El ma­qui­lla­je.

Su uso ha es­ta­do pre­sen­te en la hu­ma­ni­dad des­de tiem­pos re­mo­tos sien­do sím­bo­lo de po­der, se­duc­ción, e in­clu­so ins­tru­men­to ri­tual in­dis­pen­sa­ble en mu­chas cul­tu­ras.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ana So­fía Ra­mí­rez Heatley

Bas­ta un via­je en el Me­tro, de pre­fe­ren­cia en un va­gón re­ple­to de mu­je­res, pa­ra dar­se cuen­ta de lo arrai­ga­da que se en­cuen­tra la prác­ti­ca de ma­qui­llar­se en­tre la po­bla­ción fe­me­ni­na. Sin im­por­tar edad, ocu­pa­ción ni con­di­ción social, la ma­yor par­te de las fé­mi­nas uti­li­za al­gún ti­po de pro­duc­to cos­mé­ti­co an­tes de sa­lir a la ca­lle y em­pren­der sus ac­ti­vi­da­des dia­rias. Si bien es cier­to que, por con­ven­ción, nues­tra so­cie­dad ha de­ter­mi­na­do que es­ta prác­ti­ca per­te­ne­ce ex­clu­si­va­men­te a las mu­je­res, re­sul­ta ca­da vez más acep­ta­do que los hom­bres uti­li­cen tam­bién al­gún ti­po de pro­duc­to que des­ta­que sus ras­gos o di­si­mu­le sus im­per­fec­cio­nes, más aún si se tra­ta de per­so­na­jes pú­bli­cos que usual­men­te apa­re­cen en me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ¿Qué es?

En­ten­de­mos por ma­qui­llar, de acuer­do con la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, el ac­to de “apli­car cos­mé­ti­cos a al­guien o a una par­te de su cuer­po, es­pe­cial­men­te el ros­tro, pa­ra em­be­lle­cer­lo o mo­di­fi­car su as­pec­to”. Así, el ma­qui­lla­je es en­ton­ces cual­quier ti­po de pro­duc­to, a ex­cep­ción del ja­bón, que se apli­que al ros­tro pa­ra real­zar­lo, co­lo­rear­lo, des­ta­car­lo o mo­di­fi­car­lo. El ma­qui­lla­je pue­de ser tan su­til o ra­di­cal co­mo se quie­ra; in­clu­so, pue­de cam­biar la apa­rien­cia de una per­so­na al punto de vol­ver­la irre­co­no­ci­ble.

“Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to…”

¿Y quién es ese es­pe­jo má­gi­co que de­ter­mi­na qué ca­rac­te­rís­ti­cas ha­cen que el ros­tro de una mu­jer sea her­mo­so? Por lo ge­ne­ral, sa­be­mos que el ma­qui­lla­je, en sus di­fe­ren­tes pre­sen­ta­cio­nes, de­fi­ne el con­torno de los ojos pa­ra agran­dar­los, re­mar­ca el plie­gue de los pár­pa­dos su­pe­rio­res, des­ta­ca los pó­mu­los, afi­la la na­riz y da vo­lu­men a los la­bios pa­ra ha­cer­los más pro­mi­nen­tes y car­no­sos. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son dic­ta­das por los es­tán­da­res de be­lle­za oc­ci­den­tal, que de­ter­mi­nan un ideal, sin du­da, ar­bi­tra­rio y re­la­ti­vo. Por lo tan­to, sor­pren­de que mu­chas mu­je­res con ras­gos ét­ni­cos

dis­tin­tos a los de la mu­jer blan­ca o cau­cá­si­ca se ob­se­sio­nen con ad­qui­rir una apa­rien­cia com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a su fe­no­ti­po.

