Tra­fi­can­tes de are­na

Aun­que pa­rez­ca inago­ta­ble, el au­ge cons­truc­tor de las eco­no­mías emer­gen­tes no só­lo ha dis­pa­ra­do el pre­cio de es­te gra­nu­lo­so re­cur­so, sino que tam­bién es­tá de­gra­dan­do li­to­ra­les, cau­ces flu­via­les y otros en­tor­nos na­tu­ra­les.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Vi­cen­te Fer­nán­dez de Bo­ba­di­lla

La es­ca­sez de es­te re­cur­so es­tá pro­vo­can­do dis­tin­tos con­flic­tos pa­ra ob­te­ner­lo.

En ma­yo de 2017 tres miem­bros de una fa­mi­lia mu­rie­ron en In­dia por tra­tar de im­pe­dir las la­bo­res de ex­trac­ción en un río. Va­rios cam­pe­si­nos se acer­ca­ron a los mi­ne­ros pa­ra exi­gir­les que aban­do­na­ran su tra­ba­jo y la res­pues­ta de és­tos fue sa­car las ar­mas y dis­pa­rar in­dis­cri­mi­na­da­men­te. Po­co des­pués uno de los tra­ba­ja­do­res fue ase­si­na­do a gol­pes; aun­que no se ha po­di­do de­te­ner a los au­to­res, hay po­cas du­das de que se tra­tó de un ac­to de ven­gan­za por los crí­me­nes an­te­rio­res. Ade­más de las muer­tes tam­bién se in­for­mó del in­cen­dio de 12 ca­mio­nes y dos ex­ca­va­do­ras.

Es­te su­ce­so no fue pro­vo­ca­do por re­cur­sos que nor­mal­men­te aso­cia­mos a la co­di­cia y vio­len­cia, co­mo el oro y los dia­man­tes. Los ase­si­nos eran em­plea­dos de la em­pre­sa Dha­ram­veer Singh, de­di­ca­da a la ex­trac­ción ma­si­va de are­na. Un apa­ci­ble rin­cón ru­ral con­ver­ti­do en zo­na de gue­rra por al­go en apa­rien­cia ino­cuo... ¿o no tan­to?

En los úl­ti­mos años, un nú­me­ro cre­cien­te de vo­ces es­tá aler­tan­do so­bre el uso que es­ta­mos dan­do a la are­na. El punto de par­ti­da fue un in­for­me ela­bo­ra­do en 2014 por el Ser­vi­cio Glo­bal de Alerta Me­dioam­bien­tal (GEAS, por sus si­glas en in­glés) de la ONU, don­de se ad­ver­tía que el vo­lu­men ex­traí­do del ma­te­rial ex­ce­de su ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción na­tu­ral. “A pe­sar del im­pac­to en el me­dio am­bien­te, es­te te­ma ha si­do ig­no­ra­do por los políticos y si­gue sien­do des­co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral”, con­cluía.

Es­to es oro

¿Có­mo pue­de pe­li­grar al­go que es­tá por to­das par­tes, o al me­nos eso nos pa­re­ce? Con­vie­ne ha­cer al­gu­na pun­tua­li­za­ción. Pri­me­ro: es ver­dad que en el mun­do hay mu­chí­si­ma are­na, pe­ro tam­bién que la es­ta­mos ex­plo­tan­do ca­da vez más. Y se­gun­do: exis­ten di­ver­sos ti­pos y no to­dos sir­ven pa­ra lo que sea. Pue­de sor­pren­der que un país co­mo Du­bái, en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, la im­por­ta­ra de Aus­tra­lia pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de su vo­ra­ci­dad in­mo­bi­lia­ria cuan­do bue­na par­te de su te­rri­to­rio no tie­ne otra co­sa, pe­ro es que la for­ma es­fé­ri­ca de los gra­nos del de­sier­to les res­ta ca­pa­ci­dad de unir­se; es de­cir, no sir­ve pa­ra cons­truir.

