­tar­le el sue­ño: la gran can­ti­dad de plo­mo que ha­bía en el ambiente. Es­te ma­te­rial ra­ra vez se en­cuen­tra li­bre en la na­tu­ra­le­za –por lo ge­ne­ral se ha­lla atra­pa­do en la cor­te­za te­rres­tre–; en­ton­ces, ¿de dón­de pro­ve­nía? ¿Aca­so lo ha­bía­mos li­be­ra­do

no­so­tros mis­mos?

El uso de ga­so­li­na con plo­mo du­ran­te el si­glo XX li­be­ró enor­mes can­ti­da­des de plo­mo a la at­mós­fe­ra.

Su pri­mer pa­so fue de­ter­mi­nar cuánto de ese plo­mo en el ambiente te­nía un ori­gen na­tu­ral y cuánto era pro­duc­to de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas. Pa­ra cons­ta­tar­lo ana­li­zó las con­cen­tra­cio­nes con­te­ni­das en el océano. Sor­pren­den­te­men­te, era muy po­ca la can­ti­dad de plo­mo en sus pro­fun­di­da­des, mien­tras que en las aguas su­per­fi­cia­les ha­bía en abun­dan­cia. Ade­más, con­si­de­ró, si la con­ta­mi­na­ción hu­bie­ra ocu­rri­do cien­tos o de­ce­nas de años atrás, el agua ya se ha­bría mez­cla­do y el plo­mo dis­per­sa­do; al no ser así, de­bía te­ner un ori­gen re­cien­te.

Pa­ra ave­ri­guar qué tan nue­vo era el pro­ble­ma via­jó a Groen­lan­dia y a la An­tár­ti­da a re­ca­bar mues­tras de nie­ve.

Las ca­pas que año con año se acu­mu­lan en es­tas la­ti­tu­des fun­cio­nan co­mo una es­pe­cie de cá­ma­ra del tiem­po, pues res­guar­dan in­for­ma­ción so­bre el cli­ma glo­bal, de ahí que se les co­noz­ca co­mo “tes­ti­gos de hie­lo”. Pat­ter­son mi­dió las con­cen­tra­cio­nes de plo­mo en ca­da ca­pa re­mon­tán­do­se a de­ce­nas, cien­tos e in­clu­so mi­les de años en el pa­sa­do. Co­mo su­po­nía, an­tes del si­glo XX ca­si no ha­bía plo­mo en la at­mós­fe­ra; pe­ro a par­tir de la dé­ca­da de 1920 la pro­por­ción ha­bía au­men­ta­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Inequí­vo­ca­men­te la fe­cha coin­ci­día con la in­tro­duc­ción de la ga­so­li­na con plo­mo en 1923. Pat­ter­son ha­bía en­con­tra­do a su cul­pa­ble.

En 1963 pu­bli­có sus ha­llaz­gos en el ar­tícu­lo “Con­cen­tra­cio­nes de plo­mo co­mún en al­gu­nas aguas atlán­ti­cas y me­di­te­rrá­neas y en la nie­ve” en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Na­tu­re. En él con­si­de­ra­ba que el plo­mo te­tra­etí­li­co aña­di­do a la ga­so­li­na y li­be­ra­do a tra­vés de las emi­sio­nes de los au­to­mó­vi­les era la cau­sa más pro­ba­ble del di­le­ma.

Cru­za­da de una vi­da

Los pri­me­ros em­ba­tes no tar­da­ron en lle­gar. Ha­cía 40 años que la in­dus­tria del plo­mo des­ti­na­da a la ga­so­li­na ha­bía lle­ga­do y pa­ra ese en­ton­ces se er­guía co­mo una de las más po­de­ro­sas en Es­ta­dos Uni­dos. Ape­nas días des­pués de la pu­bli­ca­ción del es­tu­dio, uno de sus pa­tro­ci­na­do­res, el Ame­ri­can Pe­tro­leum Ins­ti­tu­te, le re­ti­ró los fon­dos. Pre­ci­sa­men­te es­te or­ga­nis­mo era fi­nan­cia­do por la Ethyl Ga­so­li­ne Cor­po­ra­tion (más tar­de Ethyl Cor­po­ra­tion), crea­da de ma­ne­ra con­jun­ta por las em­pre­sas Ge­ne­ral Mo­tors, Du­Pont y Stan­dard Oil de Nue­va Jer­sey, pio­ne­ra en la pro­duc­ción de plo­mo te­tra­etí­li­co.

Has­ta en­ton­ces di­cha in­dus­tria ha­bía lo­gra­do si­len­ciar o elu­dir ca­si cual­quier in­for­ma­ción que pu­die­ra afec­tar al ne­go­cio, has­ta el pun­to de go­zar de cier­to pres­ti­gio en­tre la opi­nión pú­bli­ca. Tu­vo al­gu­nos tras­piés, cla­ro. Por ejem­plo, cuan­do co­men­zó la ela­bo­ra­ción del nue­vo pro­duc­to se re­por­ta­ron pro­ble­mas de sa­lud en­tre los tra­ba­ja­do­res de la plan­ta. Des­de in­to­xi­ca­cio­nes le­ves has­ta la muer­te en 1924 de cin­co em­plea­dos en un ta­ller mal ven­ti­la­do; otra trein­te­na que­dó con se­cue­las neu­ro­ló­gi­cas per­ma­nen­tes. Al prin­ci­pio la em­pre­sa ne­gó el pe­li­gro. Lue­go, co­mo cuen­ta Bill Bry­son, se hi­zo de ar­ti­ma­ñas más so­fis­ti­ca­das: pa­ra ocul­tar el pro­ble­ma y tran­qui­li­zar a los re­por­te­ros, se lle­ga­ron a rea­li­zar de­mos­tra­cio­nes en las que in­ge­nie­ros de la em­pre­sa ver­tían plo­mo te­tra­etí­li­co en sus ma­nos afir­man­do que la sus­tan­cia era ino­cua. Los pro­ble­mas que pre­sen­ta­ban sus tra­ba­ja­do­res se de­bían a su pro­pio des­cui­do, se ex­cu­sa­ban.

