VISA AMERICANA

Los res­tos del Pa­ta­go­ti­tan cons­tan de 150 hue­sos de seis ejem­pla­res di­fe­ren­tes.

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA -

El des­cu­bri­mien­to del Pa­ta­go­ti­tan ma­yo­rum no so­la­men­te dio de qué ha­blar por su ta­ma­ño y por la evi­den­cia pa­leon­to­ló­gi­ca que re­pre­sen­ta, sino tam­bién por­que su fa­ma fue tan­ta que se pi­dió una re­pro­duc­ción de su es­que­le­to pa­ra ex­hi­bir­se en uno de los mu­seos más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

Sus hue­sos en­con­tra­dos en la Pa­ta­go­nia se ex­hi­ben en el Mu­seo Pa­leon­to­ló­gi­co Egi­dio Fe­ru­glio (MEF), en la ciu­dad ar­gen­ti­na de Tre­lew, pe­ro la ré­pli­ca en ta­ma­ño real de su es­que­le­to lle­gó en 2016 has­ta el Ame­ri­can Mu­seum of Na­tu­ral His­tory, en la me­tró­po­li de Nue­va York. Es­ta ré­pli­ca fue rea­li­za­da por la em­pre­sa Re­search Cas­ting In­ter­na­tio­nal, con se­de en On­ta­rio, Ca­na­dá, y la fa­bri­ca­ción del es­que­le­to con pie­zas de fi­bra de vi­drio, he­chas con im­pre­sión 3D, fi­na­li­zó en seis me­ses.

Sin em­bar­go, es­te mu­seo no fue el úni­co que so­li­ci­tó una co­pia del Pa­ta­go­ti­tan ma­yo­rum, ya que en ju­nio de es­te año una nue­va osa­men­ta lle­gó al Field Mu­seum, con se­de en Chica­go, el cual es con­si­de­ra­do uno de los re­cin­tos de cien­cias na­tu­ra­les más im­por­tan­tes del mun­do. En ese lu­gar ocu­pa­rá el si­tio don­de era ex­hi­bi­da Sue, el Ty­ran­no­sau­rus rex más gran­de del pla­ne­ta.

“Las ré­pli­cas pa­ra es­te nue­vo ejem­plar fue­ron en­te­ra­men­te rea­li­za­das por téc­ni­cos del MEF en uno de los ta­lle­res de Tre­lew ba­jo el ase­so­ra­mien­to de los pa­leon­tó­lo­gos que par­ti­ci­pa­ron en el des­cu­bri­mien­to. Aho­ra, lue­go de un pro­yec­to de ca­si dos años de tra­ba­jo in­ten­si­vo, las pie­zas lle­ga­ron -des­pués de dos me­ses de via­je- al mu­seo de Chica­go y fue­ron re­ci­bi­das por un equi­po que via­jó es­pe­cial­men­te pa­ra rea­li­zar el mon­ta­je”, de­ta­lla en un co­mu­ni­ca­do el Mu­seo Pa­leon­to­ló­gi­co Egi­dio Fe­ru­glio. Es­te nue­vo ejem­plar, he­cho con mol­des de po­li­me­tano y cu­bier­to con re­si­na, tie­ne un pe­so de cin­co to­ne­la­das y re­ci­bió el nom­bre de Má­xi­mo.

con­fir­ma que Amé­ri­ca La­ti­na, en es­pe­cial la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na, fue el há­bi­tat de es­tos gigantes.

Ar­gen­ti­na es el país con más res­tos de di­no­sau­rios des­cu­bier­tos en Amé­ri­ca La­ti­na —se des­cu­bren en pro­me­dio de una a dos es­pe­cies al año— y en él se han re­por­ta­do gran­des ha­llaz­gos, pe­ro sin du­da el de es­te ti­ta­no­sau­rio gi­gan­te es el más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años a ni­vel mun­dial.

