Ocul­to en pe­num­bra

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

Un pro­ble­ma vie­ne a em­pa­ñar nues­tro ro­man­ce con es­tas pe­que­ñas lám­pa­ras de­mos­tran­do que en la vi­da real no to­do pue­de ser miel so­bre ho­jue­las. En 2012, la Agen­cia Na­cio­nal Fran­ce­sa de Se­gu­ri­dad Sa­ni­ta­ria de la Ali­men­ta­ción, el Me­dio Am­bien­te y el Tra­ba­jo (ANSES) y el Co­mi­té Cien­tí­fi­co de los Ries­gos Sa­ni­ta­rios Emer­gen­tes y Re­cien­te­men­te Iden­ti­fi­ca­dos (SCENIHR, por sus si­glas en in­glés) aler­ta­ron res­pec­to a los po­si­bles efec­tos ad­ver­sos que la so­bre­ex­po­si­ción a la luz azul pue­de cau­sar en la salud. En el do­cu­men­to ad­vier­ten de pro­ba­bles ries­gos fo­to­tó­xi­cos so­bre la re­ti­na y el des­ajus­te que es­ta luz po­dría pro­vo­car en el rit­mo cir­ca­diano y los pa­tro­nes de sue­ño. Des­pués, la Aso­cia­ción Mé­di­ca Es­ta­dou­ni­den­se (AMA) re­fren­dó las sos­pe­chas: la luz azul, em­plea­da co­mo ilu­mi­na­ción de fon­do en las pan­ta­llas de ce­lu­la­res, compu­tado­ras y te­le­vi­sio­nes, pue­de in­te­rrum­pir el sue­ño si se usa en las no­ches o agra­var tras­tor­nos de es­te ti­po.

Es­to va más allá de dar vuel­tas una y otra vez en la ca­ma. Ca­da vez es ma­yor la evi­den­cia que su­gie­re gra­ves con­se­cuen­cias so­bre la salud re­la­cio­na­das con la al­te­ra­ción del rit­mo cir­ca­diano. De he­cho se con­si­de­ra un fac­tor de ries­go que au­men­ta la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer cán­cer, obe­si­dad, dia­be­tes y tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos.

“Es co­mo si nos so­me­tié­ra­mos a la luz so­lar por la no­che”, di­jo a me­dios Lo­re­na Agui­lar, miem­bro del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, quien es­tu­dia las ba­ses mo­le­cu­la­res re­la­cio­na­das con el re­loj cir­ca­diano.

Es­tos da­ños co­la­te­ra­les ape­nas es­tán sien­do es­tu­dia­dos, pe­ro da­da la de­man­da que los di­mi­nu­tos fo­cos ten­drán en un fu­tu­ro pró­xi­mo las alar­mas se han en­cen­di­do.

Más cá­li­do por fa­vor

Pre­ci­sa­men­te el alum­bra­do pú­bli­co fue uno de los pri­me­ros sec­to­res don­de los dio­dos emi­so­res de luz mos­tra­ron sus be­ne­fi­cios a la gran au­dien­cia al ser efi­cien­tes y du­ra­de­ros. Pe­ro esas her­mo­sas fa­ro­las blan­cas que ve­mos bri­llar en las ca­lles y ave­ni­das de mu­chas ciu­da­des del mun­do pron­to ten­drán que ser re­em­pla­za­das. Se­gu­ro us­ted mis­mo lo ha per­ci­bi­do: la luz que des­pren­den es de­ma­sia­do du­ra; tan­to, que no só­lo es in­có­mo­da de ver sino que des­lum­bra, un pro­ble­ma y po­ten­cial pe­li­gro pa­ra con­duc­to­res y pea­to­nes.

“De­bi­do a que la luz led es tan con­cen­tra­da y tie­ne un al­to con­te­ni­do de azul, pue­de cau­sar un res­plan­dor se­ve­ro, dan­do co­mo re­sul­ta­do cons­tric­ción pu­pi­lar en los ojos (re­duc­ción del ta­ma­ño de la pu­pi­la) –des­cri­be en un ar­tícu­lo de 2016 el pro­fe­sor de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut (Es­ta­dos Uni­do), Ri­chard G. Ste­vens–. La luz azul se dis­per­sa más en el ojo hu­mano que las lon­gi­tu­des de on­da más lar­gas de ama­ri­llo y ro­jo, y ni­ve­les su­fi­cien­tes pue­den in­clu­so da­ñar la re­ti­na.”

Otro as­pec­to preo­cu­pan­te son los efec­tos que es­tas lu­ces tie­nen so­bre la vi­da sil­ves­tre, pues se te­me que al­te­re los pa­tro­nes mi­gra­to­rios de las aves o que des­orien­te a los ani­ma­les acuá­ti­cos que ha­bi­tan cer­ca de las cos­tas. Al res­pec­to, in­ves­ti­ga­do­res de la

Uni­ver­si­dad de Exe­ter, en Reino Uni­do, do­cu­men­ta­ron que los par­ches de ve­ge­ta­ción ilu­mi­na­da con luz led por la no­che atraen a los in­sec­tos y pue­den lle­gar a mo­di­fi­car sus pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to.

Aun­que se ne­ce­si­ta más in­ves­ti­ga­ción pa­ra com­pren­der me­jor los efec­tos eco­ló­gi­cos im­pre­vis­tos de los le­des, una de las pri­me­ras ac­cio­nes pa­ra re­du­cir sus im­pac­tos es ate­nuar las lu­ces. “Las au­to­ri­da­des lo­ca­les po­drían mo­de­rar la ilu­mi­na­ción led”. Por ejem­plo, su­gie­ren que dis­mi­nuir el bri­llo de és­tos en 50 por cien­to y apa­gar­los en­tre la me­dia­no­che y las 4 de la ma­dru­ga­da po­dría re­du­cir no­ta­ble­men­te el nú­me­ro de es­pe­cies afec­ta­das.

