Hay más di­ver­si­dad en Afri­ca que el res­to del mun­do.

National Geographic (Chile) - - Explora | Notas De Campo -

Es­to se de­be a que los hu­ma­nos mo­der­nos se ori­gi­na­ron en Áfri­ca y vi­vie­ron allí más tiem­po. Por ello tu­vie­ron tiem­po pa­ra evo­lu­cio­nar una di­ver­si­dad ge­né­ti­ca enor­me, que in­clu­ye el co­lor de la piel. A ve­ces, los in­ves­ti­ga­do­res que es­tu­dian la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca afri­ca­na uti­li­zan co­mo guía la di­ver­si­dad lin­güís­ti­ca del con­ti­nen­te, don­de hay más de 2 000 len­guas (ma­pa). El fo­tó­gra­fo Ro­bin Ham­mond vi­si­tó cin­co comunidades de len­guas re­pre­sen­ta­ti­vas. Sus re­tra­tos abar­can to­do el es­pec­tro de co­lor, des­de Neil­ton Vaal­booi (su­pe­rior, izq.), ni­ño joi­sán de Su­dá­fri­ca, has­ta Aka­to­rot Ye­lle (in­fe­rior, der.), jo­ven tur­ka­na de Ke­nia. “No hay una ra­za afri­ca­na ho­mo­gé­nea”, ase­gu­ra la ge­ne­tis­ta Sa­rah Tish­koff.

“Nun­ca lo sa­brás, a me­nos que ten­gas una má­qui­na del tiem­po”, la­men­ta Kam­be­rov. el adn sue­le com­pa­rar­se con un tex­to, cu­yas le­tras re­pre­sen­tan ba­ses quí­mi­cas: A por ade­ni­na, C por ci­to­si­na, G por gua­ni­na y T por ti­mi­na. El ge­no­ma hu­mano es­tá com­pues­to por 3000 mi­llo­nes de pa­res de ba­ses –pá­gi­na tras pá­gi­na de

A, C,G y T–, di­vi­di­dos en al­re­de­dor de 20 000 ge­nes. El ajus­te que pro­du­jo el pe­lo más grue­so de los asiá­ti­cos orien­ta­les se de­be al cam­bio de una so­la ba­se en un so­lo gen, de T a C.

De ma­ne­ra si­mi­lar, la prin­ci­pal mu­ta­ción que con­fie­re a los eu­ro­peos una piel más cla­ra se de­be a un so­lo ajus­te en un gen co­no­ci­do co­mo SLC24A5, el cual cons­ta de unas 20 000 ba­ses. La ma­yo­ría de los afri­ca­nos sub­saha­ria­nos tie­ne una G en una po­si­ción es­pe­cí­fi­ca, en tan­to que los eu­ro­peos tie­nen una A. Ha­ce al­re­de­dor de una dé­ca­da, Keith Cheng, pa­tó­lo­go y ge­ne­tis­ta del Co­le­gio de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Pen­sil­va­nia, des­cu­brió di­cha mu­ta­ción al es­tu­diar pe­ces ce­bra que fue­ron mo­di­fi­ca­dos pa­ra de­sa­rro­llar fran­jas más cla­ras. Re­sul­tó que es­tos pre­sen­ta­ron una mu­ta­ción en un gen de pig­men­ta­ción equi­va­len­te al que se en­cuen­tra mu­ta­do en los eu­ro­peos.

Me­dian­te el es­tu­dio del ADN ex­traí­do de hue­sos an­ti­guos, los pa­leo­ge­ne­tis­tas han de­ter­mi­na­do que la sus­ti­tu­ción de G por A fue in­tro­du­ci­da en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal en un pe­rio­do re­la­ti­va­men­te re­cien­te –ha­ce unos 8000 años– por pue­blos que mi­gra­ron de Me­dio Orien­te, los cua­les lle­va­ban con­si­go una tec­no­lo­gía no­ve­do­sa: la agri­cul­tu­ra. Es­to sig­ni­fi­ca que, muy pro­ba­ble­men­te, los hu­ma­nos ya es­ta­ble­ci­dos en Eu­ro­pa (por ejem­plo, los ca­za­do­res-re­co­lec­to­res que crea­ron las es­pec­ta­cu­la­res pin­tu­ras rupestres de Las­caux) no eran blan­cos sino morenos. Y el ADN an­ti­guo su­gie­re que mu­chos de esos eu­ro­peos de piel mo­re­na te­nían tam­bién los ojos azu­les, una com­bi­na­ción que ra­ra vez se ob­ser­va en la ac­tua­li­dad.

“La ge­né­ti­ca de­mues­tra que la mez­cla y el des­pla­za­mien­to han ocu­rri­do una y otra vez, y que nues­tras imá­ge­nes de las ‘es­truc­tu­ras ra­cia­les’ pa­sa­das ca­si siem­pre son erró­neas”, apun­ta David Reich, pa­leo­ge­ne­tis­ta de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, cu­yo nue­vo li­bro so­bre el te­ma lle­va el tí­tu­lo

Who We Are and How We Got He­re. Reich en­fa­ti­za que no exis­ten ras­gos fi­jos aso­cia­dos con re­gio­nes geo­grá­fi­cas es­pe­cí­fi­cas, por­que, así co­mo el ais­la­mien­to creó di­fe­ren­cias en­tre las po­bla­cio­nes, la mi­gra­ción y la mez­cla las bo­rra­ron.

