A la luz de la ra­zón

¿Los ani­ma­les po­seen un “sex­to sen­ti­do”? Vea­mos qué di­ce la ciencia al res­pec­to.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Gua­da­lu­pe Ale­mán Las­cu­rain

Sex­to sen­ti­do ani­mal.

Em­pe­za­ré por res­pon­der en cor­to. Sí, los ani­ma­les po­seen fa­cul­ta­des que ya qui­sie­ran los su­per­hé­roes de Mar­vel o de DC Co­mics. Por po­ner só­lo dos ejem­plos: el ca­ma­rón man­tis (Go­no­dacty­lus smit­hii) mue­ve ca­da ojo de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y cap­ta ra­dia­cio­nes que van des­de el in­fra­rro­jo has­ta el ul­tra­vio­le­ta, así que no se le va una pre­sa. Ade­más, pue­de pro­pul­sar ha­cia de­lan­te sus pin­zas –pa­re­ci­das a guan­tes de bo­xeo— pa­ra gol­pear y ma­tar con una ace­le­ra­ción de 345 m/s, lo cual equi­va­le al dis­pa­ro de una pis­to­la ca­li­bre 22 y a una fuer­za de 1,500 New­tons.

Su im­pac­to es tan po­de­ro­so que pro­du­ce ca­vi­ta­ción: pe­que­ñas bur­bu­jas de va­por. ¡Li­te­ral­men­te hier­ve el agua a su al­re­de­dor! Y el hu­mil­de ajo­lo­te (Ambys­to­ma me­xi­ca­num) po­dría ser la ver­sión an­fi­bia de Wol­ve­ri­ne, pues re­ge­ne­ra apén­di­ces com­ple­tos en cues­tión de me­ses… in­clu­yen­do ór­ga­nos vi­ta­les, co­mo par­tes del ce­re­bro. Bes­tias fan­tás­ti­cas

En su­ma, los ani­ma­les sí tie­nen un “sex­to sen­ti­do”. Po­dría­mos de­cir que cier­tas es­pe­cies tie­nen un sép­ti­mo, oc­ta­vo, no­veno… Pe­ro el tér­mino re­quie­re cier­ta desam­bi­gua­ción. “Sex­to sen­ti­do” tam­bién sig­ni­fi­ca per­cep­ción ex­tra­sen­so­rial, o PES, de­fi­ni­da co­mo: “La ha­bi­li­dad que per­mi­te ad­qui­rir in­for­ma­ción por me­dios di­fe­ren­tes a los sen­ti­dos re­co­no­ci­dos por la ciencia”. Al­gu­nas su­pues­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de PES son: per­cep­ción de he­chos que su­ce­den en lu­ga­res re­mo­tos (cla­ri­vi­den­cia y cla­riau­dien­cia), per­cep­ción de he­chos que su­ce­die­ron o su­ce­de­rán en otros tiem­pos (pre­mo­ni­cio­nes, re­tro­cog­ni­cio­nes), te­le­qui­ne­sis y te­le­pa­tía.

En­tre las creen­cias más ex­ten­di­das acer­ca de PES en ani­ma­les, des­ta­can:

a) Los fe­li­nos pre­di­cen la muer­te. Un ga­to lla­ma­do Ós­car, ha­bi­tan­te de una re­si­den­cia ge­riá­tri­ca en Rho­de Is­land, Es­ta­dos Uni­dos, adop­tó la cos­tum­bre de vi­si­tar a los pa­cien­tes jus­to an­tes de su de­fun­ción. Se pre­sen­tó en el le­cho de 25 adul­tos ma­yo­res, y to­dos fa­lle­cie­ron a las po­cas ho­ras.

b) Los ga­tos y pe­rros ven fan­tas­mas. Ci­to la “in­for­ma­ción” (es un de­cir) de una pá­gi­na de in­ter­net es­pe­cia­li­za­da en eso­te­ria ani­mal: “Los pe­rros y ga­tos pue­den cap­tar ener­gías den­sas o has­ta es­pí­ri­tus en una vi­vien­da, pro­te­gien­do a sus due­ños re­cos­tán­do­se so­bre ellos… lo an­te­rior, gra­cias a su agu­do sex­to sen­ti­do y su ca­pa­ci­dad de sen­tir, ver y es­cu­char lo que los hu­ma­nos no pue­den y por­que, se di­ce, ellos tran­si­tan en­tre am­bos mun­dos”.

