EL CONRETO ES UN AR­MA

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA -

La ave­ni­da Al Quds, en el dis­tri­to de Ciu­dad Sadr, al nor­te de Bag­dad, Irak, hoy tie­ne una gran mu­ra­lla. El ba­rrio ale­da­ño, Thar­wa, es­tá den­sa­men­te po­bla­do, ocu­pa­do prin­ci­pal­men­te por mu­sul­ma­nes chii­tas. En 2007 dio ini­cio, de ma­ne­ra qui­zá iró­ni­ca, la ‘Ope­ra­ción Paz’. Pa­ra ello Thar­wa fue con­ver­ti­do en una for­ta­le­za con gran­des pa­re­des de con­cre­to; en 30 días, sol­da­dos del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos co­lo­ca­ron al­re­de­dor de 3,000 pa­ne­les de con­cre­to, has­ta com­ple­tar ca­si cin­co ki­ló­me­tros y co­nec­tar­se con otras sec­cio­nes de mu­ra­llas pre­via­men­te le­van­ta­das. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal fue cer­car Ciu­dad Sadr y ser­vir de ‘fil­tro’ pa­ra evi­tar que se ‘co­la­ran’ miem­bros de las mi­li­cias Jaysh al-Mah­di y gru­pos de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les ira­níes que pre­ten­die­ran ata­car las sec­cio­nes de la ciu­dad con­tro­la­das por el ejér­ci­to ira­quí y de EUA. La mu­ra­lla res­trin­gió los mo­vi­mien­tos de los mi­li­cia­nos, tan­to pa­ra abas­te­cer­se co­mo pa­ra di­ri­gir ata­ques en otras par­tes de la ciu­dad con cohe­tes y mor­te­ros; fue una mo­der­na ope­ra­ción de si­tio don­de el uso de la in­ge­nie­ría ci­vil fue un ele­men­to cla­ve.“El con­cre­to pue­de no ser sexy, pe­ro es el ar­ma más efec­ti­va en el cam­po de ba­ta­lla mo­derno.” Es­tas pa­la­bras son de John Spen­cer, ma­yor del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos. Su ex­pe­rien­cia de com­ba­te en Irak le ha lle­va­do a ob­ser­var el cam­bio de pa­ra­dig­ma que se lle­va a ca­bo en la gue­rra mo­der­na. De he­cho se ha con­ver­ti­do en un es­tu­dio­so del com­ba­te ur­bano, y es­tá con­ven­ci­do de que las ciu­da­des son el cam­po de ba­ta­lla del fu­tu­ro. No más ejér­ci­tos des­ple­ga­dos a lo lar­go de lla­nu­ras si­guien­do tan­ques, sino las ca­lles y ca­sas de ba­rrios den­sa­men­te po­bla­dos. Lo ur­gen­te, se­gún acla­ra, es que el ejér­ci­to de su país ca­pa­ci­te co­rrec­ta­men­te a sus efec­ti­vos pa­ra apren­der a ha­cer la gue­rra en es­te nue­vo fren­te.

El sub­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Gue­rra Mo­der­na en la Aca­de­mia Mi­li­tar de West Point, y exins­truc­tor del cuer­po de Ran­gers con 23 años de ex­pe­rien­cia en in­fan­te­ría, pres­tó ser­vi­cio du­ran­te el si­tio de Ciu­dad Sadr. Aho­ra res­pon­de al­gu­nas pre­gun­tas a Muy In­tere­san­te:

—¿De dón­de ob­tu­vo ex­pe­rien­cia en com­ba­te ur­bano? ¿Re­cuer­da el momento que cam­bió su pers­pec­ti­va so­bre los mé­to­dos mo­der­nos de com­ba­te?

—Fue du­ran­te mi se­gun­da vuel­ta en Irak, en Bag­dad, cuan­do la ma­yor par­te del tiem­po es­tu­ve in­vo­lu­cra­do en en­fren­ta­mien­tos ur­ba­nos. Lle­ga­mos a usar mu­chas pa­re­des de con­cre­to co­mo ele­men­to es­tra­té­gi­co. La gue­rra ur­ba­na es du­ra, pe­ro el uso de pa­re­des de con­cre­to pre­fa­bri­ca­das co­mo una es­pe­cie de ar­ma fue lo que me lle­vó a in­tere­sar­me a es­tu­diar de ma­ne­ra aca­dé­mi­ca el te­ma.

