Mi­tos y le­yen­das

Mon­ta­das so­bre cor­ce­les o con alas de cis­ne, es­tas en­ti­da­des fe­me­ni­nas re­co­rren los cam­pos de ba­ta­lla nór­di­cos en bus­ca de los me­jo­res com­ba­tien­tes pa­ra la gue­rra del fin del mun­do.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Luis Fe­li­pe Bri­ce

Da­mas gue­rre­ras: las val­ki­rias.

En­tre los me­jo­res es­pec­tácu­los ce­les­tes des­ta­can las au­ro­ras bo­rea­les, que sue­len ver­se en el po­lo nor­te en­tre sep­tiem­bre y mar­zo de ca­da año. De acuer­do con la ciencia, es­te fe­nó­meno de lu­mi­nis­cen­cia es pro­duc­to de la in­ter­ac­ción del vien­to so­lar con la mag­ne­tós­fe­ra de la Tie­rra. Se­gún la mi­to­lo­gía nór­di­ca, se tra­ta de la “ex­tra­ña luz” que pro­yec­ta el bri­llan­te ar­ma­men­to de las val­ki­rias, gue­rre­ras al ser­vi­cio de Odín que, co­mo dios prin­ci­pal, era dei­dad lo mis­mo de la sa­bi­du­ría y la ma­gia que de la gue­rra, la vic­to­ria y la muer­te.

Po­de­res so­bre­na­tu­ra­les

Li­de­ra­das por la dio­sa Frey­ja, las val­ki­rias eran en­via­das a la gue­rra por Odín pa­ra pro­fe­ti­zar, de­ci­dir y ‘te­jer’ vic­to­rias y de­rro­tas. Su mi­sión con­sis­tía en re­co­rrer los cam­pos de ba­ta­lla pa­ra de­ter­mi­nar qué gue­rre­ros de­bían caer he­roi­ca­men­te en com­ba­te, y se­lec­cio­nar a los me­jo­res pa­ra con­du­cir­los al Val­ha­lla. És­te era el pa­la­cio con­sa­gra­do a los hé­roes ele­gi­dos (ein­her­jers) que for­ma­rían par­te del ejér­ci­to –co­man­da­do por el dios prin­ci­pal– pa­ra el de­ci­si­vo “com­ba­te del fin del mun­do”, el Rag­na­rök.

El Val­ha­lla es­ta­ba pre­ce­di­do por un enor­me bos­que con ár­bo­les de ho­jas de oro; te­nía am­plios sa­lo­nes lle­nos de tro­feos y con­ta­ba con in­nu­me­ra­bles puer­tas (al­gu­nas fuen­tes re­fie­ren la ci­fra de 540). Ahí te­nían lu­gar du­ran­te el día, a ma­ne­ra de en­tre­na­mien­to y de­por­te, gran­des ba­ta­llas en­tre los es­pec­tra­les com­ba­tien­tes. Ya por la no­che se efec­tua­ban gran­dio­sas fies­tas en las cua­les és­tos co­mían car­ne de ja­ba­lí y be­bían el agua­miel ser­vi­do so­lí­ci­ta­men­te por las val­ki­rias, quie­nes ha­bi­ta­ban en la Vin­gólf, otra mo­ra­da pa­ra las di­vi­ni­da­des, con­ti­gua al Val­ha­lla.

Al­gu­nas ver­sio­nes del mi­to des­cri­ben a las val­ki­rias co­mo “ho­rri­bles e im­pla­ca­bles de­mo­nios de la gue­rra” cu­bier­tos de san­gre; otras co­mo her­mo­sas, vir­gi­na­les y fuer­tes don­ce­llas en­tre­na­das pa­ra el com­ba­te pe­ro tam­bién pa­ra cu­rar las he­ri­das de los gue­rre­ros y tam­bién com­pla­cer­los. Unas más les dan el ca­rác­ter de dio­sas me­no­res in­mor­ta­les, hi­jas de Odín; otras el de mu­je­res mor­ta­les con po­de­res so­bre­na­tu­ra­les que fun­gían co­mo sa­cer­do­ti­sas de es­ta dei­dad, lle­va­ban a ca­bo sa­cri­fi­cios ri­tua­les en su ho­nor e in­clu­so de­ci­dían en la vi­da, muer­te y des­tino no só­lo de los gue­rre­ros sino tam­bién del res­to de los se­res hu­ma­nos. Más aún, exis­ten le­yen­das en las cua­les se na­rra que cus­to­dia­ban bar­cos vi­kin­gos pa­ra cui­dar de la vi­da de sus tri­pu­lan­tes. En ca­so de que mu­rie­ran, ya fue­ra a con­se­cuen­cia de un nau­fra­gio o de un com­ba­te en al­ta­mar, eran res­ca­ta­dos de en me­dio del océano o de la cos­ta a la cual lle­ga­ran sus cuer­pos.