“Es­te ani­mal nos per­mi­tió em­pe­zar a com­pren­der un po­co me­jor có­mo ha­bían evo­lu­cio­na­do es­tos gran­des di­no­sau­rios her­bí­vo­ros que vi­vie­ron en la Pa­ta­go­nia ha­ce 100 mi­llo­nes de años, y eso es lo más in­te­re­san­te. Tam­bién el he­cho de ha­ber en­con­tra­do va­rios in­di­vi­duos en el mis­mo lu­gar, pe­ro que mu­rie­ron en tres mo­men­tos di­fe­ren­tes del tiem­po, nos per­mi­tió pen­sar y re­co­no­cer al­gu­nas cues­tio­nes más re­la­cio­na­das con su bio­lo­gía”, ex­pli­ca Car­ba­lli­do a tra­vés de una vi­deo­lla­ma­da des­de su ca­sa en Ar­gen­ti­na.

Es­te ex­per­to en evo­lu­ción de los sau­ró­po­dos ase­gu­ra que, ade­más del ta­ma­ño de Pa­ta­go­ti­tan, otro as­pec­to im­por­tan­te en su des­cu­bri­mien­to es que se tra­ta de uno de los sau­rios de los cua­les se pue­de ha­cer una re­cons­truc­ción de su es­que­le­to más fiel a lo que fue en vi­da, ya que se ha­lla­ron prác­ti­ca­men­te to­dos los hue­sos de su enor­me cuer­po, y unos cuan­tos de su di­mi­nu­ta ca­be­za, de la cual to­da­vía se ha­cen hi­pó­te­sis de có­mo fue en reali­dad, ba­sán­do­se en com­pa­ra­cio­nes con otras es­pe­cies de sau­ró­po­dos que se­rían si­mi­la­res a es­te gi­gan­te.

Ho­gar, dul­ce ho­gar

Cuan­do se des­cu­brie­ron sus hue­sos tam­bién se ha­lla­ron en el lu­gar al­re­de­dor de 60 col­mi­llos de di­no­sau­rios car­ní­vo­ros. Es­te pri­mer da­to, jun­to con la afir­ma­ción de que los ti­ta­no­sau­rios en­con­tra­dos fa­lle­cie­ron en el si­tio don­de se en­con­tra­ron y no fue­ron arras­tra­dos por al­gu­na co­rrien­te ma­ri­na has­ta aquel punto, hi­zo que los pa­leon­tó­lo­gos crea­ran una pri­mer hi­pó­te­sis: mu­rie­ron a cau­sa de sus de­pre­da­do­res.

Aun­que no se sa­be si la dis­pa­ri­dad de la muer­te de los ti­ta­no­sau­rios fue de me­ses o años, sí se pue­de de­du­cir que fue en el mis­mo mo­men­to geo­ló­gi­co. Por ello, el he­cho de que hu­bie­ra tan­tos fó­si­les de her­bí­vo­ros jun­to con col­mi­llos de car­ní­vo­ros ha­ce creer

El cla­do Ti­ta­no­sau­ria in­te­gra a más de 90 gé­ne­ros de di­no­sau­rios de to­dos los ta­ma­ños.

que era un in­di­cio pa­ra cla­si­fi­car­lo co­mo un lu­gar de ca­za, y que in­clu­so los dien­tes po­drían ha­bér­se­les caí­do a los de­pre­da­do­res al mo­men­to de co­mer a sus pre­sas.

Es­ta hi­pó­te­sis te­nía co­mo ba­se el he­cho de que cuan­do un ani­mal es­tá vie­jo o tie­ne una edad muy cor­ta, sue­le ale­jar­se de la ma­na­da o que­dar re­za­ga­do, y con ello se vuel­ve una pre­sa fá­cil de ca­zar. Sin em­bar­go, al lle­var a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción y rea­li­zar las prue­bas ne­ce­sa­rias en la mi­cro­es­truc­tu­ra del hue­so pa­ra saber qué ran­go de edad te­nían, se con­clu­yó que eran adul­tos jó­ve­nes, es de­cir, ani­ma­les que es­ta­ban to­da­vía cre­cien­do pe­ro que lo ha­cían a pa­so muy len­to.