—¿Cuál cree que fue la ba­ta­lla que mar­có la di­fe­ren­cia en el com­ba­te ur­bano? ¿Sta­lin­gra­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial?

—Fue un re­fe­ren­te, aun­que pa­ra mí ac­tual­men­te no lo es. Se de­be en­ten­der que al momento de co­men­zar aque­lla ba­ta­lla 80% de la ciu­dad ha­bía si­do des­trui­da por la avia­ción ale­ma­na. Es­to creó di­fi­cul­ta­des pa­ra los sol­da­dos por­que to­do es­ta­ba en rui­nas. Fue una ba­ta­lla ma­si­va con cien­tos de mi­les de com­ba­tien­tes. No la uti­li­zo co­mo re­fe­ren­cia en com­ba­te ur­bano mo­derno. Des­de mi pers­pec­ti­va fue la ba­ta­lla de Fa­llu­jah (Irak) en 2004 la que mar­có la di­fe­ren­cia. Fue una pe­lea du­ra en ambiente ur­bano, don­de los mi­li­ta­res tu­vie­ron que de­jar las tác­ti­cas con­ven­cio­na­les ya que no po­dían per­mi­tir­se arra­sar con la ciu­dad y de­jar des­pro­te­gi­dos a los ci­vi­les. La gue­rra tie­ne un ob­je­ti­vo po­lí­ti­co, y la gen­te es im­por­tan­te.

—Vi en su lí­nea de tiem­po de Twit­ter las pá­gi­nas de un li­bro que ha­bla so­bre la gue­rra en Che­che­nia. ¿Cuá­les cree que fue­ron las lec­cio­nes que se pue­den apren­der de ese con­flic­to?

pa­ra el com­ba­te mo­derno de­bi­do a la tec­no­lo­gía que se ha­bía usa­do en aquel con­flic­to pa­ra de­rro­tar al ejér­ci­to ira­quí–, sino se­rán los nie­tos de Che­che­nia.

Creo que hay mu­chas lec­cio­nes de có­mo los che­che­nos com­ba­tie­ron a los ru­sos. Pe­ro aun­que los gue­rri­lle­ros che­che­nos no de­rro­ta­ron al enemi­go, ya que és­te lo­gró cum­plir con éxi­to sus ope­ra­cio­nes, apren­die­ron que con pe­que­ños gru­pos de com­ba­tien­tes po­dían sa­car ven­ta­ja del ambiente ur­bano pa­ra ven­cer en un pri­mer en­fren­ta­mien­to (en una pri­me­ra ba­ta­lla) a una fuer­za mi­li­tar mu­cho más nu­me­ro­sa que ellos.

Si nos que­re­mos pre­pa­rar, de­be­mos com­pren­der que el enemi­go apren­dió que al co­lo­car una gran fuer­za mi­li­tar en el en­tra­ma­do ur­bano pue­des sa­car­le ven­ta­ja por­que no po­drá uti­li­zar to­da su tec­no­lo­gía por­que no pue­den ver­te. Es una lec­ción que se ha apren­di­do. Las fuer­zas in­sur­gen­tes o re­vo­lu­cio­na­rias se han tras­la­da­do de las mon­ta­ñas y la jun­gla, don­de so­lían pro­te­ger­se, a un área ci­ta­di­na, don­de las ma­sas de gen­te e in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na les brin­dan la pro­tec­ción que an­tes ob­te­nían de los ac­ci­den­tes del te­rreno y la ve­ge­ta­ción.

—¿Se pue­de apren­der de los equi­pos SWAT o si­mi­la­res?

