Er­me­lo, Su­dá­fri­ca

MAR­TIN LUT­HER KING STREET

National Geographic (Chile) - - Explora | Notas De Campo - Cam­bió de nom­bre al­re­de­dor de 2007 • Fo­to de An­drew Esie­bo

El con­teo mun­dial de las ca­lles que lle­van el nom­bre Mar­tin Lut­her King re­ba­sa las 1000; hay in­clu­so va­rias ca­lles Mar­tin Lut­her King en Ale­ma­nia, país de ori­gen de su nom­bre.

Tan­to King co­mo su pa­dre fue­ron bau­ti­za­dos con el nom­bre de Mi­chael. Pe­ro King pa­dre, tam­bién pre­di­ca­dor bau­tis­ta, que­dó tan im­pre­sio­na­do por el re­for­mis­ta pro­tes­tan­te Mar­tín Lu­te­ro, du­ran­te un via­je a Ber­lín en 1934, que se cam­bió el nom­bre y tam­bién le cam­bió el su­yo a su pri­mo­gé­ni­to, quien en­ton­ces te­nía cin­co años.

Los triun­fos del mo­vi­mien­to en pro de los de­re­chos ci­vi­les avan­za­ron ha­cia el sue­ño de Mar­tin Lut­her King de aca­bar con la se­gre­ga­ción san­cio­na­da por el Es­ta­do. Su muer­te ace­le­ró la apro­ba­ción por par­te del Con­gre­so de la Ley de Vi­vien­da Dig­na. Pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses ne­gros, los de­ce­nios pos­te­rio­res a la muer­te de King tra­je­ron con­si­go una dis­mi­nu­ción de la po­bre­za y un au­men­to en el nú­me­ro de egre­sa­dos del ba­chi­lle­ra­to, así co­mo en los ín­di­ces de ciu­da­da­nos ne­gros pro­pie­ta­rios de ca­sas. Sin em­bar­go, la pro­li­fe­ra­ción de ca­lles lla­ma­das Mar­tin Lut­her King no sig­ni­fi­ca que ha­ya un com­pro­mi­so mun­dial pa­ra aca­bar con la po­bre­za.

En Memp­his, la ciu­dad don­de King fue ase­si­na­do, los ín­di­ces de po­bre­za han de­ja­do atrás los del res­to del país. En 1971 fa­lló un in­ten­to por cam­biar­le el nom­bre a una ca­lle de la ciu­dad por el de King. En 2012, Ber­lin Boyd, con­ce­jal de la ciu­dad, re­su­ci­tó el plan y es­te fue apro­ba­do.

De una lon­gi­tud apro­xi­ma­da de tres ki­ló­me­tros, la Dr. M. L. King Jr. Ave­nue es una de las úl­ti­mas ca­lles por las que King mar­chó. El 28 de mar­zo de 1968, King en­ca­be­zó a mi­les de ma­ni­fes­tan­tes por la en­ton­ces Lin­den Ave­nue ha­cia el ayun­ta­mien­to, pa­ra ha­cer­le fren­te al al­cal­de an­ti­sin­di­ca­lis­ta y se­gre­ga­cio­nis­ta Henry Loeb, quien se ha­bía ne­ga­do a ne­go­ciar con tra­ba­ja­do­res ne­gros de los ser­vi­cios de sa­ni­dad que es­ta­ban en huel­ga. La mar­cha se tor­nó vio­len­ta. Pa­ra pro­bar que po­día li­de­rar una ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca, King vol­vió el 3 de abril. Esa no­che pro­nun­ció su dis­cur­so “He es­ta­do en la ci­ma de la mon­ta­ña”. Al día si­guien­te fue aba­ti­do por dis­pa­ros en el bal­cón de un mo­tel. Hoy, Memp­his bus­ca ren­dir ho­me­na­je al sa­cri­fi­cio de King. El ve­rano pa­sa­do, el con­ce­jo mu­ni­ci­pal En un dis­cur­so de di­ciem­bre de 1964, King se­ña­ló que “el pro­ble­ma de la in­jus­ti­cia ra­cial no se ci­ñe a un país en con­cre­to”. King pre­di­jo que los boi­cots eco­nó­mi­cos aca­ba­rían con el sis­te­ma que en­car­ce­ló al lí­der ne­gro Nelson Man­de­la. Tu­vo ra­zón. Años des­pués, tras las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses, el apart­heid ca­yó en 1994, pe­ro sus efectos per­sis­ten. Er­me­lo Cen­tral se ha in­te­gra­do, pe­ro, en es­te nue­vo ve­cin­da­rio, más de 99 % de sus ha­bi­tan­tes son ne­gros.

apro­bó pa­gos a los 29 huel­guis­tas del ser­vi­cio de sa­ni­dad so­bre­vi­vien­tes, pa­ra com­pen­sar­los por las cir­cuns­tan­cias que re­du­je­ron sus cuen­tas de ju­bi­la­ción. Des­pués de im­pues­tos, los hom­bres re­ci­bi­rán unos 1000 dó­la­res por ca­da año des­de la muer­te de King. Pe­ro, pa­ra al­guien que si­gue en­ca­ra­mán­do­se en ca­mio­nes de ba­su­ra, esa su­ma de di­ne­ro no es su­fi­cien­te pa­ra ju­bi­lar­se.

Se sue­le re­cor­dar a King por re­fe­rir­se a un ob­je­ti­vo sen­ci­llo: ni­ños ne­gros y blan­cos to­ma­dos de la mano, co­mo her­ma­nos. El King ol­vi­da­do con ma­yor fre­cuen­cia exi­gía mu­cho más: “una re­dis­tri­bu­ción ra­di­cal del po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co”.

“En to­do el pla­ne­ta –afir­ma­ba King ape­nas un año an­tes de ser ase­si­na­do–, los hom­bres se re­be­lan en con­tra de los vie­jos sis­te­mas de ex­plo­ta­ción y opre­sión, y de las he­ri­das de un mun­do frá­gil co­mien­zan a na­cer nue­vos sis­te­mas de jus­ti­cia y equi­dad”. Es­te ar­tícu­lo de al­can­ce mun­dial fue la pri­me­ra ta­rea asig­na­da a los fo­tó­gra­fos An­drew Esie­bo (La­gos, Ni­ge­ria), Phi­lo­mè­ne Jo­seph (Puer­to Prín­ci­pe, Hai­tí), Mar­tin Roe­mers (Delft, Paí­ses Ba­jos), Ian Teh (Kua­la Lum­pur, Ma­la­sia) y Elias Wi­lliams (Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.