El doc­tor Sa­muel Mor­ton fue uno de los cien­tí­fi­cos es­ta­dou­ni­den­ses más im­por­tan­tes de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX. Mor­ton vi­vía en Fi­la­del­fia y co­lec­cio­na­ba crá­neos.

National Geographic (Chile) - - Explora | Notas De Campo -

Mor­ton rea­li­za­ba el mis­mo pro­ce­di­mien­to con ca­da crá­neo: lo re­lle­na­ba con gra­nos de pi­mien­ta –más tar­de op­tó por per­di­go­nes de plo­mo–, mis­mos que des­pués tras­va­sa­ba pa­ra de­ter­mi­nar el vo­lu­men de la ca­vi­dad cra­neal.

Mor­ton creía que era po­si­ble di­vi­dir a las per­so­nas en cin­co ra­zas y que es­tas re­pre­sen­ta­ban ac­tos de crea­ción dis­tin­tos. Ca­da ra­za po­seía ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­ni­das, las cua­les co­rres­pon­dían al si­tio que ocu­pa­ban en una je­rar­quía que Dios ha­bía de­ter­mi­na­do. La “cra­neo­me­tría” de Mor­ton de­mos­tra­ba que los blan­cos, o “cau­cá­si­cos”, eran la ra­za más inteligente. Pe­se a ser “in­ge­nio­sos” y “sus­cep­ti­bles de re­fi­na­mien­to”, los asiá­ti­cos orien­ta­les –Mor­ton usa­ba el tér­mino “mon­go­les”– ocu­pa­ban un pel­da­ño in­fe­rior. Lue­go ve­nían los asiá­ti­cos su­ro­rien­ta­les, se­gui­dos de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Los ne­gros, o “etío­pes”, se en­con­tra­ban en el ni­vel más ba­jo. An­tes de la gue­rra ci­vil de Es­ta­dos Uni­dos, los de­fen­so­res de la es­cla­vi­tud adop­ta­ron de in­me­dia­to las ideas de Mor­ton.

“Tu­vo mu­cha in­fluen­cia, so­bre to­do en el sur de Es­ta­dos Uni­dos”, afir­ma Paul Wolff Mit­chell, an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia que

me mues­tra la co­lec­ción de crá­neos, ac­tual­men­te en el Mu­seo de Ar­queo­lo­gía y An­tro­po­lo­gía de di­cha uni­ver­si­dad. Es­ta­mos mi­ran­do la ca­vi­dad cra­neal de un ho­lan­dés, par­ti­cu­lar­men­te ca­be­zón, que con­tri­bu­yó a in­flar el cálcu­lo de Mor­ton so­bre las ca­pa­ci­da­des cau­cá­si­cas. Al mo­rir Mor­ton, en 1851, la re­vis­ta Char­les­ton Me­di­cal Jour­nal, de Ca­ro­li­na del Sur, lo elo­gió por “dar al ne­gro su ver­da­de­ra po­si­ción co­mo una ra­za in­fe­rior”.

Hoy Mor­ton es co­no­ci­do co­mo el pa­dre del ra­cis­mo cien­tí­fi­co. Tan­tos de los ho­rro­res per­pe­tra­dos en los úl­ti­mos si­glos pue­den atri­buir­se al con­cep­to de que una ra­za es in­fe­rior a otra que un re­co­rri­do por la co­lec­ción re­sul­ta una ex­pe­rien­cia in­quie­tan­te. Y, en un gra­do real­men­te in­có­mo­do, aún vi­vi­mos con el le­ga­do de Mor­ton, pues las dis­tin­cio­nes ra­cia­les aún mol­dean nues­tra po­lí­ti­ca, nues­tros ba­rrios y has­ta nues­tro sen­ti­do de iden­ti­dad.

Es­to per­sis­te a pe­sar de que la cien­cia nos di­ce lo opues­to de lo que Mor­ton afir­ma­ba so­bre la ra­za.

Mor­ton creía ha­ber iden­ti­fi­ca­do di­fe­ren­cias he­re­di­ta­rias e in­mu­ta­bles en las per­so­nas, pe­ro, en la épo­ca en que tra­ba­ja­ba –po­co an­tes de que Char­les Dar­win ex­pu­sie­ra su teo­ría de la evo­lu­ción y mu­cho an­tes del des­cu­bri­mien­to del ADN–, los cien­tí­fi­cos no te­nían la me­nor idea de có­mo se trans­mi­tían los ras­gos. Des­de en­ton­ces, los in­ves­ti­ga­do­res que han es­tu­dia­do a las per­so­nas en el ni­vel ge­né­ti­co afir­man aho­ra que to­do el asun­to de la cla­si­fi­ca­ción de ra­zas es una con­cep­ción erró­nea. De he­cho, cuan­do los cien­tí­fi­cos em­pren­die­ron la ta­rea de ar­mar el pri­mer ge­no­ma hu­mano com­ple­to, to­ma­ron, de for­ma de­li­be­ra­da, mues­tras de per­so­nas que se au­to­de­fi­nían co­mo miem­bros de dis­tin­tas ra­zas. En ju­nio de 2000, cuan­do anun­cia­ron los re­sul­ta­dos, Craig Ven­ter, pio­ne­ro de la se­cuen­cia­ción de ADN, se­ña­ló: “El con­cep­to de ra­za no tie­ne fun­da­men­tos ge­né­ti­cos ni cien­tí­fi­cos”.

Los crá­neos de la co­lec­ción de Sa­muel Mor­ton, el pa­dre del ra­cis­mo cien­tí­fi­co, ilus­tran su cla­si­fi­ca­ción de las per­so­nas en cin­co ra­zas, las cua­les, afir­mó, sur­gie­ron de ac­tos de crea­ción dis­tin­tos. De izq. a der.: una mu­jer ne­gra y un hom­bre blan­co, am­bos es­ta­dou­ni­den­ses, un hom­bre in­dí­ge­na de Mé­xi­co, una chi­na y un ma­la­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.