Pe­ro es cier­to que es­tá por to­das par­tes. En su li­bro Mi­ne­ra­les en la vi­da co­ti­dia­na, Ma­nuel Re­guei­ro y Gon­zá­lez-Ba­rros, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña, ofre­ce una lis­ta ex­haus­ti­va de ob­je­tos ar­ti­fi­cia­les que la con­tie­nen: es el com­po­nen­te prin­ci­pal del vi­drio, con has­ta un 75 % de pre­sen­cia; cual­quier ob­je­to de ce­rá­mi­ca –des­de un ja­rrón has­ta el inodo­ro del cuar­to de ba­ño– ha si­do ma­nu­fac­tu­ra­do con are­na; las compu­tado­ras, ta­ble­tas y te­lé­fo­nos ce­lu­la­res es­tán lle­nos de ella, des­de el sí­li­ce con que se ha­cen sus mi­cro­chips has­ta la uti­li­za­da en la fa­bri­ca­ción de las pan­ta­llas; y si pre­fe­ri­mos el pa­pel, lo do­ta de más cuer­po e in­ten­si­fi­ca su co­lor blan­co.

Hay tan­tas va­rie­da­des de are­na que se­ría con­ve­nien­te de­fi­nir­la. “Es una cues­tión de ta­ma­ño –de­cla­ra el in­ge­nie­ro de mi­nas Cé­sar Lua­ces Fra­des, di­rec­tor ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de

Es­tá pre­sen­te por do­quier: des­de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res has­ta el inodo­ro se fa­bri­can con are­na.

Em­pre­sa­rios Fa­bri­can­tes de Ári­dos (ANEFA)–. Es­tá de­fi­ni­da en las nor­mas eu­ro­peas co­mo la frac­ción 0/4, es de­cir, de ce­ro a cua­tro mi­lí­me­tros por grano. Den­tro de eso exis­ten in­clu­so los lla­ma­dos fi­llers, con par­tí­cu­las de 0 a 63 mi­cras, a me­nu­do em­plea­dos pa­ra lle­nar hue­cos en­tre ma­te­ria­les.” Hay dos mé­to­dos bá­si­cos pa­ra ob­te­ner­la, aña­de Lua­ces: pue­de ser ex­traí­da de ya­ci­mien­tos na­tu­ra­les o se fa­bri­ca me­dian­te vo­la­du­ra, per­fo­ra­ción, tri­tu­ra­do y cri­ba de ro­ca ma­ci­za.

En al­gu­nos paí­ses es­tá cla­si­fi­ca­da den­tro del gru­po de los ári­dos, que abar­ca tam­bién ma­te­ria­les co­mo ca­li­za, ro­cas íg­neas y de­ri­va­dos, has­ta un to­tal de 19 va­rie­da­des. En ANEFA es­ti­man que pue­de su­mar un 20% del to­tal: si el año pa­sa­do se con­su­mie­ron 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ári­dos pa­ra la cons­truc­ción, 20 de ellos co­rres­pon­de­rían al apar­ta­do de are­nas y gra­vas. Es­tas ci­fras son las más ba­jas en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, muy le­jos de los años del boom in­mo­bi­lia­rio, cuan­do se al­can­zó el ré­cord his­tó­ri­co: 485.5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ári­dos en 2006, de los cua­les 97.1 mi­llo­nes co­rres­pon­de­rían a la are­na.

Con to­do, es­ta fie­bre del la­dri­llo pa­li­de­ce si se com­pa­ra con los ín­di­ces de con­su­mo in­ter­na­cio­nal: Aus­tria em­plea can­ti­da­des si­mi­la­res, y Tur­quía, Ru­sia y Alemania, cin­co ve­ces más, apro­xi­ma­da­men­te. En cuan­to al to­tal mun­dial, el in­for­me de

GEAS es­ti­ma­ba que el pla­ne­ta gas­tó en 2012 en­tre 25,900 y 29,600 mi­llo­nes de to­ne­la­das de are­na y de­ri­va­dos só­lo en el ce­men­to de la cons­truc­ción, su­fi­cien­te pa­ra le­van­tar un mu­ro de 27 me­tros de al­to y otros tan­tos de an­cho al­re­de­dor del ecua­dor. Si se aña­den los usos in­dus­tria­les y el tra­za­do de ca­rre­te­ras, el to­tal po­dría su­bir a los 40,000 mi­llo­nes anua­les.