Cues­tión de pers­pec­ti­va

El ac­to de apli­car pro­duc­tos cos­mé­ti­cos en la ca­ra pue­de te­ner múl­ti­ples sig­ni­fi­ca­dos, co­mo apa­ren­tar ser quien no se es; sin em­bar­go, el ma­qui­lla­je tam­bién se ha usa­do a lo lar­go de los tiem­pos co­mo un sím­bo­lo de es­ta­tus o de per­te­nen­cia a un de­ter­mi­na­do gru­po social. En los paí­ses asiá­ti­cos las mu­je­res bus­can cu­brir­se del sol pa­ra que su piel no se os­cu­rez­ca; las orien­ta­les ad­quie­ren gran­des can­ti­da­des de ma­qui­lla­jes, pro­duc­tos y re­me­dios pa­ra blan­quear la tez. En cam­bio, las eu­ro­peas, par­ti­cu­lar­men­te las bri­tá­ni­cas, aguar­dan la sa­li­da del pri­mer ra­yo de sol del año pa­ra pre­ten­der bron­cear­se; gas­tan sig­ni­fi­ca­ti­vas can­ti­da­des de di­ne­ro en re­me­dios pa­ra erra­di­car la pa­li­dez. Lo an­te­rior se de­be a que en Eu­ro­pa se con­si­de­ró que las per­so­nas con po­der ad­qui­si­ti­vo po­dían sa­lir de via­je y ob­te­ner un bron­cea­do per­fec­to, mien­tras que en Asia se lle­gó a la con­clu­sión con­tra­ria: la piel blan­ca co­mo in­di­ca­ti­vo de per­te­nen­cia a una cla­se social al­ta. Par­ti­cu­lar­men­te en Ja­pón, Tai­lan­dia, Co­rea y Chi­na las mu­je­res quie­ren man­te­ner su apa­rien­cia lo más cla­ra po­si­ble por­que só­lo la cla­se tra­ba­ja­do­ra, aque­lla cons­ti­tui­da por quie­nes siem­bran y cul­ti­van la tie­rra al ra­yo en el ex­te­rior, se ve afec­ta­da por el os­cu­re­ci­mien­to.

Al­go de his­to­ria

El ori­gen del ma­qui­lla­je pue­de ras­trear­se en el pa­sa­do has­ta el cuar­to mi­le­nio an­tes de Cris­to en la re­gión del Ni­lo. Fue­ron los egip­cios quie­nes em­pe­za­ron a re­mar­car el con­torno de los ojos con for­mas de ma­qui­lla­je pri­mi­ge­nio. Ya en nues­tra era, los ro­ma­nos re­to­ma­ron es­ta prác­ti­ca al os­cu­re­cer y de­fi­nir tan­to las ce­jas co­mo las pes­ta­ñas con pre­pa­ra­cio­nes de car­bón o an­ti­mo­nio.

Otro ti­po de pro­duc­tos co­lo­rea­ban de car­mín las me­ji­llas y la­bios de las mu­je­res ro­ma­nas. En el tea­tro, se sus­ti­tu­yó el uso de más­ca­ras y se de­fi­nió un pa­trón y pa­le­ta de co­lo­res pa­ra ca­rac­te­ri­zar a los di­fe­ren­tes per­so­na­jes. Sin du­da, la prác­ti­ca de ma­qui­llar­se co­men­zó sien­do un ac­to de re­fi­na­mien­to que se de­jó de la­do con la caí­da del Im­pe­rio ro­mano. No obs­tan­te, con las Cru­za­das vol­vió el uso del ma­qui­lla­je a Eu­ro­pa, en es­ta oca­sión, im­por­ta­do des­de Me­dio Orien­te. Se usó a gran es­ca­la du­ran­te el Re­na­ci­mien­to: Ita­lia y Fran­cia se con­vir­tie­ron en los prin­ci­pa­les cen­tros de ma­nu­fac­tu­ra de es­tos pro­duc­tos. Si al prin­ci­pio el ma­qui­lla­je era usa­do úni­ca­men­te por la reale­za, per­so­na­jes de la cor­te y de la aris­to­cra­cia, ha­cia el si­glo XVIII su uso se ex­ten­dió por to­das las cla­ses so­cia­les.

La épo­ca vic­to­ria­na dic­tó un pre­jui­cio que acu­sa­ba de fal­ta de so­brie­dad a las per­so­nas que por­ta­ban es­te ti­po de pre­pa­ra­cio­nes o un­güen­tos en el ros­tro, aun­que des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial lo­gró su­pe­rar­se y se po­ten­ció la pro­duc­ción de to­da cla­se de cos­mé­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.