Par­te II Un mé­di­co con­tra la in­dus­tria

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

Mien­tras Clair Pat­ter­son co­men­za­ba con su lu­cha con­tra la con­ta­mi­na­ción con plo­mo en la at­mós­fe­ra, en un hos­pi­tal in­fan­til de Fi­la­del­fia Her­bert Need­le­man in­ten­ta­ba sal­var la vi­da de una pe­que­ña. Era 1957. La paciente de tres años de edad ha­bía in­gre­sa­do aque­ja­da por fuer­tes ja­que­cas, pe­ro aho­ra per­ma­ne­cía ale­tar­ga­da en una cu­na. Sus sig­nos vi­ta­les se ha­lla­ban só­lo un po­co de­ba­jo de lo nor­mal, sin em­bar­go pa­re­cía que no hu­bie­ra vi­da en ese me­nu­do cuer­po: te­nía la bo­ca abier­ta y la mi­ra­da per­di­da. No llo­ra­ba ni se que­ja­ba. Ca­yó en co­ma, in­mu­ta­ble a los es­fuer­zos del per­so­nal mé­di­co.

El epi­so­dio de­jó una pro­fun­da hue­lla en Need­le­man. Du­ran­te sus es­tu­dios de pe­dia­tría y psi­quia­tría en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, su ciu­dad na­tal, ha­bía te­ni­do ape­nas una cla­se so­bre en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo. Ja­más se ima­gi­nó que en los ni­ños tu­vie­ra con­se­cuen­cias tan gra­ves.

En la dé­ca­da de 1960 el um­bral de en­ve­ne­na­mien­to por es­te me­tal se fi­jó por en­ci­ma de los 60 mcg/dl (mi­cro­gra­mos de plo­mo por de­ci­li­tro) en la san­gre, ci­fra ex­tre­ma­da­men­te al­ta en com­pa­ra­ción con el ac­tual: 10 mcg/dl, si bien nin­gún ni­vel de ex­po­si­ción se con­si­de­ra se­gu­ro pues en la in­fan­cia in­clu­so can­ti­da­des mí­ni­mas pue­den afec­tar el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual, la agu­de­za vi­sual y la aten­ción, sin pre­sen­tar con­se­cuen­cias clí­ni­cas apa­ren­tes. En tan­to, más de 70 mcg/dl pro­du­cen en­ce­fa­lo­pa­tía (da­ño ce­re­bral), ne­fro­pa­tía (mal fun­cio­na­mien­to del ri­ñón), co­ma y por úl­ti­mo la muer­te.

Pe­ro cuan­do el mé­di­co ejer­cía su pro­fe­sión no se co­no­cía na­da de es­to. Ape­nas y se sa­bía diag­nos­ti­car y tra­tar los sín­to­mas de la con­ta­mi­na­ción por plo­mo, lo que ha­cía fre­cuen­te­men­te Need­le­man, quien ya ver­sa­do en el cua­dro clí­ni­co tra­ta­ba a sus pa­cien­tes con te­ra­pias co­mo la que­la­ción –pro­ce­di­mien­to en­do­ve­no­so que eli­mi­na los me­ta­les di­suel­tos en la san­gre, lle­ván­do­los al ri­ñón pa­ra ser ex­pul­sa­dos–; sin em­bar­go, una plá­ti­ca con una ma­dre le cam­bia­ría la vi­da. Aca­ba­ba de sal­var a su hi­ja de una fuer­te in­to­xi­ca­ción y re­co­men­dó a la mu­jer no de­vol­ver­la al lu­gar don­de se en­ve­ne­nó: su ca­sa. ¿Y a dón­de va­mos a ir?, le con­tes­tó ella. “Las ca­sas que pue­do pa­gar son to­das igua­les”.

