DE­TEN­CIÓN

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Mi­chael A. Flet­cher Fo­to­gra­fías de Way­ne Law­ren­ce

Las de­ten­cio­nes de trá­fi­co en EUA –la in­ter­ac­ción más co­mún en­tre la po­li­cía y el pú­bli­co– son un pun­to ál­gi­do en el debate ra­cial.

La po­li­cía de­tie­ne a au­to­mo­vi­lis­tas ne­gros en pro­por­cio­nes que ex­ce­den las de los blan­cos. Es­to es un pun­to crí­ti­co en el debate es­ta­dou­ni­den­se so­bre las ra­zas, pues mu­chas mi­no­rías ven un men­sa­je pro­ble­má­ti­co: us­te­des no per­te­ne­cen aquí.

Una tar­de idí­li­ca de beis­bol in­fan­til, se­gui­da de piz­za y he­la­do, se con­vir­tió en una ex­pe­rien­cia ate­rra­do­ra cuan­do dos ofi­cia­les de po­li­cía en Brid­ge­port, Con­nec­ti­cut, Es­ta­dos Uni­dos, de­tu­vie­ron a Woo­drow Ve­reen, Jr., por pa­sar­se una luz pre­ven­ti­va.

Ve­reen, mi­nis­tro de mú­si­ca en su igle­sia, se es­for­zó por man­te­ner con­tac­to vi­sual con sus hi­jos mien­tras uno de los ofi­cia­les le in­di­ca­ba que sa­lie­ra del au­to y se re­car­ga­ra en el ma­le­te­ro pa­ra des­pués ca­chear­lo. Ve­reen, que es ne­gro, po­día ver las lá­gri­mas que se acu­mu­la­ban en los ojos de sus hi­jos de tres y sie­te años mien­tras lo veían por la ventana pos­te­rior. Ve­reen se aver­gon­zó cuan­do las per­so­nas en una pa­ra­da de au­to­bús cer­ca­na vie­ron có­mo uno de los ofi­cia­les ins­pec­cio­na­ba su au­to.

Él nun­ca ac­ce­dió a es­ta ins­pec­ción en 2015, que no en­con­tró na­da ile­gal. La Unión Es­ta­dou­ni­den­se por las Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU) en Con­nec­ti­cut en­ta­bló una de­man­da a nom­bre de Ve­reen, con el ar­gu­men­to de que la po­li­cía hi­zo la ins­pec­ción sin una cau­sa pro­ba­ble. El año pa­sa­do, dos años des­pués del in­ci­den­te, Ve­reen re­ci­bió un acuer­do por par­te de la ciu­dad. Aun así, esa de­ten­ción vi­ve con él.

Las de­ten­cio­nes de trán­si­to –la in­ter­ac­ción más co­mún en­tre la po­li­cía y el pú­bli­co– se han vuel­to un fo­co de aten­ción en el debate so­bre ra­za, apli­ca­ción de la ley y equi­dad en Es­ta­dos Uni­dos. Una par­te des­pro­por­cio­na­da de los 20 mi­llo­nes de de­ten­cio­nes que, se cal­cu­la, rea­li­za la po­li­cía ca­da año en Es­ta­dos Uni­dos in­vo­lu­cra a

con­duc­to­res ne­gros, aun cuan­do no tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de in­frin­gir las le­yes de trán­si­to que los blan­cos. Es más via­ble que a los con­duc­to­res ne­gros e his­pa­nos les ins­pec­cio­nen sus vehícu­los, aun­que no ten­gan más pro­ba­bi­li­da­des de lle­var con­tra­ban­do.

En to­do el país, con­duc­to­res ne­gros e his­pa­nos res­pe­tuo­sos de la ley que­dan asus­ta­dos y humillados por la aten­ción ex­ce­si­va que re­ci­ben por par­te de la po­li­cía, que a me­nu­do los ve co­mo cri­mi­na­les. Ese tra­to de­ja a las mi­no­rías con un sen­ti­mien­to de ul­tra­je, enojo y re­ce­lo ha­cia la po­li­cía y sus mo­ti­vos.

Los ac­ti­vis­tas han to­ma­do las ca­lles pa­ra pro­tes­tar por los dis­pa­ros de la po­li­cía en con­tra de per­so­nas ne­gras no ar­ma­das. Al­gu­nos atle­tas, in­clu­yen­do a ju­ga­do­res de la NFL, se han arro­di­lla­do o han le­van­ta­do un pu­ño ce­rra­do du­ran­te la en­to­na­ción del himno es­ta­dou­ni­den­se en acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos, pa­ra tra­tar de ha­cer vi­si­ble una inequi­dad per­sis­ten­te.

