TEN­SIÓN EN LAS IRLANDAS

La in­cer­ti­dum­bre que pro­vo­ca la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea ha reabier­to las he­ri­das de un pa­sa­do tur­bu­len­to

National Geographic (Chile) - - Contenido - Por Vic­to­ria Po­pe Fo­to­gra­fías de Sea­mus Murphy

Tras el Bre­xit, en la fron­te­ra en­tre Ir­lan­da­da del Nor­te y la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, cre­cen ten­sió­nes que re­vi­ven mo­men­tos his­tó­ri­cos di­fi­ci­les aún no su­pe­ra­dos.

Más allá del co­ber­ti­zo flan­quea­do por gua­da­ñas y ar­ne­ses, jus­to an­tes de que el pai­sa­je se pier­da en una ra­dian­te ex­ten­sión de cam­pos ver­des, un arro­yo re­co­rre sin pri­sa la pro­pie­dad de Mic­key Flynn. En pa­la­bras de Flynn, mar­ca un pe­da­ci­to de la fron­te­ra y, al igual que los cer­ca de 500 ki­ló­me­tros res­tan­tes que se­pa­ran Ir­lan­da del Nor­te de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, no hay ba­rre­ras ni con­tro­les. Fue­ra de la re­ja de en­tra­da de la pro­pie­dad, los au­tos ace­le­ran al su­bir la co­li­na, de­jan­do a sus es­pal­das el poblado de Fork­hill en una nu­be de pol­vo, pa­ra di­ri­gir­se al sur, al otro la­do de la lí­nea. Con dos di­vi­sas en los bol­si­llos, los ha­bi­tan­tes de la zo­na fron­te­ri­za se tras­la­dan a sus tra­ba­jos, bai­lan en clu­bes noc­tur­nos, vi­si­tan tum­bas fa­mi­lia­res; en bre­ve, vi­ven en am­bos la­dos de la fron­te­ra.

Pa­ra un país con una con­si­de­ra­ble his­to­ria de vio­len­cia, es­ta nor­ma­li­dad es me­re­ci­da­men­te va­lo­ra­da. En los días más som­bríos, du­ran­te el con­flic­to de Ir­lan­da del Nor­te, una gue­rri­lla sa­cu­dió el país y pro­vo­có em­bos­ca­das, se­cues­tros, ase­si­na­tos ven­ga­ti­vos y bom­bar­deos. Un ban­do, el Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés (IRA), abo­ga­ba por una Ir­lan­da uni­fi­ca­da e in­de­pen­dien­te del do­mi­nio bri­tá­ni­co; el otro lo con­for­ma­ban el ejér­ci­to bri­tá­ni­co y sus alia­dos en los cuer­pos po­li­cia­les, des­ple­ga­dos pa­ra man­te­ner la paz, así co­mo gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res unio­nis­tas que com­ba­tían con­tra el IRA. Cru­zar la fron­te­ra im­pli­ca­ba un en­fren­ta­mien­to con sol­da­dos y agen­tes adua­na­les, re­gis­tros al des­nu­do y re­tra­sos lar­gos.

Flynn, al­ba­ñil ye­se­ro re­ti­ra­do de 72 años, re­cuer­da que su fa­mi­lia que­dó atra­pa­da en el com­ba­te sin que­rer. Una ex­plo­sión pro­vo­ca­da por el IRA cer­ca de su ca­sa aca­bó con la vi­da de dos sol­da­dos bri­tá­ni­cos y por po­co con la su­ya. En otra oca­sión, un pis­to­le­ro del IRA en­tró a su ca­sa sin pre­vio avi­so y em­pe­zó a dis­pa­rar­les a sol­da­dos bri­tá­ni­cos des­de el des­can­si­llo del se­gun­do pi­so. Patsy, her­mano de Flynn, es­ta­ba acos­ta­do en su ca­ma mien­tras “a su al­re­de­dor, re­bo­ta­ban” cas­qui­llos del ar­ma del mi­li­tan­te del IRA. Su pa­dre es­ta­ba en el jar­dín, co­se­chan­do pa­pas, ajeno a la con­mo­ción. Más tar­de, la po­li­cía to­có a la puer­ta y ha­bló con su pa­dre. “Eran dos hom­bres de al­to ran­go”, cuen­ta Flynn. Le di­je­ron: “Se­ñor Flynn, era un ti­ra­dor del ejér­ci­to, su blan­co era el IRA. Tie­ne suer­te de es­tar vi­vo”.

