UN PAN­TO­NE HU­MANO

National Geographic (Chile) - - Diario Del Explorador | Floris Van Breugel - Por Ni­na Stro­chlic

Cuan­do las per­so­nas ven la piel mo­re­na de la bra­si­le­ña An­gé­li­ca Dass y los to­nos ro­sa­dos de su es­po­so es­pa­ñol, ela­bo­ran teo­rías so­bre el co­lor de sus hi­jos por ve­nir. Pa­ra bus­car cla­ves, Dass mi­ró en su fa­mi­lia, cu­yos to­nos de piel eu­ro­peos y afri­ca­nos varían en­tre el “pan­qué, el ca­cahua­te y el cho­co­la­te”.

En 2012 se fo­to­gra­fió a ella mis­ma, a su es­po­so de en­ton­ces y a sus fa­mi­lias, pa­ra mos­trar es­te po­pu­rrí. Em­pa­tó una ti­ra de pi­xe­les en la zo­na de la na­riz con una car­ta de co­lor de Pan­to­ne, la au­to­ri­dad en es­tán­da­res de co­lor. Así co­men­zó Hu­ma­nae, un pro­yec­to que re­co­lec­tó 4 000 re­tra­tos y mi­lla­res de co­lo­res hu­ma­nos en 18 paí­ses.

El co­lor de la piel aún de­ter­mi­na el tra­to en el si­glo xxi. “Es­ta des­hu­ma­ni­za­ción su­ce­de aho­ra –co­men­ta–. En la fron­te­ra de Li­bia y en nues­tras vi­das co­ti­dia­nas, cuan­do al­guien no pue­de te­ner la mis­ma li­ber­tad que tú, es por­que lo tra­tas co­mo si fue­ra un po­co me­nos hu­mano”.

Dass cul­pa a lo que lla­ma nues­tra pa­le­ta de co­lor “bi­na­ria”. Cuan­do te­nía seis años, su maes­tra le di­jo que usa­ra el cra­yón “co­lor car­ne”: “Mi­ré el tono ro­sa­do y pen­sé, ¿có­mo pue­do de­cir­le que es­te no es el co­lor de mi piel?”. Esa no­che, ella re­zó pa­ra des­per­tar co­mo una per­so­na blan­ca.

Más tar­de, co­mo es­tu­dian­te de di­se­ño y mo­da, Dass apren­dió a ver mi­les de to­nos den­tro de ca­da co­lor. Ella les cuen­ta es­to a los es­tu­dian­tes cuan­do lle­va su pro­yec­to a las es­cue­las, pe­ro la ma­yo­ría ya lo sa­be. “Los ni­ños no se des­cri­ben a sí mis­mos co­mo blan­cos y ne­gros –les en­se­ña­mos en blan­co y ne­gro–”, afir­ma.

Crear Hu­ma­nae la lle­vó des­de Ten­nes­see, don­de un ex su­pre­ma­cis­ta blan­co llo­ró en sus bra­zos, has­ta Sui­za, don­de los an­cia­nos se reunie­ron con re­fu­gia­dos a cu­yo reasen­ta­mien­to se opo­nían. “Los lu­ga­res en los que no es­pe­ras en­con­trar em­pa­tía pue­den ser don­de co­mien­ce a cre­cer una pe­que­ña se­mi­lla –ase­gu­ra–. Y qui­zá sea la se­mi­lla que trans­for­me nues­tro fu­tu­ro co­mo se­res hu­ma­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.