Ve­reen siem­pre les ha­bía di­cho a sus hi­jos que los po­li­cías eran los ver­da­de­ros su­per­hé­roes. Aho­ra, esa his­to­ria tu­vo que cam­biar. “To­do lo que les di­je pa­re­ce fal­so –ex­pli­ca Ve­reen, de 34 años–. ¿Por qué es­te superhéroe tra­ta de las­ti­mar a mi pa­pá? ¿Por qué es­te superhéroe nos ha­ce es­to? Se su­po­ne que de­be­ría es­tar de nues­tra par­te”.

MU­CHOS PA­DRES de fa­mi­lia ne­gros, con­mo­cio­na­dos por los ca­sos en los que una de­ten­ción de trán­si­to ru­ti­na­ria se vuel­ve fa­tal, en­sa­yan con sus hi­jos qué ha­cer si son de­te­ni­dos: ba­ja las ven­ta­ni­llas pa­ra que los ofi­cia­les ten­gan una lí­nea de vi­sión cla­ra, en­cien­de las lu­ces in­te­rio­res, man­tén tus ma­nos vi­si­bles, ten tu li­cen­cia y re­gis­tro ac­ce­si­bles y, por el amor de Dios, in­fór­ma­le al ofi­cial que vas a to­mar­los pa­ra que no te dis­pa­re.

A ne­gros y a his­pa­nos, en par­ti­cu­lar, tam­bién les preo­cu­pa ser de­te­ni­dos si con­du­cen un au­to bo­ni­to en una co­mu­ni­dad mo­des­ta o lu­jo­sa, un au­to mal­tra­ta­do en una co­mu­ni­dad pre­pon­de­ran­te­men­te blan­ca o cual­quier ti­po de au­to en una zo­na con cri­mi­na­li­dad al­ta. Es­to les afec­ta a to­dos, des­de mi­nis­tros y atle­tas pro­fe­sio­na­les has­ta abo­ga­dos y quie­nes son muy ri­cos.

Ro­sie Vi­lle­gas-smith, ciu­da­da­na es­ta­dou­ni­den­se na­ci­da en Mé­xi­co y que ha vi­vi­do en Phoe­nix, Ari­zo­na, por 28 años, ha si­do de­te­ni­da por los asis­ten­tes del co­mi­sa­rio del con­da­do de Ma­ri­co­pa, fa­mo­sos por usar ale­ga­tos de vio­la­cio­nes de trán­si­to me­no­res pa­ra ve­ri­fi­car la si­tua­ción mi­gra­to­ria de los con­duc­to­res his­pa­nos.

En 2011, in­ves­ti­ga­do­res fe­de­ra­les en­con­tra­ron que el de­par­ta­men­to ha­bía de­te­ni­do a con­duc­to­res his­pa­nos has­ta nue­ve ve­ces más a me­nu­do que a otros au­to­mo­vi­lis­tas. Las de­ten­cio­nes eran par­te de un pro­gra­ma de mano du­ra con­tra in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos or­de­na­do por Joe Ar­paio, el co­mi­sa­rio del con­da­do de Ma­ri­co­pa de 1993 a 2016.

Los tri­bu­na­les dic­ta­mi­na­ron que las de­ten­cio­nes eran ile­ga­les, pe­ro Ar­paio con­ti­nuó y fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de desaca­to en ju­lio de 2017. El pre­si­den­te Do­nald Trump –que ha avi­va­do las ten­sio­nes ra­cia­les con sus agre­sio­nes a in­mi­gran­tes, atle­tas que pro­tes­tan y otros– per­do­nó a Ar­paio al mes si­guien­te. Ar­paio anun­ció ha­ce po­co sus pla­nes de pos­tu­lar­se por un es­ca­ño en el se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos.

Las estadísticas de de­ten­cio­nes de trán­si­to en otros lu­ga­res son irre­gu­la­res –no es­tán dis­po­ni­bles de ma­ne­ra uni­for­me ni am­plia–, pe­ro mues­tran el mis­mo pa­trón: a ne­gros e his­pa­nos se los de­tie­ne e ins­pec­cio­na con más fre­cuen­cia que a otros. La dis­pa­ri­dad abar­ca to­do el país, lo que

afec­ta a con­duc­to­res en zo­nas ur­ba­nas, sub­ur­ba­nas y ru­ra­les. Los hom­bres co­rren más ries­go que las mu­je­res y, pa­ra los hom­bres ne­gros, ser se­ña­la­dos de ma­ne­ra des­me­di­da es ca­si una ex­pe­rien­cia uni­ver­sal.

