El úl­ti­mo hi­jo de Kry­ptón

En 1938 la pu­bli­ca­ción Ac­tion Co­mics #1 pre­sen­tó en por­ta­da a un hom­bre con ca­pa ro­ja y tra­je azul que le­van­ta­ba un au­to­mó­vil. El per­so­na­je, Su­per­man, sig­ni­fi­có una re­vo­lu­ción en la cul­tu­ra pop del si­glo XX y con­tri­bui­ría al desa­rro­llo de és­ta en el ac­tua

Muy Interesante (Chile) - - CONTENTS - Por Oli­vier Fuen­tes

Ce­le­bra­mos el 80 aniver­sa­rio de la pri­me­ra apa­ri­ción de Su­per­man, ícono de la cul­tu­ra pop.

Su­per­man inau­gu­ró el gé­ne­ro del su­per­hé­roe y mar­có el ca­mino que se­gui­ría el có­mic es­ta­dou­ni­den­se en los años ve­ni­de­ros; y en muy po­co tiem­po es­te­la­ri­zó más pu­bli­ca­cio­nes, sal­tó a la ra­dio, al ci­ne y se con­vir­tió en un ícono del es­ti­lo de vi­da nor­te­ame­ri­cano. Por su­pues­to, com­ba­tió a los na­zis y a los ja­po­ne­ses en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial; a in­va­so­res ex­tra­te­rres­tres, mons­truos gi­gan­tes y go­ri­las con vi­sión de krip­to­ni­ta; pro­ta­go­ni­zó cien­tos de his­to­rias en las que mo­ría, se ca­sa­ba, se du­pli­ca­ba, en­ve­je­cía, en­gor­da­ba y vi­vía otras his­to­rias “al­ter­na­ti­vas”. En los 70 y 80 se re­no­vó y en los 90 mu­rió, só­lo pa­ra re­na­cer aún más fuer­te pa­ra el nue­vo mi­le­nio.

La crea­ción de un clá­si­co

Muy po­cos ima­gi­na­ban lo que te­nían en­tre ma­nos Jerry Sie­gel y Joe Shus­ter, dos jó­ve­nes crea­do­res, fa­ná­ti­cos de la cien­cia fic­ción, que bus­ca­ban abrir­se cam­po en la in­dus­tria edi­to­rial.

Sie­gel y Shus­ter se co­no­cie­ron en la se­cun­da­ria Glen­vi­lle High School, en Cle­ve­land, EUA, en 1931. Am­bos con­ge­nia­ron de­bi­do a su gus­to por los re­la­tos que apa­re­cían en pu­bli­ca­cio­nes co­mo Ama­zing Sto­ries y Weird Ta­les; los dos ini­cia­ron una ti­ra có­mi­ca en el pe­rió­di­co es­co­lar, lla­ma­da Goo­ber the Mighty; Jerry Sie­gel es­cri­bía los ar­gu­men­tos y Joe Shus­ter pro­veía los tra­zos. Con Goo­ber, un per­so­na­je que pa­ro­dia­ba a Tar­zán, ya ju­ga­ban con la idea de un ser con fuer­za so­bre­hu­ma­na.

Pa­ra los dos jó­ve­nes crea­do­res las his­to­rias de fic­ción y las ti­ras có­mi­cas sig­ni­fi­ca­ron una vía de es­ca­pe ya que am­bos vi­vían con ca­ren­cias eco­nó­mi­cas: Sie­gel te­nía que tra­ba­jar

El pri­mer Su­per­man era un vi­llano me­ga­lo­ma­nia­co con po­de­res men­ta­les.

co­mo re­ca­de­ro pa­ra po­der apor­tar unos dó­la­res a su fa­mi­lia, mien­tras que Shus­ter, al ca­re­cer en oca­sio­nes de di­ne­ro pa­ra la ca­le­fac­ción de su de­par­ta­men­to, te­nía que di­bu­jar con guan­tes.