El co­lor de la piel es muy va­ria­ble en to­do el mun­do mo­derno. Y, en bue­na me­di­da, esa di­fe­ren­cia se co­rre­la­cio­na con la la­ti­tud. La gran can­ti­dad de luz so­lar cer­ca del ecua­dor ha­ce que la piel os­cu­ra sea una pro­tec­ción útil con­tra la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta; por el con­tra­rio, ha­cia los po­los, don­de el pro­ble­ma es la es­ca­sez de sol, la piel más cla­ra pro­pi­cia la pro­duc­ción de vi­ta­mi­na D. Son va­rios los ge­nes que tra­ba­jan en con­jun­to pa­ra de­ter­mi­nar el tono de la piel y dis­tin­tos gru­pos pue­den pre­sen­tar cual­quier can­ti­dad de com­bi­na­cio­nes de los di­fe­ren­tes ajus­tes. Cheng ha uti­li­za­do pe­ces ce­bra pa­ra tra­tar de ave­ri­guar la cau­sa. “No es fá­cil”, ase­gu­ra.

Cuan­do la gen­te ha­bla de ra­za, ca­si siem­pre pa­re­ce re­fe­rir­se al co­lor de la piel y, al mis­mo tiem­po, a al­go más. Es­to es el le­ga­do de in­di­vi­duos co­mo Mor­ton, quien desa­rro­lló la “cien­cia” de la ra­za pa­ra ade­cuar­la a sus pre­jui­cios per­so­na­les y con­fun­dió por com­ple­to la cien­cia real. Hoy día, la cien­cia nos di­ce que las di­fe­ren­cias vi­si­bles en­tre las per­so­nas son ac­ci­den­tes de la his­to­ria y que re­fle­jan la ma­ne­ra co­mo nues­tros an­te­pa­sa­dos li­dia­ban con la ex­po­si­ción al sol, pe­ro no mu­cho más.

“A me­nu­do te­ne­mos la idea de que, si co­noz­co el co­lor de tu piel, lo sé to­do so­bre ti –se­ña­la Heat­her Nor­ton, an­tro­pó­lo­ga mo­le­cu­lar de la Uni­ver­si­dad de Cin­cin­na­ti, quien es­tu­dia la pig­men­ta­ción–. Por ello, me pa­re­ce que pue­de ser muy im­por­tan­te ex­pli­car­les a las per­so­nas que to­dos los cam­bios que ve­mos se de­ben a que al­guien tie­ne una A en su ge­no­ma y al­guien más tie­ne una G”. ani­ta foe­man pre­si­de el pro­gra­ma DNA Dis­cus­sion Pro­ject en la uni­ver­si­dad West Ches­ter. Una ma­ña­na de oto­ño se di­ri­ge a una do­ce­na de es­tu­dian­tes de to­na­li­da­des va­rio­pin­tas, ca­da cual aten­to a la pan­ta­lla de una lap­top. Unas se­ma­nas an­tes, ha­bían res­pon­di­do cues­tio­na­rios so­bre su as­cen­den­cia. Des­pués, los par­ti­ci­pan­tes en­via­ron mues­tras de sa­li­va pa­ra prue­bas ge­né­ti­cas. Y aho­ra re­ci­bían los re­sul­ta­dos en las compu­tado­ras.

Una jo­ven, cu­ya fa­mi­lia ha vi­vi­do en In­dia des­de que sus pa­rien­tes tie­nen me­mo­ria, se asom­bra al des­cu­brir que par­te de su as­cen­den­cia es ir­lan­de­sa. Otra jo­ven, quien cre­ció cre­yen­do que uno de sus abue­los era na­ti­vo ame­ri­cano, ma­ni­fies­ta de­sen­can­to al en­te­rar­se de que no es así. Una ter­ce­ra se di­ce “con­fun­di­da”. “Es­pe­ra­ba mu­cho más de Me­dio Orien­te”, ex­pli­ca.

Pro­fe­so­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes, Foe­man fun­dó el DNA Dis­cus­sion Pro­ject en 2006 por­que le

in­tere­sa­ban las his­to­rias, tan­to del ti­po que cuen­tan las fa­mi­lias co­mo las que re­la­tan los ge­nes. Las his­to­rias mu­chas ve­ces no coin­ci­dían. Un mu­cha­cho, quien se des­cri­bió co­mo “bi­rra­cial”, se en­fu­re­ció al des­cu­brir que su li­na­je era, de he­cho, ca­si com­ple­ta­men­te eu­ro­peo. Va­rios es­tu­dian­tes que ha­bían cre­ci­do en ho­ga­res cris­tia­nos se sor­pren­die­ron al sa­ber que al­gu­nos de sus an­te­pa­sa­dos eran ju­díos.