“Com­pa­ra­do con un hu­mano se­ría el equi­va­len­te a una per­so­na de 19 o 20 años. Cuan­do des­cu­bri­mos eso fue una sor­pre­sa: pen­sa­mos que iban a ser ejem­pla­res se­ni­les, o sea vie­jos, pe­ro cuan­do hi­ci­mos el es­tu­dio se mar­có otra co­sa, y ahí tu­vi­mos que co­men­zar a re­plan­tear­nos la hi­pó­te­sis de que era un si­tio de ca­za”, de­ta­lla Car­ba­lli­do.

Pa­ra em­pe­zar a bus­car una nue­va hi­pó­te­sis, los in­ves­ti­ga­do­res ave­ri­gua­ron qué su­ce­de en los am­bien­tes ac­tua­les de her­bí­vo­ros. Por ejem­plo, al mo­men­to en que los leo­nes ca­zan a sus pre­sas sue­len aten­tar con­tra miem­bros de es­ca­sa edad o an­cia­nos, ya que los jó­ve­nes son los más fuer­tes e im­po­si­bles de atra­par, así que no son de­pre­da­dos en nin­gún eco­sis­te­ma. En ca­so de ha­ber otro fac­tor, co­mo una se­quía, es­te gru­po sue­le tras­la­dar­se más fá­cil y re­co­rrer dis­tan­cias más lar­gas en bus­ca de agua, por lo tan­to son los úni­cos que so­bre­vi­ven. Tras ello, la pre­gun­ta a res­pon­der era: ¿en­ton­ces có­mo mu­rie­ron los ejem­pla­res ha­lla­dos, si eran jó­ve­nes?

Se­gún el in­ves­ti­ga­dor, es una cues­tión que to­da­vía que­da abier­ta. “Pro­ba­ble­men­te, de ma­ne­ra muy es­pe­cu­la­ti­va, se po­dría lle­gar a tra­tar de ani­ma­les que ha­bían pe­lea­do en­tre sí, co­mo ri­ñen hoy en día los ele­fan­tes pa­ra te­ner ac­ce­so al gru­po de hem­bras, y que­da­ron he­ri­dos y lue­go mu­rie­ron”, de­du­ce.

Si eso ocu­rrió, qui­zás al que­dar las­ti­ma­dos se re­ti­ra­ron al punto don­de se les en­con­tró, ya que era una zo­na con agua ha­ce mi­llo­nes de años, y tras un tiem­po fa­lle­cie­ron a cau­sa de las le­sio­nes. Po­si­ble­men­te una vez muer­tos sir­vie­ron co­mo ali­men­to pa­ra un car­ní­vo­ro, o bien al no te­ner fuer­zas pa­ra

Acant­ho­li­pan

gon­za­le­zi vi­vió ha­ce 84 mi­llo­nes de años en lo que hoy es la zo­na no­roes­te de Coahui­la.

de­fen­der­se, un de­pre­da­dor los ma­tó pa­ra ali­men­tar­se de ellos, ya que en cir­cuns­tan­cias co­mu­nes no hu­bie­ran po­di­do pe­lear con­tra és­tos y ma­tar­los.

Aun­que se tie­nen di­chas pre­mi­sas y al­gu­nos pun­tos cla­ve pa­ra re­cons­truir su his­to­ria, los da­tos que aún se han des­cu­bier­to de es­ta es­pe­cie son es­ca­sos pa­ra ha­cer una re­pro­duc­ción fi­de­dig­na de có­mo mu­rie­ron y có­mo era su há­bi­tat, pe­ro con los res­tos en­con­tra­dos se pue­de in­fe­rir que es­tos gigantes con­vi­vie­ron con cua­tro es­pe­cies de di­no­sau­rios per­te­ne­cien­tes al gé­ne­ro Car­cha­ro­don­to­sau­rus, don­de es­tán los car­ní­vo­ros más gran­des. Y tal vez és­tos se ali­men­ta­ban de ellos.

