CASSINI

La na­ve es­pa­cial Cassini-huy­gens ha re­ve­la­do pis­tas pro­me­te­do­ras so­bre la po­si­bi­li­dad de que ha­ya vi­da ex­tra­te­rres­tre en Sa­turno.

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Eva Van den Berg

Las po­si­bi­li­da­des de vi­da ex­tra­te­rres­tre en las lu­nas de Sa­turno.

Tras en­viar imá­ge­nes es­pec­ta­cu­la­res y nun­ca vis­tas del sis­te­ma so­lar, y pro­por­cio­nar in­for­ma­ción nue­va acer­ca de la po­si­bi­li­dad de que ha­ya vi­da en al­gu­nas de las lu­nas de Sa­turno, la mi­sión Cassini-huy­gens ha si­do con­si­de­ra­da un éxi­to ro­tun­do. La mi­sión –cul­mi­na­ción de un sue­ño de ha­ce mu­cho tiem­po– fue re­sul­ta­do de la co­la­bo­ra­ción cer­ca­na en­tre tres agen­cias es­pa­cia­les: la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Ae­ro­náu­ti­ca y el Es­pa­cio (NA­SA), de Es­ta­dos Uni­dos, la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA) y la Agen­cia Es­pa­cial Ita­lia­na (ASI). La mi­sión re­co­lec­tó gran can­ti­dad de in­for­ma­ción que lle­vó a des­cu­bri­mien­tos im­por­tan­tes, los cua­les im­pul­sa­ron la ex­plo­ra­ción es­pa­cial ul­te­rior y con­fir­ma­ron lo que los cien­tí­fi­cos ya sos­pe­cha­ban: se acer­can cam­bios que al­te­ra­rán nues­tra per­cep­ción del cos­mos.

La his­to­ria de la mi­sión em­pie­za ha­ce más de 30 años, con un in­ter­cam­bio de ideas en­tre dos cien­tí­fi­cos abo­ca­dos a la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Uno fue el as­tró­no­mo chino Wing-huen Ip, ex in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Max Planck pa­ra la Ae­ro­no­mía (hoy Ins­ti­tu­to Max Planck pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Sis­te­ma So­lar), que pla­nea­ba lan­zar un or­bi­ta­dor a Sa­turno. El otro fue el cien­tí­fi­co fran­cés Da­niel Gau­tier, quien ya ha­bía pre­sen­ta­do a la agen­cia es­pa­cial de su país, el Cen­tro Na­cio­nal de Es­tu­dios Es­pa­cia­les (CNES), la pro­pues­ta de una son­da di­se­ña­da pa­ra penetrar la at­mós­fe­ra de Ti­tán, una de las lu­nas de Sa­turno.

Fue idea de Ip bau­ti­zar la mi­sión en ho­nor de Gio­van­ni Cassini, as­tró­no­mo, ma­te­má­ti­co e in­ge­nie­ro ita­liano, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de París des­de 1671 has­ta su muer­te, en 1712. Cassini des­cu­brió cua­tro de los sa­té­li­tes de Sa­turno (Já­pe­to, Dio­ne, Rea y Te­tis) y des­cri­bió la di­vi­sión de sus ani­llos.

La mi­sión pa­ra crear la na­ve es­pa­cial Cassini y la son­da Huy­gens (lla­ma­da así por el as­tró­no­mo neer­lan­dés Ch­ris­tiaan Huy­gens) se­ría un tra­ba­jo en equi­po. ESA se en­car­gó de la cons­truc­ción de la son­da, NA­SA del or­bi­ta­dor y ASI de la enor­me antena de la na­ve.

Muy ca­ra, así co­mo cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca­men­te desafian­te, la mi­sión es­tu­vo a pun­to de can­ce­lar­se en va­rias oca­sio­nes. Pe­se a fa­llos me­cá­ni­cos de úl­ti­mo mi­nu­to y con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas que obli­ga­ron a que se pos­pu­sie­ra, el 5 de oc­tu­bre de 1997 un cohe­te Ti­tán des­pe­gó de Ca­bo Ca­ña­ve­ral, Flo­ri­da. Les to­mó va­rios años lle­gar, ade­más de 13 años de ex­plo­ra­ción es­pa­cial.

De 6.7 me­tros de al­to y po­co más de cua­tro de an­cho, con un pe­so de 5 712 ki­lo­gra­mos, Cassini fue una de las na­ves más pe­sa­das que se ha­yan en­via­do al es­pa­cio. Pa­ra rea­li­zar el via­je com­ple­to has­ta Sa­turno con un mí­ni­mo de com­bus­ti­ble, la na­ve ne­ce­si­ta­ba asis­ten­cia gra­vi­ta­to­ria de otros pla­ne­tas. El plan de vue­lo re­que­ría que los pla­ne­tas in­vo­lu­cra­dos es­tu­vie­ran ali­nea­dos de una ma­ne­ra en par­ti­cu­lar. La na­ve pa­só por Ve­nus dos ve­ces, una por la Tie­rra y otra por Jú­pi­ter (en ese or­den) a fin de ob­te­ner la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra al­can­zar la ór­bi­ta de Sa­turno, el 30 de ju­nio de 2004.

Ca­si seis me­ses des­pués, en No­che­bue­na, la son­da Huy­gens, de unos 2.7 me­tros de an­cho y con un pe­so apro­xi­ma­do de 318 ki­lo­gra­mos, se se­pa­ró de Cassini y des­cen­dió ha­cia Ti­tán. Ate­rri­zó el 14 de enero de 2005. Huy­gens so­bre­vi­vió por más de 72 mi­nu­tos y trans­mi­tió in­for­ma­ción a Cassini to­do el tiem­po. La zo­na de ate­rri­za­je era una su­per­fi­cie pla­na y só­li­da, cu­bier­ta con pe­que­ñas pie­dras, pre­su­mi­ble­men­te de hie­lo. La at­mós­fe­ra cir­cun­dan­te es­ta­ba te­ñi­da con una ne­bli­na anaran­ja­da que, se pien­sa, son sus­tan­cias or­gá­ni­cas.

El me­tano cons­ti­tu­ye al­re­de­dor de 5 % de la at­mós­fe­ra de Ti­tán y pa­re­ce desem­pe­ñar el mis­mo pa­pel

Cassini pa­sa por el he­mis­fe­rio nor­te de Sa­turno, el cual es 764 ve­ces ma­yor que la Tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.