DES­TE­LLOS DE UNA AME­NA­ZA

National Geographic (Chile) - - Diario Del Explorador | Corrado Cimarelli - Por Bea­ta Ko­vacs Nas

Era un cie­lo cla­ro y azul, sin nu­bes de tor­men­ta a la vis­ta. Sin em­bar­go, los ra­yos caían de ma­ne­ra con­ti­nua.

En abril de 2010, es­tos des­te­llos es­pec­ta­cu­la­res se ge­ne­ra­ron en una nu­be de ce­ni­za volcánica arro­ja­da por el vol­cán Ey­jaf­ja­lla­jö­kull, en Is­lan­dia. An­te el pe­li­gro, los fun­cio­na­rios ae­ro­por­tua­rios can­ce­la­ron un nú­me­ro ré­cord de vue­los, lo que re­sul­tó en una pér­di­da en in­gre­sos pa­ra las ae­ro­lí­neas de más de 1 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Cuan­do la ce­ni­za se asen­tó, vino la pre­gun­ta: ¿có­mo pue­de evi­tar­se se­me­jan­te caos en el fu­tu­ro?

Co­rra­do Ci­ma­re­lli, vul­ca­nó­lo­go, se pro­po­ne ave­ri­guar­lo al re­pro­du­cir re­lám­pa­gos vol­cá­ni­cos en el la­bo­ra­to­rio. Su equi­po re­pli­có los re­lám­pa­gos que ocu­rren al ini­cio de una erup­ción, cer­ca de la aber­tu­ra. A di­fe­ren­cia de su pri­mo en las tor­men­tas eléc­tri­cas, el ra­yo vol­cá­ni­co es cau­sa­do por descargas des­en­ca­de­na­das por la in­ter­ac­ción en­tre par­tí­cu­las muy fi­nas de ce­ni­za. Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que la fre­cuen­cia de las descargas y el mo­men­to en que ocu­rren du­ran­te una erup­ción re­ve­lan in­for­ma­ción cla­ve so­bre la nu­be volcánica: su ma­sa, con­cen­tra­ción y ve­lo­ci­dad.

“Es in­creí­ble­men­te di­fí­cil es­tu­diar la nu­be por­que la aber­tu­ra volcánica don­de se ori­gi­na la ce­ni­za es inac­ce­si­ble y pe­li­gro­sa –ex­pli­ca–. Por ello, las se­ña­les elec­tro­mag­né­ti­cas emi­ti­das du­ran­te las descargas son en ex­tre­mo im­por­tan­tes”. An­te­nas es­pe­cia­les pue­den de­tec­tar es­tas se­ña­les de al­ta fre­cuen­cia des­de ubi­ca­cio­nes le­ja­nas y se­gu­ras, pa­ra pro­veer una aler­ta tem­pra­na cuan­do se for­man nu­bes de ce­ni­za pe­li­gro­sas, in­clu­so an­tes de que las descargas sean vi­si­bles co­mo re­lám­pa­gos. Ci­ma­re­lli es­pe­ra que ta­les an­te­nas se des­plie­guen al­re­de­dor de vol­ca­nes ac­ti­vos cer­ca­nos a co­rre­do­res de trá­fi­co aé­reo más con­cu­rri­dos, co­mo en Alas­ka, las is­las Aleu­tia­nas, los An­des e Is­lan­dia.

FO­TO­GRA­FÍA: MAR­TIN RIETZE

Tu sus­crip­ción hi­zo po­si­ble que Na­tio­nal Geo­grap­hic So­ciety fi­nan­cia­ra es­te y otros pro­yec­tos de ex­plo­ra­ción e in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.