En 1932 am­bos mi­meo­gra­fia­ron un fan­zi­ne lla­ma­do Scien­ce Fic­tion. En él Sie­gel pu­bli­ca­ba his­to­rias ilus­tra­das por Shus­ter. En el nú­me­ro tres de su pu­bli­ca­ción die­ron a co­no­cer al pri­mer Su­per­man, que en reali­dad se tra­ta­ba de un me­ga­lo­ma­nia­co vi­llano (ver re­cua­dro arri­ba). Scien­ce Fic­tion só­lo du­ró cin­co nú­me­ros, y al ter­mi­nar, am­bos jó­ve­nes ya te­nían en la mi­ra el nue­vo me­dio co­no­ci­do co­mo co­mic-book.

Des­de 1933 se pu­bli­ca­ban co­lec­cio­nes de ti­ras có­mi­cas apa­re­ci­das en los dia­rios, re­co­pi­la­das en for­ma­to de cua­der­ni­llos lla­ma­dos co­mic-books. Muy po­cas edi­to­ria­les, co­mo la Con­so­li­da­ted Book Pu­blis­hers de Chica­go, se atre­vían a lan­zar ma­te­rial ori­gi­nal en es­te for­ma­to, co­mo De­tec­ti­ve Dan: Se­cret Ope­ra­ti­ve No. 48. Cuan­do Sie­gel se dio cuen­ta de que es­ta edi­to­rial pre­sen­ta­ba no só­lo ma­te­rial ori­gi­nal sino ade­más pro­me­tía más aven­tu­ras “en el si­guien­te nú­me­ro”, de­ci­dió crear una his­to­ria en es­te tono con Su­per­man. Sie­gel y Shus­ter pre­pa­ra­ron una his­to­ria ti­tu­la­da The Su­per­man, con pro­pues­ta de por­ta­da, y la en­via­ron a Con­so­li­da­ted. Los jó­ve­nes re­ci­bie­ron una car­ta en agos­to de 1933, en la que los edi­to­res mos­tra­ban in­te­rés por el per­so­na­je. Pe­ro al po­co tiem­po, la edi­to­rial ce­rró sus puertas. Es­te se­gun­do Su­per­man no lle­va­ba ca­pa ni te­nía su­per­po­de­res, era úni­ca­men­te al­to y fuer­te.

De he­cho, pa­ra el tra­ta­mien­to si­guien­te el per­so­na­je ten­dría las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: los su­per­po­de­res aho­ra se­rían fí­si­cos y no men­ta­les, lo que vol­ve­ría al per­so­na­je más vi­sual y me­nos si­nies­tro. El nue­vo Su­per­man se­ría el má­xi­mo atle­ta y es­ta­ría he­cho en la tra­di­ción de hé­roes mi­to­ló­gi­cos co­mo Sansón o Hér­cu­les; lu­cha­ría con­tra el cri­men, la ti­ra­nía y la in­jus­ti­cia so­cial. Los crea­do­res le pu­sie­ron la ca­pa ro­ja y la enor­me “S” en el pe­cho pa­ra ha­cer­lo lo más co­lo­ri­do y dis­tin­ti­vo po­si­ble.

Ade­más, Su­per­man ten­dría una iden­ti­dad se­cre­ta. Pe­ro al con­tra­rio de The

Sha­dow, o del Zo­rro, quie­nes eran aris­tó­cra­tas, su iden­ti­dad se­ría la de un hom­bre de a pie, con un ho­ra­rio de tra­ba­jo que cum­plir, ho­nes­to y re­traí­do.

Sie­gel y Shus­ter tu­vie­ron su pri­mer tra­ba­jo pro­fe­sio­nal en 1935, pa­ra un edi­tor lla­ma­do Mal­colm Whee­ler-Ni­chol­son, cu­ya edi­to­rial, Na­tio­nal Allied Pu­bli­ca­tions, es­ta­ba pu­bli­can­do co­mic-books con ma­te­rial ori­gi­nal (por­que no ha­bía pre­su­pues­to pa­ra pa­gar de­re­chos por las ti­ras fa­mo­sas de los dia­rios). En la re­vis­ta New Fun los jó­ve­nes au­to­res pu­bli­ca­ron Hen­ri Du­val of Fran­ce, Fa­med Sol­dier of For­tu­ne, una his­to­ria de ca­pa y es­pa­da que du­ró cua­tro en­tre­gas. Las his­to­rias de es­pa­da­chi­nes no te­nían buen recibimiento, pe­ro sí las de ho­rror, por lo que la si­guien­te crea­ción del dúo fue de ese gé­ne­ro: Dr. Oc­cult.