Se­gún di­ver­sas re­pre­sen­ta­cio­nes, las val­ki­rias mon­ta­ban ca­ba­llos ala­dos blan­cos y por­ta­ban des­lum­bran­tes co­ra­zas, yel­mos, es­cu­dos y lan­zas, aun­que a ve­ces se les re­pre­sen­ta­ba con alas en el cas­co y no en el cor­cel. In­clu­so en al­gu­nos ca­sos és­te era sus­ti­tui­do por un fe­roz lo­bo, y en otros, la pro­pia val­ki­ria en­car­na­ba en un cuer­vo, alu­dien­do a su la­bor ca­rro­ñe­ra en el cam­po de ba­ta­lla.

Alas de cis­ne

La ima­gen de las val­ki­rias tam­bién ha si­do aso­cia­da al mo­ti­vo fol­cló­ri­co de la “don­ce­lla del cis­ne” co­mo la mu­jer que adop­ta la for­ma de es­ta ave pa­ra vo­lar so­bre la ba­ta­lla, ha­bien­do rea­li­za­do au­gu­rios y cum­pli­do de­seos. Al res­pec­to exis­te la le­yen­da de tres val­ki­rias, Öl­rún, Al­vít y Svanh­vít, que des­cen­die­ron a la Tie­rra pa­ra ba­ñar­se en un río, y pa­ra po­der in­tro­du­cir­se en el agua se des­po­ja­ron de sus alas. Pe­ro tres her­ma­nos, Egil, Slag­finn y Vö­lund, se las es­con­die­ron, evi­tan­do con ello que pu­die­ran aban­do­nar la Tie­rra, y las obli­ga­ron a ca­sar­se con ellos. Trans­cu­rri­dos nue­ve años del for­za­do ma­tri­mo­nio, las val­ki­rias pu­die­ron re­cu­pe­rar sus alas y huir. Cons­ter­na­dos por la pér­di­da de sus ama­das es­po­sas, Egil y Slag­finn fue­ron en su bús­que­da, pe­ro no en­con­tra­ron más que el frío y la ne­bli­na de las re­gio­nes del Nor­te, de don­de ya no se su­po de ellos.

Vö­lund, a di­fe­ren­cia de sus her­ma­nos, es­ta­ba con­ven­ci­do de que no en­con­tra­ría a Al­vít, su con­sor­te, bus­cán­do­la. En­ton­ces de­ci­dió es­pe­rar su re­gre­so. Con esa ex­pec­ta­ti­va, su con­sue­lo era con­tem­plar el má­gi­co ani­llo de oro del Rin que ella le ha­bía re­ga­la­do y, apli­can­do su ha­bi­li­dad co­mo he­rre­ro, fa­bri­có 700 ré­pli­cas de la al­ha­ja. Ató to­dos los ani­llos. Pe­ro una no­che, al re­gre­sar a ca­sa, des­cu­brió que una de las pie­zas ha­bía des­apa­re­ci­do. Cre­yó que su es­po­sa lo ha­bía to­ma­do y lo in­ter­pre­tó co­mo una se­ñal de que ella vol­ve­ría pa­ra que­dar­se.