—Los equi­pos SWAT tie­nen mi­sio­nes muy li­mi­ta­das. Ellos bus­can a una per­so­na en es­pe­cí­fi­co y co­no­cen de an­te­mano su ubi­ca­ción. Los mi­li­ta­res pue­den apren­der de ellos en cier­tas si­tua­cio­nes, e in­clu­so de otros de­par­ta­men­tos, co­mo los bom­be­ros, quie­nes te di­rán al­gu­nas ma­ne­ras de de­rri­bar puertas. Pe­ro los mi­li­ta­res pue­den apren­der no tan­to de los cuer­pos es­pe­cia­li­za­dos co­mo de los po­li­cías de a pie. Ellos son quie­nes sa­ben có­mo brin­dar se­gu­ri­dad a una gran área con fuer­zas li­mi­ta­das. El ejér­ci­to así pue­de apren­der có­mo rea­li­zar ta­reas de vi­gi­lan­cia, se­gu­ri­dad y ayu­da hu­ma­ni­ta­ria con efec­ti­vi­dad.

—¿Qué opi­na del uso del ejér­ci­to pa­ra ta­reas que son pro­pias de la po­li­cía?

—La se­gu­ri­dad es la ne­ce­si­dad prio­ri­ta­ria, la gen­te ne­ce­si­ta sen­tir­se se­gu­ra. Sea cri­men o te­rro­ris­mo, la gen­te quie­re acu­dir a las fuer­zas de se­gu­ri­dad. La po­li­cía lo pue­de ha­cer muy bien de­pen­dien­do del ti­po de ciu­dad en el que te en­cuen­tres. Pe­ro a ve­ces se acu­de a los mi­li­ta­res só­lo por­que tie­nen más per­so­nal dis­po­ni­ble, sin em­bar­go no es­tán en­tre­na­dos pa­ra ser­vir co­mo po­li­cías. No es­tán en­tre­na­dos pa­ra apli­car la ley co­mo la po­li­cía. No pue­des po­ner­los jun­tos por­que tie­nen un en­tre­na­mien­to di­fe­ren­te, una for­ma de pen­sar di­fe­ren­te.

—¿Cree que las tác­ti­cas de gue­rra ur­ba­na en otras par­tes del mun­do pue­den apli­car­se en cual­quier con­flic­to mo­derno?

—Ca­da con­flic­to es dis­tin­to, ca­da ciu­dad es di­fe­ren­te. Exis­ten co­tos de po­der: ba­rrios, pan­di­llas, gen­te in­flu­yen­te, la com­ple­ji­dad es grande. Las ciu­da­des son en­tes vi­vos, orgánicos, es­tán vi­vas, se de­be es­tu­diar sus flu­jos y fuen­tes de po­der. Co­mo mi­li­ta­res de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra cual­quier ambiente, es­tu­diar el pro­ble­ma, el ambiente

es­pe­cí­fi­co, se­gún sea el ca­so.

—¿Cuál ha si­do la si­tua­ción más di­fí­cil a la que se ha en­fren­ta­do?

—En­tre otras, una si­tua­ción en Irak en 2008, cuan­do nos lla­ma­ron por­que ha­bía la po­si­bi­li­dad de que hu­bie­ra una bom­ba. Pe­ro és­ta se en­con­tra­ba lo­ca­li­za­da en un lu­gar con una gran can­ti­dad de gen­te re­zan­do, un ofi­cio re­li­gio­so. ¿Có­mo de­tie­nes los re­zos con tal can­ti­dad de gen­te to­do por la sos­pe­cha de una bom­ba que pue­de he­rir a tan­tos? Fue una ma­la no­che, por­que te­nía­mos que con­tro­lar a la mul­ti­tud y en­con­trar la bom­ba. Aun­que sal­va­mos a mu­chos, la bom­ba ex­plo­tó, aque­llo no ter­mi­nó bien.

El ejér­ci­to no es­tá en­tre­na­do pa­ra ser­vir co­mo po­li­cía, no es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra apli­car la ley.

MA­YOR JOHN SPEN­CER.

HI­JOS. As­pec­to de las rui­nas de la ciu­dad de Sta­lin­gra­do, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. 1943. NIE­TOS. Sol­da­dos ru­sos pa­tru­llan las ca­lles de la ciu­dad de Grozny, ca­pi­tal de Che­che­nia. 9 de mar­zo de 2000.

ES­CUE­LA. La ba­ta­lla de la ciu­dad de Fa­llu­jah, en Irak, en 2004, es con­si­de­ra­da co­mo un ca­so alec­cio­na­dor de gue­rra ur­ba­na mo­der­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.