Pa­ra ahon­dar más en de­ta­lles, los in­ves­ti­ga­do­res si­guen tra­ba­jan­do en el es­tu­dio de las plan­tas que ha­bía en el área, ya que con la evi­den­cia que han en­con­tra­do se pue­de de­du­cir que ha­bía una di­ver­si­dad muy am­plia, des­de he­le­chos has­ta gran­des ár­bo­les, y es­ta va­rie­dad de ve­ge­ta­ción les ser­vía pa­ra ali­men­tar­se. Otro da­to cla­ve que tie­nen pa­ra re­cons­truir có­mo era la zo­na en que vi­vie­ron los di­no­sau­rios es el he­cho de que la Pa­ta­go­nia de ha­ce 100 mi­llo­nes de años no te­nía na­da que ver con lo que es hoy en día. En aque­llos años su cli­ma era cá­li­do y hú­me­do, pe­ro cuan­do la Cor­di­lle­ra de los An­des se le­van­tó, el en­torno cam­bió.

Es­ta mo­di­fi­ca­ción en el am­bien­te pro­ba­ble­men­te fue un fac­tor im­por­tan­te pa­ra que la Pa­ta­go­nia, que abar­ca los ex­tre­mos sur de Ar­gen­ti­na y Chi­le, hoy en día ten­ga gran­des ya­ci­mien­tos de di­no­sau­rios de­bi­do al cli­ma ári­do que pre­sen­ta. És­te es be­né­fi­co pa­ra los pa­leon­tó­lo­gos con­tem­po­rá­neos, ya que los res­tos se pre­ser­van me­jor y pue­den ser en­con­tra­dos más pron­to. “No quie­re de­cir que vi­vían só­lo en Ar­gen­ti­na, sim­ple­men­te quie­re de­cir que en Pa­ta­go­nia te­ne­mos un cli­ma que nos per­mi­te a los pa­leon­tó­lo­gos ca­mi­nar por ro­cas que se for­ma­ron en el Cre­tá­ci­co y en mu­chos otros lu­ga­res esas ro­cas es­tán ba­jo tie­rra, y no las po­de­mos es­tu­diar”, men­cio­na el in­ves­ti­ga­dor del MEF.

Olá, meu ami­go

En el ca­so de otros paí­ses cer­ca­nos, co­mo Bra­sil (el país más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca y con un te­rri­to­rio apro­xi­ma­da­men­te dos ve­ces más gran­de que Ar­gen­ti­na), su cli­ma hú­me­do y sel­vá­ti­co no per­mi­te que las ro­cas es­tén tan ex­pues­tas e in­clu­so que lo­gren con­ser­var con tan­ta fa­ci­li­dad los res­tos. A pe­sar de ello, se han lo­gra­do gran­des ha­llaz­gos de di­no­sau­rios que vi­vie­ron du­ran­te

Es­te ti­ta­no­sau­rio gi­gan­te con­vi­vió con cua­tro es­pe­cies de di­no­sau­rios car­ní­vo­ros.

el Cre­tá­ci­co, co­mo en el ca­so del Aus­tro­po­sei­don mag­ni­fi­cus.

Ha­ce más de seis dé­ca­das, los res­tos de es­te ti­ta­no­sau­rio fue­ron en­con­tra­dos por ca­sua­li­dad, cuan­do en los años 50 un agri­cul­tor los ha­lló en­tre la tie­rra du­ran­te la cons­truc­ción de una ca­rre­te­ra en el mu­ni­ci­pio de Pre­si­den­te Pru­den­te, al su­r­oes­te de São Pau­lo, y uno de los prin­ci­pa­les pa­leon­tó­lo­gos bra­si­le­ños de esa épo­ca, lla­ma­do Lle­wellyn Ivor Pri­ce (1905-1980), los re­co­lec­tó; pe­ro mu­rió a los 75 años a cau­sa de un ata­que al co­ra­zón sin saber de qué se tra­ta­ba su ha­llaz­go.