Los aca­pa­ra­do­res

Por im­pre­sio­nan­te que sue­ne es­ta ci­fra, no lo es tan­to si la di­vi­di­mos en­tre más de 7,000 mi­llo­nes de per­so­nas, to­das con ne­ce­si­da­des de vi­vien­da y trans­por­te. Pe­ro hay gran­des de­sigual­da­des en el re­par­to: la vo­ra­ci­dad de al­gu­nos nue­vos ju­ga­do­res es lo que ha dis­pa­ra­do las alar­mas. Se­gún Pas­cal Pe­duz­zi, di­rec­tor cien­tí­fi­co del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te, Chi­na ha con­su­mi­do más are­na en los úl­ti­mos años que to­da la uti­li­za­da por Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te el si­glo XX. Du­bái se em­bar­có en una se­rie de me­ga­pro­yec­tos que in­cluían la to­rre Burj Kha­li­fa, el edi­fi­cio más al­to del mun­do, que re­qui­rió ca­si mil mi­llo­nes de to­ne­la­das, mien­tras que la po­lí­ti­ca de ex­pan­sión te­rri­to­rial de Sin­ga­pur me­dian­te la cons­truc­ción de is­las y cos­tas ar­ti­fi­cia­les ha su­pues­to el uso de 517 mi­llo­nes de to­ne­la­das en los úl­ti­mos 20 años.

Chi­na la ha ob­te­ni­do de sus ya­ci­mien­tos, co­mo el río Yangt­sé, has­ta que a fi­na­les de los años 90 el gobierno prohi­bió su ex­plo­ta­ción, ya que es­ta­ba afec­tan­do al con­trol de inun­da­cio­nes y la na­ve­ga­bi­li­dad del gran cau­ce flu­vial.

La in­dus­tria pa­só en­ton­ces al la­go Po­yang, la ma­yor re­ser­va de agua dul­ce del país, con­ver­ti­do tam­bién en la prin­ci­pal mi­na de are­na del pla­ne­ta. La ex­trac­ción in­ten­si­va ha ter­mi­na­do por en­san­char sus ori­llas y re­du­cir su pro­fun­di­dad, la ca­li­dad del agua, su dis­po­si­ción pa­ra el re­ga­dío y los ban­cos de pes­ca que con­tie­ne. Un com­ple­to desas­tre me­dioam­bien­tal.

En lo que se re­fie­re a los Emi­ra­tos y Sin­ga­pur, nin­guno cuen­ta con re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra abas­te­cer­se, pe­ro sí con di­ne­ro. Es­to ha con­tri­bui­do a si­tuar la are­na en un cam­po del que has­ta ha­ce po­co ha­bía es­ta­do re­la­ti­va­men­te au­sen­te: el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Co­mo ya he­mos se­ña­la­do, Burj Kha­li­fa fue edi­fi­ca­da con are­na im­por­ta­da de Aus­tra­lia, y la uti­li­za­da en la ciu­dad-Es­ta­do asiá­ti­ca pro­vie­ne de los ve­ci­nos Tai­lan­dia, Cam­bo­ya e In­do­ne­sia.

En ese úl­ti­mo país la ex­trac­ción ha he­cho des­apa­re­cer al me­nos una vein­te­na de is­las des­de 2005.

La de­man­da ha in­fla­do el cos­to de un pro­duc­to que tra­di­cio­nal­men­te no va­lía la pe­na trans­por­tar. En la ma­yor par­te del mun­do, in­clui­do Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, es más ren­ta­ble la fór­mu­la de man­te­ner nu­me­ro­sas can­te­ras, lo que per­mi­te a los cons­truc­to­res aho­rrar en tras­la­dos. Cuan­do hay al­gu­na ex­cep­ción, lo ha­bi­tual, al me­nos en Eu­ro­pa, es re­cu­rrir a los bar­cos, lo que aba­ra­ta la lo­gís­ti­ca: “Ho­lan­da, con ca­rac­te­rís­ti­cas geo­ló­gi­cas muy de­ter­mi­na­das, es­tá im­por­tan­do ári­dos des­de Es­co­cia y No­rue­ga, pe­ro las can­te­ras es­tán al bor­de de la en­se­na­da y car­gan di­rec­to en las em­bar­ca­cio­nes”, aña­de Lua­ces.