Am­bos crea­do­res si­guie­ron pro­du­cien­do ma­te­rial pa­ra Na­tio­nal, que even­tual­men­te se con­ver­ti­ría en la hoy fa­mo­sa DC Co­mics. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de Whee­ler-Ni­chol­son cre­cie­ron a gra­do tal que el tí­tu­lo De­tec­ti­ve Co­mics fue lan­za­do en so­cie­dad con sus dis­tri­bui­do­res Harry Do­nen­feld y Jack Lie­bo­witz.

Sie­gel con­ti­nuó ofre­cien­do a Su­per­man; lo in­ten­tó con Dell Pu­blis­hing y con Tip Top Co­mics. Mien­tras, el edi­tor Wi­lliam C. Gai­nes es­ta­ba al pen­dien­te de su tra­ba­jo.

En di­ciem­bre de 1937, Whee­ler-Ni­chol­son ha­bía lle­ga­do al lí­mi­te; sus ne­go­cios fue­ron to­ma­dos por Do­nen­feld y Lie­bo­witz, quie­nes te­nían pla­nes de lan­zar un tí­tu­lo lla­ma­do Ac­tion Co­mics. En­ton­ces, Lie­bo­witz le pi­dió a Gai­nes ma­te­rial pa­ra po­der in­cluir en el nue­vo có­mic. És­te le pi­dió per­mi­so a Sie­gel pa­ra ofre­cer a Su­per­man.

Así, Vin­ce Su­lli­van, edi­tor de De­tec­ti­ve Co­mics y de la fu­tu­ra Ac­tion, es­cri­bió a Sie­gel el 10 de enero de 1938: “Ten­go va­rias pro­pues­tas que us­ted ha en­via­do al Sr. Lie­bo­witz con res­pec­to a la nue­va re­vis­ta que es­tá en eta­pa em­brio­na­ria. La que más me gus­tó es esa ‘Su­per­man’. Por el di­bu­jo pue­do ver que Joe Shus­ter es quien hi­zo el tra­ba­jo de lá­pi­ces y tin­tas. ¿Con to­do el tra­ba­jo que Joe es­tá ha­cien­do ac­tual­men­te, se­ría po­si­ble que en­tre­ga­ra 13 pá­gi­nas de es­te per­so­na­je?”

Las pri­me­ras tres se­ma­nas de fe­bre­ro de 1938, Su­lli­van coor­di­nó el tra­ba­jo de esa his­to­ria. In­clu­so sin­tió que el per­so­na­je te­nía tan­to po­ten­cial que pi­dió a Shus­ter que rea­li­za­ra la por­ta­da de Ac­tion Co­mics re­to­man­do uno de los pa­ne­les de la his­to­ria.

Fi­nal­men­te, lue­go de cin­co años de es­fuer­zo, Sie­gel y Shus­ter ha­bían lo­gra­do que su per­so­na­je vie­ra la luz pú­bli­ca, y en abril de 1938 (aun­que con fe­cha de por­ta­da de ju­nio) Ac­tion Co­mics #1 sa­lió a la ven­ta.

Des­de 1939 ha­bía un bo­tón con­me­mo­ra­ti­vo pa­ra el club de fans lla­ma­do Su­per­men of Ame­ri­ca.

El des­pe­gue

Los mis­mos edi­to­res no se da­ban cuen­ta del al­can­ce que po­día te­ner el per­so­na­je has­ta que su­pie­ron, por los pues­tos de pe­rió­di­cos, que la gen­te pre­gun­ta­ba no por Ac­tion Co­mics sino por “esa re­vis­ta de Su­per­man”. Aún así, Jack Lie­bo­witz fue cau­te­lo­so con los ti­ra­jes de los pri­me­ros nú­me­ros e in­ten­tó ver qué res­pues­ta ten­drían edi­cio­nes con otros per­so­na­jes en por­ta­da. La res­pues­ta fue cla­ra: a par­tir del nú­me­ro 13 Su­per­man nun­ca aban­do­na­ría la por­ta­da de Ac­tion.