“To­das es­tas his­to­rias, que fue­ron su­pri­mi­das, han emer­gi­do en los ge­nes”, afir­ma Foe­man. In­clu­so ella mis­ma, quien se iden­ti­fi­ca co­mo afro­es­ta­dou­ni­den­se, fue to­ma­da por sor­pre­sa por los re­sul­ta­dos, ya que de­mos­tra­ron que al­gu­nos de sus an­te­pa­sa­dos eran gha­ne­ses, en tan­to que otros eran es­can­di­na­vos.

“Cre­cí en los años se­sen­ta, cuan­do la piel cla­ra era muy im­por­tan­te –ex­pli­ca–. Me con­si­de­ro una mu­jer de piel bas­tan­te os­cu­ra. Así que me sor­pren­dió que un cuar­to de mi li­na­je fue­ra eu­ro­peo”.

“Eso me acla­ró, per­fec­ta­men­te, la idea de que no­so­tros in­ven­ta­mos la ra­za”, agre­ga.

Por su­pues­to, el he­cho de que la ra­za sea un “in­ven­to” no la vuel­ve me­nos po­de­ro­sa. De una ma­ne­ra muy per­tur­ba­do­ra, la ra­za si­gue de­ter­mi­nan­do las per­cep­cio­nes de las per­so­nas, sus opor­tu­ni­da­des y sus ex­pe­rien­cias. Por ello, las víc­ti­mas del ra­cis­mo en­cuen­tran po­co con­sue­lo en de­cir que se­me­jan­te cla­si­fi­ca­ción no tie­ne fun­da­men­tos cien­tí­fi­cos.

La se­cuen­cia­ción ge­né­ti­ca, la cual ha lo­gra­do que los in­ves­ti­ga­do­res si­gan el ras­tro de la mi­gra­ción hu­ma­na, y que aho­ra per­mi­te que las per­so­nas ras­treen sus li­na­jes per­so­na­les, ha in­tro­du­ci­do nue­vas ma­ne­ras de con­ce­bir la di­ver­si­dad hu­ma­na. O, al me­nos, eso es­pe­ra Foe­man. El pro­gra­ma DNA Dis­cus­sion Pro­ject brin­da a los par­ti­ci­pan­tes una ma­yor com­pren­sión de su ori­gen, el cual sue­le ser mu­cho más com­ple­jo de lo que les hi­cie­ron creer. Y es­to, a su vez, da ini­cio a una con­ver­sa­ción so­bre la his­to­ria lar­ga, en­ma­ra­ña­da y, a me­nu­do, bru­tal que to­dos com­par­ti­mos en úl­ti­ma ins­tan­cia.

“El he­cho de que la ra­za sea una crea­ción hu­ma­na no sig­ni­fi­ca que no per­te­nez­ca­mos a gru­pos di­fe­ren­tes o que no ha­ya va­ria­ción –pre­vie­ne Foe­man–. Sin em­bar­go, si pu­di­mos in­ven­tar las ca­te­go­rías ra­cia­les, tal vez sea­mos ca­pa­ces de crear nue­vas ca­te­go­rías que fun­cio­nen me­jor”.

1. Neil­ton Vaal­booi (N), 2. Isaac Adams (N), 3. Sa­dam Ab­di­ri­sak (S), 4. He­le­na Ha­mi­si (H), 5. Ejo­re Eli­pan Abong (T), 6. Bian­ca Spring­bok (N), 7. Ayub Ab­du­llahi (S), 8. Moha­med Ali (S),9. Erin­yok Eyen (T), 10. Johan­na Ko­per (N),11. David Vaal­booi (N), 12. Chahi­da van Neel (N),13. Tu­li­sa Ng­xu­ku­ma (X), 14. Pe­trus Vaal­booi (N),15. Abdh­llahi Moha­med (S), 16. Pa­lan­jo Kaun­da (H), 17. Mon­wa­bi­si Ma­ko­ma (X), 18. Aka­to­rot Ye­lle (T)* N|u es una de mu­chas len­guas joi­sa­nes.NGM MAPS. FUEN­TES: GLOTTOLOG 3.1, INS­TI­TU­TO MAX PLANCK PA­RA LA CIEN­CIA DE LA HIS­TO­RIA HU­MA­NA; SA­RAH TISH­KOFF, UNI­VER­SI­DAD DE PEN­SIL­VA­NIA; BREN­NA HENN, UNI­VER­SI­DAD STONY BROOK, NUE­VA YORK; RI­CHARD E.W. BERL, UNI­VER­SI­DAD ES­TA­TAL DE CO­LO­RA­DO

Con­for­me la hu­ma­ni­dad emi­gra­ba de Áfri­ca–en dos olea­das, se­gún al­gu­nos cien­tí­fi­cos–, se adap­tó a los nue­vos am­bien­tes de mu­chas ma­ne­ras. El co­lor de la piel fue so­lo una de ellas; por ejem­plo, las po­bla­cio­nes de gran­des al­ti­tu­des se adap­ta­ron a res­pi­rar ai­re con po­co oxí­geno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.