Los hue­sos de la co­lum­na ver­te­bral fue­ron al­ma­ce­na­dos du­ran­te 63 años en el Mu­seo de Cien­cias de la Tie­rra, y fue des­cri­to has­ta 2016 por un gru­po de pa­leon­tó­lo­gos de di­cho re­cin­to ubi­ca­do en Río de Ja­nei­ro. És­te es el más gran­de en­con­tra­do en di­cho país con sus 25 me­tros de lar­go y es la no­ve­na es­pe­cie de ti­ta­no­sau­rio des­cu­bier­ta en te­rri­to­rio ca­rio­ca. Ha­bi­tó las zo­nas sel­vá­ti­cas con ríos ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 70 mi­llo­nes de años y su des­cu­bri­mien­to tu­vo gran re­per­cu­sión por­que con ello se evi­den­ció que en te­rri­to­rio bra­si­le­ño tam­bién exis­tie­ron di­no­sau­rios gigantes, aun­que, cla­ro, su ta­ma­ño es­tá muy por de­ba­jo del aho­ra cé­le­bre Pa­ta­go­ti­tan ma­yo­rum.

En to­dos la­dos

Aun­que se sa­bía que en Ar­gen­ti­na ha­bi­ta­ron gran­des es­pe­cies de rep­ti­les, es­tos ha­llaz­gos tra­tan de es­cla­re­cer có­mo es que ta­les gigantes vi­vían an­tes de des­apa­re­cer de la faz de la Tie­rra y có­mo fue el lu­gar don­de ha­bi­ta­ron en La­ti­noa­mé­ri­ca ha­ce mi­llo­nes de años, lue­go de que el su­per­con­ti­nen­te Pan­gea se se­pa­ra­ra ha­ce 200 mi­llo­nes de años y pre­vio a que exis­tie­ran las di­vi­sio­nes de na­cio­nes, co­mo exis­ten hoy en día. Ade­más, co­no­cer a es­tas es­pe­cies no na­da más es im­por­tan­te pa­ra saber acer­ca de su di­ver­si­dad, sino pa­ra en­ten­der có­mo fue su evo­lu­ción y las ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cían úni­cos a tra­vés de los da­tos anató­mi­cos nue­vos que apor­ta ca­da des­cu­bri­mien­to.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, el re­gis­tro de ti­ta­no­sau­rios en Amé­ri­ca del Sur ha au­men­ta­do mu­cho, en es­pe­cial en es­tas dos na­cio­nes que mues­tran una fau­na de di­no­sau­rios si­mi­lar du­ran­te el Cre­tá­ci­co Su­pe­rior. Sin em­bar­go, tam­bién se han en­con­tra­do re­gis­tros de es­tos gigantes en otros pun­tos del mun­do, co­mo In­dia, Áfri­ca, Aus­tra­lia y, re­cien­te­men­te, en An­tár­ti­da, aun­que no tan am­plio co­mo en Ar­gen­ti­na, ni es­pe­cies tan si­quie­ra se­me­jan­tes en ta­ma­ño.