En enero de 1939 se cum­plió por fin el sue­ño de Sie­gel y Shus­ter: Su­per­man de­bu­tó en una ti­ra en va­rios pe­rió­di­cos a tra­vés del McC­lu­re News­pa­per Syndicate, uno de los sin­di­ca­tos más an­ti­guos e im­por­tan­tes, que en po­co tiem­po pu­so a Su­per­man en cien­tos de dia­rios en to­do el país, con una es­ti­ma­ción de vein­te mi­llo­nes de lec­to­res. Esa cir­cu­la­ción so­bre­pa­sa­ba por mu­cho a la de Ac­tion Co­mics y así Su­per­man que­dó con­ver­ti­do en una fran­qui­cia. Ese mis­mo año el hé­roe de­mos­tró su su­per­fuer­za eco­nó­mi­ca de­bu­tan­do en su pro­pio tí­tu­lo, Su­per­man #1; ade­más de se­guir sien­do el es­te­lar en Ac­tion.

¿Una mer­can­cía? Des­de 1939 ya ha­bía un bo­tón con­me­mo­ra­ti­vo pa­ra los miem­bros de Su­per­men of Ame­ri­ca, un club de fans de las pu­bli­ca­cio­nes. Po­co des­pués la fi­gu­ra de Su­per­man se en­con­tra­ba en pla­ye­ras, cal­ce­ti­nes, li­bros de co­lo­res, sets de pin­tu­ra; pe­ro pro­ba­ble­men­te lo más cu­rio­so era la pis­to­la ofi­cial Su­per­man Kry­pto-Ray Gun, que úni­ca­men­te pro­yec­ta­ba imá­ge­nes en al­gu­na pa­red cer­ca­na. Ha­bía pe­que­ñas fi­gu­ras de Su­per­man, só­lo que en la era previa al plás­ti­co és­tas eran he­chas de ma­de­ra o me­tal.

Su­per­man y la cien­cia fic­ción y fan­ta­sía

A ini­cios de los años 50, el en­ton­ces di­rec­tor edi­to­rial de DC Co­mics, Whitney Ells­worth, quien ha­bía si­do con­sul­tor en los se­ria­les de ci­ne, pa­sa­ba la ma­yor par­te del tiem­po en Holly­wood por la rea­li­za­ción de un epi­so­dio pi­lo­to pa­ra la que se­ría la fa­mo­sa se­rie de te­le­vi­sión The Ad­ven­tu­res of Su­per­man, pro­ta­go­ni­za­da por Geor­ge Ree­ves. Su au­sen­cia de­ja­ba sin su­per­vi­sor a Mort Wei­sin­ger, edi­tor de los có­mics de Su­per­man, quien se en­car­ga­ría de di­ri­gir el des­tino del per­so­na­je du­ran­te 20 años.

Wei­sin­ger otor­gó mu­chos más ele­men­tos a la mi­to­lo­gía de Su­per­man. En 1954 el hé­roe es­te­la­ri­za­ba tres pu­bli­ca­cio­nes: Ac­tion Co­mics, Su­per­man y World’s Fi­nest, don­de com­par­tía aven­tu­ras con la otra estrella de DC, Bat­man (ade­más de las aven­tu­ras de