Sin em­bar­go, aque­lla mis­ma no­che, mien­tras dor­mía, fue se­cues­tra­do por ór­de­nes de Ni­dud, rey vi­kin­go, quien lo des­po­jó no só­lo del ani­llo re­ga­la­do por Al­vít sino tam­bién de una es­pa­da má­gi­ca. El pro­pó­si­to del mo­nar­ca era man­te­ner cer­ca a Vö­lund pa­ra ex­plo­tar su ta­len­to co­mo he­rre­ro, ha­cién­do­le for­jar pa­ra él es­pa­das má­gi­cas y de­más pie­zas que el rey re­qui­rie­ra. El en­cie­rro y mal­tra­to ali­men­ta­ron en el pri­sio­ne­ro el de­seo de ven­gan­za y, des­de lue­go, el an­he­lo de es­ca­par. Pa­ra des­qui­tar­se, atra­jo a los hi­jos del rey y los ma­tó; con sus crá­neos ela­bo­ró va­sos, y con sus ojos y dien­tes, jo­yas, que en­tre­gó a la fa­mi­lia real co­mo re­ga­los, sin que és­ta se per­ca­ta­ra de dón­de pro­ve­nían. Los des­po­jos de los cuer­pos los hi­zo des­apa­re­cer en el mar. No con­for­me, atra­jo a Bod­vildr, la hi­ja del mo­nar­ca, le dio a be­ber una pó­ci­ma que la hi­zo dor­mir y abu­só de ella.

Una vez con­su­ma­da su re­van­cha, Vö­lund re­cu­pe­ró su ani­llo y su es­pa­da má­gi­ca, se co­lo­có las alas de cis­ne que ha­bía ela­bo­ra­do pa­ra huir, y se di­ri­gió al pa­la­cio de Ni­dud pa­ra con­fe­sar­le los crí­me­nes. En­fu­re­ci­do, el so­be­rano or­de­nó a Egil, uno de los dos her­ma­nos de Vö­lund a quien ha­bía he­cho pri­sio­ne­ro, que eje­cu­ta­ra al hom­bre cis­ne. Pe­ro Egil de­li­be­ra­da­men­te fa­lló y Vö­lund pu­do huir y por fin en­con­trar­se con su ama­da val­ki­ria en Álf­heimr, don­de vi­vie­ron fe­li­ces, él de­di­ca­do a for­jar el ar­ma­men­to uti­li­za­do por otros hé­roes.

Be­lla dur­mien­te

El nú­me­ro y nom­bres de las val­ki­rias va­rían se­gún la fuen­te, des­de tres –co­mo en el re­la­to an­te­rior– has­ta de­ce­nas, la ma­yo­ría re­fe­ri­das a su ca­rác­ter de im­pla­ca­bles gue­rre­ras. En­tre ellas des­ta­ca Bru­mil­da. Se­gún al­gu­nas ver­sio­nes, fue una prin­ce­sa hu­ma­na a la que Odín obli­gó a ser­vir­le co­mo val­ki­ria; de acuer­do con otras, era hi­ja de es­ta dei­dad a la que hi­zo lí­der de las gue­rre­ras a su dis­po­si­ción.

Odín or­de­nó a Bru­mil­da de­ci­dir la lu­cha en­tre dos re­yes, fa­vo­re­cien­do a uno de ellos; sin em­bar­go, la je­fa val­ki­ria se de­can­tó a fa­vor del otro. Por ello, el dios cas­ti­gó a Bru­mil­da ha­cien­do que se pin­cha­ra los de­dos con un hu­so en­ve­ne­na­do que la pon­dría a dor­mir du­ran­te cien años. Co­mo cual­quier pa­re­ci­do de es­te re­la­to con el cuen­to La be­lla dur­mien­te no es coin­ci­den­cia, Bru­mil­da des­per­tó de su pro­lon­ga­do sue­ño cuan­do el gue­rre­ro Sig­fri­do le dio un be­so. Des­de lue­go, al re­co­brar la con­cien­cia, la val­ki­ria se enamo­ró del jo­ven hé­roe, a quien le hi­zo pro­me­ter que re­gre­sa­ría pa­ra ca­sar­se con ella. No obs­tan­te, a di­fe­ren­cia de la na­rra­ción in­fan­til, Sig­fri­do con­tra­jo ma­tri­mo­nio con otra mu­jer. De­cep­cio­na­da, Bru­mil­da se qui­tó la vi­da.

Es así co­mo la mí­ti­ca figura de las val­ki­rias ha si­do fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra ar­tis­tas, pa­ra el na­cio­na­lis­mo ale­mán del si­glo XX y pa­ra eso­té­ri­cos que las han des­po­ja­do de su an­ces­tral ca­rác­ter mí­ti­co.

CLÁ­SI­CO. La ca­bal­ga­ta de las val­ki­rias, per­te­ne­cien­te a la co­lec­ción del Mu­seo Na­cio­nal de Es­to­col­mo, Sue­cia.

SIG­FRI­DO Y BRU­MIL­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.