Más tar­de, cuan­do los epi­so­dios fue­ron im­po­si­bles de es­con­der, pro­ba­ron otro en­fo­que: fi­nan­ciar evi­den­cia cien­tí­fi­ca que ne­ga­ra los da­ños a la sa­lud de su pro­duc­to. El po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de es­ta in­dus­tria se­ría tan grande que na­die se atre­vió a desafiar­la, y ca­si to­dos los es­tu­dios en torno a plo­mo y sa­lud eran cos­tea­dos por ella. Ade­más con­ta­ba con Ro­bert Kehoe (1893-1992), ase­sor mé­di­co de la Ethyl Cor­po­ra­tion, co­mo su prin­ci­pal ca­ba­llo de ba­ta­lla. Kehoe, cu­yo la­bo­ra­to­rio en la Uni­ver­si­dad de Cin­cin­na­ti era ge­ne­ro­sa­men­te apo­ya­do por la in­dus­tria, hi­zo has­ta lo in­de­ci­ble pa­ra re­fu­tar la evi­den­cia pre­sen­ta­da por Pat­ter­son. A su con­si­de­ra­ción, el uso del plo­mo te­tra­etí­li­co no re­pre­sen­ta­ba nin­gún ries­go.

Pe­ro la pér­di­da de fon­dos –se le re­ti­ró tam­bién otro con­tra­to que te­nía con el Ser­vi­cio de Sa­lud Pú­bli­ca de EUA– fue só­lo el ini­cio del hos­ti­ga­mien­to ha­cia Pat­ter­son. En va­rias oca­sio­nes la in­dus­tria del plo­mo exi­gió su ca­be­za al Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­li­for­nia don­de la­bo­ra­ba, a cam­bio de pre­su­pues­to. “Se lle­gó al ab­sur­do de ex­cluir­lo de una co­mi­sión que se creó en 1971 pa­ra do­cu­men­tar los pe­li­gros del en­ve­ne­na­mien­to con plo­mo at­mos­fé­ri­co, a pe­sar de ser in­dis­cu­ti­ble­men­te el es­pe­cia­lis­ta más des­ta­ca­do del país”, es­cri­be Bry­son. El geo­quí­mi­co, no obs­tan­te, se man­tu­vo fir­me. Eli­mi­nar la ga­so­li­na con plo­mo y las fuen­tes de ex­po­si­ción a es­te me­tal en la ca­de­na in­dus­trial se con­vir­tió en su me­ta de vi­da y a ca­da bra­vu­co­ne­ría res­pon­dió con da­tos y evi­den­cia. No só­lo de­mos­tró que los sue­los in­clu­so en si­tios re­mo­tos es­ta­ban con­ta­mi­na­dos por el plo­mo agre­ga­do a la ga­so­li­na, sino que lle­gó al pun­to de com­pa­rar la can­ti­dad de es­te me­tal pre­sen­te en hue­sos de una per­so­na co­mún del si­glo XX con el de in­dí­ge­nas pe­rua­nos que vi­vie­ron 1600 años atrás. La di­fe­ren­cia era abis­mal. Com­pa­ra­dos con sus an­te­pa­sa­dos prein­dus­tria­les, los es­ta­dou­ni­den­ses te­nían 100 ve­ces más plo­mo en sus cuer­pos. Es­ta­ban sien­do víc­ti­mas de un en­ve­ne­na­mien­to cró­ni­co, lle­gó a de­cla­rar en la re­vis­ta Ar­chi­ves of En­vi­ron­men­tal Health.

¡VA­YA TI­PO! El in­ge­nie­ro Tho­mas Mid­gley Jr. (1889-1944) pro­pu­so uti­li­zar plo­mo te­tra­etí­li­co co­mo an­ti­de­to­nan­te en la ga­so­li­na. Mid­gley es re­co­no­ci­do co­mo ‘el or­ga­nis­mo más da­ñino pa­ra la Tie­rra’ pues ade­más de la ga­so­li­na con plo­mo in­ven­tó los clo­ro­fluo­ro­car­bo­nos (CFC). Sí, los cul­pa­bles de des­truir la ca­pa de ozono.

INCORRUPTIBLE. Clair Pat­ter­son des­cu­brió que la Tie­rra tie­ne unos 4,550 mi­llo­nes de años de exis­ten­cia así co­mo el da­ño que la ga­so­li­na con plo­mo es­ta­ba cau­san­do en el ambiente.

ENGAÑOSA. El plo­mo fue una de las in­dus­trias más pu­jan­tes del si­glo XX. En la ima­gen, pro­pa­gan­da usa­da pa­ra pro­mo­ver su uso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.