Su­per­boy en el có­mic del mis­mo tí­tu­lo y en Ad­ven­tu­re Co­mics). La di­ná­mi­ca in­ter­pre­ta­ción de Jack Lar­son co­mo Jimmy Ol­sen en la se­rie de TV ins­pi­ró un exi­to­so có­mic que tu­vo una co­rri­da de más de 20 años: Su­per­man’s Pal Jimmy Ol­sen, que de­bu­tó con fe­cha de por­ta­da de sep­tiem­bre-oc­tu­bre de 1954. En ella, el jo­ven re­por­te­ro se metía en to­da cla­se de pro­ble­mas y, al fi­nal, só­lo po­día ser res­ca­ta­do por Su­per­man. A tra­vés de la guía de Wei­sin­ger, Ol­sen li­dió con cien­cia, ma­gia, tec­no­lo­gía y, ¿por qué no?, tam­bién con su­per­po­de­res: Jimmy fue un hom­bre lobo, un puer­co es­pín vi­vien­te, fue in­vi­si­ble y, gra­cias a una fór­mu­la es­pe­cial, ad­qui­ría po­de­res elás­ti­cos y era el su­per­hé­roe Elas­tic Lad. El tí­tu­lo sir­vió de prác­ti­ca al jo­ven di­bu­jan­te Curt Swan, quien en el fu­tu­ro se con­ver­ti­ría en el ar­tis­ta de­fi­ni­ti­vo de Su­per­man pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción.

Wei­sin­ger con­ti­nuó ex­pan­dien­do la lí­nea de có­mics del hé­roe con Su­per­man’s Girl­friend Lois La­ne, el cual de­bu­tó en mar­zo-abril de 1958. La pre­mi­sa era si­mi­lar al an­te­rior có­mic, pe­ro te­nía el aña­di­do de que el có­mic ex­plo­ta­ba la re­la­ción de amor-odio de Lois con Su­per­man.

El éxi­to de am­bos tí­tu­los con­so­li­dó la po­si­ción de Wei­sin­ger en DC Co­mics; los his­to­ria­do­res aún discuten si él fue el res­pon­sa­ble del re­na­ci­mien­to que se dio en 1958, o si lo fue el es­cri­tor Ot­to Bin­der, quien ve­nía de rea­li­zar los guio­nes de Cap­tain Mar­vel (Sha­zam) pa­ra otra com­pa­ñía. En­tre am­bos in­tro­du­je­ron una lar­ga se­rie de per­so­na­jes y con­cep­tos que has­ta la fe­cha per­ma­ne­cen, ta­les co­mo la For­ta­le­za de la So­le­dad, la ciu­dad em­bo­te­lla­da de Kan­dor, el vi­llano Brai­niac y mu­chos más. La adi­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va fue Su­per­girl, quien de­bu­tó en Ac­tion Co­mics #252, en 1959. Ella y su fa­mi­lia vi­vían en una ciu­dad flo­tan­te que se ha­bía des­pren­di­do de Krip­ton cuan­do és­te ex­plo­tó. Fue en­via­da a la Tie­rra y per­ma­ne­cía ocul­ta al pú­bli­co mien­tras Su­per­man le en­se­ña­ba a uti­li­zar sus po­de­res.

Tan­tos so­bre­vi­vien­tes de Krip­ton no agra­da­ban a los vie­jos lec­to­res, pe­ro los jó­ve­nes es­ta­ban fas­ci­na­dos y los tí­tu­los de Su­per­man pron­to vol­vie­ron a ser best se­llers.

La krip­to­ni­ta, co­mo sa­be­mos, pue­de de­bi­li­tar a Su­per­man e in­clu­so ma­tar­lo. Pe­ro Wei­sin­ger in­ven­tó otras krip­to­ni­tas: azul, do­ra­da, blanca; ca­da una con un efec­to dis­tin­to. La fa­vo­ri­ta era la krip­to­ni­ta ro­ja por­que te­nía efec­tos im­pre­de­ci­bles so­bre Su­per­man; po­día di­vi­dir­lo en dos, vol­ver­lo malvado, ha­cer­lo lan­zar fue­go e in­clu­so ha­cer que tu­vie­ra ca­be­za de hor­mi­ga.

MAN OF STEEL. Henry Ca­vill y Amy Adams en una ver­sión del su­per­hé­roe de 2013.

PA­DRES. (Izq.) Jerry Sie­gel y Joe Schus­ter du­ran­te una gi­ra pro­mo­cio­nal en 1938. (Aquí) La pa­re­ja en la dé­ca­da de los 60.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.