En aque­lla épo­ca to­da­vía era co­mún el uso de pin­tu­ras con plo­mo en in­te­rio­res, que sin el man­te­ni­mien­to ade­cua­do tien­den a des­pren­der­se li­be­ran­do par­tí­cu­las tó­xi­cas de plo­mo. Los ni­ños se in­to­xi­ca­ban tras in­ge­rir es­tas es­ca­mas. Need­le­man se dio cuen­ta de que esa ni­ña, y pro­ba­ble­men­te mu­chos de sus pa­cien­tes, ha­bía en­fer­ma­do co­mo re­sul­ta­do del lu­gar en que vi­vía. Diag­nos­ti­car y pres­cri­bir me­di­ca­men­tos no era su­fi­cien­te. Si quería evi­tar que más ni­ños pa­sa­ran por lo mis­mo de­bía tra­tar no só­lo la en­fer­me­dad sino la cau­sa del pro­ble­ma.

Ha­da de los dien­tes

La me­jor ar­ma que Need­le­man en­con­tró, al igual que Clair Pat­ter­son, fue la cien­cia. Co­men­zó por re­gis­trar los ca­sos de con­ta­mi­na­ción por plo­mo en el hos­pi­tal don­de tra­ba­ja­ba. Mu­chos no se diag­nos­ti­ca­ban de­bi­do a la po­ca in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, aun­que una vez de­ter­mi­na­dos los sín­to­mas se des­cu­brió que eran fre­cuen­tes. El si­guien­te pa­so fue rea­li­zar prue­bas de san­gre, ori­na, ca­be­llo o uñas pa­ra ca­li­brar el ni­vel de en­ve­ne­na­mien­to en los ni­ños, pe­ro nin­gu­na prue­ba mos­tra­ba los efec­tos de la ex­po­si­ción acu­mu­la­da ni dón­de se es­ta­ba de­po­si­tan­do el me­tal. Need­le­man des­cu­brió que cuan­do el plo­mo en­tra al or­ga­nis­mo

se al­ma­ce­na en los ór­ga­nos, el es­que­le­to y los dien­tes. Así que se le ocu­rrió uti­li­zar es­tos úl­ti­mos pa­ra ob­te­ner las mues­tras que ne­ce­si­ta­ba. “Herb”, co­mo le lla­ma­ban sus co­no­ci­dos, se con­vir­tió en el ‘Ha­da de los dien­tes’. Co­men­zó a pa­gar­les a los ni­ños de Fi­la­del­fia y Bos­ton una mo­ne­da de pla­ta por ca­da pie­za, su­ma ma­yor a la que les da­ría la ‘ver­da­de­ra ha­da’, lo que hi­zo del pro­yec­to un éxi­to ro­tun­do. Qui­zá de­ma­sia­do, cuen­ta uno de los in­ves­ti­ga­do­res alia­dos a Need­le­man: una vez lle­ga­ron unos ma­to­nes con una bol­sa de dien­tes re­cla­man­do sus mo­ne­das. “Pa­gué, pe­ro no usa­mos esas pie­zas”, re­fie­re.