Un ne­go­cio re­di­tua­ble

Más o me­nos lo mis­mo su­ce­de en los en­cla­ves asiá­ti­cos emer­gen­tes, que cuen­tan con im­por­tan­tes puer­tos. Eso sí, los vo­lú­me­nes de ma­te­rial ad­qui­ri­do han dis­pa­ra­do los pre­cios: se­gún UN Com­tra­de, la ba­se de da­tos de las Na­cio­nes Uni­das so­bre co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, Sin­ga­pur pa­ga­ba la are­na a tres dó­la­res la to­ne­la­da en 1995, y a 190 diez años des­pués. Es­ta re­va­lo­ri­za­ción pro­pi­cia la apa­ri­ción de la pi­ra­te­ría y la co­rrup­ción en de­ter­mi­na­das zo­nas del pla­ne­ta.

El ca­so de Cam­bo­ya ha si­do de­nun­cia­do por va­rias or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Ha­ce años que sus go­ber­nan­tes prohi­bie­ron la ex­por­ta­ción des­pués de reite­ra­das de­nun­cias so­bre sus fuer­tes im­pac­tos en el me­dio am­bien­te. “La are­na que sa­lió del país se per­dió de los re­gis­tros ofi­cia­les. Pue­de ha­ber des­apa­re­ci­do por ar­te de ma­gia de los da­tos de ex­por­ta­cio­nes, pe­ro se­guía apa­re­cien­do en las im­por­ta­cio­nes de Sin­ga­pur, In­dia o Tai­wán”, ha de­nun­cia­do la ONG Mot­her Na­tu­re, con se­de en di­cho país. Es­te trá­fi­co no re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te de la par­ti­ci­pa­ción ex­tra­ofi­cial de los go­bier­nos: flo­re­ce en los hue­cos que de­jan las re­glas me­dioam­bien­ta­les, así co­mo la pe­re­za y de­sidia de las au­to­ri­da­des.

Vol­vien­do al prin­ci­pio de es­te ar­tícu­lo, la em­pre­sa cu­yos tra­ba­ja­do­res sa­ca­ron las ar­mas no era una in­tru­sa en la zo­na: te­nía li­cen­cia pa­ra ope­rar sin ma­qui­na­ria pe­sa­da, pe­ro na­die fue a ins­pec­cio­nar su ac­ti­vi­dad. Es­ta fal­ta de con­trol es al­go muy co­mún, se­gún ha de­nun­cia­do en re­pe­ti­das ve­ces Su­mai­ra Ab­du­la­li, fun­da­do­ra de la Fun­da­ción Awaaz, ONG de In­dia.

Ab­du­la­li ha ad­ver­ti­do que mu­chas con­ce­sio­na­rias in­ti­mi­dan a los su­per­vi­so­res pa­ra que mi­ren a otro la­do. Si las com­pa­ñías no con­si­guen la au­to­ri­za­ción, ope­ran sin ella; y si la ob­tie­nen, tras­pa­sa­rán los lí­mi­tes pa­ra los que es­tán au­to­ri­za­das. Los res­pal­da la fal­ta de éti­ca y las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do: el valor del co­mer­cio ile­gal de are­na en In­dia, de acuer­do con un es­ti­ma­do de la edi­ción lo­cal del Ti­mes, po­dría acer­car­se a los 2,200 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es­ta in­ce­san­te ex­trac­ción ma­si­va afec­ta a 71 paí­ses, se­gún con­fir­ma Ki­ran Pe­rei­ra, fun­da­do­ra del si­tio de in­ter­net San­dS­to­ries. org, pe­ro es­te mé­to­do tra­di­cio­nal pa­ra ob­te­ner­la re­sul­ta ca­da vez más in­có­mo­do. Pa­ra em­pe­zar, es im­po­pu­lar en­tre la po­bla­ción lo­cal, que sien­te có­mo los paí­ses ri­cos les arre­ba­tan la tie­rra que pi­san. Ade­más ha oca­sio­na­do da­ños que van más allá de lo eco­nó­mi­co, arrui­nan­do ban­cos de pes­ca en paí­ses co­mo Chi­na, im­por­tan­tes zo­nas de cre­ma­ción en In­dia o la línea cos­te­ra de Mon­te­rey (en Ca­li­for­nia), don­de un gru­po de cien­tí­fi­cos lu­cha pa­ra ce­rrar la úni­ca plan­ta ex­trac­ti­va que to­da­vía fun­cio­na en la cos­ta de Es­ta­dos Uni­dos. En al­gu­nas zo­nas de Su­dá­fri­ca es­ta ac­ti­vi­dad tam­bién ha pro­vo­ca­do la des­apa­ri­ción de al me­nos una ter­ce­ra par­te de los se­di­men­tos flu­via­les.