c) Los ani­ma­les pre­di­cen te­rre­mo­tos, tsu­na­mis y otros fe­nó­me­nos na­tu­ra­les des­truc­ti­vos. Los de­fen­so­res de es­ta teo­ría ar­gu­men­tan que los desas­tres na­tu­ra­les siem­pre oca­sio­nan más víctimas hu­ma­nas que ani­ma­les, lo cual po­dría pro­bar que las de­más es­pe­cies sa­ben es­ca­par a tiem­po. Tam­bién re­la­tan anéc­do­tas co­mo la si­guien­te: “En 1975, en el área de Hai­cheng, en Chi­na, mi­les de ser­pien­tes hu­ye­ron de sus ma­dri­gue­ras más de un mes an­tes de que un gran sis­mo sa­cu­die­ra la ciu­dad. Ho­ras an­tes lo hi­cie­ron el res­to de los ani­ma­les, lo cual per­mi­tió sal­var más de 90,000 vi­das”.

d) Las mas­co­tas se co­mu­ni­can te­le­pá­ti­ca­men­te con sus hu­ma­nos. De acuer­do con en­cues­tas re­cien­tes lle­va­das a ca­bo en Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do, el 48% de los due­ños de pe­rros y el 33% de los due­ños de ga­tos ase­gu­ran que sus ani­ma­les de com­pa­ñía res­pon­den a “co­man­dos si­len­cio­sos” emi­ti­dos con el pen­sa­mien­to. La es­po­sa de un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley, Ca­li­for­nia, re­por­ta: “Cuan­do mi ma­ri­do lla­ma por te­lé­fono, Whis­kins (el ga­to) co­rre al apa­ra­to e in­ten­ta des­col­gar­lo. Si la lla­ma­da pro­vie­ne de otra per­so­na, Whis­kins la ig­no­ra”.

e) Los pe­rros sa­ben de an­te­mano que sus due­ños van a lle­gar a ca­sa. Y lo co­no­cen con una pre­ci­sión asom­bro­sa, co­mo si se hu­bie­ran co­mu­ni­ca­do vía What­sApp con sus ado­ra­dos hu­ma­nos. Tal “ca­pa­ci­dad” fue pues­ta a prue­ba en­tre 1980 y el ini­cio de la dé­ca­da de los no­ven­ta por el doc­tor Ru­pert Shel­dra­ke, bio­quí­mi­co y bió­lo­go bri­tá­ni­co. Él lle­vó a ca­bo una se­rie de ex­pe­ri­men­tos pa­ra de­mos­trar que las mas­co­tas an­ti­ci­pan la ho­ra exac­ta en la cual sus due­ños vol­ve­rán a ca­sa o tie­nen la in­ten­ción de sa­car­los a pa­sear… in­clu­so cuan­do los hu­ma­nos al­te­ran su ru­ti­na y los ani­ma­les son ais­la­dos pa­ra no re­ci­bir in­for­ma­ción del ex­te­rior (co­mo el so­ni­do de un au­to­mó­vil que se acer­ca).

¿Na­tu­ral o ex­tra­sen­so­rial?

Me en­can­ta­ría dar con prue­bas con­tun­den­tes de que los ani­ma­les tie­nen sie­te vi­das y de­tec­tan fan­tas­mas. No obs­tan­te, de­trás de ca­da su­pues­to po­der pa­ra­nor­mal ma­ni­fes­ta­do por Fi­do, Mi­ci­fuz, Pio­lín o Flippy, los bió­lo­gos han ha­lla­do ex­pli­ca­cio­nes ló­gi­cas que per­mi­ten de­rri­bar –o al me­nos cues­tio­nar se­ria­men­te– los mi­tos an­tes ci­ta­dos. De­mos al­gu­nos ejem­plos:

a) El doc­tor David M. Do­sa, mé­di­co de la re­si­den­cia ge­riá­tri­ca en don­de vi­ve Ós­car el ga­to, con­fir­ma que la pre­sen­cia del fe­lino al la­do de la ca­ma es un in­di­ca­dor ca­si ab­so­lu­to de muer­te in­mi­nen­te. Al mis­mo tiem­po, Do­sa sos­pe­cha que el úni­co su­per­po­der del ga­to se lla­ma buen ol­fa­to. “Es ca­paz de oler al­go que no­so­tros no, qui­zás una fe­ro­mo­na”, de­cla­ró a los me­dios. Joan Teno, otra doc­to­ra del ge­riá­tri­co, coin­ci­de: “Es po­si­ble que ha­ya una ex­pli­ca­ción quí­mi­ca”. Una se­gun­da hi­pó­te­sis plan­tea que Ós­car, al igual que otras mas­co­tas, imi­ta las con­duc­tas de “sus” hu­ma­nos. Co­mo los en­fer­mos ter­mi­na­les re­ci­ben más vi­si­tas del per­so­nal de salud, tam­bién re­ci­ben la vi­si­ta de Ós­car, quien los cui­da has­ta el úl­ti­mo se­gun­do de sus vi­das.

b) Es bien sa­bi­do que los pe­rros la­dran de pron­to o se mues­tran in­quie­tos sin ra­zón apa­ren­te. Ob­via­men­te, ellos ven, hue­len o es­cu­chan al­go que los de­más no. Pue­de ser el ga­to ca­lle­je­ro que me­ro­dea por el te­ja­do, el tla­cua­che del ár­bol de en­fren­te, una pa­lo­mi­lla noc­tur­na… ¿Pe­ro un fan­tas­ma? Lo du­do. Cuan­do al­guien pue­da pro­bar cien­tí­fi­ca­men­te que exis­ten los fan­tas­mas (te­ma al cual ya de­di­ca­mos otro ar­tícu­lo en es­ta sec­ción), ya se con­tem­pla­rá la po­si­bi­li­dad de que nues­tras mas­co­tas po­sean fa­cul­ta­des “me­diúm­ni­cas”.

c) Se di­ce que, en 2004, po­co an­tes del tsu­na­mi que de­vas­tó Tai­lan­dia e In­do­ne­sia, los ele­fan­tes se re­ple­ga­ron y hu­ye­ron a zo­nas al­tas, aler­ta­dos –tal vez— por una fre­cuen­cia so­no­ra inau­di­ble pa­ra los hu­ma­nos. Los al­ba­tros per­ci­ben los cam­bios de pre­sión at­mos­fé­ri­ca que pre­ce­den a la for­ma­ción de un hu­ra­cán, y vue­lan a bus­car re­fu­gios. Los ani­ma­les en­ce­rra­dos en zoo­ló­gi­cos des­plie­gan con­duc­tas errá­ti­cas po­co an­tes de un sis­mo… pe­ro só­lo a ve­ces… y só­lo al­gu­nas es­pe­cies. En fin. Si to­do es­te pá­rra­fo sue­na va­go, me dis­cul­po, pe­ro la tris­te reali­dad es que, has­ta la fe­cha, la con­duc­ta ani­mal no ha po­di­do tra­du­cir­se en un mé­to­do fia­ble pa­ra an­ti­ci­par sis­mos o tsu­na­mis.

Otra reali­dad aún más tris­te es que los desas­tres na­tu­ra­les sí se co­bran víctimas ani­ma­les, y más de las que su­po­ne­mos. Por úl­ti­mo: aun acep­tan­do que cier­tas se­ña­les cap­ta­das por los ani­ma­les po­drían in­di­car una ca­tás­tro­fe, no hay na­da “pa­ra­nor­mal” en es­te asun­to: ha­bla­mos de sen­ti­dos agu­dí­si­mos, no de do­tes adi­vi­na­to­rias.