Re­co­lec­ta­ron 69 dien­tes pro­ve­nien­tes del ‘cin­tu­rón de plo­mo’ de Fi­la­del­fia, área don­de se con­gre­ga­ban fa­mi­lias de ba­jo ni­vel so­cioe­co­nó­mi­co. Tam­bién re­co­gie­ron otros 40 de dis­tin­tas po­bla­cio­nes sub­ur­ba­nas. Nin­gún ni­ño te­nía an­te­ce­den­tes de en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo, ni pre­sen­ta­ba sín­to­mas; no obs­tan­te, re­por­tó Need­le­man en un fa­mo­so es­tu­dio de 1974, to­dos te­nían al­gún ni­vel de plo­mo en el cuer­po, sien­do los más afec­ta­dos los ni­ños ne­gros de las es­cue­las pú­bli­cas de áreas de vi­vien­das de­te­rio­ra­das; la me­dia era de 198 mcg por gra­mo y 20% de ellos te­nían ni­ve­les con­si­de­ra­dos tó­xi­cos. Por su par­te, los re­gis­tros más ba­jos co­rres­pon­dían a ni­ños blan­cos de vi­vien­das nue­vas: una me­dia de 41.7 mcg por gra­mo. Pe­ro in­clu­so ni­ños blan­cos con vi­vien­das in­tac­tas, pe­ro que vi­vían o asis­tían a una es­cue­la cer­ca­na a al­gu­na pro­ce­sa­do­ra de Pb, tu­vie­ron al­tas con­cen­tra­cio­nes de plo­mo den­ta­rio: una me­dia de 136 mcg por gra­mo. La in­ves­ti­ga­ción arro­jó otro da­to re­ve­la­dor: los ni­ños con más plo­mo en el cuer­po mos­tra­ban un peor desem­pe­ño en las prue­bas de coe­fi­cien­te in­te­lec­tual. Te­nían pro­ble­mas de con­duc­ta, hi­per­ac­ti­vi­dad, im­pul­si­vi­dad, fal­ta de aten­ción y en ge­ne­ral su desem­pe­ño es­co­lar era ba­jo. In­tri­ga­do por es­ta re­la­ción de­di­có los si­guien­tes años a ana­li­zar los da­ños del plo­mo en las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les. Los re­sul­ta­dos de es­ta se­gun­da in­ves­ti­ga­ción, pu­bli­ca­da en 1979, sen­ta­ron un pre­ce­den­te: “La ex­po­si­ción al plo­mo en do­sis in­fe­rio­res a las que pro­du­cen sín­to­mas gra­ves diag­nos­ti­ca­dos clí­ni­ca­men­te, pa­re­ce es­tar aso­cia­da con dé­fi­cits neu­ro­psi­co­ló­gi­cos que pue­den in­ter­fe­rir con el ren­di­mien­to en el au­la”. El plo­mo es­ta­ba en­ve­ne­nan­do a mi­llo­nes de ni­ños sin que ne­ce­sa­ria­men­te tu­vie­ran efec­tos clí­ni­cos evi­den­tes.

Un trá­gi­co víncu­lo

El des­cu­bri­mien­to de que los ni­ños son más sen­si­bles a es­te me­tal –su or­ga­nis­mo lo asi­mi­la con ma­yor ra­pi­dez– fue el arie­te que lo­gró que­brar la ima­gen inofen­si­va del plo­mo y de la in­dus­tria de­trás de él. En 1978 se prohi­bió su uso en pin­tu­ras de in­te­rio­res y po­co a po­co co­men­za­ría a ser ve­ta­do de la ma­yo­ría de los pro­duc­tos de uso co­mún. Aun así, y a pe­sar de las evi­den­cias y de la per­se­cu­ción a Need­le­man (quien años más tar­de tu­vo que en­fren­tar un jui­cio por pre­sun­ta ma­la pra­xis, del que sa­lió ai­ro­so) y a Pat­ter­son, se­ría has­ta los años ochen­ta que se co­men­zó a res­trin­gir el uso de la ga­so­li­na con plo­mo en EUA, ini­cia­ti­va se­cun­da­da des­pués por el res­to el mun­do y que ve­ría su cul­mi­na­ción a me­dia­dos de los años no­ven­ta cuan­do se eli­mi­nó es­te pro­duc­to del mer­ca­do.

Hoy a ni­vel mun­dial

exis­ten fuer­tes re­gu­la­cio­nes pa­ra evi­tar la ex­po­si­ción

al plo­mo.

HER­BERT NEED­LE­MAN de­mos­tró que el en­ve­ne­na­mien­to con plo­mo, in­clu­so a ni­ve­les has­ta en­ton­ces con­si­de­ra­dos de­lez­na­bles, re­pre­sen­ta­ban un pro­ble­ma de sa­lud gra­ve a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.