Cor­te de ca­ja

Se­gún ex­pli­ca Lua­ces, al­gu­nas na­cio­nes en Eu­ro­pa se sal­van de la ra­pi­ña por el es­tric­to con­trol le­gis­la­ti­vo y me­dioam­bien­tal que exis­te. Ade­más, al ser el tu­ris­mo la in­dus­tria prin­ci­pal de va­rios de és­tos, las zo­nas li­to­ra­les y pla­yas es­tán es­pe­cial­men­te con­tro­la­das y vi­gi­la­das, aun­que la pros­pe­ri­dad del tu­ris­mo no siem­pre pro­te­ge del desas­tre: tal co­mo de­nun­cia la ONG Coas­tal Ca­re, mu­chas pla­yas ma­rro­quíes han que­da­do in­ha­bi­li­ta­das pa­ra su uso re­crea­ti­vo de­bi­do a la ex­trac­ción; bue­na par­te de la cual, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se des­ti­na a la edi­fi­ca­ción de de­par­ta­men­tos cos­te­ros.

“En Eu­ro­pa, la ma­yor ex­plo­ta­ción ile­gal de are­na en una zo­na pro­te­gi­da se da aho­ra en el la­go Neagh, en Ir­lan­da del Nor­te”, de­cla­ra Pe­rei­ra, y aña­de: “Tam­bién hay mu­chos pro­ble­mas en la Bre­ta­ña fran­ce­sa de­bi­do a la ex­plo­ta­ción de du­nas sub­ma­ri­nas pro­te­gi­das por la Red Na­tu­ra 2000, lo que es­tá des­tru­yen­do un há­bi­tat vi­tal pa­ra los pe­ces y afec­ta a los pes­ca­do­res de la zo­na.”

En Amé­ri­ca la si­tua­ción no es me­jor. A de­cir del in­for­me en 2009 de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua (Co­na­gua), en Mé­xi­co son al me­nos 10 los es­ta­dos del país don­de se ex­traen de for­ma ile­gal gran­des vo­lú­me­nes de pie­dras, gra­va y are­na, tan­to de los ban­cos pé­treos co­mo de las pla­yas y los le­chos de los ríos, lo que ge­ne­ra pro­ble­mas co­mo la ero­sión y la con­ta­mi­na­ción y deseca­ción de los man­tos acuí­fe­ros. Co­mo se ve, el pro­ble­ma no es tan­to si ten­dre­mos are­na en el fu­tu­ro co­mo si su ex­trac­ción des­con­tro­la­da aca­ba­rá pro­vo­can­do un fe­nó­meno en ca­de­na que arras­tre con él mu­chos re­cur­sos na­tu­ra­les.

La ex­trac­ción ma­si­va arrui­nó zo­nas de cre­ma­ción in­dias y ban­cos de

pes­ca chi­nos.

UN PILAR DE LA IN­DUS­TRIA. La lla­ma­da fun­di­ción a la are­na o en are­na em­plea es­te ma­te­rial co­mo mol­de pa­ra fa­bri­car pie­zas de me­tal. Rea­li­za­da des­de la An­ti­güe­dad, si­gue sien­do la téc­ni­ca más uti­li­za­da en es­te cam­po de la me­ta­lur­gia.

OBRAS A MONTONES. Du­ran­te los úl­ti­mos años, la ciu­dad de Du­bái, en Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, ha aca­pa­ra­do bue­na par­te de la pro­duc­ción mun­dial de are­na pa­ra aco­me­ter me­ga­pro­yec­tos co­mo la crea­ción de gran­des dis­tri­tos fi­nan­cie­ros y re­si­den­cia­les o is­las ar­ti­fi­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.