“Las per­so­nas son co­mo son”

Pa­ra las ge­me­las Mar­cia y Mi­llie, de 11 años, las di­fe­ren­cias en su apa­rien­cia nun­ca han si­do un pro­ble­ma.

National Geographic (Chile) - - Diario Del Explorador | Floris Van Breugel - Por Patricia Ed­monds

Cuan­do Aman­da Wan­klin y Mi­chael Biggs se enamo­ra­ron, no le die­ron im­por­tan­cia a los re­tos que po­drían en­fren­tar co­mo pa­re­ja bi­rra­cial, co­men­ta Aman­da. “Lo más im­por­tan­te es lo que que­ría­mos ha­cer jun­tos”.

Se es­ta­ble­cie­ron en Bir­ming­ham, In­gla­te­rra, an­sio­sos por co­men­zar una fa­mi­lia. El 3 de ju­lio de 2006, Aman­da dio a luz a ge­me­las fra­ter­nas y los pa­dres, emo­cio­na­dos, les pu­sie­ron a sus hi­jas nom­bres en­tre­la­za­dos: una se­ría Mi­llie Mar­cia Mad­ge Biggs y la otra Mar­cia Mi­llie Mad­ge Biggs.

Des­de una edad tem­pra­na, las ni­ñas tu­vie­ron ras­gos si­mi­la­res pe­ro muy di­fe­ren­tes es­que­mas de co­lor. Mar­cia te­nía el cabello cas­ta­ño cla­ro y la piel blan­ca co­mo su ma­dre, de ori­gen in­glés. Mi­llie te­nía el cabello ne­gro y la piel os­cu­ra co­mo su pa­dre, quien es des­cen­dien­te de ja­mai­qui­nos. “Nun­ca nos preo­cu­pa­mos por eso, so­lo lo acep­ta­mos”, ase­gu­ra Mi­chael.

“Cuan­do eran re­cién na­ci­das –re­cuer­da Aman­da–, po­día lle­var­las en la ca­rrio­la y las per­so­nas me mi­ra­ban, y lue­go veían a una de mis hi­jas y lue­go veían a mi otra hi­ja. Y des­pués me pre­gun­ta­ban: ‘¿Son ge­me­las?’”.

“Sí”.

“Pe­ro una es blan­ca y la otra ne­gra”. “Sí. Son los ge­nes”.

Las ge­me­las sa­ben lo que es el ra­cis­mo. “Ra­cis­mo es cuan­do al­guien te juz­ga por tu co­lor y no por tu ver­da­de­ro ser”, afir­ma Mi­llie. Mar­cia des­cri­be el ra­cis­mo co­mo “una co­sa ne­ga­ti­va, por­que pue­de las­ti­mar los sen­ti­mien­tos de las per­so­nas”. Am­bas di­cen que no han per­ci­bi­do ra­cis­mo cuan­do al­guien no­ta el con­tras­te en su apa­rien­cia.

Aman­da, quien tra­ba­ja en el cui­da­do de an­cia­nos a do­mi­ci­lio, lla­ma a Mi­llie y a Mar­cia su mi­la­gro “úni­co en un mi­llón”. Pe­ro no es tan ra­ro que una pa­re­ja bi­rra­cial ten­ga ge­me­los fra­ter­nos y ca­da uno se pa­rez­ca más a un pa­dre que al otro, ase­gu­ra Ali­cia Mar­tin, ge­ne­tis­ta es­ta­dís­ti­ca. La pro­ba­bi­li­dad se­ría di­fe­ren­te pa­ra ca­da pa­re­ja, de­pen­dien­do de su ge­né­ti­ca, aña­de Mar­tin, in­ves­ti­ga­do­ra pos­doc­to­ral en el Ins­ti­tu­to Broad, en Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts.

Los ge­me­los fra­ter­nos re­pre­sen­tan ca­si uno de ca­da 100 na­ci­mien­tos. Cuan­do una pa­re­ja bi­rra­cial tie­ne ge­me­los fra­ter­nos, los ras­gos que emer­gen en ca­da ni­ño de­pen­den de nu­me­ro­sas va­ria­bles, que in­clu­yen “de dón­de pro­vie­nen los an­ces­tros de los pa­dres y una com­ple­ja ge­né­ti­ca de pig­men­tos”, ex­pli­ca Mar­tin. Ade­más, la in­ves­ti­ga­ción so­bre el co­lor de la piel es más com­pli­ca­da por una his­to­ria de “ses­gos de es­tu­dio, los cua­les im­pli­can que sa­be­mos más so­bre lo que ha­ce a una piel más cla­ra que lo que ha­ce más os­cu­ra otra piel”.

Mi­chael, due­ño de un ne­go­cio de re­pa­ra­ción de au­tos, co­men­ta que a ve­ces en­fren­tó hos­ti­li­dad por el co­lor de su piel. Re­cuer­da de for­ma ví­vi­da un epi­so­dio de su ju­ven­tud, cuan­do un co­che lleno de hom­bres pa­só a al­ta ve­lo­ci­dad gri­tán­do­le in­sul­tos a él y a sus her­ma­nos.

“Pe­ro aho­ra son tiem­pos dis­tin­tos”, re­fle­xio­na Mi­chael. Ni él ni Aman­da han si­do tes­ti­gos de com­por­ta­mien­tos ra­cis­tas ha­cia las ni­ñas.

“Cuan­do las per­so­nas nos ven, pien­san que so­lo so­mos me­jo­res ami­gas –ex­pli­ca Mar­cia–. Cuan­do se en­te­ran de que so­mos ge­me­las, se que­dan co­mo sor­pren­di­das, por­que una es ne­gra y otra blan­ca”. Pe­ro cuan­do se les pre­gun­ta a las ge­me­las so­bre sus di­fe­ren­cias, ellas men­cio­nan al­go dis­tin­to. “A Mi­llie le gus­tan las co­sas pa­ra ni­ñas. A ella le gus­ta el ro­sa y to­do eso –di­ce Mar­cia–. A mí no me gus­ta el co­lor ro­sa­do; soy co­mo un ni­ño. Las per­so­nas son co­mo son”.

Pá­gi­na opues­ta: Mi­chael Biggs ve un cla­ro pa­re­ci­do fa­mi­liar en sus ge­me­las, Mar­cia (izq.) y Mi­llie: “Am­bas tie­nen mi na­riz”. Arri­ba: in­clu­so cuan­do la ma­dre de las ge­me­las, Aman­da Wan­klin (fo­to cen­tral), las ves­tía igual, no ha­bía con­fu­sio­nes en­tre una...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.