En ese tiem­po, “to­do el que vi­vía en la fron­te­ra te­nía es­tos pro­ble­mas”, afir­ma Flynn. Se le atri­bu­yen 3 600 muer­tes al con­flic­to, por lo que, por des­gra­cia, abun­dan los re­cor­da­to­rios de la ma­tan­za. A unos cuan­tos ki­ló­me­tros de Fork­hill, en el pub Th­ree Steps Inn, en Dro­min­tee, en don­de Flynn se to­ma un brandy de vez en cuan­do, el sol­da­do bri­tá­ni­co en­cu­bier­to Ro­bert Nai­rac fue se­cues­tra­do y pos­te­rior­men­te ase­si­na­do. La mi­sión de Nai­rac era in­fil­trar­se en el IRA. Nun­ca se en­con­tró su cuer­po. Los lu­ga­re­ños su­su­rran que el IRA lo me­tió en una tri­tu­ra­do­ra de car­ne. Apó­cri­fo o no, se tra­ta de un re­la­to ad­mo­ni­to­rio so­bre la bru­ta­li­dad de aque­lla épo­ca. Con ra­zón la gen­te de la fron­te­ra mues­tra re­ti­cen­cia al ha­blar del pa­sa­do, por lo me­nos no quie­re que su his­to­ria que­de im­pre­sa ni dar su nom­bre. En la zo­na sur del con­da­do de Ar­magh –una re­gión que lle­gó a ser ba­luar­te del IRA, por lo que se ga­nó el so­bre­nom­bre de “país de los ban­di­dos”– y otras comunidades fron­te­ri­zas per­du­ra el há­bi­to de no ver ni de­cir na­da. Por ex­pe­rien­cia sa­ben que, pe­se a es­tar a sal­vo aho­ra, las ar­mas fue­ron en­te­rra­das, no eli­mi­na­das.

Te­nien­do en cuen­ta la his­to­ria, no sor­pren­de que la de­ci­sión del Reino Uni­do de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea se ha­ya re­ci­bi­do con emo­ti­vi­dad, ira y re­ce­lo en las re­gio­nes fron­te­ri­zas. Damian Mc­ge­nity, lí­der de Bor­der­lands Against Bre­xit [Re­gio­nes Fron­te­ri­zas con­tra el Bre­xit], afir­ma: “Co­mo re­si­den­tes de es­ta zo­na, es­ta­mos ho­rro­ri­za­dos”. Se­sen­ta y cua­tro por cien­to de los vo­tan­tes en los con­da­dos al nor­te de la fron­te­ra que­ría per­ma­ne­cer en Eu­ro­pa; en to­do Ir­lan­da del Nor­te, 55.8 %. Tras el Bre­xit, Ir­lan­da del Nor­te con­ta­rá con la úni­ca fron­te­ra te­rres­tre en­tre el Reino Uni­do y un país de la Unión Eu­ro­pea.

Mien­tras el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea si­guen ne­go­cian­do su di­vor­cio, la in­cer­ti­dum­bre sa­cu­de el frá­gil con­tra­to so­cial en Ir­lan­da del Nor­te. El Acuer­do de Vier­nes San­to de 1998 su­pu­so el fin de 30 años de con­flic­to, sin em­bar­go, el abis­mo en­tre las comunidades ca­tó­li­cas y pro­tes­tan­tes aún es pro­fun­do. Si bien Bel­fast es una ciu­dad mo­der­na y ani­ma­da, tie­ne más de una do­ce­na de “mu­ros de la paz”, que se­pa­ran ba­rrios ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes, y pre­vie­nen los con­flic­tos sec­ta­rios. No son so­lo re­ma­nen­tes an­ti­es­té­ti­cos del pa­sa­do; las comunidades se sien­ten más se­gu­ras con ellos. Aun­que hay in­ter­ac­ción en círcu­los pro­fe­sio­na­les, más de 90% de las es­cue­las en Ir­lan­da del Nor­te es­tán se­gre­ga­das.