Un es­tu­dio de 2017 en Con­nec­ti­cut, uno de los po­cos es­ta­dos que re­co­ge y ana­li­za da­tos abun­dan­tes so­bre de­ten­cio­nes de trán­si­to, en­con­tró que la po­li­cía de­tie­ne de for­ma des­pro­por­cio­na­da a con­duc­to­res ne­gros e his­pa­nos du­ran­te el día, cuan­do los ofi­cia­les pue­den ver con más fa­ci­li­dad quién es­tá de­trás del vo­lan­te. Mu­chos de­par­ta­men­tos de po­li­cía tie­nen po­lí­ti­cas y ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra evi­tar la dis­cri­mi­na­ción por per­fil ra­cial, pe­ro esas re­glas pue­den per­der­se en el día a día del tra­ba­jo po­li­cia­co.

“Una ra­zón por la que las mi­no­rías son detenidas des­pro­por­cio­na­da­men­te es que la po­li­cía ve trans­gre­sio­nes de la ley don­de ocu­rren –ex­pli­ca Louis Dek­mar, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Je­fes de Po­li­cía, en­car­ga­do del de­par­ta­men­to de po­li­cía en La­gran­ge, Geor­gia–. Los crí­me­nes son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más al­tos en los ve­cin­da­rios de las mi­no­rías que en cual­quier otra par­te, y es ahí don­de asig­na­mos nues­tros re­cur­sos. Esa es la pa­ra­do­ja”.

Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, los ofi­cia­les tra­tan co­mo sos­pe­cho­sos a las mi­no­rías que con­du­cen en zo­nas pre­pon­de­ran­te­men­te blan­cas. “Eso es­tá mal y no hay ex­cu­sa pa­ra ello”, de­cla­ra Dek­mar.

RO­BERT L. WILKINS era de­fen­sor pú­bli­co en 1992 cuan­do él y va­rios in­te­gran­tes de su fa­mi­lia fue­ron de­te­ni­dos por un po­li­cía es­ta­tal de Mary­land, mien­tras re­gre­sa­ban del fu­ne­ral de su abue­lo en Chica­go ha­cia Washington, D.C. El po­li­cía los acu­só de ir a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, des­pués pi­dió ins­pec­cio­nar el Ca­di­llac que ha­bían ren­ta­do. “Si no tie­ne na­da que ocul­tar, ¿cuál es el pro­ble­ma?”, le di­jo el po­li­cía cuan­do ob­je­ta­ron la ins­pec­ción, al prin­ci­pio.

El po­li­cía los hi­zo es­pe­rar a pe­rros de­tec­to­res de dro­gas. Mien­tras Wilkins y su fa­mi­lia es­ta­ban pa­ra­dos a un la­do del ca­mino, un pas­tor ale­mán ol­fa­tea­ba “en apa­rien­cia ca­da cen­tí­me­tro cua­dra­do del ex­te­rior del au­to”, re­cuer­da Wilkins. No pa­só mu­cho pa­ra que hu­bie­ra cin­co o seis pa­tru­llas a su al­re­de­dor. En un mo­men­to, Wilkins, que aho­ra es juez en el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Dis­tri­to de Co­lum­bia, se dio cuen­ta de que una pa­re­ja de blan­cos y sus dos hi­jos se les que­da­ron vien­do mien­tras pa­sa­ban jun­to a ellos. Se ima­gi­nó que ellos pen­sa­rían lo peor: “Su­man dos más dos y les re­sul­ta cin­co –di­jo–. Ven a per­so­nas ne­gras y pien­san: ‘Es­tas son per­so­nas ma­las’”.

Wilkins en­ta­bló una de­man­da co­lec­ti­va con el ar­gu­men­to de ins­pec­ción ile­gal y dis­cri­mi­na­ción por per­fil ra­cial y el es­ta­do de Mary­land re­sol­vió a su fa­vor, so­bre to­do por­que se des­cu­brió un do­cu­men­to po­li­cial que les ad­ver­tía a los pa­tru­lle­ros pa­ra que bus­ca­ran a hom­bres ne­gros en au­tos ren­ta­dos, pues eran sos­pe­cho­sos de trans­por­tar cocaína. El acuer­do re­que­ría que la po­li­cía es­ta­tal lle­va­ra estadísticas de la ra­za y et­ni­ci­dad de los con­duc­to­res que de­tu­vie­ra. Una se­gun­da de­man­da obli­gó a la po­li­cía a re­no­var su sis­te­ma de que­jas. Esos cam­bios tra­je­ron al­gu­nas me­jo­ras y las dis­cre­pan­cias en las de­ten­cio­nes de trán­si­to en Mary­land se re­du­je­ron a la mi­tad.

Sin em­bar­go, lo que per­sis­te es la hu­mi­lla­ción y el enojo que los con­duc­to­res sien­ten al ser se­ña­la­dos. “Hay un po­der que quie­ren ejer­cer y que tú tie­nes que pa­de­cer. ¿Qué pue­des ha­cer al res­pec­to? –ex­pre­sa Smith–. Hay un terror in­crus­ta­do en nues­tra co­mu­ni­dad, y eso sim­ple­men­te es­tá mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.