Es­ta pos­tu­ra es si­mi­lar a la pre­sen­ta­da por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia (EUA). Es­tu­dian­do los to­nos de las lám­pa­ras led, han en­con­tra­do que mien­tras los co­lo­res blan­cos y azu­les son su­ma­men­te no­ci­vos pa­ra las es­pe­cies (sien­do so­bre to­do vul­ne­ra­bles las tor­tu­gas ma­ri­nas y los in­sec­tos), el ama­ri­llo, el ám­bar y el ver­de son más be­nig­nos.

Cie­los os­cu­ros

Se tra­ta de un pro­ble­ma com­ple­jo, con­cuer­da Do­lo­res-Cal­za­di­lla. “Se ha de­mos­tra­do que los dis­po­si­ti­vos co­mer­cia­les pa­ra ge­ne­rar luz led azul no cum­plen con las ca­rac­te­rís­ti­cas ade­cua­das pa­ra imi­tar la luz azul na­tu­ral. En la ac­tua­li­dad es­to se pue­de re­gu­lar me­dian­te fil­tros es­pec­tra­les o de in­ten­si­dad, y en el fu­tu­ro se es­pe­ra que se aba­ra­ten pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra avan­za­da pa­ra que pro­duc­tos de la vi­da dia­ria ten­gan le­des azu­les más apro­pia­dos pa­ra los hu­ma­nos.”

Sin em­bar­go, ése no es el úni­co pro­ble­ma que la im­ple­men­ta­ción de le­des es­tá oca­sio­nan­do. La con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, una preo­cu­pa­ción de la que des­de ha­ce años se vie­ne aler­tan­do, y de la cual en cier­to lap­so se lle­gó a pen­sar que los le­des ayu­da­rían a re­du­cir, no ha he­cho sino in­cre­men­tar.

Así lo con­cluía el es­tu­dio “Ar­ti­fi­cially lit sur­fa­ce of Earth at night in­crea­sing in ra­dian­ce and ex­tent”, pu­bli­ca­do a fi­na­les de 2017 en Scien­ces Ad­van­ces. De 2012 a 2016, la su­per­fi­cie ilu­mi­na­da de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial ha cre­ci­do un 9.1%; ca­si 2.2% por año.

Ca­si nin­gu­na zo­na del or­be ha mos­tra­do una dis­mi­nu­ción en la luz ar­ti­fi­cial, y en cam­bio, la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca se ha in­ten­si­fi­ca­do in­clu­so en zo­nas don­de el pro­ble­ma no era con­si­de­ra­do gra­ve.

¿Y qué tie­nen que ver los le­des en to­do eso? Co­mo pre­sen­tan un con­su­mo eléc­tri­co me­nor, se so­bre­uti­li­zan. En lu­gar de aho­rrar ener­gía, los usua­rios los em­plean in­dis­cri­mi­na­da­men­te. Lo mis­mo en las ca­sas. Pe­ro co­mo acer­ta­da­men­te ha­ce ver Iván Mo­reno, es­te ex­ce­so de luz noc­tur­na en las ciu­da­des “no es cul­pa de la tec­no­lo­gía led, sino de la gen­te que com­pra y la usa sin me­su­ra”. Ade­más, ex­pli­ca, exis­ten le­des de muy al­ta ca­li­dad que al con­tra­rio, re­du­cen la hue­lla lu­mí­ni­ca y los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la luz azul, pe­ro tie­nen un cos­to ma­yor y mu­chos go­bier­nos y con­su­mi­do­res se guían só­lo por el pre­cio. “Hay si­tios y paí­ses, co­mo Fin­lan­dia, don­de lle­van la ven­ta­ja en el uso de tec­no­lo­gía de alum­bra­do pú­bli­co co­lo­can­do le­des de muy bue­na ca­li­dad que han ayu­da­do a re­du­cir la con­ta­mi­na­ción lu­mi­no­sa”, am­plía el en­tre­vis­ta­do.

Víc­tor Do­lo­res coin­ci­de: “Se de­be edu­car a la po­bla­ción pa­ra ha­cer un uso más ra­zo­na­ble de nues­tros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos”. Des­pués de to­do, los be­ne­fi­cios ener­gé­ti­cos de los le­des no son na­da des­pre­cia­bles y to­do apun­ta a que la re­vo­lu­ción led no ha he­cho sino em­pe­zar. Co­men­zar a apro­ve­char­la de for­ma más in­te­li­gen­te y efi­cien­te se­rá, pues, el si­guien­te punto que ilu­mi­ne su an­dar.

Un pro­ble­ma que ha cau­sa­do mu­cho re­vue­lo des­de 2015 son los da­ños de la luz azul so­bre nues­tro rit­mo cir­ca­diano.

HOM­BRE TRA­BA­JAN­DO. Un elec­tri­cis­ta re­em­pla­za una lám­pa­ra por una nue­va lu­mi­na­ria LED, en Las Ve­gas. Se es­ti­ma que los LED du­ra­rán unos 15 años, nue­ve más que las lu­ces ac­tua­les.

¿QUÉ HA­CE­MOS? (Izq.) Ch­ris­top­her Ky­ba quien es­tu­dia la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, du­ran­te una con­fe­ren­cia (Der.) Ca­lles ilu­mi­na­das con le­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.