El Reino Uni­do ha pro­me­ti­do que la fron­te­ra per­ma­ne­ce­rá abier­ta y el co­mer­cio en to­da la is­la de Ir­lan­da no ten­drá obs­tácu­los. No obs­tan­te, aún de­ben re­sol­ver­se los de­ta­lles so­bre có­mo fun­cio­na­rá es­to. Ir­lan­da del Nor­te es pe­que­ña –la com­po­nen seis con­da­dos que, en con­jun­to, tie­nen la su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de Con­nec­ti­cut– y se ha be­ne­fi­cia­do de la in­te­gra­ción con la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, la cual ha si­do po­si­ble gra­cias a la fron­te­ra abier­ta. En un li­bro re­cien­te so­bre la eco­no­mía del Bre­xit, el pe­rio­dis­ta ir­lan­dés Terry Con­nelly de­ta­lla que la in­dus­tria agro­pe­cua­ria ir­lan­de­sa de­pen­de de pro­duc­tos lác­teos pro­ce­den­tes de Ir­lan­da del Nor­te; una de di­chas em­pre­sas es na­da me­nos la que pro­du­ce la cre­ma ir­lan­de­sa Bai­leys. Pa­ra ela­bo­rar el fa­mo­so li­cor, ca­da año, ca­mio­nes car­ga­dos de le­che cru­da, cre­ma, whis­key, bo­te­llas y pa­pel co­rru­ga­do cru­zan la fron­te­ra unas 5 000 ve­ces.

Pe­se a las ga­ran­tías que ha brin­da­do Londres, las em­pre­sas no pue­den sa­cu­dir­se el mie­do por las al­te­ra­cio­nes que su­fri­rá el mer­ca­do y la pér­di­da de mano de obra mi­gran­te. Los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros, mu­chos de los cua­les tie­nen a sus fa­mi­lias en Ir­lan­da del Nor­te, se de­ba­ten en­tre que­dar­se o mar­char­se. Ber­na­det­te De­vlin Mca­lis­key, co­fun­da­do­ra del pro­gra­ma pa­ra mi­gran­tes South Ty­ro­ne Em­po­wer­ment Pro­gram (STEP), en Dun­gan­non, afir­ma: “He­mos re­gis­tra­do un in­cre­men­to de 100 % en­tre los mi­gran­tes que bus­can la re­si­den­cia per­ma­nen­te”. An­tes de ca­sar­se, la cru­za­da de Ber­na­det­te a fi­na­les de los se­sen­ta y se­ten­ta abar­ca­ba los de­re­chos ci­vi­les de los ca­tó­li­cos; en la ac­tua­li­dad se cen­tra en los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros. Se tra­ta de ciu­da­da­nos de Po­lo­nia, Li­tua­nia y Ti­mor Orien­tal (los cua­les via­jan co­mo ciu­da­da­nos de la Unión Eu­ro­pea gra­cias a su es­ta­tus co­mo ciu­da­da­nos de una an­ti­gua co­lo­nia por­tu­gue­sa), atraí­dos por em­pleos en em­pa­ca­do­ras de pro­duc­tos cár­ni­cos y em­pre­sas de in­ge­nie­ría.

No se en­cuen­tran mu­chos ca­tó­li­cos un 13 de ju­lio en el idí­li­co poblado agrí­co­la de Scar­va (po­bla­ción: 357 ha­bi­tan­tes). En una pro­pie­dad de 500 hec­tá­reas, 50 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Bel­fast, se rea­li­za el ri­tual pro­tes­tan­te sham fight o com­ba­te fal­so. Ca­da año, ac­to­res en ves­tua­rio re­pre­sen­tan la ba­ta­lla del Boy­ne, de 1690, cuan­do el rey pro­tes­tan­te Gui­ller­mo de Oran­ge de­rro­tó al de­pues­to rey ca­tó­li­co Ja­co­bo II, lo cual su­pu­so el fin del rei­na­do de los mo­nar­cas ca­tó­li­cos. Es co­mo un píc­nic enor­me –el ve­rano pa­sa­do se es­ti­ma que hu­bo 100 000 asis­ten­tes– y una for­ma de re­cau­dar fon­dos pa­ra al­gu­na be­ne­fi­cen­cia. Pa­ra al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de alar­dear su sec­ta­ris­mo y de­jar un men­sa­je cla­ro: la as­cen­den­cia de los pro­tes­tan­tes en la Ir­lan­da del si­glo xvii, se­lla­da por esa vic­to­ria de­ci­si­va, pre­va­le­ce­rá.

