Re­yes de las cue­vas

His­tó­ri­ca­men­te ma­lin­ter­pre­ta­do, el es­tu­dio de la fisiología y com­por­ta­mien­to de es­te ma­mí­fe­ro ha de­mos­tra­do su enor­me im­por­tan­cia den­tro de los eco­sis­te­mas.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Sa­rai J. Ran­gel

Ade­más de te­ner gran des­tre­za pa­ra mo­ver­se li­bre­men­te en la os­cu­ri­dad, los mur­cié­la­gos aún tie­nen va­rios tru­cos ba­jo el ala.

Ellos no ne­ce­si­tan luz. Los qui­róp­te­ros o mur­cié­la­gos, los úni­cos ma­mí­fe­ros ca­pa­ces de vo­lar, na­ve­gan en me­dio de las som­bras con des­tre­za. Sus ór­ga­nos sen­so­ria­les úni­cos les per­mi­ten de­tec­tar la ubi­ca­ción de pre­sas –ge­ne­ral­men­te una po­li­lla o al­gún gu­sano des­cui­da­do– me­dian­te eco­lo­ca­li­za­ción (on­das so­no­ras y eco) y rá­pi­da­men­te aba­lan­zar­se so­bre ellas con éxi­to. Es­ta ex­cep­cio­nal ha­bi­li­dad, au­na­da a su ex­tra­ña fi­so­no­mía y há­bi­tos –cier­tas es­pe­cies se ali­men­tan na­da me­nos que de san­gre; otras son fru­gí­vo­ras o in­sec­tí­vo­ras–, han fas­ci­na­do a los se­res hu­ma­nos du­ran­te si­glos ins­pi­ran­do le­yen­das co­mo la del vam­pi­ro y otras fi­gu­ras mí­ti­cas, pe­ro tam­bién sien­do ori­gen de tec­no­lo­gías co­mo la na­ve­ga­ción me­dian­te so­nar y ra­dar, que usa on­das elec­tro­mag­né­ti­cas pa­ra de­ter­mi­nar la po­si­ción de ob­je­tos.

En pa­la­bras de Johan Eklöf, zoó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo (Sue­cia) y uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en mur­cié­la­gos: “El po­der na­ve­gar y ca­zar en la os­cu­ri­dad los ha con­ver­ti­do en una de las ór­de­nes de ma­mí­fe­ros más exi­to­sas. Son ani­ma­les asom­bro­sos”. Sin em­bar­go, po­co es lo que el pú­bli­co co­no­ce so­bre sus há­bi­tos, su mor­fo­lo­gía, evo­lu­ción y pa­tro­nes de vue­lo. Por ejem­plo, ca­da vez es más evi­den­te su pa­pel cru­cial co­mo po­li­ni­za­do­res (cen­te­na­res de va­rie­da­des de plan­tas y fru­tas de­pen­den ca­si ex­clu­si­va­men­te de ellos pa­ra su re­pro­duc­ción y la dis­per­sión de sus se­mi­llas) y co­mo mé­to­do de con­trol de pla­gas en los cul­ti­vos, aho­rran­do mi­les de dó­la­res en pla­gui­ci­das.

Tam­bién fue me­dian­te el es­tu­dio de sus po­bla­cio­nes que se co­no­ció el pe­li­gro que re­pre­sen­tan los par­ques eó­li­cos pa­ra los ani­ma­les vo­la­do­res, los cua­les ter­mi­nan atra­pa­dos en­tre las as­pas de los ae­ro­ge­ne­ra­do­res. Pe­ro co­mo di­ji­mos es una cria­tu­ra su­mi­da en cla­ros­cu­ros: mien­tras pres­tan to­dos es­tos ser­vi­cios, al­gu­nas es­pe­cies tam­bién pue­den ser hos­pe­da­do­res de vi­rus co­mo el Ebo­la vi­rus y el vi­rus de Mar­bur­go, per­te­ne­cien­tes a la fa­mi­lia Fi­lo­vi­ri­dae y al­ta­men­te le­ta­les pa­ra el ser hu­mano. Otra ra­zón pa­ra que los cien­tí­fi­cos man­ten­gan la mi­ra­da so­bre es­tos pe­que­ños ala­dos.

QUI­RÓP­TE­ROS. Es­te nom­bre vie­ne de chi­rop­te­ra, com­pues­to por dos vo­ca­blos grie­gos: cheir, mano y pte­ron, ala. En tan­to, el nom­bre co­mún, mur­cié­la­go (mur, ra­tón; cae­cus, cie­go y ala­tus, ala­do) tie­ne su ori­gen en la an­ti­gua creen­cia de que eran “roe­do­res cie­gos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.