Lo an­te­rior se de­be a que el cla­do Ti­ta­no­sau­ria es­tá dis­tri­bui­do glo­bal­men­te y com­pren­de una ter­ce­ra par­te de la di­ver­si­dad de sau­ró­po­dos que se co­no­cen. Y aun­que se han ha­lla­do res­tos de gran­des es­pe­cies en to­do el he­mis­fe­rio sur, el des­cu­bri­mien­to de Car­ba­lli­do y su equi­po de­ja en cla­ro que en La­ti­noa­mé­ri­ca ha­bi­ta­ron las es­pe­cies más gran­des de es­tos ver­te­bra­dos te­rres­tres. Al­gu­nas de ellas son No­to­co­los­sus gon­za­lez­pa­re­ja­si, de en­tre 40 y 60 to­ne­la­das de pe­so y cu­yos ves­ti­gios han si­do en­con­tra­dos en la pro­vin­cia de Men­do­za; y el Ar­gen­ti­no­sau­rus que men­cio­na­mos an­te­rior­men­te. Sin em­bar­go, no se des­car­ta la po­si­bi­li­dad de en­con­trar al­gu­na otra de di­men­sio­nes si­mi­la­res, aun­que si eso ocu­rrie­ra no es tan pro­ba­ble que le ex­ce­da por mu­chas to­ne­la­das por­que, a de­cir del in­ves­ti­ga­dor, “cual­quier ani­mal tie­ne un má­xi­mo de ta­ma­ño al que pue­de lle­gar”, y el de es­ta es­pe­cie po­dría ser el lí­mi­te... o es­tá muy cer­cano de ser­lo.

El des­cu­bri­mien­to de Pa­ta­go­ti­tan re­pre­sen­ta un gran apor­te a la di­ver­si­dad de ti­ta­no­sau­rios que vi­vie­ron en Ar­gen­ti­na, so­bre to­do a en­ten­der có­mo es que es­te cla­do lle­gó a in­cor­po­rar es­pe­cies de tal ta­ma­ño, así co­mo las si­mi­li­tu­des que ha­bía en­tre ellas. Ade­más, ha­llar esa can­ti­dad de hue­sos sig­ni­fi­ca un im­por­tan­te avan­ce pa­ra co­no­cer con exac­ti­tud có­mo fue su anato­mía, que ge­ne­ral­men­te se de­be de­du­cir a par­tir de unos cuan­tos hue­sos y me­dian­te com­pa­ra­cio­nes con es­pe­cies si­mi­la­res. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de Car­ba­lli­do y su equi­po con­ti­núan en cur­so pa­ra en­con­trar más de­ta­lles del com­por­ta­mien­to de es­te di­no­sau­rio. Su ob­je­ti­vo es com­pen­der más y me­jor el en­torno en que ha­bi­ta­ron, ba­sán­do­se en el es­tu­dio de las plan­tas que hu­bo al­re­de­dor. To­da­vía que­da mu­cho por en­ten­der so­bre es­te gran ce­men­te­rio de gigantes al sur de Amé­ri­ca.

GRAN MUES­TRA. Los tra­ba­ja­do­res aco­mo­dan­do la ré­pli­ca del es­que­le­to de Pa­ta­go­ti­tan en el mu­seo de NY y la for­ma en que que­dó.

PRI­MER CA­SA. Uno de los pa­leon­tó­lo­gos tra­ba­jan­do en el MEF con los hue­sos del ti­ta­no­sau­rio.

¡SOR­PRE­SA! Los pa­leon­tó­lo­gos tra­ba­jan en La Fle­cha du­ran­te las cam­pa­ñas pa­ra re­cu­pe­rar los hue­sos.

¡PELEA! (Su­pe­rior iz­quier­da) Una ilus­tra­ción de có­mo po­drían ha­ber con­vi­vi­do las dis­tin­tas es­pe­cies. En la es­ce­na unSpi­no­sau­rus blo­quea el ca­mino de un Car­cha­ro­don­to­sau­rus. (Su­pe­rior de­re­cha) El es­que­le­to de Ar­gen­ti­no­sau­rus Huin­cu­len­sis.

PRE­SEN­TA­CIÓN AL PÚ­BLI­CO.La con­fe­ren­cia du­ran­te la cual fue­ron pre­sen­ta­dos los res­tos (las vér­te­bras del cue­llo y de la co­lum­na ver­te­bral) de Aus­tro­po­sei­don Mag­ni­fi­cus.Se lle­vó a ca­bo el 5 de oc­tu­bre de 2016, en la ciu­dad de Río de Ja­nei­ro, en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.