“Los her­ma­nos pro­tes­tan­tes del Úls­ter me­dio se reúnen aquí”, di­ce el te­rra­te­nien­te Al­fred Bu­ller a pro­pó­si­to de la oca­sión. Cuan­do el abue­lo de Bu­ller com­pró la pro­pie­dad, una con­di­ción es­ta­ble­cía que la reunión del 13 de ju­lio se ce­le­bra­ra aquí. Se di­ce que el escuadrón pro­tes­tan­te acam­pó en el lu­gar y que el rey Gui­ller­mo ama­rró su ca­ba­llo en el cas­ta­ño de ra­mas an­chas cer­ca de la en­tra­da de Scar­vagh Hou­se, la re­si­den­cia de Bu­ller. En una

Es­tu­dian­tes jue­gan en el co­le­gio St. Pa­tricks, es­cue­la ca­tó­li­ca en Dun­gan­non, con­da­do de Ar­magh. El río Fork­hill (aba­jo) atra­vie­sa el con­da­do. En otros tiem­pos, la zo­na aho­ra pa­cí­fi­ca fue el cen­tro del con­flic­to, en una épo­ca en la que cru­zar la fron­te­ra pa­ra lle­gar a la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da im­pli­ca­ba de­mo­ras y un re­ci­bi­mien­to por par­te de sol­da­dos y agen­tes adua­na­les.

La in­dus­tria cár­ni­ca (arri­ba) en Dun­gan­non ha man­te­ni­do a flo­te la eco­no­mía, a tal gra­do que la ta­sa de des­em­pleo en la ciu­dad es de 3 % o me­nos, la más ba­ja en Ir­lan­da del Nor­te. Al­ber­to Be­lo (aba­jo) sa­lió de Ti­mor Orien­tal pa­ra tra­ba­jar en una plan­ta aví­co­la, pe­ro te­me que, tras el Bre­xit, cam­bie su es­ta­tus, por lo que es­tá con­si­de­ran­do mu­dar­se a la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da.

de­cla­ra­ción re­cien­te, Bu­ller ex­pli­có que pa­ra hom­bres y mu­je­res co­mo él, miem­bros de la Ro­yal Black Ins­ti­tu­tion, una fra­ter­ni­dad pro­tes­tan­te, el even­to “reafirma la unión en­tre Dios y la rei­na”. Le preo­cu­pa el Bre­xit: “Son are­nas mo­ve­di­zas”, co­men­ta so­bre los ajus­tes que su­pon­dría. Su so­lu­ción ideal pa­ra Ir­lan­da del Nor­te se­ría un es­ta­tus es­pe­cial, co­mo una zo­na li­bre don­de no se pu­sie­ran en prác­ti­ca cier­tos im­pues­tos o res­tric­cio­nes so­bre el co­mer­cio y los ne­go­cios.

Ca­lle aba­jo de la pro­pie­dad de Bu­ller se en­cuen­tra la gran­ja de ove­jas y re­ses de Sandy Heak. La Oran­ge Or­der, or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca unio­nis­ta y con­ser­va­do­ra si­mi­lar a Ro­yal Black, les con­ce­dió un prés­ta­mo a sus abue­los pa­ra com­prar las dos hec­tá­reas ori­gi­na­les. Aho­ra, Heak cul­ti­va 40 hec­tá­reas pro­pias y al­qui­la otras 45. Heak es­tu­vo a car­go del com­ba­te fal­so del año pa­sa­do; gus­to­so, agre­gó ac­ti­vi­da­des que ce­le­bra­ran a las is­las bri­tá­ni­cas, co­mo un ta­ller de per­cu­sión Lam­beg y bai­les de las Tie­rras Al­tas de Es­co­cia. Vo­tó por el Bre­xit, por­que cree que la Unión Eu­ro­pea ha im­pues­to re­gu­la­cio­nes one­ro­sas a sus miem­bros y que el sec­tor agro­pe­cua­rio bri­tá­ni­co se­rá más prós­pe­ro fue­ra de la Unión. “Va­mos a te­ner un par de años du­ros”, re­co­no­ce, pe­ro val­drá la pe­na. Heak, de 39 años y pa­dre de seis hi­jos, con­si­de­ra­ría una gran pér­di­da si sus hi­jos vi­vie­ran en una Ir­lan­da uni­fi­ca­da. “Es­toy con­ven­ci­do de que si Ir­lan­da se uni­fi­ca­ra, ha­bría una gue­rra ci­vil. Los pa­ra­mi­li­ta­res re­to­ma­rían sus ac­ti­vi­da­des a má­xi­ma es­ca­la”.