d) Nues­tras mas­co­tas sa­ben cuán­do es­ta­mos tris­tes o te­ne­mos ga­nas de ju­gar; cuán­do abri­re­mos esa ca­ja má­gi­ca lla­ma­da “re­fri­ge­ra­dor” y có­mo nos pre­pa­ra­mos pa­ra sa­lir de via­je o a la ofi­ci­na. Los ji­ne­tes ex­per­tos sue­len tes­ti­fi­car que en­tran en sin­to­nía con sus ca­ba­llos; que jun­tos lle­gan a com­por­tar­se co­mo si fue­ran un so­lo ser. Na­da de es­to jus­ti­fi­ca el uso del tér­mino “te­le­pa­tía”. El es­tre­cho víncu­lo que exis­te en­tre los hu­ma­nos y los ani­ma­les de com­pa­ñía da­ta del Pa­leo­lí­ti­co. Son es­pe­cies que lle­van de­ce­nas de mi­les de años es­tu­dián­do­nos muy de cer­ca y apren­dien­do a “leer” las se­ña­les que emi­ti­mos, in­clu­so las más su­ti­les. De ello ha de­pen­di­do su su­per­vi­ven­cia… o al me­nos, su co­mo­di­dad.

e) Los pe­rros sa­ben que es­ta­mos a punto de vol­ver a ca­sa –bueno, no to­dos y no siem­pre—, pe­ro no es por­que cap­ten in­ten­cio­nes men­ta­les a dis­tan­cia, sino por­que el mun­do ca­nino es­tá lleno de pis­tas que no­so­tros des­co­no­ce­mos, en­tre ellas: mar­cas odo­rí­fe­ras que se van di­lu­yen­do con­for­me pa­san las ho­ras. Un olor más dé­bil im­pli­ca que el hu­mano ha es­ta­do fue­ra “X” ho­ras, er­go, que le to­ca re­gre­sar en “X” pe­rio­do de tiem­po. Con­si­de­ren es­to: Fi­ru­láis, un con­sen­ti­do pe­rro fal­de­ro, pa­re­ce bo­bo cuan­do se co­me sus pro­pias he­ces, pe­ro de­tec­ta olo­res en­tre 1,000 y 10,000 ve­ces me­jor que los hu­ma­nos. No­so­tros te­ne­mos cin­co mi­llo­nes de cé­lu­las ol­fa­ti­vas. Él has­ta 300 mi­llo­nes ¿Có­mo no su­po­ner que su na­riz le apor­ta in­for­ma­ción pre­ci­sa y va­lio­sa, aje­na a la que po­de­mos per­ci­bir o si­quie­ra con­ce­bir? (Por cier­to, Ru­pert Shel­dra­ke, el bió­lo­go que de­fien­de las fa­cul­ta­des inex­pli­ca­das de los ani­ma­les, ha si­do acu­sa­do de po­ca se­rie­dad y de pro­mo­ver la pseu­do­cien­cia).

Por lo tan­to…

Po­dría se­guir ci­tan­do “su­per­po­de­res” del reino ani­mal du­ran­te pá­gi­nas y pá­gi­nas. Las hor­mi­gas pue­den car­gar has­ta 50 ve­ces su pro­pio pe­so. Las tor­tu­gas ma­ri­nas se orien­tan per­ci­bien­do el cam­po mag­né­ti­co te­rres­tre. Las ser­pien­tes “ol­fa­tean” con la len­gua y ven el ca­lor (la ra­dia­ción in­fra­rro­ja) que emi­ten sus pre­sas. Cual­quier hu­mil­de go­rrión lo­gra lo que nin­gún hu­mano: em­pren­der el vue­lo sin ayu­da de me­ca­nis­mos ar­ti­fi­cia­les. El punto es que, cuan­do lo­gra­mos des­pren­der­nos de nues­tro an­tro­po­cen­tris­mo, que­da cla­ro que exis­ten di­ver­sas for­mas de per­ci­bir el mun­do: tan­tas co­mo es­pe­cies hay so­bre la faz de la Tie­rra. Tam­bién que­da cla­ro que la ma­yo­ría de esas for­mas re­ba­sa los al­can­ces de nues­tra ima­gi­na­ción. En ese sen­ti­do, las eti­que­tas “nor­mal” y “pa­ra­nor­mal” –o “na­tu­ral”, “so­bre­na­tu­ral” y “an­ti­na­tu­ral”— só­lo tie­nen ca­bi­da den­tro de la li­mi­ta­da per­cep­ción de los so­ber­bios Ho­mo sa­piens.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.