Pa­ra los par­ti­da­rios de una Ir­lan­da uni­fi­ca­da, co­mo el par­ti­do Sinn Fein, el di­vor­cio del Reino Uni­do de Eu­ro­pa es “una opor­tu­ni­dad po­lí­ti­ca do­ra­da”, afir­ma Mar­tin Ma­ca­llis­ter, ex guerrillero del IRA quien vi­ve en La­ke Ross, unos 15 ki­ló­me­tros al sur de Fork­hill, en la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da. A juz­gar por los na­cio­na­lis­tas, los vo­tan­tes de Ir­lan­da del Nor­te ten­drían dos mo­ti­vos pa­ra acep­tar la reuni­fi­ca­ción si eso les per­mi­tie­ra per­ma­ne­cer en Eu­ro­pa. “El ob­je­ti­vo úl­ti­mo del Sinn Fein –y no ten­go nin­gún pro­ble­ma con ello, pe­ro sí me preo­cu­pa có­mo lo con­si­gue– se­ría co­lap­sar es­te es­ta­do pa­ra de­mos­trar que des­de el prin­ci­pio era in­via­ble”, ase­gu­ra Ma­ca­llis­ter. Mu­chos pro­tes­tan­tes vo­ta­rían en con­tra de ser par­te de la Re­pú­bli­ca, sin em­bar­go, hoy por hoy las estadísticas de­mo­grá­fi­cas es­tán de par­te de los ca­tó­li­cos. Se­gún el cen­so de 2011, los pro­tes­tan­tes ya no son ma­yo­ría en Ir­lan­da del Nor­te.

Ma­ca­llis­ter se con­si­de­ra un na­cio­na­lis­ta ir­lan­dés, no obs­tan­te, se se­pa­ró del IRA a me­dia­dos de los se­ten­ta. “Cuan­do es­tu­ve en Long Kesh, me lle­vé una de­silu­sión muy gran­de”, cuen­ta. Se re­fie­re a la cár­cel in­fa­me don­de se en­car­ce­ló a los miem­bros del IRA du­ran­te el con­flic­to. “El IRA ase­si­nó a 10 pro­tes­tan­tes en Long Kesh sen­ci­lla­men­te por­que eran del sur de Ar­magh. Me pa­re­ció as­que­ro­so”. Tras su de­nun­cia, lo des­po­ja­ron de su mem­bre­sía del IRA. Sin em­bar­go, sus pro­ble­mas con el gru­po no ce­sa­ron. En años re­cien­tes ha de­nun­cia­do a ma­fio­sos del IRA que con­tra­ban­dean ga­so­li­na en la fron­te­ra. Y ha pa­ga­do un pre­cio muy al­to por ello. Una no­che re­ci­bió una gol­pi­za bru­tal en su ca­sa, le des­tro­za­ron las cuen­cas ocu­la­res y le frac­tu­ra­ron los hue­sos de las ma­nos. “Sa­bían que vi­vo de la mú­si­ca”, así des­cri­be la ma­li­cia del ata­que.

A los 63 años, Ma­ca­llis­ter re­ca­pi­tu­la ca­si un si­glo tu­mul­tuo­so des­de la crea­ción de Ir­lan­da del Nor­te y ase­gu­ra que “ha ha­bi­do erro­res de am­bas par­tes”. Apo­ya la po­lí­ti­ca con­ven­cio­nal, “con to­dos los de­fec­tos que po­see”. Cuan­do los jó­ve­nes lo vi­si­tan pa­ra pe­dir­le con­se­jo, les res­pon­de con fir­me­za. “Al­gu­nos quie­ren ser po­li­cías y les di­go: ‘Ade­lan­te, pe­ro ten en cuen­ta que vi­ves en una zo­na don­de esa de­ci­sión pue­de ser mal vis­ta’”. Cuan­do se di­cen in­tere­sa­dos en el IRA, los cues­tio­na, in­ten­ta com­pren­der qué los mo­ti­va. “En úl­ti­ma ins­tan­cia, les re­co­mien­do no ha­cer­lo. Exis­te una ma­ne­ra mu­cho más sen­ci­lla. Más len­ta, qui­zá, pe­ro me­jor”.

La fin­ca de Mic­key Flynn, en Ir­lan­da del Nor­te, se ubi­ca en la fron­te­ra con la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da. La lí­nea de de­mar­ca­ción si­gue un arro­yo que en oca­sio­nes co­rre por una tu­be­ría en su pro­pie­dad. Aquí, Flynn es­tá de pie so­bre la tu­be­ría, ubi­cán­do­se...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.